Ir al contenido principal

Los neandertales no practicaron canibalismo en Krapina, hace 30 mil años

El canibalismo de los neandertales ha sido un tema de debate durante muchos años, los casos emblemáticos son los de Moula-Guercy, en Francia y Krapina, en Croacia; también están El Sidrón, España y con el caso más antiguo de Atapuerca, también en España. Pero un nuevo estudio sobre Krapina, arroja por tierra la posibilidad de que los restos hayan sido canibalizados.

cráneo C, de Krapina

Últimamente sólo se habla de canibalismo cultural, o sea un ritual mortuorio. Pero un nuevo estudio publicado en Quartär por Jörg Orschiedt (2008), trae un poco más de luz sobre el caso de Krapina (gracias Julien por el abstract en inglés).

Ya en otro artículo hablamos sobre el yacimiento de Krapina, allí hay hay 884 fragmentos fósiles que se cree pertenecen a 75 individuos. El estado fragmentario, dice Orschiedt, ha sido considerado prueba del canibalismo neandertal.

Muchos papers se han escrito sobre este tema, y que han hablado de canibalismo por hambre, simples enterramientos, o canibalismo ritual.

Orschiedt ha reexaminado el material en busca de un orden, y de una mirada más precisa a los patrones de quiebre de los huesos y de las marcas de corte de los huesos.

“La revisión del inventario humano”, dice Orschiedt, “muestra que ciertos elementos óseos como los faciales, la base del cráneo, manos y pies, no existen o los hay en muy poca cantidad”.

La investigación también probó que el patrón de quiebre de los huesos no fue causado por actividad humana, o sea los neandertales no tuvieron nada que ver. Orschiedt pudo descubrir que la rotura de los huesos se debe más a una presión de los sedimentos, y particularmente a la caída de rocas en la cueva, o a la actividad de animales carnívoros.

En este último caso es bastante clara la actividad y son visibles las marcas de los dientes en fragmentos largos, e incluso en uno de los cráneos.

Cualquier detalle sobre las marcas de corte de supuestas herramientas líticas son un problema, dice Orschiedt, ya que los restos han sido cubiertos con goma laca. “Así que análisis por micrsoscopio de barrido electrónico no arrojó resultados significativos”, dice en el artículo.

Pero así y todo el estudio de las marcas revela serias dudas sobre su naturaleza. “La investigación macroscópica, sin embargo, muestra que las marcas no son consistentes con respecto a la orientación y localización común de marcas relacionadas con la desarticulación o desmebramiento. Las marcas de corte relacionadas con ese tipo de actividad generalmente se ven en áreas donde se acopla el músculo o en las articulaciones. Muchas marcas muestran evidencia de un origen reciente”.

Y sigue Orschiedt “la evidencia más llamativa para este descubrimiento es una larga astilla de un hueso largo de la diáfisis. Las marcas de corte de ese fragmento hasta cortan la F escrita sobre el hueso (que se refiere a que es un femur)”. O sea… fueron hechas por arqueólogos sin querer o a propósito, recordemos que el yacimiento fue descubierto en el siglo XIX.

“Sólo en dos casos” sigue Orschiedt, “se puede admitir la posibilidad de que haya marcas de corte sobre dos escápulas que estén relacionadas con actividades de desmembramiento. El bien conocido cráneo 3 exhibe posibles marcas de corte en el hueso frontal, que puede indicar la remoción de la piel. Sin embargo la posición y el pequeño tamaño de las marcas no son suficiente para probar la actividad. Un comportamiento ritual puede ser la explicación”.

O sea, que de los 884 huesos, tan sólo unos pocos tienen marcas que tal vez podrían ser interpretadas como un desollado ritual.

Referencia

Orschiedt, J. 2008. Der Fall Krapina – Neue Ergebnisse zur Frage von Kannibalismus beim Neandertaler. Quartär 55:63-81. (with English abstract).

Vía Blog de Julien Riel-Salvatore.

fragmentos huesos neandertales, Krapina

Comentarios

Anónimo dijo…
Llama poderosamente la atención, ahora que este autor ha descrito el estado de conservación de los restos humanos de Krapina(laca, marcas de excavación...), lo atrevido que han sido algunos autores al basar unas u otras teorías en un material tan "complicado"

Estupendo post, como siempre.

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr