jueves, julio 19, 2007

Una inundación masiva convirtió a Inglaterra en isla

¿Algún homínido habrá sido testigo de esto?:
Una de las inundaciones más vastas de la historia destruyó una franja de tierra que unía lo que ahora son Gran Bretaña y Francia, y las separó para siempre, según un estudio que hoy se publica en la revista Nature .

La inundación, que descargó alrededor de un millón de metros cúbicos de agua por segundo, sucedió hace unos 450.000 años durante una glaciación, dando lugar a una elevación del nivel del mar, que originó el actual Canal de la Mancha.

Según el estudio, la inundación posiblemente puso fin a las migraciones de humanos primitivos y otros mamíferos, tales como caballos, a través de la franja de tierra cuyo ancho era de unos 45 kilómetros.

La teoría de que Gran Bretaña se convirtió en una isla debido a una inundación catastrófica -no a través de un proceso de erosión- fue postulada en los años 80. Pero el nuevo estudio utilizó un sonar de alta resolución que no existía entonces para producir imágenes tridimensionales de gran calidad.

El estudio, realizado por tres científicos del Imperial College de Londres y un funcionario de la Oficina Hidrográfica británica, afirma que la gran inundación se produjo durante la primera gran extensión de una plancha de hielo continental hacia las tierras bajas de Europa central y Gran Bretaña.

Al avanzar sobre el lecho emergente del Mar del Norte desde el sur de Escandinavia, el hielo bloqueó ríos que fluían hacia el Atlántico y provocó el surgimiento de un lago glacial gigantesco, contenido por tierras altas hacia el Sur y alimentado por el drenaje de buena parte de Europa occidental.

Al desbordar el dique natural, provocó un diluvio colosal que rápidamente sumergió la franja de tierra que unía a Inglaterra con Francia. El glaciar retrocedió gradualmente, pero hace unos 160.000 años, durante una segunda glaciación, una nueva plancha de hielo llegó al centro de los Países Bajos y nuevamente sirvió de dique a un lago en el Mar del Norte austral.

La ruptura de esta barrera hizo que un gran volumen de agua profundizara la brecha hasta su nivel presente, lo que selló el destino insular de Gran Bretaña.

Según el estudio, la descarga casi instantánea de enormes volúmenes de agua dulce en el océano tal vez provocó cambios de circulación que a la vez afectaron el clima de todo el Atlántico Norte.
Vía | La Nación También en BBC
Publicar un comentario