miércoles, septiembre 20, 2006

Noti: Niña australopiteca de 3.3 millones de años

Un grupo de paleoantropólogos etíopes y alemanes ha dado a conocer el descubrimiento del fósil de una niña de 3 años, perteneciente a una Australopithecus afarensis datada en 3.3 millones de años. Más completo que Lucy.

Las revistas Nature y National Geographic dieron a conocer hoy este fósil encontrado en diciembre del 2000 en el norte de Etiopía, en el valle del Rift, al que los medios ya llaman, la hija de Lucy, el esqueleto más completo y famoso, hasta ahora, de la historia de los ancestros humanos. Si bien los descubridores han apodado Selam, a la niña fósil, que significa paz.

Los restos encontrados en el yacimiento Dikika, en el complejo de Hadar, están muy completos y bien preservados. A los científicos les llevó cinco años de trabajo cuidadoso liberar los huesos de la roca de arenisca donde estaban incrustados.

El esqueleto cuenta con el cráneo (completo, con la mandíbula, la caja cerebral, y el rostro), los dientes de leche, sus dedos (largos y curvados), el torso, y un pie y una rótula (que permiten deducir una locomoción bípeda).

Incluso se encontraron restos delicados, que normalmente no se preservan en el proceso de fosilización, como el hueso hioides, la nuez, que está ubicado sobre la laringe y en la base de la lengua. Del estudio de estel hueso de la garganta, se desprende que tal vez los afarensis tendrían pequeños sacos de aire, como los grandes simios africanos actuales. Esto impediría que hubiesen hablado como nosotros, de lo que cabría imaginar que no tenían un lenguaje.

También fueron encontrados los huesos de la escápula, que permiten compararlo con los de los gorilas, evidencia que, junto con los dedos curvos, indicaría que todavía llevaban una vida arborícola.

El geólogo del equipo, Jonathan G. Wynn, de la Universidad de Florida del Sur, dijo que el cuerpo fue encontrado en tan excepcional grado de preservación porque fue sepultado enseguida de haber muerto en alguna inundación, según se desprende del estrato en el cual fue encontrada la niña.

El que sea una niña podrá aportar datos muy interesantes sobre el crecimiento y desarrollo de estos ancestros humanos.

A pesar de su corta edad ya poseía las características de la especie. "La conclusión es que era una criatura era bípeda con un miembro superior que tenía algunas características asociadas con la adaptación a la vida en los árboles", dijo Jack T. Stern Jr., de la Stony Brook University en Scientific American.

No todos están convencidos del argumento en favor de la vida semi arbórea. C. Owen Lovejoy, de la Kent State University, no está de acuerdo con que la escápula sea parecida a la de un gorila. "Es primitiva, pero es en realidad más de forma humana que de gorila", dijo en Scientific American. Lovejoy es un defensor de que los afarensis eran bípedos, al contrario que los descubridores de este nuevo fósil, junto con los de Lucy, que creen que eran más arborícolas. Él dice que con el descubrimiento de las marcas de pies de Laetoli en 1978 ya habría que cerrar el debate, ya que indican claramente que no tenían un dedo gordo prensil, como para moverse de forma efectiva por los árboles.

Igualmente los expertos, como Donald Johanson, creen que se trata de un fósil que da muestras de una transición, ya que parte de su cuerpo indica características nuevas, más adaptadas a la forma bípeda de locomoción, y otras partes son más antiguas, pertenecientes a la etapa arborícola.

Por lo que se ve este nuevo fósil que fue arrojado sobre el tapete, hará correr mucha tinta. Al parecer es un fósil transicional, o sea una especie entre especies dentro de la "cadena", y esto dará mucho que hablar en el futuro, al ponerlos en relación con las otras especies homínidas.

"Se trata sin duda de un hallazgo importante", dijo Mónica Berón, del Museo Etnográfico de la UBA, en La Nación. "Piezas clave como los fragmentos de las extremidades inferiores aportarán mucho a la discusión sobre la locomoción bípeda de los australopitecinos, mientras que la escápula permite aclarar dudas sobre el grado de compromiso de la porción superior del esqueleto en el andar de estos homínidos. Pero sobre todo me parece que la posibilidad de analizar un individuo juvenil, en el que se pueden observar los grados de erupción dentaria y la capacidad craneana en crecimiento, y compararla con otros individuos de la misma especie o de otras permite aclarar muchos datos sobre pautas evolutivas del proceso de hominización."


Para saber más (todo en inglés):

- Video del descubrimiento

- Post del siempre incisivo paleoantropólogo John Hawks

- Scientific American

- John Hawks habla sobre su relación con el Kenyanthropus en SA

- Entrevista al descubridor en SA

- Comentario de C. Owen Lovejoy en SA

- Experta habla sobre cómo conocer la edad de Selam en SA

- Paleoneurólogo habla sobre Selam en SA

- Anthropology.net

- The New York Times

Publicar un comentario