viernes, noviembre 30, 2007

Homínidos antiguos tenían harenes como los gorilas

Los Paranthropus robustus habrían tenido sociedades basadas en harenes, muy parecido a como hoy lo hacen los gorilas y los orangutanes, según un nuevo estudio publicado en Science.

Los Paranthropus son un género emparentado con los Australopitecus, en algún momento fueron englobados dentro de este último género. La especie robustus, en particular es uno de nuestros parientes (no ancestros) lejanos más robusto, como su nombre lo indica, pero no de cuerpo como podría pensarse, sino en su mandíbula, que es muy fuerte y potente. Vivieron entre 2 y 1.2 millones de años atrás en África.

En el nuevo estudio, realizado por Charles A. Lockwood, Colin G. Menter, Jacopo Moggi-Cecchi y Andre W. Keyser, se realizó un análisis de los fósiles de Paranthropus robustus en busca de dimorfismo sexual, o sea diferencias de tamaño entre los sexos. Pero lo que buscaban especialmente era la diferencia que había entre los sexos tanto en la juventud como en edades maduras.

“Generalmente en los primates que presentan el dimorfismo sexual”, dicen los autores en el estudio, “los machos alcanzan la madurez después que las hembras, y los jóvenes adultos machos no muestran el tamaño, la morfología y coloración que los adultos maduros”.

Los paleoantropólogos analizaron la amplia cantidad de restos faciales que se han descubierto de esta especie, y prestaron especial atención a los dientes, donde se puede ver las diferencias en tamaño y robusticidad entre los jóvenes adultos y los adultos maduros.

“Combinado con estimativos de dimorfismo sexual”, dicen los autores en el estudio, “este patrón sugiere que la estrategia reproductiva se centraba en monopolizar grupos de hembras, de una forma similar a la de los gorilas plateados”. Los científicos llegaron a esta conclusión luego de ver que los machos maduraban tarde en la vida, lo que indicaba una lucha, una competencia dura, por las hembras como en los gorilas actuales.

"La clave esta en que los machos estaban en riesgo de se presas", dijo Charles Lockwood a LiveScience. "Este tipo de patrón de muerte se ve con otros primates, donde los machos dominantes echan a la competencia. La mayoría de los especímenes de nuestras muestras era en equivalente a adultos jóvenes, de entre 18 y 19 años de edad".

Así los machos descartados vivían una vida solitaria, y por ende estaban menos protegidos contra los depredadores, que los que vivían en amplios grupos. Y esto se evidencia en el yacimiento sudafricano de Swartkrans, de donde proceden la mayor parte de las muestras del estudio. Ese yacimiento se cree que fue el cubil de algún depredador, y allí se encontraron un número muy superior de jóvenes adultos machos.

Esta conducta no fue vista en otros homínidos, en especial los contemporáneos de los Paranthropus robustus. Los autores dicen que el Australopithecus africanus pudo haber tenido otra estructura social, ya que no presenta esta diferencia de tamaños entre los machos.

Referencia

"Extended Male Growth in a Fossil Hominin Species", Charles A. Lockwood, Colin G. Menter, Jacopo Moggi-Cecchi y Andre W. Keyser. SCIENCE VOL, 318, 30 NOVEMBER, 2007.

Investigaciones conjuntas de España y Argentina en antropología

Muy interesante me resultó una nota del boletín de Fundación Atapuerca, en la que cuentan la colaboración de un equipo de Atapuerca con otro de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, donde yo estudié. Conversando con el Dr. José Luís Lanata a propósito de la visita de Eudald Carbonell a la Argentina, me había comentado el intercambio, pero recién ahora leo sobre qué trató el cruce de investigaciones, aquí les pego una parte del artículo:

Este proyecto, titulado “Identificación del tratamiento de restos de vertebrados en sitios arqueológicos. Variabilidad taxonómica, ecológica, cronológica, tecnológica, cultural y social” es diseñado por J. Carlos Díez y propone la estancia de varios investigadores primero en España y después en Argentina. El objetivo consiste en estudiar la transformación de las materias duras animales dentro del circuito social, tecnológico y simbólico. Es decir, conocer el uso de los recursos en función de parámetros económicos, sociales y evolutivos, intentando discernir el grado de desarrollo de los grupos y de sus acciones, y evaluar en qué medida éstas dependen del clima y medio externo, del concreto animal considerado, de motivaciones inmediatas o diferidas, de factores de cohesión o de ruptura social, y dar explicaciones de los cambios a través del tiempo.

Durante un mes, tres investigadores bonaerenses, trabajan en la Universidad de Burgos; y posteriormente, en septiembre, Carlos Díez, Rodrigo Alonso y Marta Navazo se desplazan hasta la capital argentina para continuar el trabajo. La intensidad de la experiencia sobrepasa los límites científicos: hemos conocido otros métodos de trabajo, otros paisajes, otras culturas, etc. A la vez se han descuartizado varias decenas de animales, con materias primas de ambos lugares, y ahora una vez realizados los experimentos, es a través de la red, como empezó todo, como estos investigadores continúan su labor de investigación, interpretación, discusión y difusión de los resultados.

miércoles, noviembre 28, 2007

Los primeros americanos habrían llegado de Siberia hace 12 mil años

Uno de los debates más grandes en la antropología es cómo y cuando ocurrió el Poblamiento de América. Los restos óseos y arqueológicos evidencian una presencia humana hace por lo menos 13 mil años en Tierra del Fuego, lo más al sur de Sudamérica. Una edad similar tienen los yacimientos más antiguos de Norteamérica.

Pero ahora ha salido un estudio genético que dice que los primeros pobladores de América llegaron desde Siberia hace unos 12 mil años, en un único núcleo de migrantes.

Según los autores del estudio, publicado en PLoS, habrían utilizado el puente temporal que se formó en el estrecho de Bering, llamado Beringia, ya que en aquellos tiempos el clima era más frío y el nivel del mar había descendido mucho, al acumularse el agua en los glaciares.

Esto va contra una de las teorías más aceptadas que dice que al haber evidencias arqueológicas de, justamente, 13 mil años en Tierra del Fuego, los siberianos colonizadores habrían tanto a Norteamérica como a Sudamérica casi al mismo tiempo, pero hace unos 30 mil años.

“Tenemos evidencia genética rasonablemente clara de que el candidato más probable como fuente de las poblaciones nativas americanas estuvieron en algún lado del este de Asia”, dijo Noah Rosenberg en LiveScience, investigador genético de la Universidad de Michigan. Algo que se sabe desde hace decenas y decenas de años...

Rosenberg explicó que la evidencia genética proviene de tendencias genéticas entre siberianos y nativos americanos. Principalmente una mutación única que sólo puede hallarse en los nativos americanos y en los siberianos.

“Si hubiese habido muchas migraciones, y muchos de los grupos no hubiesen tenido la variante, entonces no podríamos ver la presencia tan expandida de la mutación en América”, dijo Rosenberg.

Por lo que los investigadores concluyen que fue una única migración, no varias olas como propone la teoría reinante.

Para su estudio, los investigadores, tomaron muestras de 50 poblaciones alrededor del mundo y buscaron específicamente 678 marcadores genéticos únicos para investigar la llegada del hombre a América. Al ver que esta mutación específica era tan fresca, los genetistas concluyen que la llegada de los migrantes tiene que haber sido en una única ola migratoria y en tiempos recientes.

“Una migración a lo largo de la costa concuerda más con los patrones que hemos visto en la diversidad genética”, dijo Rosenberg.

Pero siempre este tipo de estudios se olvidan de explicar cómo es que hay fechas tan antiguas en Sudamérica.

Fuentes: LiveScience, EurekAlert, vía Slashdot

lunes, noviembre 26, 2007

Muestra de Atapuerca en Argentina

Pude visitar la muestra que trajeron de los fósiles de Atapuerca. Muy buena estuvo, con videos, muchas fotos, y sin duda lo más interesante fueron las réplicas de los fósiles más famosos, y una reconstrucción de un Neandertal en tamaño natural. Pueden ver las fotos que tomé aquí, junto con el resto del álbum de Mundo Neandertal.
From Mundo Neandertal

jueves, noviembre 22, 2007

Un híbrido neandertal sapiens que no lo sería tanto

Hace unos meses les presentamos el caso de un híbrido neandertal sapies, de la cueva de Cioclovina en Rumania, con 32.500 años de antigüedad. Un nuevo artículo publicado en el Journal of Human Evolution concluye luego de muchos estudios, que no sería un híbrido sino un Homo sapiens 100 por 100.

El estudio fue realizado por Katerina Harvati, Philipp Gunz y Dan Grigorescu. Harvati y Gunz son reconocidos como paleoantropólogos contrarios al cruce entre neandertales y sapiens, todos sus artículos fueron siempre para probar lo contrario, como hemos visto aquí.

El espécimen en cuestión es Cioclovina 1, que fue descrito por Erik Trincaus el pasado julio. Trinkaus es un paleoantropólogo que justamente se inclina por la teoría contraria a la de Harvati, que cree que los neandertales desaparecieron por una hibridación con los sapiens, que fueron absorbidos por estos últimos.

El debate actual sobre el origen del hombre moderno se centra justamente en la posibilidad de si hubo un cruce entre los sapiens que salieron de África con las otras poblaciones del resto del mundo, los neandertales en Europa.

Según Harvati “evidencias de tal cruce tiene que ser vista en los fósiles más antiguos de humanos modernos fuera de África, ya que son esas las poblaciones que habrán encontrado y posiblemente se hayan cruzado, con los homínidos que poblaban esas regiones”.

Según Harvati muchos de esos posibles híbridos se han eliminado porque las nuevas técnicas de datación los eliminaron de la competencia. Pero algunos tienen fechas que coinciden con la entrada de los sapiens en Europa. Uno de ellos es el que fue descubierto en Cioclovina.

Harvati y colegas dicen “Este individuo es de mucha importancia para comprender los orígenes de los humanos modernos en Europa, y recientemente ha sido propuesto como representante de híbrido neandertal sapiens”. En su estudio presentan una descripción y un análisis morfométrico y geométrico tridimensional de los restos, que luego compararon con una “amplia muestra” geográfica de homínidos fósiles de Europa, África y de Medio Oriente, a fin de establecer afinidades y evaluar su morfología en busca de evidencias de mezcla entre neandertales y sapiens.

Y los científicos concluyen que “Nuestros resultados muestran que Cioclovina 1 es completamente moderno en su forma cranial, y no apoyan a la hipótesis de que representa un híbrido”. Y dicen en las conclusiones del artículo: "El espécimen no exhibe ninguno de los patrones morfológicos predichos para un híbrido. [...] Cioclovina es un humano moderno completo en todos los aspectos examinados y analizados y no hay ni una pista en su anatomía que pueda ser de un híbrido neandertal sapiens".

Veremos que tiene que responder Trinkaus a este estudio, y cómo sigue el debate. Por ahora no hay ningún híbrido aceptado por toda la comunidad antropológica.

miércoles, noviembre 21, 2007

Fichas: Vindija, yacimiento homínido

La cueva de Vindija es un yacimiento arqueológico que está ubicado en Croacia. Viene siendo excavado desde 1999, y es considerado como una evidencia de la existencia del Hombre de Neandertal en Europa.

Es prueba también de coexistencia entre los neandertales y humanos modernos. Pero miembros de un equipo liderado por el paleoantropólogo Erik Trinkaus utilizaron nuevos métodos de datación por radiocarbono para refinar las fechas. El resultado fue una datación de 32 mil años antes del presente para el sitio de Vindija.

En esta cueva fueron encontrados dos restos pertenecientes a la especie Homo neanderthalensis, estos son el Vi-207, fragmento de mandíbula, y el Vi-208 fragmento de parietal.

En algunos de los restos se encontraron marcas de corte, que podrían tomarse como evidencias de canibalismo.

Referencias

  • Vindija G1 now 32,000 BP - Artículo que resume los nuevos estudios sobre fechas del yacimiento.
  • Higham T, Ramsey CB, Karavanic I, Smith FH, Trinkaus E. 2006. Revised direct radiocarbon dating of the Vindija G1 Upper Paleolithic Neandertals. Proc Nat Acad Sci USA 103:553-557. Abstract
  • "New discoveries and interpretations of hominid fossils and artifacts from Vindija Cave" (pdf), Croatia James C.M. Aherna*, Ivor Karavanic´b, Maja Paunovic´c, Ivor Jankovic´d, Fred H. Smithe
  • Smith FH, Trinkaus E, Pettitt PB, Karavanic I, Paunovic M. 1999. Direct radiocarbon dates for Vindija G1 and Velika Pecina Late Pleistocene hominid remains. Proc Nat Acad Sci USA 12281-12286. Texto completo.

jueves, noviembre 15, 2007

Fundación Atapuerca en Argentina

¡Al fin algo en Argentina! Ahora podremos disfrutar aquí de lo que se produce allá en España. La Fundación Atapuerca organizará una exposición sobre los yacimientos de la Sierra de Atapuerca que ocupará unos 100m2 y que estará integrada por un mural de fotografías de gran formato, con panelería explicativa de los principales hallazgos y descubrimientos acaecidos en los últimos 30 años, así como múltiples réplicas de fósiles humanos, de fauna, industria lítica, primeras herramientas de metal y útiles cerámicos, así como reproducciones de homínidos, audiovisuales...

Según nos cuentan de la Fundación esta muestra constituye una oportunidad única ya que será la mayor y primera ocasión en que estos materiales se mostrarán en otro país desde la exposición celebrada en Nueva York en 2003.

Además se impartirá una conferencia relativa al valor divulgativo que este proyecto tiene a nivel mundial, bajo el título: “Atapuerca, un modelo de socialización de la investigación y de la ciencia a nivel mundial”, ofrecida por D. Rafael Sospedra Roca (Fundación Atapuerca – IPHES)

Esta iniciativa se desarrollará en el Museo de la Inmigración en Buenos Aires entre los días 16 al 26 de noviembre.

La inauguración de esta exposición se celebrará mañana viernes 16 de noviembre en el Museo Nacional de la Inmigración de Argentina. A este encuentro asistirá el Director Gerente de la Fundación Atapuerca, Juan José Sánchez Hernández.

Entrada libre y gratuita. Horarios del Museo: Lunes a Viernes de 10:00 a 17:00 hs

Sábados y Domingos : 11:00 a 18:00 hs

La muestra se organiza en el marco del acuerdo suscrito entre la República Argentina, la Junta de Castilla y León y la Federación de sociedades Castellano Leonesas de Argentina, para el desarrollo de un programa cultural que bajo el título "Conoce Castilla y León" pretende acercar lo más representativo de esta Comunidad Autónoma- desde el punto de vista Institucional, cultural, patrimonial, natural...- a los descendientes de Castellano Leoneses al otro lado del océano y a toda la sociedad argentina, para un mayor conocimiento de estos valores que hacen de la Comunidad un lugar destacado en el mundo.

miércoles, noviembre 14, 2007

Descubren Homo erectus de más de 2 millones de años en China

Arqueólogos chinos descubrieron los restos del Homo erectus más antiguo hasta ahora. El apodado Hombre de Wushan fue descubierto en el área de las Tres Gargantas, en el suroeste de China, y tendría 2.04 millones de años, 300 mil más que el más antiguo hasta ahora que era el Hombre de Yuanmou.

Los restos fósiles encontrados son un fragmento de un maxilar inferior y un incisivo, así como más de 230 piezas de utensilios de piedra.

Un equipo de expertos encabezado por Huang Wanbo, profesor del Instituto de Paleontología y Paleoantropología Vertebral adscrito a la Academia China de Ciencias, dijo que llevan más de 20 años excavando en el sitio conocido como Longgupo, en el distrito de Wushan.

“Es un descubrimiento emocionante, porque podría escribir de nuevo la historia de China”, dijo Huang, quien explicó que su equipo desenterró los fósiles durante su primera excavación, entre 1985 y 1988.

En el mismo intervalo estratigráfico, los investigadores también descubrieron fósiles de 120 especies de vertebrados, entre ellos 116 mamíferos, y numerosos artefactos de piedra.

“Varias técnicas de cálculo corroboraron que la capa geológica que contenía los fósiles del Hombre de Wushan tiene entre dos y 2.04 millones de años, pero creemos que necesitamos mayores evidencias”, advirtió.

El equipo condujo otras dos excavaciones en Longgupo entre 1997 y 1999, y entre 2003 y 2006, con la colaboración de colegas del Reino Unido, Canadá y Francia.

En las exploraciones se encontraron más utensilios de piedra y fósiles animales que datan de hace dos millones de años, en el mismo intervalo estratigráfico en el que habían sido descubiertos los fósiles del Hombre de Wushan, y también en las capas superiores.

“Los hallazgos más importantes fueron los de muchos fósiles de piernas de animales, como elefantes, rinocerontes y ciervos que encontramos en un área de no más de dos metros cuadrados”, indicó Huang. “No es natural que los fósiles, todos de piernas, estuvieran organizados en capas en un espacio tan pequeño. Sólo un animal con capacidad de pensamiento pudo haberlo hecho de esa forma”, aseguró. Lo que evidencia que se trataba de un campamento de caza.

El área de las Tres Gargantas alguna vez fue una extensión de tierra montañosa con abundante vegetación y un clima cálido y húmedo, en la cual florecieron y vivieron varios vertebrados y mamíferos.

Localizado en la Montaña Wushan, Longgupo es considerado uno de los sitios mejor preservados del Paleolítico en China, e incluso en Asia, con una gran riqueza de reliquias culturales primitivas.

Huang dijo que su equipo planea realizar una cuarta excavación en Longgupo el próximo año, con la cual esperan recaudar más evidencias sobre el Hombre de Wushan.

Fuentes: Xinuanet, Milenio

Evidencias humanas de fines del Pleistoceno en Irán

En American Journal of Physical Anthropology se da a conocer un descubrimiento interesante, un premolar inferior humano asociado a fauna que está datada en el OIS 3 y 2 (oxygen isotope stages, OIS 3 es la época de los neandertales).

El premolar humano fue descubierto en la cueva Wezmeh, en el oeste de Irán. Sus descubridores creen que sería al menos tan antiguo como los inicios del OIS 2 según una datación por espectómetro, aunque una comparación con otros dientes de Homo sapiens arcaicos lo ubican en el Pleistoceno reciente. Puede ser de la época del encuentro entre neandertales y sapiens, no se ha datado todavía con seguridad.

Es interesante porque nos provee más evidencia de asentamientos humanos en los montes Zagros a fines del Pleistoceno.

Eudald Carbonell habla sobre diferentes homínidos

En dos periódicos españoles salieron hoy entrevistas al paleoantropólogo español Eudald Carbonell codirector de las excavaciones en el proyecto Atapuerca, vamos a hacer un resumen de las cosas más interesantes que dijo en ambas (La Nueva España; El comercio):

-Una de las últimas hipótesis es que el Homo sapiens podría no proceder de África, sino de Eurasia. ¿La comparte?

-Lo que no sabemos es de dónde emerge el homo sapiens. Tiene muchas características del homo antecessor, pero las cosas no están tan claras como con los neandertales, que proceden de los heilbergensis. Es buscando su rama evolutiva que se ha planteado esa nueva hipótesis.

-Su colega Juan Luis Arsuaga ha encontrado nuevos indicios en la asturiana cueva del Conde de que los neandertales no eran tan elementales en sus costumbres como se ha sospechado.

-Efectivamente. No es nuevo. He hablado mucho con Arsuaga sobre ello. Desde hace quince años, se sabe que poseían una cultura relativamente evolucionada. Sólo lo niegan algunos científicos ingleses. Eso, sí, eran muy distintos al Homo sapiens.

-¿Convivieron ambas especies?

-Yo llevo treinta años trabajando en la investigación de los neandertales, y nadie ha podido constatar esa convivencia. No hay ninguna cueva con vestigios de ambos. De modo que algo anómalo hay en esa circunstancia, que todavía hemos de aclarar.

-El paleobiólogo Antonio Rosas auspicia por sus trabajos con restos neandertales de la cueva del Sidrón que acaso hablaran...

-Al menos, que tuvieran ese potencial, sí. El oído intermedio de nuestros predecesores de hace 500.000 años ya tenía una misma frecuencia. Se supone que es porque alguien les hablaba.

-¿Los descubrimientos de Dmanisi (Georgia) hacen tambalearse la hipótesis de la casa común africana?

-Los yacimientos de Dmanisi indican que hay una salida de África hace entre 1,8 y 2 millones de años. Este homínido de Georgia parece que es una forma anterior al «Homo erectus» y posiblemente al Homo ergaster, que es el ancestro africano. Si esto fuera así, el hombre de Georgia sería también el ancestro del Homo anteccesor de Atapuerca. Pero no es tan sencillo. Si se asocia homínidos a herramientas, las de Georgia son de origen africano, y entonces no se podría aceptar que el Homo habilis era del género Homo.

-¿Cuáles son las diferencias entre género Homo y homínido?

-Todos, incluidos nosotros, somo distintos géneros de homínidos. Lo que está discutiéndose ahora es que las características que tiene el homínido de Dmanisis son arcaicas y es posible que sea el antecesor del Homo erectus, del ergaster y del anteccesor.

-¿Eso limita su procedencia africana?

-En absoluto, sus ancestros son africanos. Lo que nos está diciendo en función de sus características anatómicas es que el inicio del género «Homo» podía estar en Eurasia. Pero esto, de momento, es sólo una hipótesis; como todos los cambios de paradigma, se debe coger con pinzas. Estamos en un cambio hipotético, pero aún no está probado científicamente. Queda por resolver si vamos a definir el género «Homo» según sus características anatómicas o asociándolo a su evolución, cultura y biología. Si hay una evolución, el primer humano («Homo habilis») sería africano.

-¿Qué hace al Homo georgicus más humano que a sus ancestros en África?

-Características anatómicas. Ya había recortado sus extremidades superiores... Presenta una serie de evoluciones características de todo el género «Homo». La configuración general de su esqueleto tiene formas muy próximas a todo lo que ha sido el linaje «Homo».

-¿Y tecnológicamente?

-Ahí está la cuestión, porque las industrias que hace son africanas. Si aceptamos evolución filogenética, morfológicamente la hipótesis sería plausible, pero si aceptamos que tecnología y morfología son propias del género «Homo», entonces el «Homo» continuará siendo de origen africano.

- ¿Cuál era el color de la piel de todas estas especies?

-Sabemos, como ha podido develar nuestro colega Lalueza con los neandertales de Sidrón, que éstos eran de piel clara, pero estas otras especies suponemos que tenían la piel oscura. La selección natural habría actuado en favor de que los homínidos europeos tuvieran estas coloraciones claras debido a cuestiones de latitud y alimentación, clima... Fueron seleccionados los genes que daban lugar a homínidos rubios.

-¿Cuándo se separan las ramas que evolucionan a hombres modernos y neandertales?

-Mi opinión es que los orígenes del neandertal los hemos de buscar hace 600.000 años. Llegan a ser como los conocemos ahora en Sidrón tras más de medio millón de años de evolución.

-¿Cómo surge la especie que conocemos como Homo sapiens, nuestro propio linaje?

-Es el gran milagro, porque nadie sabe de dónde sale. Sabemos que genéticamente hay una serie de evidencias de que entre 600 y 800 hembras que pasan un cuello de botella originan nuestra especie. Sabemos mucho más de los orígenes de otras especies que de la nuestra. El «Homo anteccesor» tiene características propias de nuestra especie, lo que indica que hubo alguna relación; por eso pensamos que pudieron ser el origen de unos y otros.

-¿Qué opinión le merece el yacimiento de Sidrón?

-Creo que es muy importante. La conservación de albuminas y DNA permitirá hacer estudios de un grupo de neandertales en muy buenas condiciones. Eso hace que podamos tener información de una pequeña comunidad biológica. En estos momentos, a nivel de estudios genéticos, Sidrón es un yacimiento básico. A mí me interesa mucho cómo se han acumulado esos restos, porque me parece una acumulación como la de la Sima de los Huesos, pero también me interesa la cantidad de datos que dan en los aspectos anatómicos y genéticos.

-¿Le sorprende descubrir que los neandertales fueran más evolucionados de lo que se pensaba?

-Es una discusión muy antigua. Hay una línea europea que desde hace años venimos defendiendo esa evolución. Los neandertales eran distintos, pero eran tan complejos como nosotros.

- Algunos expertos creen que hay avances tecnológicos hasta ahora atribuidos al hombre moderno que fueron realizados por los neandertales.

-Eso es complejo, porque las atribuciones, sin encontrar restos bien asociados, son arqueológicamente datos empíricos difíciles. Un colega francés que estudió ese período de transición intentó ver si había aculturación o si era una evolución de los propios neandertales. La verdad es que no hay una respuesta cerrada, porque los datos empíricos son difícilmente evaluables. Lo que está claro es que en Europa hay industrias laminares antes de lo que se creía. Algo similar ocurre con el arte, que, aunque algunos no lo quieran admitir, tiene medio millón de años. Está demostrado que hay costumbres complejas hace varios cientos de miles de años; lo que ocurre es que no están socializadas. Se piensa que especie, cultura y biología están asociadas, y no es así.


martes, noviembre 13, 2007

Fichas Paleoantropológicas

En esta sección se irán colgando Fichas para que hagamos un repaso de temas puntuales de Paleoantropología. Muchas de estas fichas son entradas que redacté para la Wikipedia, y que ahora quiero tener aquí. De a poco se irán agregando otras estén atentos.

Fichas Paleoantropológicas

Yacimientos
Conoce a tus fósiles


Fichas: Las huellas de Laetoli

El yacimiento del Paleolítico inferior de Laetoli, en Tanzania, es famoso por sus icnitas (huellas) de humanos antiguos, preservadas en cenizas volcánicas. El sitio está localizado 45 km al sur de Olduvai.

El sitio (Site-G) pertenece al Plioceno, datado, con el método potasio-argón, en 3.7 millones de años antes del presente.

Las huellas

Las líneas de huellas de homínidos, descubiertas en 1976-1977 por Mary Leakey, Richard Hay y su equipo, están preservadas en ceniza de una erupción del volcán Sadiman, a 20 km de allí. La lluvia liviana convirtió una capa de 15 cm de grueso en tufa sin destruir las impresiones dejadas por los pies de todos los animales que caminaron por allí. Con el transcurso de años y siglos fueron cubiertas por otros depósitos de cenizas.

Las huellas homínidas fueron producidas por tres individuos, uno caminando sobre las huellas de otro, haciendo que la pistas originales fueran difíciles de encontrar. Todas ellas van en la misma dirección. Pueden haber sido producidas por un grupo, aunque no hay evidencias a favor de que era un grupo familiar visitando el abrevadero juntos. Un estudio de los pasos indica que caminaban tranquilos, como paseando.


homínido 1

homínido 2

Tamaño de la huella

21.5 cm

18.5 cm

Ancho

10 cm

8.8 cm

Tamaño del paso

47.2 cm

28.7 cm

Tamaño corporal

1.34-1.56 m

1.15-1.34 m

La importancia de estas huellas es que demuestran que esos homínidos caminaban erectos habitualmente. Los pies no tienen el dedo gordo móvil como los simios, en cambio tienen un arco típico de los humanos modernos.

En 1995 fue recubierta con una capa protectora especial, ya que se estaban deteriorando.

Otros animales

Otras huellas fueron encontradas en el sitio. Más de veinte especies animales, entre ellos: hienas, gatos salvajes, babuinos, jirafas, gacelas, elefantes (Deinotherium), rinocerontes, antílopes, búfalos, liebres y aves. También se ven rastros de gotas de lluvia.

Bibliografía

  • Mary D. Leakey and J. M. Harris (eds), Laetoli: a Pliocene site in Northern Tanzania (Oxford, Clarendon Press 1987). ISBN 0198544413.
  • Richard L. Hay and Mary D. Leakey, "Fossil footprints of Laetoli." Scientific American, February 1982, 50-57.

Ancestro común de gorilas, chimpancés y humanos hace 10 millones de años

Un equipo de investigadores japoneses y kenianos halló la mandíbula de lo que sería una nueva especie de simio muy cercana al último ancestro común de gorilas, chimpancés y humanos.

Se trataría de un gran simio que vivió hace casi 10 millones de años en Nakali, una zona al norte de Kenia. Nombrado Nakalipithecus nakayamai, tan sólo se han descubierto una mandíbula y 11 trozos de huesos.

El hallazgo de un gran antropoides más reciente había sido el Ouranopithecus macedoniensis de nueve millones de años, en Grecia. Muchos investigadores defendían que ese antepasado común había vuelto al continente del sur y a su regreso habrían ido surgiendo las diferentes ramas que hoy se conocen de grandes simios. Una de las razones por las que se planteó esta teoría fue que, hasta ahora, sólo se habían hallado fósiles africanos de aquella lejana época de tamaño muy pequeño o demasiado especializados para ser relacionados con gorilas o chimpancés.

El equipo de Yutaka Kunimatsu, de la Universidad de Kioto, ha hecho un exhaustivo análisis de los dientes del que, según parece, fue un gran homínido similar a las hembras de gorilas y orangutanes. Y concluye que, pese a las similitudes con sus contemporáneos euroasiáticos, el N. nakayamai es sin duda una nueva especie que vuelve a colocar todo en África.

Los paleontólogos, que han publicado estos resultados en la revista estadounidense Proceedings of National Academy of Science (PNAS), recuerdan que en 1982 ya salieron a la luz, en las colinas Samburu, no muy lejos de Nakali, los dientes de otro homínido de hace entre nueve y 10 millones de años, bautizado como Samburupithecus kiptalami, aunque su clasificación estaba, y aún está, poco clara.

Es más, este mismo año, otros japoneses descubrieron en la región etíope de Afar restos de un primate de hace entre 10 y 10,5 millones de años, el Chororapithecus abyssinicus, que también fue presentado como un ancestro común.

"Como la biología molecular ha puesto de relieve, los gorilas se escindieron del árbol evolutivo común con los homínidos y los chimpancés hace entre 10 y nueve millones de años. Ahora estos fósiles vienen a apoyar estos resultados mostrando que, en el tiempo que el ADN sugiere que aparecieron los simios, los huesos son parecidos a los de un gorila", argumenta el paleontólogo español Manuel Domínguez-Rodrigo, que desde hace muchos años cada año trabaja en la Garganta de Olduvai, en Tanzania.

Para Domínguez-Rodrigo “ya no es necesaria la hipótesis de Eurasia. Ahora por fin tenemos incluso más de un candidato a antepasado y podemos decir que la evolución de los simios hasta los homínidos fue algo exclusivamente africano”.

El paleontólogo defiende que sin las circunstancias especiales de África en los últimos 10 millones de años, "no habrían surgido ni gorilas ni chimpancés y sin ellos, no tendríamos la base para el proceso que nos hizo humanos".

Fuente: El Mundo

lunes, noviembre 12, 2007

Origen del Homo en Asia y caza organizada hace 400 mil años

Gracias al periódico Publico podemos asistir al cierre de el Seminario Internacional de Paleoecología Humana, de la Cátedra Atapuerca.

Es interesante el tema final de debate, que ya habíamos hablado aquí, el origen del género Homo. Que según José María Bermúdez de Castro se baraja el posible origen asiático de todas sus especies.

Los indicios llegan en parte de Atapuerca, donde una mandíbula encontrada en 2003 ligó al Homo antecessor con otros homínidos localizados en yacimientos chinos, pero, sobre todo, en el de Dmanisi, en Georgia.

Este yacimiento, cuyo director, David Lordkipanidze, participó en el seminario, ha proporcionado fósiles que ponen en duda la teoría más aceptada sobre el origen africano de la humanidad.

Algunos investigadores como María Martinón-Torres o Robin Dennell creen que se debe estudiar la posibilidad de que el primer Homo surgiese en Asia y desde allí poblase Europa e incluso África.

Caza solidaria

En el seminario también se habló de la vida diaria de los antepasados de los humanos. Mary Stiner, de la Universidad de Arizona (EEUU), aportó nuevos datos en este sentido. Ya se sabía que los ancestros humanos eran capaces de organizarse para cazar grandes animales hace unos 200 mil años, pero Stiner cuenta que gracias a evidencias obtenidas en yacimientos de Turquía e Israel esta fecha puede retrasarse a 400 mil años antes que hoy.

Los individuos que vivieron en aquella época sólo utilizaban armas simples, pero aún así hacían frente a especímenes de gran tamaño.

Los comportamientos sofisticados de los homínidos estudiados por Stiner no sólo se refieren a la caza, sino también a la manera de gestionar las presas.

Eran capaces de posponer el disfrute del premio logrado y trasportar grandes cantidades de carne largas distancias para llevarlas hasta su campamento base, su cueva, y compartirlas con el resto del grupo.

Gracias a las marcas de herramientas dejadas en los huesos al cortar la carne, se ha podido descubrir que, una vez allí, tenían una curiosa manera de distribuir la comida.

Aunque en principio se podría esperar que uno o dos individuos monopolizasen la carne y luego la distribuyesen al resto, en los fósiles se han encontrado indicios de lo que podían ser cenas comunales. “Si la pieza sólo la hubiese cortado un individuo se podría esperar que los cortes fuesen paralelos y sin embargo éstos van en todas las direcciones”, señaló Stiner.

En su opinión, este comportamiento podría ser un indicio de que, pese a que las relaciones jerárquicas debieron existir, como sucede con todos los grupos de primates, también había un sistema de equilibrios entre dominio e igualdad que podría ofrecer beneficios para la colaboración de todo el grupo.

En la conclusión del seminario, que corrió a cargo del codirector de Atapuerca Eudald Carbonell, se trató de explicar el nexo de estos descubrimientos con el hombre de hoy. “Todo este esfuerzo científico va dirigido a servir a la sociedad con el conocimiento, a proporcionar información útil para la especie sapiens”, concluyó.

jueves, noviembre 08, 2007

Cambio climático hace 1.8 millones de años fomentó la primera gran migración

Por suerte para quienes no podemos ir, EFE sigue cubriendo el Seminario Internacional de Paleoecología Humana. En el segundo día se habló sobre el cambio climático que hace cerca de dos millones de años fue el motor de la primera gran migración humana, desde África a Eurasia, según aseguró el científico Jordi Agustí.

Agustí, autor de investigaciones estratigráficas en los yacimientos de Dmanisi, en Georgia, ha explicado en este seminario organizado por la Cátedra Atapuerca que los homínidos salieron de África a medida que los bosques, que constituían su hábitat, se fueron transformando en sabana. Estos homínidos hallaron hace 1,8 millones de años un nuevo ecosistema boscoso en el Cáucaso, donde se asentaron, como ocurrió en Dmanisi, para dispersarse luego y crear nuevos asentamientos, como la del Homo antecessor, hace cerca de un millón de años, en la burgalesa Sierra de Atapuerca.

Según detalló el científico catalán, el Cáucaso todavía tiene condiciones climáticas subtropicales y por ello "debió ser un hábitat muy favorable para este tipo de homínidos".

En su opinión, ello explicaría que la tecnología con la que salieron de África fuera muy arcaica "y esto constituye la gran sorpresa que se encontró en los yacimientos de Dmanisi, que rompió con las ideas que sobre la evolución y la migración de poblaciones se tenían hasta entonces".

Eudald Carbonell, codirector del equipo científico de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, ha explicado que los homínidos que salieron de África llevaron consigo una arcaica tecnología conocida como "modo uno" o "oldunaviense".

Según Carbonell, durante el siguiente millón de años, hasta su evolución, esta tecnología tan arcaica se mantuvo, y hay presencia de la misma en diferentes asentamientos.

El director de los yacimientos de Dmanisi, David Lordkipadnidze, destacó que las investigaciones de los últimos 16 años han permitido confirmar que la presencia de los homínidos que dejaron el continente africano para instalarse en Eurasia es muy anterior a lo que se pensaba. Estos homínidos eran mucho más primitivos de lo que se creía y los que se han encontrado en Dmanisi tenían una capacidad craneal similar a la del Homo Habilis y no tenían capacidad tecnológica.

El director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana y codirector del equipo científico de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro, dijo también el martes durante la presentación del seminario que las poblaciones de homínidos en el Pleistoceno eran mucho más sanas que los humanos actuales porque mantenían el periodo natural de lactancia, que es de unos cuatro años, mientras que desde épocas recientes esta práctica se ha reducido.

Fichas: Feldhofer , yacimiento neandertal

La cueva de Feldhofer es un yacimiento arqueológico en Alemania, famoso por haber sido el lugar donde se encontró el Neandertal 1 en 1856, el espécimen que hizo famoso al Hombre de Neandertal.

Está ubicada en el valle del río Neander (Neanderthal en alemán), cerca de Düsseldorf.

Los restos óseos del Neandertal 1 eran un casquete craneal, dos fémures, los tres huesos del brazo derecho, dos del brazo izquierdo, parte del hueso ilíaco izquierdo y fragmentos de la escápula y costillas. Habían sido encontrados por los trabajadores de la cantera cercana, quienes los apartaron para que los viese un profesor local, un paleontólogo y catedrático de Historia natural en la Universidad de Tubinga, llamado Johann Karl Fuhlrott.

miércoles, noviembre 07, 2007

Cómo pobló el hombre América del Sur

Interesante artículo en La Nación sobre el poblamiento de América del Sur:

Físicos y arqueólogos reconstruyeron paso a paso cómo nuestros antepasados poblaron el continente. "A través de modelos físicos, determinamos cuánto tardó en llegar el hombre desde el estrecho de Bering (al norte de América) hasta América del Sur. El tiempo estimado, unos 6000 años, coincide con las fechas que arrojan los restos arqueológicos hallados en el extremo sur del continente", indica la doctora Ana Osella, directora del Laboratorio de Geofísica Aplicada y Ambiental (GAIA) del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Los científicos argentinos centraron su atención en seguir el rastro de cómo fue el ingreso humano en América del Sur. "Las Américas, y especialmente América del Sur, son las últimas masas continentales ocupadas por el Homo sapiens a lo largo de la historia", dicen José Luis Lanata, director del Departamento de Ciencias Naturales y Antropológicas del Centro de Estudios Biomédicos, Biotecnológicos, Ambientales y Diagnóstico (Cebbad) y docente de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, y los físicos Osella y Luis Martino.

América, un continente nuevo, no presentaba por ese entonces -hace menos de 20.000 años- el mismo paisaje que hoy. "La evidencia de la dispersión humana en América del Norte y Central indica que poblaciones de cazadores recolectores ingresaron a través de Beringia, un puente terrestre que unía América con Asia en distintos períodos durante el Pleistoceno final, hace entre 18.000 y 20.000 años", publica el equipo en Physical Review .

Desde ese primer punto de partida que hoy está ocupado por el estrecho de Bering, el hombre se topó varios miles de años más tarde con otro cuello de botella espacial al sur de América Central. "Nuestras simulaciones arrojan que un mínimo de 600-700 individuos debieron arribar o estar en El Darién (Panamá) durante la entrada en América del Sur", calculan Lanata, Osella y Martino.

Si el grupo de "adelantados" hubiera sido de menos personas, la dispersión no habría sido exitosa y se habrían extinguido en el intento, según las estimaciones que tienen en cuenta innumerables factores, como el crecimiento demográfico y la capacidad de sustento del ambiente; es decir, la potencialidad de una región para satisfacer las demandas de alimento y supervivencia.

"Los físicos -explica Osella- estamos acostumbrados a experimentar cómo se desplaza un fluido en un medio poroso bajo ciertas condiciones. Uno asemeja estos modelos a los obstáculos con que nuestros antepasados se toparon, como ríos, montañas, la condición ambiental de la época y cómo el hombre los fue sorteando, sumado a tasas de crecimiento, muerte y demás."

Las fórmulas y el resto de los datos se cargan en programas de computación. Un antepasado virtual surge en el monitor. "Uno simula todas las opciones posibles y de este modo calcula cuánto demoró el hombre en llegar desde lo que era Alaska hasta Tierra del Fuego. Luego se comparan estos resultados con los datos que se obtienen de hallazgos arqueológicos y coincide el tiempo estimado por los físicos con las fechas que arrojan esos restos", agrega.

Según las estimaciones obtenidas, la dispersión en América del Sur fue especial. "En general se ha discutido «el poblamiento» de América como un solo paquete. Los diferentes modelos que hemos desarrollado coinciden en mostrar a América del Sur como algo distinto, con su propia dinámica poblacional y propia trayectoria histórica. Creemos que fue un proceso rápido de dispersión, más que en el caso de América del Norte, y que pudo llevar como máximo 2000 años, quizá varios cientos de años menos", enfatiza Lanata desde Inglaterra, donde posee el título de Profesor Simón Bolívar del Centro Leverhulme para el Estudio sobre la Evolución Humana de la Universidad de Cambridge.

Con estos datos, el equipo construyó mapas sobre cómo habría sido la migración humana inicial de América. "En todos los casos, los modelos muestran que, por un lado, la península de Yucatán, el sur de México y Guatemala y, por el otro, la región amazónica fueron regiones donde la densidad poblacional pudo ser alta desde los primeros momentos de la dispersión inicial. Esto es diferente de lo que se creía antes, cuando se esperaba más población al Norte que en el Sur; simplemente porque se había poblado primero", indica Lanata.

Los resultados de estos modelos que simularon el pasado coinciden con los descubrimientos arqueológicos en territorio sudamericano. Este minucioso estudio del ayer con técnicas del futuro es otra forma de echar luz sobre cómo fue el camino inicial del Homo sapiens en América.

Desde la Universidad de Cambridge, donde trabaja, Lanata comenta que este estudio "muestra que investigadores y docentes de ciencias totalmente diferentes pueden trabajar en conjunto". Además, señala, los resultados "sirven como modelos para confrontar con otros casos en el mundo". Por ejemplo, dice, "estamos viendo que habría una capacidad innata de dispersión en nuestra especie. Pero parece que al salir de Africa, la dinámica se agilizó, se aceleró. América, y América del Sur en particular, es el caso «testigo» para esto y muchos colegas de diferentes partes del mundo lo han comenzado a comprender a partir de las investigaciones que hemos desarrollado en conjunto".

Centro de Divulgación Científica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires

Por Cecilia Draghi
Para LA NACION

Fichas ¿Qué es la Paleoantropología?

Hoy voy a comenzar una serie de fichas que nos serán útiles para la lectura de las noticias que aquí se publican, por ejemplo una para cada una de las especies homínidas, que obviamente se irán actualizando. Hoy lo voy a iniciar con una sobre Paleoantropología, voy a colocar la info de Wikipedia, que yo mismo redacté allí:

- ¿Qué es la Paleoantropología?

La paleoantropología es la rama de la antropología biológica que se ocupa del estudio de la evolución humana y sus antepasados fósiles, o sea de los homínidos antiguos.

Esta ciencia trabaja principalmente con fósiles que se rastrean hasta varios millones de años, por lo que está estrechamente vinculada también a la paleontología, la geología, la paleoecología, la biología, la genética y la primatología. Otro vínculo estrecho es el que tiene con otra de las ramas de la antropología, que es la arqueología. Esta pone énfasis en los aspectos culturales.

La paleoantropología busca analizar e interpretar los datos del pasado humano con el objetivo de explicar el surgimiento del hombre y los cambios que se produjeron en su historia evolutiva.

Las evidencias que se manejan son principalmente fósiles de huesos, pero también herramientas líticas o huellas de pies como las de Laetoli, en Tanzania.

Artículos relacionados

- Historia de la Paleoantropología


Los antiguos homínidos eran más sanos porque respetaban el periodo natural de lactancia

Los homínidos en el Pleistoceno eran mucho más sanos que los humanos actuales porque mantenían el periodo natural de lactancia, que es de unos cuatro años, mientras que desde épocas recientes esta práctica se ha reducido mucho.

Al menos eso dijo José María Bermúdez de Castro, el director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana y codirector del equipo científico de Atapuerca. Lo dijo en la presentación del Seminario Internacional sobre Paleoecología Humana en el que hasta el sábado se debatirá esta cuestión junto a otras propuestas científicas vinculadas al desarrollo y evolución de los homínidos.

Según dijo, "lo que nos toca como especie" son cuatro años de lactancia y en las pocas poblaciones de la tierra que mantienen costumbres aún neolíticas perdura esta práctica que garantiza salud.
Ha explicado que las propiedades de la leche materna van cambiando a lo largo de los cuatros años en función de las necesidades del niño "y esto es una evolución extraordinaria que estamos despreciando".

Precisamente en el centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, con sede en Burgos, un equipo dirigido por Ana Mateos realiza una investigación sobre la lactancia con fósiles dentales del Homo heildebergensis, un preneandertal que vivió hace unos 400 mil años en Atapuerca.

Mateos ha señalado que estos estudios se van a extender a otros fósiles dentales encontrados también en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca como los del Homo antecessor, que habitó hace cerca de un millón de años.

Las investigaciones se realizan con técnicas de análisis de "hipplasis del esmalte", unas marcas que quedan en los dientes según los periodos de lactancia y que permiten conocer detalles sobre los individuos que se analizan.

Mateos ha indicado que las madres gestantes y lactantes del Pleistoceno tenían un gasto energético dos veces superior al de las madres actuales.

Este simposio reúne desde hoy en Burgos a los científicos más importantes del mundo en investigación de la evolución humana y servirá, según Bermúdez de Castro, para confrontar teorías y conocer líneas de investigación.

Hasta el sábado se abordarán ponencias e investigaciones sobre las primeras poblaciones humanas de Eurasia para debatir cuestiones sobre la especie de homínido que colonizó el continente, el camino o caminos que recorrieron o las barreras climáticas y geográficas que tuvieron que superar.

Asimismo se van a debatir cuestiones sobre las nuevas líneas de investigación que representan la Paleobiología y la Paleoecología que, entre otras cuestiones, sirven para conocer la energía que gastaban los homínidos en sus actividades diarias de supervivencia.

Este es el segundo simposio de la Cátedra Atapuerca tras el organizado hace unos años en Nueva York, y está auspiciado por las fundaciones Atapuerca y Duques de Soria.

Fuente: EFE

domingo, noviembre 04, 2007

La cueva del Conde en Asturias podría cambiar la forma en que vemos a los neandertales

En LNE nos cuentan sobre la cueva del Conde o del Forno, ubicada en Santo Adriano, en Asturias, España. Es una gruta que fue excavada por primera vez en 1915 justamente por el conde de la Vega del Sella.

Lo interesante de este yacimiento es que tiene vestigios neandertales, pero con tecnologías avanzadas que suelen ser atribuidas a los Homo sapiens.

Según se cuenta en el periódico “Juan Luis Arsuaga, catedrático de Paleontología de la Universidad Complutense y uno de los codirectores del yacimiento de Atapuerca (Burgos), avanza una teoría sobre las ocupaciones humanas en dicha gruta que puede cambiar el paradigma de la Prehistoria”. En realidad confirmarían las hipótesis que se vienen avanzando desde hace unos años y que aquí ya cubrimos.

La cueva del Conde fue desde los primeros estudios, en 1915, un yacimiento enigmático. Lo fue a consecuencia de una estratigrafía anómala que a lo largo del siglo impidió a los investigadores llegar a conclusiones cerradas. Para algunos, como fue el caso del conde de la Vega del Sella, la abundante industria lítica allí encontrada presenta unas características tan similares en los distintos niveles del yacimiento que hacen muy difícil su asignación a un período determinado y, por tanto, impide concretar la evolución del asentamiento humano allí.

Las dificultades planteadas por la estratigrafía, con piezas de tipologías similares en niveles más antiguos y más recientes, llevaron al conde a considerar que el subsuelo de la cueva pudiera estar parcialmente revuelto.

A pesar de la homogeneidad de la industria lítica, tanto el conde de la Vega del Sella como los sucesivos investigadores que realizaron estudios en la gruta definen claramente dos horizontes tecnológicos: el más arcaico, que responde a la tipología del Musteriense, característica del hombre de Neandertal, y otro que quedaría definido como Auriñaciense, nombre con que se denomina la industria realizada por los primeros hombres modernos.

En los años sesenta, el profesor de la Universidad de Chicago L. G. Freeman, que llevó a cabo una excavación en dicho yacimiento durante la que sacó a la luz miles de útiles de piedra y restos de talla, intenta buscar ya una explicación para la semejanza de piezas de distintos períodos, es decir, para las más arcaicas, realizadas por el hombre de Neandertal, y las más evolucionadas, que hasta entonces se asignaban al hombre moderno. Atribuye la tosquedad en ambos casos a la piedra utilizada, una cuarcita granulosa que parece inadecuada para la obtención de determinados útiles, pero también achaca a esas materias primas lo que llama «parecido de familias» que muestran las piezas talladas.

Una de las tesis esgrimidas para explicar los parecidos de la industria realizada por especies humanas diferentes es la que recurre a lo que se ha dado en llamar período de transición. Esto podría explicar, como dice Freeman, el paso de un complejo industrial anterior a complejos posteriores, relacionados pero más evolucionados.

Visto así, lo ocurrido con las herramientas de la cueva de Tuñón podría mostrar el desarrollo gradual de la cultura realizada por el hombre moderno a partir de una tecnología musteriense local. Dicho de otro modo, pudiera ser que los neandertales del Norte fueran los padres de una industria lítica más evolucionada de lo que hasta ahora se creía.

Y ahí es donde entra en juego Juan Luis Arsuaga, director con Gema Adán desde hace tres años de la campaña de excavaciones que se desarrolla en la actualidad en la cueva del Conde.

Para el paleontólogo, en la cueva existen «vestigios neandertales» que indican que esta especie es la autora de unos avances tecnológicos sólo atribuibles hasta ahora a los cromañones. A su juicio, la industria musteriense de la cueva del Conde, con dataciones que dan una cronología entre 40.000 y 38.000 años, incluye azagayas y punzones -útiles realizados en hueso y en asta-, industria laminar y adornos.

Son materiales que en cualquier yacimiento de la Península se atribuyen al Paleolítico superior o, lo que es lo mismo, a la mano del hombre moderno, pero que Arsuaga defiende en la cueva de Santo Adriano como realizados por los neandertales.

Es una nueva lectura del poblamiento antiguo que puede originar debate, pero que también ha comenzado a defenderse en la cueva del Castillo (Cantabria). Esto sitúa a los neandertales como autores de una tecnología más avanzada sobre todo en el Cantábrico, porque los neandertales del Sur y del Levante siguen en ese tiempo realizando su industria tradicional. Para Arsuaga, los hallazgos de la gruta del Conde cambiarán el paradigma de la Prehistoria en la cornisa cantábrica.

viernes, noviembre 02, 2007

Presencia neandertal en el NO de Europa hace 135 mil años

Se han descubierto presencia neandertal en el sitio Veldwezelt-Hezerwater, en Bélgica, durante el períodos llamado MIS 6, período de un clima frío extremo, boreal.

Antes se creía que el noroeste de Europa para esa época estaba deshabitado por los humanos, ya que las condiciones eran muy extremas. Pero al parecer, según se cuenta en PalArch's Journal of Archaeology of northwest Europe, el yacimiento Veldwezelt-Hezerwater muestra evidencias de al menos una corta aparición neandertal en el noroeste europeo, en los sedimentos equivalentes con el final del período glacial Saalian (equivalente a la Riss), que fue justo el máximo glacial (las condiciones más extremas), hace unos 135 mil años.

Esto está de acuerdo, según los autores con lo que se pensaba de un aumento demográfico en la zona en el período que le siguió a ese, que fue el interglacial Zeifen, hace 133 mil años. También se vio una nueva tecnología del Paleolítico medio.

Se utilizaba una tecnología de herramientas pequeñas, que se cree que era una táctica para poder utilizar las rocas que había cerca.