miércoles, noviembre 17, 2010

Desestiman evidencias de marcas de corte en huesos de hace 3,5 millones de años

Publicado en El Mundo:

La especie de la 'Australopithecus afarensis', conocida como 'Lucy', ha tardado tres meses en perder su capacidad para hacer herramientas. La investigación de un arqueólogo español ha puesto en la picota el trabajo científico, con repercusión mundial en agosto pasado, que aseguraba que estos homínidos, que vivieron hace 3,5 millones de años, eran capaces de usar piedras para conseguir carne.

La hipótesis de este insólito comportamiento, publicado en agosto en la revista 'Science', se basaba en las marcas encontradas en dos pequeños huesos de un herbívoro primitivo que, según los autores de aquel artículo, habrían sido hechas para arrancar la carne pegada con una piedra con filo.

Ahora, un nuevo trabajo científico, firmado por el arqueólogo español Manuel Domínguez-Rodrigo, director del proyecto español paleoantropológico en Olduvai (Tanzania), concluye que esas marcas en los huesos se hicieron al ser pisoteados por los animales en un suelo de grava, no a una actividad carnicera.

«Vistas por el microscopio, encajan a la perfección con otros huesos pisoteados, hasta el punto que cualquier alumno mío puede verlo. Así que, de momento, no podemos retrasar un millón de años la capacidad humana de hacer herramientas. Sigue estando relacionada con la necesidad de consumir más carne debido a que el cerebro era más grande, y eso se sabe que ocurrió hace 2,5 millones de años», explica el científico a ELMUNDO.es.

En su opinión, el error del equipo dirigido por Shannon P. Mcpherron, del Instituto Max Planck de Alemania, pudo deberse a que los huesos no fueron analizados por un experto en tafonomía, que se habría percatado de las diminutas estrías típicas de los pisoteos aleatorios.

En el trabajo, publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)', apunta que teóricamente no hay razones para negar, a priori, la hipótesis de que un 'A. afarensis' utilizara herramientas como cuchillo, pero no se pueden utilizar como prueba estos fósiles.

jueves, noviembre 11, 2010

Diferencias en el desarrollo cerebral entre neandertales y sapiens

Una de las disputas más acaloradas, y que nunca terminan, en la paleoantropología, es si existían diferencias cognitivas entre los neandertales y los Homo sapiens de su época, y si eso fue la causa de la desaparición de nuestros parientes.

image

Investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, han analizado el desarrollo del cerebro luego del nacimiento en fósiles de ambas especies. Como el cerebro de las dos es similar en tamaño, si bien algunos especímenes neandertales lo tienen más grande, algunos científicos piensan que no debería haber diferencias cognitivas.

Pero más que el tamaño, lo que importa es la organización interna del cerebro, que depende de la forma en que se desarrolla.

Ahora, cómo medimos esto en los fósiles. Hasta ahora se venía comparando la cultura material de ambas especies para así ver de qué eran capaces. Pero esto llevó a ver todo resto arqueológico que implicase un alto grado de simbolismo como sapiens, y el que nada tenía como neandertal, al menos en los primeros tiempos. Ahora ya se sabe que los neandertales tenían culturas líticas elaboradas, y hay evidencias de pensamiento simbólico.

Los científicos del Max Planck lo que hicieron es estudiar la forma interna de los cráneos fósiles de indivíduos de diferentes edades, para poder ver las diferencias en el patrón de crecimiento, ya que el cerebro deja marcas en el hueso que pueden ser estudiadas.

La forma globular de la caja craneal del Homo sapiens es un resultado de una fase del desarrollo cerebral que no está presente en Neandertales.

Los autores del estudio pudieron ver que los fósiles de bebés y niños neandertales y sapiens diferían en que al nacer ambos tienen una forma craneal elongada, pero en los sapiens esa forma cambia a una más globular en el primer año de vida. Por ende sapiens y neandertales llegan al tamaño adulto del cerebro por diferentes vías de desarrollo.

Los autores interpretan que esta diferencia debe tener implicancias para la organización neuronal y sináptica del cerebro en desarrollo. Las habilidades cognitivas se sabe que se sabe que están vinculadas a la maduración del patrón “cableado” del cerebro. Este patrón sería diferente en los Homo sapiens al que tenían los neandertales.

Según los autores esto podría evidenciarse en diferencias cognitivas en ambas especies, si bien no podremos saber de qué tipo, aunque esto podría relacionarse con la arqueología.

Fuente: ScienceDaily