Ir al contenido principal

Noticia: Nuevo estudio de ADN Neandertal

La revista Wired publica un artículo, de la periodista Annalee Newitz, en el cual se cuenta sobre un nuevo método para secuenciar ADN neandertal. Y las conclusiones del genetista a cargo son que los Homo sapiens y el Hombre de Neandertal no se cruzaron para nada, y que las dos especies se separaron hace 500 mil años.

El genetista Eddy Rubin, del Joint Genome Institute en Walnut Creek, California, extractó una secuencia de ADN autosoma (cromosomas iguales en ambos sexos) que según él mismo dice tiene más material genético que el ADN mitocondrial que se venía secuenciando hasta ahora. Rubin pertenece al grupo de Paabo que logró secuenciar el ADN nuclear anunciado en mayo en este Blog.

Esto solo no es noticia, ya que hace rato se sabía de estos temas, y son sensacionalistas las conclusiones que expresa Rubin en el artículo de Wired, pero él está buscando conseguir una secuencia amplia del ADN neandertal. Está buscando descubrir cuando se produjo la divergencia entre los neandertales y los Homo sapiens en el árbol evolutivo, y también saber si entre ellos podría haber cruzamientos, y que nazcan niños fértiles de esa unión.

Dice él en la revista Wired: "Los humanos y los neandertales ocuparon cuevas adyacentes durante miles de años, y nosotros tenemos mucha especulación sobre ellos basadas en unos pocos huesos y piedras". Linda forma de desmerecer más de cien años de arqueología.

Y sigue: "Pero si podemos analizar el genoma, tendremos la oportunidad de aprender más sobre el color de su piel y pelo, así como también lo que comían y si tenían lenguaje". Esto no es una exageración por parte de Rubin, ya que en los humanos modernos se sabe que ciertos genes son los que producen sus características, como el color de piel, pelo, etc. Lo mismo podría llegar a hacerse para el genoma neandertal, si se lograra una amplia secuencia. Pero como vimos antes en este blog, no es Rubin el único que está buscando eso.

En el artículo se da como una gran noticia que Rubin llegó a la conclusión de que humanos y neandertales divergieron hacia dos grupos reconocibles hace unos 500 mil años. Él y su equipo llegaron a esta conclusión luego de contar las diferencias entre secuencias seleccionadas del genoma neandertal y del genoma humano. Eso lo supieron porque que las mutaciones, generalmente, ocurren a un ritmo predecible.

Pero eso no es todo, Rubin dice: "La evidencia sugiere fuertemente que los neandertales no aportaron material genético a los humanos modernos".

Pero en ese artículo no se dice, ni tampoco lo dice Rubin, que 500 mil años no son suficientes para hacer que dos especies distintas que se cruzan puedan generar descendencia fértil. Por ejemplo, los leones y tigres se especiaron (diferenciación de especies) hace aproximadamente 2 millones de años, y así y todo todavía pueden producir descendencia fértil. Por lo que es un tanto apresurado decir que no había posibilidad de cruce entre neandertales y los sapiens antiguos.

En el mismo artículo de Wired la periodista cita la opinión del antropólogo Erik Trinkaus, de la Universidad de Washington. Trinkaus es un experto en neandertales, y es famoso por opinar en favor de la hibridación de neandertales con sapiens.

Cito la parte del artículo de forma textual para que se pueda ver el intercambio entre el genetista y el atropólogo:

"Rubin desestima el análisis de la estructura ósea por la cual Trinkaus es famoso, comparando a los antropólogos con frenólogos[1]. Él agrega que muchas cosas pueden parecer diferentes en la estructura ósea de dos organismos incluso si su genoma es similar.

"Trinkaus responde, "La genética está de moda ahora. Pero ellos sólo andan buscando la presencia de genes neandertales en la poblaciones actuales - y eso no te dice qué era lo que pasaba hace 30 mil años". También dice que los neandertales y humanos podrían haberse apareado pero haber producido descendencia que no prosperó; esos genomas híbridos habrían sido eliminados, por selección natural, a lo largo de las generaciones. En tal escenario, el rastro genético dejado por los neandertales en el genoma humano sería muy pequeño."

Las palabras de Trinkaus son el mejor cierre para esta nota.


[1] La frenología era un método mediante el cual se quería deducir el carácter de una persona por medio de las medidas de su cráneo.

Imagen: mandíbula del niño de Lagar Velho.

Comentarios

Memecio dijo…
Trinkaus es sabio. Aunque hay que estar prevenido, porque sufre enamoramiento neandertal ;), tras décadas de haberlos estudiado a fondo.

Le he oído decir que estaría orgulloso de que algún antepasado suyo fuera neandertal.
Pero tiene razón. El hecho de que ahora no se detecte genoma neandertal en los humanos modernos no significa que no hubiera hibridación. Es posible que su huella genética se haya diluido. Además, nuestros medios de detección génica aún no son totalmente precisos.

Yo pienso que, después de milenios de coexistencia, hay más probabilidades de cruce que de aislamiento.
Bigoc dijo…
Sí, es lo que pienso yo también, y no sólo por amor neandertal, jeje, como le pasa a Trinkaus, sino porque las lecturas así me lo hacen creer. A veces a los genetistas les vendría bien leer un poco sobre el tema que investigan. O sea, antropología. No vendría mal que leyeran el viejo caso de la Pelea Musteriense que Binford trajo a colación comparando a los neandertales y sapiens con los indígenas de Norteamérica.
PD: no me molestaría nada tener ancestros neandertales, jeje.
Anónimo dijo…
Que interesante hasta donde ha llegado el análisis de las probabilidades de encontrar vida inteligente y cultural, más allá de nosotros mismos. Como ustedes saben existe un concepto de "involución" que surge desde la visión del hombre cultural que queda desprotegido y a merced de los elementos.... Pareciera que los antropólogos tenemos la inercia flagelante de ver el desarrollo humano sólo desde una perspectiva unilineal y evolutiva per se...ya sea conciente o sin percatarnos de ello. Si tomamos el mito de Nabucodonosor que fue un Rey que vivió varios años como un animal salvaje, es comprensible preveer que un conjunto de seres humanos expuestos durante miles de años hayan desarrollado rasgos y estructura osea adaptada a un medio siempre hostil. No sólo desde el referente (mítico o no) de la caída del hombre del paraíso, sino por la entrelectura que se hace en ese mismo texto de los gigantes que había sobre la tierra y el tema de suponer que los hijos de Dios se cruzaron con las hijas de los hombres (dando lugar a los héroes). Desde un punto de vista netamente arqueopaleoantropológico Como referencia podemos analizar los cráneos australoides y la expresión facial del australiano sobreviente, algunos africanos y los extinguidos selknam del sur de chile.Sin embargo ellos igual que nosotros tenían la misma capacidad de racionalizar y sentir, con un pensamiento espiritual y una inteligencia normal. Que es lo que se puede deducir además de los enterramientos de los neandertales. Hemos "evolucionado" tecnologica y tecnicamente, pero no somos más evolucionados en diversas áreas de nuestra existencia. es más la aparición de nuevas sicopatologías colectivas e individuales producto de la hiperindustrialización cuestiona seriamente que mejoremos como especie.

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr