¿Qué es la Inteligencia artifical?


¿Qué es una Inteligencia artifical?

La Inteligencia Artificial, abreviada AI por sus siglas en inglés, es una inteligencia demostrada por máquinas, contrapuesto a la inteligencia natural que mostramos los animales. Principalmente aprender de la experiencia y resolver problemas.

Habría que definir inteligencia, entonces, que sería la capacidad para la lógica, la comprensión, el aprendizaje, el poder razonar, planificar, tener creatividad, resolver problemas. La inteligencia podría incluir todo eso o parte, o ser muy bueno en todo eso, o tan sólo en algunos de esos aspectos.

En ciencias de la computación se conoce como inteligencia artificial a cualquier aparato que pueda percibir su entorno y tomar acciones para maximizar sus chances de resolver un problema, o alcanzar una meta con éxito.

Los mitos sobre Inteligencias Artificiales

Principalmente gracias a la ficción, se han popularizado mitos y miedos sobre la inteligencia artifical, y lo que esto significaría para la humanidad. Principalmente tienen que ve en cómo van a afectar el mercado laboral. ¿Se quedará mucha gente sin trabajo? ¿Las inteligencias artificiales nos superarán? ¿Nos desplazarán?

Lo cierto es que nadie puede predecir el futuro, por lo que se puede especular sobre las consecuencias que traerán aparejadas las inteligencias artificiales. Por ahora, las inteligencia artificial no está ni cerca de parecerse a lo que es una mentalidad humana, ni de acercarse a nuestra inteligencia. No es lo que el mercado de las industrias están buscando actualmente, sino que se trata de programas que pueden aprender, y funcionar con una autonomía rudimentaria.

Cuando aparecieron los aviones a reacción, tan comunes hoy en día, se pensó que pronto llegarían los autos voladores, y lo cierto es que a nadie le interesó crearlos y menos fabricarlos. Lo mismo puede llegar a pasar con la inteligencia artificial.

Otro mito común es el de la inteligencia artificial malvada. Skynet de Terminator, por dar un ejemplo. Es algo atractivo para la ficción, pero lo cierto es que está muy lejos de la realidad, ya que primero de todo, los desarrolladores de programas que podríamos calificar como inteligencia artificial piensan de forma constante en la seguridad. Segundo, están muy lejos de ser mentes robot con conciencia de su propia existencia.

El principal miedo, o preocupación, con el que se enfrentan los científicos a la hora de desarrollar inteligencias artificiales, y para lo que trabajan en su seguridad es contra la incompetencia, no contra la malignidad.

Las máquinas no pueden tener metas propias, no pueden tener ambiciones, y por ende no puede volverse malignas para lograr conquistar el mundo, o aniquilar a la raza humana. Así es que la principal preocupación es que hagan bien el trabajo para el cual fueron creadas.

Sí pueden tener metas para las cuales fueron programadas, es decir, un misil que tiene una inteligencia artificial que le permite decidir cuál es el mejor camino para llegar a un objetivo: su meta es llegar a ese objetivo, pero no puede tener una meta propia de elegir ser libre, por ejemplo, y no destruir nada.
Publicar un comentario