miércoles, abril 18, 2018

Me late el ojo, ¿por qué?

¿Por qué nos late el ojo? Es una sensación molesta que solemos sentir en el párpado superior derecho, que generalmente todos asocian al estrés que nos generan las vidas agitadas que llevamos en las ciudades. Es así, la culpa es del estrés, pero… ¿qué tiene que ver el estrés con que me lata el ojo? Aunque no parezca... es culpa de la evolución. Nuestro cuerpo es un rejunte de adaptaciones que se fueron subiendo una sobre otra a lo largo de millones de años de evolución, convirtiéndonos en un diseño que pareciese amateur, en vez del trabajo digno de un ingeniero. 

 

Latido del ojo


Podrá parecer que el ojo pega saltos, pero lo cierto es que desde fuera nadie lo nota, porque el latido del ojo no es tan notorio. Su nombre clínico es mioquimia superior oblicua, que no está asociada a nada malo, si sólo dura unos pocos días y se va sola. Sólo debemos preocuparnos, e ir a una consulta con el médico si es constante, si nos late el ojo sin parar durante varios días. 


Lo normal es que dure algunos minutos, tal vez algunas horas, y luego desaparece. Esto se debe a que está asociada a un cansancio ocular, por falta de sueño o por estrés.


Con un poco de calor en el ojo debería pasarse, si bien lo recomendable es un poco de descanso. Pero, ¿a qué se debe, qué tiene que ver el cansancio con que lata el ojo? 

¿Por qué me late el ojo?


Nuestro ojo es un órgano muy elogiable desde el punto de vista evolutivo, pero ha recorrido un camino un tanto extraño a lo largo de 800 millones de años hasta llegar a esa esfera que tenemos ahora, que no es perfecta. Tiene algunas fallitas de diseño, como por ejemplo que un el nervio más importante para nuestra vista, pasa justo en medio de un montón de vasos sanguíneos.


Se trata del nervio troclear, encargado de llevar información y uno de los más importantes de los seis que nos permiten girar nuestra cámara de visión en todas direcciones. 


La mioquimia superior oblicua es causada cuando ese nervio se ve comprimido por los vasos sanguíneos de la zona de entrada a la órbita ocular. 


Cuando estamos estresados, el flujo sanguíneo aumenta. La sangre corre con más fuerza, y esto provoca que los vasos sanguíneos que rodean al nervio le den una especie de tirón, lo que nosotros sentimos como un latido. 


El estrés suele estar asociado con cansancio, falta de sueño, o incluso con haber tomado alcohol. Con sueño pleno de 8 horas, masaje ocular, o evitando la computadora por un rato, puede alcanzar para evitar el latido del ojo.

Si querés conocer más sobre el origen evolutivo del ojo: ¿De dónde vienen nuestros ojos?

-->
Publicar un comentario