Ir al contenido principal

Homo habilis y Homo erectus habrían convivido

Descubren dos restos fósiles que indicarían una coexistencia entre Homo habilis y Homo erectus. Se encontró una mandíbula de habilis datada en 1.44 millones de años y un cráneo erectus de 1.55 millones de años.

El hallazgo, publicado en el último número de Nature, le daría una nueva dimensión a la visión que tenemos hoy en día sobre el nacimiento del género Homo. Hasta ahora se creía que el erectus habría evolucionado a partir de la especie habilis, pero esta convivencia de las dos especies podría evidenciar que ambas evolucionaron de un ancestro común, según los autores del estudio. (Imagen: Nature. Mine's bigger than yours: the size of H. erectus skulls differs widely National Museums of Kenya/F. Spoor and J. Reader.

El fósil de Homo habilis es el más reciente descubierto hasta la fecha, así que la coexistencia entre estas dos especies es una sorpresa total, según comentó Fred Spoor, uno de los antropólogos que descubrió los fósiles hace siete años y que recién ahora son descritos en la revista Nature.

Al parecer las dos especies tenían diferentes tipos de dieta así que no competían, según los autores del estudio. “Para vivir en la misma zona por medio millón de años deben haber encontrado sus propios nichos, diferentes dietas, tal vez diferentes rutas migratorias, para minimizar la cometencia”, dijo Spoor.

Erik Trinkaus, paleoantropólogo de la Universidad de Washington, al parecer no se sorprende mucho (en Forbes.com), y no está de acuerdo en que la coexitencia implique que erectus no puede descender de habilis:

"La idea general de que el Homo habilis y el Homo erectus convivieron es conocida en el registro fósil desde hace 15 o 20 años", dijo Trinkaus. "Hace 20 años teníamos documentado con claridad al Homo erectus en el este de África para hace 1.8 millones de años. Y la mayoría de la gente estaría de acuerdo con que el Homo habilis tenían un rango de tiempo de entre 2.5 y 1.6 millones de años. Así que ya teníamos unos cientos de miles de años, documentados, de convivencia en los 1980s".

Trinkaus cree incluso que este descubrimiento no implica que el habilis sea desbancado como ancestro de los erectus. "Si tienes una especie que origina a otra especie, la especie ancestra no necesariamente tiene que extinguirse", dijo. "Tal vez en parte de su rango geográfico se desenvuelve como siempre, y en otra parte de ese rango evoluciona en una nueva especie".

Partes de la nota de EFE:

"Parecen demostrar que el Homo habilis y el Homo erectus convivieron al menos durante medio millón de años en la cuenca de Koobi Fora (Kenia)", explicó a Efe la antropóloga Susan Antón, que ha participado en la investigación. "Esto significaría que el Homo habilis no evolucionó lentamente hacia el Homo erectus formando una línea individual hacia el Homo sapiens", añadió.
Los fósiles fueron hallados durante unas excavaciones llevadas a cabo en el 2000 en la región de Ileret, en el este del lago Turkana, por el Proyecto de Investigación Koobi Fora, un grupo internacional de científicos dirigido por Meave y Louise Leakey, madre e hija, y vinculado con el Museo Nacional de Kenia (NMK).
Se trata de unos fragmentos de la parte superior de la mandíbula del Homo habilis datados hace 1,44 millones de años, los fósiles de menor antigüedad encontrados de esa especie, y un cráneo fantásticamente conservado de Homo erectus una antigüedad de 1,55 millones de años.
Pese al reducido tamaño del cráneo, más similar al de un Homo habilis que al de un Homo erectus, los científicos tuvieron claro que pertenecía a esta segunda especie por una serie de características, como la fina articulación de la mandíbula y la forma del área del cuello.
"Su coexistencia hace poco probable que el Homo erectus evolucionara a partir del Homo habilis", explica Meave Leakey, una de las directoras de la investigación en una nota de prensa divulgada por el Proyecto Koobi Fora.
En cambio, ambos homínidos habrían surgido entre dos y tres millones de años atrás, una época de la que se tienen pocos fósiles, y habrían tenido su propia relación funcional con el medio ambiente, "evitando así la competición directa", añadió.
"La conclusión más importante es que hubo más de una especie de homínidos durante un periodo extendido de tiempo en África oriental", consideró, por su parte, Frank Brown, profesor de Geología de la Universidad estadounidense de Utah, que ha colaborado en la datación de los fósiles.
El cráneo hallado de Homo erectus, que pertenecería a un adulto joven o un adolescente y cuyo buen estado de conservación se debe a que estaba prácticamente encajonado en arenisca, es "llamativo" también por otro motivo, ya que se trata "del más pequeño encontrado hasta la fecha en todo el mundo", según otro de los autores, Fred Spoor.
La variación en el tamaño de los fósiles de ejemplares de Homo erectus del este de África, desde el pequeño cráneo hallado ahora hasta un gran especimen descubierto previamente en Tanzania, prácticamente rivaliza con la mostrada por los gorilas modernos.
Dado que se cree que ese gran dimorfismo sexual es una característica primitiva o ancestral durante la evolución humana, el nuevo fósil diminuto implica que el Homo erectus no era una especie tan similar a los humanos como se pensaba.

Comentarios

Anónimo dijo…
o sea q tanto leakey como trinkaus no tienen porque contradecirse. cualkiera de las 2 teorías podría ser válida, incluso un mezcla entre las dos.
¿es sólo la dieta la q les hace evolucionar en erectus o podría ser tambien un cambio en la actitud cultural, como el nomadismo?
salut!
13tretzes
Bigoc dijo…
También puede ser una separación geográfica, en la cual se terminaron adaptando a diferentes nichos y eso influenció en el cambio (dieta incluida).

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

MIS OIS, Los estadios isotópicos marinos

Los estadios isotópicos marinos o MIS por su nombre en inglés, marine isotope stages , son períodos alternativos de frío y calor en el paleoclima de la Tierra. Anteriormente eran llamados OIS ( oxygen isotope stages ). Sirven para deducir la temperatura y el clima del mundo en un determinado período del pasado, utilizando para ello los datos de los isótopos de oxígeno tomados de muestras de fondo marino, suficientemente profundas y grandes como para ver los estratos. Cada estadio es un período de más o menos temperatura medidos en decenas de miles de años, o cientos de miles o incluso millones. Un estudio completo de estos estadios isotópicos revelan el avance y retroceso de los hielos durante las últimas glaciaciones , y el aumento o disminución del mar. Así se pueden unir a glaciaciones o a períodos intermedios entre las glaciaciones. Estos ciclos se ven alimentados también por las muestras de hielos antiguos, de polen antiguo, etc. Cada estadio isotópico representa un