martes, noviembre 27, 2012

5 Tendencias en la Evolución Humana

5 Tendencias en la Evolución Humana

Cuando se habla de evolución humana, vaya uno a saber por qué, pero la gente tiende a pensar enseguida en cómo vamos a ser en el futuro. ¿Hacia dónde nos llevará la evolución? La respuesta simple, rápida, y científica es que no se sabe, ya que la evolución es azarosa. Pero lo cierto es que hay algunas tendencias en la evolución humana que se ha comprobado que vienen afectando a nuestra especie durante miles o millones de años, y que seguirán actuando. Así es que si bien la futurología no se lleva bien con la evolución, estas tendencias observables nos permiten acercarnos un poco.

El futuro de la raza humana es un tópico constante de la literatura de ciencia ficción, y se ha vuelto popular entre algunos filósofos evolucionistas a los que les gusta especular científicamente sobre el tema. Por lo general suelen errar por mucho, imaginando humanos cabezones, con súper cerebros, y súper inteligencia; otros  dicen que la evolución ha dejado de actuar sobre nosotros, ya que, mediante la tecnología y la cultura hemos tomado las riendas de nuestra propia evolución. A veces prestan atención a las tendencias reales que se pueden observar en la evolución humana y las llevan a los extremos. Pero nosotros no haremos futurología, sino que exploraremos cinco de esas tendencias en la evolución humana, ese camino que venimos siguiendo como especie desde hace millones o miles de años, dependiendo del caso.

Más en SinapSit

2 comentarios :

Maju dijo...

Por lo que pueda valer, yo pienso que estamos al borde de la extinción auto-provocada. Como en aquel libro sobre la guerra nuclear titulado "Y todos hablaban de paz" (que es lo que los exploradores extraterrestres descubren en nuestras ruinas postnucleares), ahora hablamos de progreso, evolución y prosperidad pero en realidad estamos cavando nuestra propia tumba a pasos agigantados. No es sólo los accidentes nucleares catastróficos cada vez más frecuentes sino que entre la superpoblación y el "progreso" (contaminación, destrucción consumidora) estamos destrozando el planeta.

Ahora bien, si sobrevivimos a este siglo crítico... pero no lo creo: no somos lo bastante inteligentes, y mucho menos sabios para nuestro poder.

Aparte de eso... yo sí que pienso que hay una correlación general entre tamaño del cerebro e inteligencia. Obviamente no es el único factor pero sí que la hay, sobre todo dentro del mismo género. Por lo tanto pienso que, de media, somos un 10% más tontos que los cazadores-recolectores que nos precedieron.

Pienso que es perfectamente normal: un cazador-recolector es una persona plena que asume su responsabilidad 100% sobre su vida, su comunidad y su entorno, que tiene que seguir huellas e ingeniar trampas, etc. cada día... Desde que se empezó con la agricultura (y sobre todo la civilización y sus jerarquías) amplios sectores son excluidos en la nutrición (fundamental!), en la educación pero sobre todo en el poder. Una persona sin poder (esclavo, siervo, trabajador de una cadena fordista) no necesita ser inteligente, de hecho ser inteligente (y por lo tanto confiado en uno mismo y con tendencias rebeldes) suele ser un handicap que puede costarte la vida. Por tanto creo que la civilización ha actuado contra la inteligencia humana (esperemos que no de forma demasiado definitiva).

Otra crítica a hacer está en los puntos 3 y 4 (íntimamente relacionados). La verdad es que parte de esa pérdida de tamaño de la boca, al menos la mandíbula inferior, es no genética y varía según la alimentación. Sociedades en las que la comida se ingiere cruda o menos cocinada generan bocas más grandes. Es un aspecto parcialmente plástico (link).

Sí que estoy de acuerdo con el punto 5: a medio plazo (como la globalización es en cualquier caso irreversible) casi seguro que desaparecerán las razas y de hecho las identidades no-globalizadas (es decir: en 100 ó 200 años todos hablaremos "chinglés" y nos sentiremos "chingleses", es una forma de hablar claro). Es un proceso de tipo bola de nieve además: se acelera con cada muerte y nacimiento, con cada viaje al extranjero, con cada comunicación por la Internet...

Apodemus dijo...

Resulta muy interesante el artículo sobre las tendencias evolutivas de la especie humana. Solamente me gustaría señalar una errata: En el apartado 5, donde se refiere a la vitamina B, en el sentido de que su síntesis se ve favorecida por los rayos UVA, debería decir la VITAMINA D, concretamente la D3 o colecalciferol.
Gracias