viernes, enero 16, 2009

Cráneo y esqueleto de Australopithecus africanus podrían podrían ser de la famosa Mrs. Ples

Artículo publicado por la Fundación Atapuerca sobre el Australopithecus africanusMrs. Ples”:

image

Recientemente se ha publicado un nuevo artículo sobre Evolución Humana, escrito por tres miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca: Alejandro Bonmati, Juan Luis Arsuaga y Carlos Lorenzo, bajo el título “Revisiting the Developmental Stage and Age-at-Death of the ‘‘Mrs. Ples’’ (Sts 5) and Sts 14 Specimens from Sterkfontein (South Africa): Do They Belong to the Same Individual?”. Esta publicación ha salido en la revista The Anatomical Record.

En este estudio los autores han pretendido determinar si el cráneo más completo de la especie Australopithecus africanus, conocido como “Mrs. Ples” (Sts 5), y un esqueleto parcial de la misma especie denominado Sts 14, hallados ambos en el yacimiento de Sterkfontein (Sudáfrica), son el mismo individuo. Ambos restos aparecieron muy cerca el uno del otro en el yacimiento. Muchos investigadores opinan que estos restos pertenecen a un mismo individuo.

Los autores de dicho estudio apoyan sus conclusiones en el estado similar de desarrollo en que se encontraban ambos especímenes cuando murieron. La importancia de esta asociación reside no sólo en el propósito mundano de completar más y mejores fósiles.

Su reunión permitiría conocer con mayor certeza un aspecto muy discutido de los primeros homínidos (entre ellos los Australopithecus): el grado de encefalización, es decir, el volumen relativo del encéfalo con respecto al tamaño del cuerpo (medido en masa). Este aspecto, entre otros, nos caracteriza y distingue de los chimpancés.


A partir del estudio de los fósiles originales se llevó a cabo una reevaluación de esta asociación. En primer lugar se reexaminó el estado de desarrollo de ambos especímenes. En sí mismo este aspecto elemental es de suma importancia para que otros investigadores puedan ir montando el rompecabezas del pasado.

En segundo lugar, se testó la hipótesis de que nos encontremos frente a un único individuo, cuyos elementos esqueléticos fueron diseminados tras su muerte antes de ser enterrados.

El primero de los objetivos se complica de inmediato, ya que cada especie madura siguiendo una particular andadura. ¿Cómo lo hacía el “Australopithecus africanus”? A partir del calendario biológico que queda registrado durante el desarrollo de los dientes de todos los mamíferos, los investigadores han concluido que su tiempo y modo de madurez coincidirían con los de los actuales chimpancés.

A partir de este dato, se puede concluir que “Mrs. Ples” era un adulto completo de más de 14 años de edad y que Sts 14 era un adulto joven, que rondaría entre los 14 y 17 años. De acuerdo con estas edades cronológicas parece obvio concluir que son compatibles. Sin embargo, el estudio más detallado de ciertos aspectos del desarrollo apuntan más bien a la improbabilidad de que esta asociación sea viable en términos de desarrollo ontogenético.

Por tanto, aunque el grado de desarrollo y la edad de muerte pudieran ser compatibles, no se está en condiciones de afirmar que ambos fósiles formaban parte de un mismo individuo.

Si a pesar de todo esta asociación fuese confirmada en el futuro, el grado de encefalización estaría en el borde superior del que actualmente se supone para esta especie (A. africanus), reduciéndose así la distancia que separa a estos primitivos representantes de nuestro linaje, del genero “Homo”.




Publicar un comentario