martes, noviembre 27, 2012

5 Tendencias en la Evolución Humana

5 Tendencias en la Evolución Humana

Cuando se habla de evolución humana, vaya uno a saber por qué, pero la gente tiende a pensar enseguida en cómo vamos a ser en el futuro. ¿Hacia dónde nos llevará la evolución? La respuesta simple, rápida, y científica es que no se sabe, ya que la evolución es azarosa. Pero lo cierto es que hay algunas tendencias en la evolución humana que se ha comprobado que vienen afectando a nuestra especie durante miles o millones de años, y que seguirán actuando. Así es que si bien la futurología no se lleva bien con la evolución, estas tendencias observables nos permiten acercarnos un poco.

El futuro de la raza humana es un tópico constante de la literatura de ciencia ficción, y se ha vuelto popular entre algunos filósofos evolucionistas a los que les gusta especular científicamente sobre el tema. Por lo general suelen errar por mucho, imaginando humanos cabezones, con súper cerebros, y súper inteligencia; otros  dicen que la evolución ha dejado de actuar sobre nosotros, ya que, mediante la tecnología y la cultura hemos tomado las riendas de nuestra propia evolución. A veces prestan atención a las tendencias reales que se pueden observar en la evolución humana y las llevan a los extremos. Pero nosotros no haremos futurología, sino que exploraremos cinco de esas tendencias en la evolución humana, ese camino que venimos siguiendo como especie desde hace millones o miles de años, dependiendo del caso.

Más en SinapSit

miércoles, noviembre 21, 2012

Vinculan evolución del cerebro con el ejercicio

¿El ejercicio nos hizo tan cerebrales?

El tamaño del cerebro humano siempre intrigó a los biólogos, ya que es el más grande de la naturaleza, cuando lo relacionamos con el tamaño del cuerpo. Sin contar con que tiene una corteza cerebral y unos lóbulos frontales muy desarrollados. Muchas hipótesis han intentado explicar por qué y cómo evolucionó semejante cerebro, una de la más aceptadas hoy en día son que es una adaptación para lidiar con la intrincada y complicada vida social de los primates, que se habría complejizado mucho más entre nuestros antepasados homínidos que comenzaron a caminar en dos patas. Otra indica que esto fue un subproducto, y que el tamaño fue aumentando como una forma de evitar el sobrecalentamiento del cerebro en una criatura acostumbrada a correr y correr como eran nuestros antepasados más cerebrales, los Homo erectus. Ahora una nueva hipótesis vincula el ejercicio y la actividad con la inteligencia y el tamaño del cerebro.

Más en Sinapsit

Artículos relacionados

miércoles, noviembre 07, 2012

Al Hobbit de Flores le prohíben ser Hobbit

El famoso Homo floresiensis, que tanto dio que hablar desde que fuese dado a conocer en 2004, sigue siendo noticia. Sus descubridores lo apodaron el Hobbit de Flores, lo último por haber sido descubierto en la Isla de Flores, Indonesia, y lo primero porque se trata de un homínido que apenas llegaba al metro de altura, igual que los personajes de las historias de J.R.R. Tolkien. Especialmente la novela El Hobbit, de la cual se está por estrenar la versión cinematográfica el mes próximo.

¿A qué viene todo esto? A que el arqueólogo neozelandés Brent Alloway, estaba planeando una conferencia gratuita para el mes próximo, en la que hablaría sobre esta especie tan particular del género humano. En ella estarán presentes Mike Morwood y Thomas Sutikna, dos de los descubridores de los fósiles del LB1, el fósil más completo del Hobbit de Flores.

El asunto fue cuando quisieron ponerle de nombre a la conferencia “El otro Hobbit”. Tolkien falleció en 1984, así que no se iba a quejar, sin contar con que le gustaba la ciencia. Su familia tampoco se quejó. Fue la compañía cinematográfica Saul Zaentz Company/Middle-earth Enterprises la que le prohibió usar el nombre, aduciendo que tenía los derechos sobre esa marca registrada.

Lo más molesto es que es una palabra mucho más antigua que Tolkien y las películas que se hicieron en base a su obra, es una palabra utilizada para describir a una más de las criaturillas de las leyendas inglesas. Pero como el arqueólogo no quería meterse en una lucha legal, simplemente le cambió el título a la conferencia.

Fuente

Artículos relacionados