Ir al contenido principal

Los Australopithecus afarensis tendrían un amplio dimorfismo

Uno de los debates más importantes sobre los Astrualopitecos es el nivel de dimorfismo que había entre ellos, o sea la diferencia de tamaño entre machos y hembras. Esto tiene directamente que ver con su comportamiento social, así que no es una cuestión de tamaños nomás.

En el American Journal of Physical Anthropology se publicó un artículo sobre el dimorfismo en Australopithecus afarensis. Allí los paleoantropólogos llegan dicen que los afarensis tenían un dimorfismo similar al de los gorilas y orangutanes, y mucho más grande que en humanos modernos y chimpancés.

Los investigadores Adam D. Gordon , David J. Green y Brian G. Richmond de la Universidad de Washington, USA, utilizaron dos nuevos métodos para tomar muestras.

Ellos dicen en el estudio que “la mayoría de los estudios anteriores analzizaban la variación del tamaño en variables simples o en variables múltiples tomadas de elementos simples”. Opinan que estos acercamientos tienen la contra de que utilizan muestras de tamaño pequeño, lo que hace que no sea muy confiable.

El método utilizado por ellos tomó las medidas de fémures, tibias, húmeros y radios de Australopithecus afarensis, de humanos modernos, chimpancés, gorilas y orangutanes.

Comparando a los primates actuales, se puede inferir que los afarensis tenían costumbres de apareamiento diferentes a las de los homínidos más actuales como nosotros o los neandertales. Ya que un amplio dimorfismo va asociado a los harenes, al macho que domina un gran número de hembras. Este comportamiento está atestiguado en los Paranthropus robustus, como vimos aquí en Mundo Neandertal.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr