lunes, enero 28, 2008

Predmostí, yacimiento checo de sapiens arcaicos

Un nuevo estudio arroja luz sobre el yacimiento Predmostí, en la región Moravia de la República Checa, uno de los más importantes y con una colección más grande de restos óseos de Homo sapiens arcaicos.

Predmostí fue excavado por J. Wankel en 1884, K.J. Maška en 1894, M. Kříž en 1895, y K. Absolon en 1928 (y probablemente en 1930). Pero desgraciadamente muchos de los fósiles allí descubiertos fueron destruidos en 1945. Recientemente, en 2006, fue vuelto a excavar y arrojó nuevos restos.

En total el sitio, de no más de 2 metros por 4, arrojó 20 individuos con esqueletos parcialmente completos. La mayoría son jóvenes, uno sólo se lo considera viejo con una edad estimada de 40-50 años, y otro de unos 35-40, los otros seis adultos eran mujeres. De los jóvenes siete son menores de 10 años.

Desgraciadamente toda la colección se quemó junto con otros descubrimientos paleolíticos de Moravia en el insendio del castillo Mikulov, en 1945. Igualmente ahora entre 2000 y 2006 se encontraron más individuos, las mejores son dos mandíbulas.

Ahora un estudio, publicado por Jirí A. Svoboda en el Journal of Human Evolution, hace un raconto y una puesta en contexto de todos los restos humanos descubiertos en Predmostí. Y nosotros aprovechamos para tener un informe sobre semejante yacimiento.

Hay dos hipótesis que explican la acumulación de cuerpos de Predmostí, una dice que se trata de un enterramiento contemporáneo consecuencia de un evento catastrófico, y la otra dice que se trata de una acumulación gradual de cuerpos humanos.

La primera hipótesis está apoyada por la estructura demográfica del grupo enterrado, que incluye adultos y niños. Y la segunda está basada en la estratigrafía y el análisis tafonómico del área del enterramiento.

Svoboda cree que Predmostí no es el centro del asentamiento de este grupo humano, sino que es una zona periférica y un área de trabajo. Cree que la localización de la zona de enterramiento se debe a la roca Skalka, un acantilado que asoma directamente sobre el yacimiento. “Una tendencia a largo plazo de ubicar a los muertos debajo de la roca”, dice Svoboda, “podría haber generado la acumulación de restos humanos en un único lugar, con fragmentos dispersos por la zona aledaña”.

Los restos fueron protegidos por el limo que los cubrió y por escápulas de mamut, pero fue alterado también por actividades de predadores y de humanos incluso.

Publicar un comentario