jueves, enero 25, 2007

Los límites entre Homo y Astralopitecos no serían tan claros

Según un reciente estudio la hominización, y la aparición del género homo habría sido un fenómeno gradual, asociado con la deriva genética. Los límites iniciales entre los primeros Homo y los Australopitecos no son claros, dice J. Francis Thackeray, autor del artículo publicado en Transactions of the Royal Society of South Africa.

Thackeray realizó un estudio comparativo de todos los homínidos encontrados en los yacimientos Sterkfontein, Swartkrans y Kromdraai en Sudáfrica. El género Homo, dice el autor, fue identificado en los depósitos del Pleistoceno de esos tres sitios arqueológicos. Pero no hay limites claros que permitan distinguir si los homínidos de esos yacimientos pertenecen a uno u otro género. “Hay ejemplos”, cuenta Thackeray, “de ciertos especimenes atribuidos a Homo que han sido asignados por el contrario a un australopiteco, o vice versa. Extraordinariamente, el más antiguo Homo propuesto de África (ca. 2.4 Ma), espécimen KNM-BC 1 de Chemeron (Area de Barigo) en Kenia, es morfológicamente muy similar a el espécimen tipo de Paranthropus robustus de Kromdraai, de al menos 1.95 Ma.”.

Thackeray concluye: “La evidencia de un incremento en la aridez luego de los 2.2 millones de años en el sur de África coincide con la extinción del A. africanus. Los cambios asociados en hábitat de una sabana relativamente cerrada a una más abierta pudo haber afectado a australopitecos y primeros Homo por igual. Así como el cambio del medio ambiente hacia fines del Pleistoceno pudo ser gradual, también así pudo haber sido la transición entre Australopithecus y Homo pudo haber sido un fenómeno gradual, en vez de ser un evento puntuado”.

Referencias:

Darwin, South Africa and the emergence of the genus Homo”. J .F. Thackeray. Transactions of the Royal Society of South Africa. Vol. 61(2) 2006:

Publicar un comentario