Ir al contenido principal

Cráneo y esqueleto de Australopithecus africanus podrían podrían ser de la famosa Mrs. Ples

Artículo publicado por la Fundación Atapuerca sobre el Australopithecus africanusMrs. Ples”:

image

Recientemente se ha publicado un nuevo artículo sobre Evolución Humana, escrito por tres miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca: Alejandro Bonmati, Juan Luis Arsuaga y Carlos Lorenzo, bajo el título “Revisiting the Developmental Stage and Age-at-Death of the ‘‘Mrs. Ples’’ (Sts 5) and Sts 14 Specimens from Sterkfontein (South Africa): Do They Belong to the Same Individual?”. Esta publicación ha salido en la revista The Anatomical Record.

En este estudio los autores han pretendido determinar si el cráneo más completo de la especie Australopithecus africanus, conocido como “Mrs. Ples” (Sts 5), y un esqueleto parcial de la misma especie denominado Sts 14, hallados ambos en el yacimiento de Sterkfontein (Sudáfrica), son el mismo individuo. Ambos restos aparecieron muy cerca el uno del otro en el yacimiento. Muchos investigadores opinan que estos restos pertenecen a un mismo individuo.

Los autores de dicho estudio apoyan sus conclusiones en el estado similar de desarrollo en que se encontraban ambos especímenes cuando murieron. La importancia de esta asociación reside no sólo en el propósito mundano de completar más y mejores fósiles.

Su reunión permitiría conocer con mayor certeza un aspecto muy discutido de los primeros homínidos (entre ellos los Australopithecus): el grado de encefalización, es decir, el volumen relativo del encéfalo con respecto al tamaño del cuerpo (medido en masa). Este aspecto, entre otros, nos caracteriza y distingue de los chimpancés.


A partir del estudio de los fósiles originales se llevó a cabo una reevaluación de esta asociación. En primer lugar se reexaminó el estado de desarrollo de ambos especímenes. En sí mismo este aspecto elemental es de suma importancia para que otros investigadores puedan ir montando el rompecabezas del pasado.

En segundo lugar, se testó la hipótesis de que nos encontremos frente a un único individuo, cuyos elementos esqueléticos fueron diseminados tras su muerte antes de ser enterrados.

El primero de los objetivos se complica de inmediato, ya que cada especie madura siguiendo una particular andadura. ¿Cómo lo hacía el “Australopithecus africanus”? A partir del calendario biológico que queda registrado durante el desarrollo de los dientes de todos los mamíferos, los investigadores han concluido que su tiempo y modo de madurez coincidirían con los de los actuales chimpancés.

A partir de este dato, se puede concluir que “Mrs. Ples” era un adulto completo de más de 14 años de edad y que Sts 14 era un adulto joven, que rondaría entre los 14 y 17 años. De acuerdo con estas edades cronológicas parece obvio concluir que son compatibles. Sin embargo, el estudio más detallado de ciertos aspectos del desarrollo apuntan más bien a la improbabilidad de que esta asociación sea viable en términos de desarrollo ontogenético.

Por tanto, aunque el grado de desarrollo y la edad de muerte pudieran ser compatibles, no se está en condiciones de afirmar que ambos fósiles formaban parte de un mismo individuo.

Si a pesar de todo esta asociación fuese confirmada en el futuro, el grado de encefalización estaría en el borde superior del que actualmente se supone para esta especie (A. africanus), reduciéndose así la distancia que separa a estos primitivos representantes de nuestro linaje, del genero “Homo”.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr