martes, junio 22, 2010

Australopithecus de 3,6 millones de años con andar casi moderno

Dan a conocer Australopithecus afarensis de 3,6 millones de años mucho más grande que Lucy en tamaño, y con evidencias de que tenía un caminar moderno.

Australopithecus afarensis, Kadanuumuu Un grupo de paleoantropólogos liderado por Yohnannes Haile-Selassie, del Museo de Historia Natural de Cleveland, Estados Unidos, viene estudiando este espécimen fósil desde enero de 2005, cuando fue descubierto en Etiopía. El estudio fue publicado en PNAS.

Este Australopithecus afarensis sería 400 mil años más antiguo que la afarensis más famosa: Lucy. Y es bastante más alto, ya que Lucy medía un metro de altura, como mucho, y este nuevo fósil medía 1,6.

Fue descubierto en la región de Afar, Etiopía, en la zona de Woranso-Mille. El primer hueso, uno parcial del húmero, fue encontrado en 2005. Luego descubrieron una clavícula casi completa, el hombro, que es el hombro fósil más completo descubierto hasta la fecha; unas costillas, y parte de un fémur y la tibia.

El fósil, KSD-VP-1/1, fue apodado Kadanuumuu por los autores del estudio, que significa gran hombre en la lengua local de Afar, esto es por su gran tamaño. Gracias a detalles de la pelvis se puede tener la certeza de que era varón.

Lo interesante de este fósil es que nos muestra que los australopitecos podían ser mucho más grandes de lo pensado, y que incluso caerían en el rango de altura de los humanos actuales. Sin contar con que los estudios de Kadanuumuu indicarían que era totalmente bípedo y que “tenía la habilidad de caminar casi como los humanos modernos”, dicen los autores. También gracias al hombro casi completo, se puede asegurar que no era arbóreo, y que no pasaba gran parte de su vida trepando a los árboles.

No hay que olvidarse de las huellas de Laetoli, que tienen 3,66 millones de años de antiguedad y aportan evidencias de un andar bípedo casi moderno, si bien no se tiene la seguridad de a qué especie pertenecían esas huellas, aunque siempre se ha creído que eran de A. afarensis.

Siendo Kadanuumuu 400 mil años más antiguo que Lucy, se podría aducir que Lucy y los demás afarensis eran totalmente bípedos, y por ende el bipedismo total, o sea la elongación total de las piernas habría sido anterior a lo pensado.

Hasta la fecha teníamos a Lucy, un fósil casi completo, pero de una mujer muy pequeña con piernas cortas, que hizo pensar a los paleoantropólogos que no estaba totalmente adaptada a caminar en dos patas. Pero ahora este pariente más antiguo aportaría evidencias de que Lucy no era la regla.

Esto también podría confirmar las conclusiones de los descubridores de Ardipithecus ramidus, que ya empezaba a tener un andar bípedo hace 4,4 millones de años.

Es interesante también esto que dicen los autores en el estudio: “Igualmente importantes son las similitudes entre la pelvis de A. afarensis y la de Homo erectus de Busidia. Estas similitudes son particularmente llamativas, especialmente a la luz del tiempo que separa a estos fósiles (2,2 millones de años). Tal constancia de una morfología sugiere que el bipedismo terrestre disfrutó de un largo período de stasis puntuada sólo ocasionalmente con algunas modificaciones adicionales al postcráneo”.

Referencia

miércoles, junio 16, 2010

Niñez prolongada hace 1 millón de años

Al parecer, hace un millón de años nuestro género humano ya tenía una niñez comparable a la actual, o sea prolongada. Esto se infiere de un estudio dental publicado en PNAS que se basa en restos fósiles descubiertos en el sitio de Gran Dolina, de las sierras de Atapuerca, España.

dientes hominido atapuerca El artículo presenta el estudio de un homínido fósil del que se descubrió la mandíbula. Esta presenta una dentición mixta que permite a los autores confirmar los resultados que ya venían aportando en otros estudios, que apuntan a que un millón de años atrás estos homínidos, que habitaban en lo que hoy es España, tenían un patrón de desarrollo dental moderno.

La mandíbula, fragmentada, fue descubierta en 2006, pero al estar tan cementada en la roca, recién se la pudo comenzar a estudiar en 2008.

Se puede ir más allá, dicen los autores, “usando información sobre la formación del esmalte y de las raíces dentales en chimpancés, homínidos antiguos y humanos modernos, hemos estimado que el tiempo de formación de los primeros molares del individuo 5 (H5) del nivel TD6, que habían aflorado justo al tiempo de muerte del individuo, tenían un rango de entre 5,3 y 6,6 años”.

Esto es similar a como sucede en los humanos actuales. Lo que hace suponer a los autores que estos homínidos de hace 1 millón de años tenían una niñez prolongada similar a la nuestra.

Hasta la fecha, los paleoantropólogos aceptan que los Australopitecos y demás homínidos antiguos, así como los primeros miembros de nuestro género Homo, tenían un desarrollo y un crecimiento muy similar al de los grandes simios. Esto incluye un período de formación dental rápido y cerebros pequeños comparados con los nuestros.

No se sabía cuando se había dado el cambio hacia un desarrollo más moderno, y se creía que era algo reciente, pero con este y otros estudios se está llevando esta característica más atrás en la historia evolutiva humana.

“Si esta hipótesis se prueba verdadera, implicaría que la aparición en el género Homo de esta importante característica de desarrollo biológico y un asociado incremento en el tamaño cerebral, precedió al desarrollo de las áreas neocorticales que llevaron a las capacidades cognitivas que se creen exclusivas de Homo sapiens”, concluyen los autores.

image

miércoles, junio 02, 2010

Evidencias más antiguas de marcas de corte en restos animales, 1,95 Ma

Descubren evidencias fósiles de que los homínidos anteriores a Homo erectus comían animales terrestres y acuáticos. Son evidencias directas de marcas de herramientas líticas en restos de animales de hace 1,95 millones de años, en el norte de Kenia.

image

El yacimiento, descubierto en 2004 por el arqueólogo David Braun, está ubicado en la formación Koobi Fora, cerca del famoso hogar de Homo erectus, el lago Turkana.

Se dice que la capacidad de los homínidos de acceder a los tejidos animales ricos en calorías mediante herramientas líticas, fue una adaptación clave para la evolución humana, y su cerebro consumidor de calorías.

Ahora se tienen evidencias de que esa costumbre sería tan antigua como 1,95 millones de años, o sea que las bases para el crecimiento cerebral estaban antes de la aparición del Homo erectus/ergaster.

Lo interesante también es que entre lso restos de animales fósiles con marcas de corte hay tortugas acuáticas, cocodrilos y peces.

David Braun, estudiante graduado de arqueología de la Universidad de Rutgers, estaba recorriendo la zona como parte de una salida de campo de la universidad cuando se encontró con miles de herramientas líticas de basalto. Junto con su profesor Jack Harris descubrieron también 48 huesos de animales terrestres y acuáticos, incluyendo 10 carneados allí mismo en un rango de tiempo de semanas o meses.

El estudio ha sido publicado en PNAS. Detalles anecdóticos en Science.

image