Ir al contenido principal

Noticia: Un fósil que agrega eslabón en la evolución humana

El paleoantropólogo Tim White y colegas reportaron en Nature el descubrimiento de un nuevo fósil del Australopithecus anamensis en un nuevo sitio, Asa Issie, con una datación de entre 4.1 y 4.2 millones de años.

El fósil es presentado como el descubrimiento de un "eslabón perdido", esta vez entre los géneros Ardipithecus y Australopithecus.

Del diario Clarín (12/6/06):

Según los científicos, el hallazgo –del cual se publicaron detalles en la revista Nature- conforma una “minipelícula de la evolución”. “Es como tener doce cuadros de un video casero, pero de una que abarca seis millones de años", comentó el autor central del estudio Tim White, codirector del Centro de Investigación de la Evolución Humana en la Universidad de California en Berkeley.

El fósil fue descubierto en el sitio Asa Issie, al noreste de Etiopía, en al valle medio del Awash. Con una antigüedad de 4.1 millones de años, y según los antropólogos que firman el paper de Nature sería anatómicamente intermedio entre el Ardipithecus ramidus y el Australopithecus afarensis, la especie de la famosa Lucy. Los restos (fragmentos de una mandíbula, dientes y femur) pertenecen al Australopithecus anamensis, la especie más primitiva de los australopitecos. "Ahora sabemos de donde venían los australopitecos antes de cuatro millones de años", dijo White en el New York Times.

Imagen (ver completa): Tim D. White /Brill Atlanta. Dientes y huesos de mano, pie y muslo.

El anamensis fue descubierto por primera vez en 1997 por Mave Leakey y Alan Walker, que ellos creían era el homínido más antiguo que había caminado erguido. Ahora hay algunos que pelean el puesto, pero la relevancia de esta especie es más la de funcionar como vínculo con los Ardipithecus, que eran más parecidos a los monos actuales.

Este descubrimiento permitiría extender el rango de estos homínidos, que antes eran sólo conocidos por dos sitios en Kenya. La importancia del hallazgo no es tanto el fósil en sí, ya que la especie ya era conocida, sino el lugar donde fue encontrado. Una zona alejada de la anterior y habría sido un medioambiente distinto, aparte de ser la misma zona que habitara el más antiguo Ardipithecus ramidus. (ver mapa)

Resumen evolutivo

Un resumen de cómo afectaría esto a nuestro árbol genealógico, que en realidad la forma sería más la de un arbusto, sería el siguiente:

A lo largo de seis millones de años hay desperdigadas unas 246 especies de homínidos. El ser humano actual pertenece a la especie sapiens, del género Homo, subgrupo de la familia de homínidos. Se cree que nuestro género (que incluye a los Neandertales, al Homo erectus, y a otros) evolucionó a partir de los Australopithecus. Y este nuevo descubrimiento crearía un vinculo entre los Australopithecus y los Ardipithecus, más antiguos, uniéndolos así a nuestro arbusto genealógico.

De Clarín:

En 1994, se halló parte de un esqueleto de 4,4 millones de años de la especie Ardipithecus ramidus a unos 10 kilómetros del último descubrimiento. “Este parece ser el vínculo entre Australopithecus y Ardipithecus como dos especies diferentes”', conjeturó White. La diferencia más notoria entre las fases del hombre puede verse en los dientes masticadores más grandes del Australopithecus para comer alimentos más duros, dijo. Las conexiones entre Ardipithecus y Australopithecus se vienen conjeturando desde que se halló el primer fósil anamensis en Kenia hace once años.


+Otras sitios que recogieron la noticia en español

En inglés
*Paper de Nature
*Un análisis interesante de la noticia por John Hawks
*Scientific American
*New York Times
*BBC
*Reuters
*MSNBC
*LiveScience.com
-

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr