jueves, noviembre 08, 2007

Cambio climático hace 1.8 millones de años fomentó la primera gran migración

Por suerte para quienes no podemos ir, EFE sigue cubriendo el Seminario Internacional de Paleoecología Humana. En el segundo día se habló sobre el cambio climático que hace cerca de dos millones de años fue el motor de la primera gran migración humana, desde África a Eurasia, según aseguró el científico Jordi Agustí.

Agustí, autor de investigaciones estratigráficas en los yacimientos de Dmanisi, en Georgia, ha explicado en este seminario organizado por la Cátedra Atapuerca que los homínidos salieron de África a medida que los bosques, que constituían su hábitat, se fueron transformando en sabana. Estos homínidos hallaron hace 1,8 millones de años un nuevo ecosistema boscoso en el Cáucaso, donde se asentaron, como ocurrió en Dmanisi, para dispersarse luego y crear nuevos asentamientos, como la del Homo antecessor, hace cerca de un millón de años, en la burgalesa Sierra de Atapuerca.

Según detalló el científico catalán, el Cáucaso todavía tiene condiciones climáticas subtropicales y por ello "debió ser un hábitat muy favorable para este tipo de homínidos".

En su opinión, ello explicaría que la tecnología con la que salieron de África fuera muy arcaica "y esto constituye la gran sorpresa que se encontró en los yacimientos de Dmanisi, que rompió con las ideas que sobre la evolución y la migración de poblaciones se tenían hasta entonces".

Eudald Carbonell, codirector del equipo científico de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, ha explicado que los homínidos que salieron de África llevaron consigo una arcaica tecnología conocida como "modo uno" o "oldunaviense".

Según Carbonell, durante el siguiente millón de años, hasta su evolución, esta tecnología tan arcaica se mantuvo, y hay presencia de la misma en diferentes asentamientos.

El director de los yacimientos de Dmanisi, David Lordkipadnidze, destacó que las investigaciones de los últimos 16 años han permitido confirmar que la presencia de los homínidos que dejaron el continente africano para instalarse en Eurasia es muy anterior a lo que se pensaba. Estos homínidos eran mucho más primitivos de lo que se creía y los que se han encontrado en Dmanisi tenían una capacidad craneal similar a la del Homo Habilis y no tenían capacidad tecnológica.

El director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana y codirector del equipo científico de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro, dijo también el martes durante la presentación del seminario que las poblaciones de homínidos en el Pleistoceno eran mucho más sanas que los humanos actuales porque mantenían el periodo natural de lactancia, que es de unos cuatro años, mientras que desde épocas recientes esta práctica se ha reducido.

Publicar un comentario