Ir al contenido principal

Los primeros pobladores de América serían originarios del sur de China

 

Un nuevo estudio indicaría que los asiáticos que se lanzaron a cruzar hacia América serían originarios del sudoeste de China. Se trata del análisis de ADN de unos restos humanos, de hace 14.000 años, que tiene vínculos con el ADN de los pueblos originarios de América.


 

El Poblamiento de América ha sido motivo de debate desde el mismísimo momento en que europeos y americanos se conocieron por primera vez hace más de 500 años. El debate se centra hoy en día en cómo y cuándo llegaron.

No existen dudas en la comunidad científica de que sus primeros pobladores llegaron desde Asia, y que lo hicieron a través del estrecho de Bering, que separa Asia de América, que en aquellos tiempos era un gran territorio emergido conocido como Beringia, ya que los niveles del mar eran mucho más bajos.

Este nuevo estudio, publicado en Current Biology, podría aportar información sobre cómo fue el derrotero de esos primeros pobladores, o al menos de alguna de las oleadas que formaron a los pueblos originarios de América antes de que Beringia quedase bajo el mar.

De Asia llegaron

Los restos óseos descubiertos, identificados como de una mujer, son aproximadamente 30 fragmentos de hueso. Entre ellos uno grande de cráneo. Fueron descubiertos en la cueva Malu Dong o Ciervo Rojo, en la provincia de Yunnan, sudoeste de China.

La cueva viene siendo excavada desde 1989, y se cree que fue poblada por humanos en un período que va desde 18 mil a unos 13 mil años atrás. El fragmento de cráneo analizado proviene de un estrato datado en unos 14 mil años.

Obtener muestras ADN de restos óseos tan antiguos no es tarea sencilla. Pero es en el ADN, el conjunto de todos los genes, donde se puede encontrar toda la información sobre un individuo, y su afinidad con gente del pasado y del presente.

El sur de China es húmedo y cálido, con suelos ácidos, lo que hace difícil obtener muestras de ADN antiguo, e incluso que los restos óseos se preserven. Los mejores restos para las muestras genéticas son los dientes, pero aquí el mejor que tenían era el cráneo.

Se le extrajeron 28 muestras, que sirvieron para formar 45 librerías de ADN, es decir, una muestra variada y amplia que les permitió evitar problemas por contaminación. Fue identificado como una mujer al analizar los cromosomas sexuales en su ADN.

La mujer fue identificada, a su vez, como perteneciente al haplogrupo M9 de ADN mitocondrial, uno de los tantos que forman el árbol familiar humano. Esos grupos se determinan por las variaciones dentro del AND mitocondrial, que es una versión más pequeña del ADN, y que sólo se transmite de forma matrilineal.

Gracias a eso aportan información para armar amplios árboles familiares de los grupos que fueron poblando el planeta desde que nuestra especie se originó en África hace unos 300 mil años.

El haplogrupo M, predominante en Eurasia Oriental, tienen su origen hace unos 65 mil años, y se cree que en la zona de la India. La rama M9 está actualmente distribuida por el este de Asia continental.

Se habría originado en el sur de esa región, con una expansión hacia el norte hace unos 28 a 18 mil años. Todas estas fechas son muy inciertas y aproximadas, ya que se basan en el ritmo en el que aparecen nuevas mutaciones dentro del ADN, que es relativamente constante.




El ADN de la mujer de la cueva china Malu Dong, de unos 14 mil años de antigüedad, fue comparado con muestras de ADN antiguo obtenidas de restos de yacimientos americanos, como los de Spirit Cave de 11 mil años, en California; Los Rieles, de 11900 años, en Chile; y Sumidouro, de 10400 años, en Brasil.

Lo que pudieron descubrir los investigadores del estudio fue que los restos de Malu Dong tenían mucha afinidad con los pueblos originarios americanos antiguos, mucha más que otros restos antes comparados.

Esto llevaría a pensar que la mujer de Malu Dong, en el sur de China, fue parte del pueblo en el que se originaron los que luego migraron al norte siguiendo la costa de China, y tal vez por las islas de Japón, hacia Siberia, y desde allí cruzando hacia América.

Durante última Era de Hielo, en lo que se conoce como último máximo glacial o época de máximo frío, hace unos 26 a 19 mil años, el agua se había acumulado en forma de hielo, llevando a que los niveles de los océanos bajen mucho.

Esto posibilitó la aparición de una amplia región conocida como Beringia que hoy se encuentra en su totalidad bajo el mar en el estrecho de Bering que separa Asia de América. Beringia era una región enorme, que estuvo emergida durante miles de años, con vegetación y faunas características de los dos continentes que unía.

Se cree que la población que originó a los americanos tuvo una expansión bastante rápida desde el sur de China, siguiendo la costa, siempre, sin darse cuenta que se adentraban en una región desconocida para el ser humano.  

En el transcurso de pocos miles de años, diversos grupos provenientes del sur de China habrían ido siguiendo esa ruta migratoria, en busca de alimentos. La costa de China se habría transformado en la de Siberia, luego en la de Beringia, Alaska, California, México, Perú, y Chile.

Esa rápida expansión explica que haya sitios tan antiguos en Sudamérica, que ahora se sabe están vinculados genéticamente a otros de tan sólo algunos miles de años antes encontrados en el sur de China.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

MIS OIS, Los estadios isotópicos marinos

Los estadios isotópicos marinos o MIS por su nombre en inglés, marine isotope stages , son períodos alternativos de frío y calor en el paleoclima de la Tierra. Anteriormente eran llamados OIS ( oxygen isotope stages ). Sirven para deducir la temperatura y el clima del mundo en un determinado período del pasado, utilizando para ello los datos de los isótopos de oxígeno tomados de muestras de fondo marino, suficientemente profundas y grandes como para ver los estratos. Cada estadio es un período de más o menos temperatura medidos en decenas de miles de años, o cientos de miles o incluso millones. Un estudio completo de estos estadios isotópicos revelan el avance y retroceso de los hielos durante las últimas glaciaciones , y el aumento o disminución del mar. Así se pueden unir a glaciaciones o a períodos intermedios entre las glaciaciones. Estos ciclos se ven alimentados también por las muestras de hielos antiguos, de polen antiguo, etc. Cada estadio isotópico representa un