Ir al contenido principal

Noti: El paisaje escarpado sería ideal para los neandertales

La supervivencia de los últimos grupos neandertales en el sur de Iberia, en Crimea y Croacia, podría ser porque esos medioambientes eran lo más apropiado para el estilo de vida neandertal, según indica un nuevo estudio.

El Journal of Anthropological Archaeology publicó recientemente un artículo de Ariane Burke sobre cómo el estudio de la organización humana desde una perspectiva humanista y ambiental podría ayudar a entender la sociedad neandertal. (imagen: Paisaje de Crimea)

“Entendiendo la estructura del medioambiente nos permite sugerir el rol que juega facilitando los contactos entre individuos, así como la organización social”, dice la autora en las conclusiones del artículo. “Esto nos ayuda”, sigue Burke, “a conseguir un entendimiento mayor de las implicancias antropológicas de los datos arqueológicos disponibles. La impresión general ganada previamente del registro arqueológico era que el sistema social neandertal estaba organizado alrededor de pequeños grupos, circulando dentro de pequeños territorios (eg Mellars, 1996). Ya que los grupos conocidos etnográficamente de cazadores-recolectores también se organizaban en pequeños grupos ambulantes y que hacían uso tanto de patrones circulares o radiales de movilidad, esta reconstrucción no explica cómo la sociedad neandertal podría haber estado organizada de forma diferente, por qué el sistema neandertal era típicamente de pequeña escala, y por qué los neandertales desaparecieron”.

Burke dice que el estudio del paisaje en el cual vivía la gente del Paleolítico Medio de Crimea, puede indicar que era un ambiente que habría facilitado la interacción entre individuos.

"La dependencia para con las presas móviles", sigue la autora, "requirió que los neandertales adoptaran una forma de vida móvil, pero ellos también eran capaces de tomar ventaja de los aspectos predictivos del comportamiento de las presas (como la regularidad en sus patrones de movilidad) y el paisaje, para generar estabilidad en su sistema social. Como resultado, podría decirse que en Crimea habría habitado una población regional, pobremente integrada, de entre 175 y 300 individuos”.

Burke dice que la peculiaridad regional de la producción lítica de Crimea a lo largo del Paleolítico Medio está predicha por la naturaleza de las interacciones sociales humanas y por la estructura del entorno. Los arqueólogos vienen culpando de la penuria en el registro arqueológico de las planicies, durante el Paleolítico Medio, a la naturaleza inhóspita de los medioambientes abiertos y a la inhabilidad de los neandertales para crear redes sociales a gran escala.

Pero Burke aduce: “A la luz de la abundante evidencia de que los neandertales eran adeptos a resolver problemas relacionados al calendario alimenticio e igualmente capaces de mejorar la tecnología cuando fuese necesario, las razones para esta deficiencia adaptativa no es inmediatamente aparente. Los registros del Paleolítico Superior en Europa del este las planicies sugieren un patrón de colonización rápida por parte de los humanos modernos”.

¿Por qué los humanos modernos fueron, aparentemente, capaces de sobreponer los desafíos cognitivos impuestos por las planicies del este europeo? Burke responde: “Las planicies del este europeo representan un medioambiente menos legible que Crimea: fácil de transitar, y sin una estructura coherente, interrumpida sólo por ríos que habrían provisto alguna estructura. Sin embargo, los yacimientos musterienses en planicies del este europeo están localizados, generalmente, en entornos aluviales”.

“Es tentador”, sigue Burke, “especular que los humanos modernos superaron las dificultades presentadas por la estructura del medioambiente, dándoles la habilidad de poblar el paisaje de forma más afectiva. Los humanos usaron dos estrategias principales: el uso de un sistema de conocimiento transferible, o el uso de un mapa cognitivo regional más específico. [...] Como un beneficio adicional, un sistema de conocimiento transferible les habría dado, a los humanos modernos, el filo en una fase de colonización rápida, previo a la adquisición de información más específica regional”.

Para los neandertales, de poblaciones pequeñas y poco dispersas, "la ausencia de legibilidad podría haber hecho imposible el contacto regular entre individuos. En ausencia de una red recurrente de relaciones sociales una "banda regional" neandertal podría no haber emergido en las planicies del este europeo, y la viabilidad a largo plazo de la población habría estado condicionada. La persistencia de grupos neandertales como los de Crimea, el sur de Iberia y Croacia podrían ser el resultado de lo apropiados que resultaban estos medioambientes para el estilo de vida neandertal".


Referencias

Neanderthal settlement patterns in Crimea: A landscape approach”. Ariane Burke. Journal of Anthropological Archaeology. Volume 25, Issue 4 , December 2006, Pages 510-523. Multidisciplinary Approaches to the Study of Site Function and Settlement Dynamics in Prehistory.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr