viernes, octubre 31, 2008

Logran secuenciar el ADN mitocondrial de Otzi, el hombre de hielo de los Alpes

El hombre de hielo, el famoso Ötzi o Oetzi, de 5200 años de antigüedad descubierto en los Alpes está dando que hablar en la prensa. Los titulares suelen ser del estilo de: Al "hombre de los hielos" no le quedan ya descendientes, según un estudio.

otzi Lo cierto es que se ha logrado secuenciar el genoma mitocondrial, que es el ADN que sólo se transmite por vía materna, así que es difícil que se le descubran descendientes. Lo que se ha descubierto no es que no dejó hijos, sino que su linaje ya no existe.

Un grupo de científicos italianos y británicos, dirigidos por Franco Rollo y Luca Ermini, han realizado los estudios, y descubrieron que la rama genética de Otzi acabó extinguiéndose con el paso del tiempo, un fenómeno que, por otro lado, no es excepcional en caso de linajes muy minoritarios. El estudio fue publicado en Current Biology.

Después de la muerte, el ADN comienza a degradarse de forma inmediata, así que el ADN antiguo está muy fragmentado y cualquier estudio de él tiene que realizarse en cientos de secciones. Para esta investigación, los científicos evaluaron alrededor de 250 fragmentos, cada uno de ellos secuenciado muchas veces para asegurar que los resultados no estuvieran distorsionados.

Según Martin Richards, de la Universidad de Leeds, "nuestro análisis confirma que Öetzi pertenecía a un linaje no identificado antes del K1 que no se ha observado en la actualidad en las poblaciones europeas modernas. La frecuencia de linajes genéticos tiende a cambiar a lo largo del tiempo, debido a variaciones aleatorias en el número de niños que la gente tiene, un proceso conocido como "deriva genética", y como resultado, algunas variantes desaparecen.

En el año 2000, los investigadores descongelaron parte de los intestinos del hombre de hielo para secuenciar un fragmento de su ADN mitocondrial (mt), que determinó que pertenecía a un linaje conocido como el haplogrupo K, al que pertenecen el 8% de los originarios de Europa.

Ahora se ha averiguado que el hombre de los hielos era de una de las ramas del sublinaje K1 (también existe el K2). “La sorpresa fue descubrir que no pertenecía a ninguna de las tres variantes genéticas conocidas del K1, ha señalado el profesor italiano Franco Rollo, de la Univesidad de Camerino. Su equipo ha bautizado esta variante genética como la rama Ötzi.

Rollo deja claro que “eso no significa que este individuo, que murió asesinado por una flecha, tuviera un ADN que le hacía diferente, pero sí que en el pasado hubo un grupo de hombres y mujeres que tenían su ADN mitocondrial y que ahora ese grupo o ha desaparecido o es muy raro”.

Carles Lalueza, investigador español del Instituto de Investigación sobre Evolución Biológica (CSIC), “no resulta sorprendente que un linaje humano desaparezca porque para ello basta que una mujer no tenga hijas, así que es un asunto en el que interviene mucho el azar”.

Más en Español: El Mundo y EP

Más en Inglés: John Hawks Blog, Sciencedaly

otzi

Publicar un comentario