Ir al contenido principal

Los sapiens habrían emigrado de África en tiempos más recientes

Nota publicada en el periódico argentino La Nación (imagen: Cráneo del Homo sapiens de Hofmeyr, clik para ampliarla):

Hallan evidencias de la primera migración

NUEVA YORK (The New York Times).- A partir de un nuevo análisis de un cráneo descubierto en Sudáfrica hace más de 50 años, un grupo de académicos afirma que ha obtenido la primera evidencia fósil que establece la era, relativamente reciente, del momento en que ocurrió la dispersión del Homo sapiens moderno desde Africa. Los emigrantes al parecer llegaron a sus nuevas moradas en Asia y Europa con la distintiva cabeza, aun sin modificaciones, de los africanos.

Los investigadores informaron que la edad del cráneo sudafricano, de 36.000 años de antigüedad, coincidía con la edad de los cráneos humanos que vivían en esa época en Europa y las porciones del lejano oriente de Asia e incluso Australia. El cráneo, asimismo, tenía grandes semejanzas con los cráneos de esos humanos.

La sincronía presentaba por vez primera evidencia independiente que respalda hallazgos arqueológicos y recientes estudios genéticos, los cuales muestran a los humanos modernos abandonando Africa subsahariana con rumbo a Eurasia entre 65.000 y 25.000 años atrás, en tanto que, probablemente, más cerca de 45.000 a 35.000 años atrás con rumbo a Europa.

En un informe publicado en la edición de ayer en la revista Science, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York, en Stony Brook, llegó a la conclusión de que el cráneo sudafricano suministraba una corroboración crucial de las pruebas arqueológicas y genéticas e indicaba que los humanos, en forma plenamente moderna, tuvieron su origen en Africa subsahariana y emigraron, casi sin cambios, para poblar Europa y Asia.

John Noble Wilford

Más en inglés:
- John Hawks Weblog
- Remote Central
- The New York Times
- Comunicado de Prensa del Max Planck Institute

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr