miércoles, agosto 20, 2008

Se renueva el trabajo en los yacimientos arqueológicos de Pinilla del Valle

Noticia de Eodiario:

Han comenzado los trabajos arqueológicos de la VII campaña de investigación en los yacimientos prehistóricos de Pinilla del Valle, los más importantes de la Comunidad de Madrid y uno de los principales de España, donde se concentra material antropológico, animal y geológico que abarca más de 40.000 años.

El consejero de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Santiago Fisas, acompañó hoy a los medios informativos en una visita a las obras que financian el Ministerio de Cultura, la firma Mahou y la Consejería de Cultura y Turismo del gobierno autónomo.

Fisas destacó "la enorme importancia" de estos yacimientos, "tanto para la Comunidad de Madrid como para toda España".

Los trabajos comenzaron en esta zona cuando el año 1979 se descubrieron dos molares de Homo Neanderthalensis en la denominada Cueva del Camino.

En un principio se pensó que podía tratarse de un hogar humano, pero posteriormente se comprobó que era un cubil de hienas, con restos de fauna como ciervos, leones o rinocerontes que tienen en torno a cien mil años de antigüedad.

Tras seis campañas de excavación desde entonces, los esfuerzos arqueológicos comprenden dos focos más, el Abrigo de Navalmaíllo y la Cueva de la Buena Pinta.

En el Abrigo de Navalmaíllo se han encontrado habitáculos de hombres prehistóricos, de más de 70.000 años de edad, donde se conservan estructuras intactas e importantes muestras de la industria lítica (armas y herramientas) que produjeron estos humanos.

No sólo suponen los yacimientos de humanos más antiguos de la comunidad madrileña, pues "el potencial de este yacimiento se hace mucho mayor dado que faltan aún más de 300 metros cuadrados por desenterrar", revela Enrique Baquedano, uno de los tres codirectores de la obra.

El conjunto se completa con la Cueva de la Buena Pinta, un refugio de animales donde, al igual que en la primera ocasión, se encontraron el año pasado dos dientes molares pertenecientes a un Homo Neanderthalensis, en este caso en torno a los 60.000 años de edad.

Además de continuar con las excavaciones, la Comunidad de Madrid está proyectando un Centro de Interpretación, "un museo donde el público podrá acudir y, no imaginar, sino saber científicamente como se vivía aquí en la época prehistórica" señaló Fisas, si bien aún no se ha dado una fecha para su construcción.

Publicar un comentario