viernes, agosto 14, 2009

Descubren fogón de hace 250 mil años en el País Vasco

EITB

El equipo de arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi que trabajan en el yacimiento de Irikaitz, situado en el municipio de Zestoa, ha descubierto una placa de hogar utilizada para hacer fuego hace unos 250.000 años, en el periodo Paleolítico Inferior. Este hallazgo podría arrojar luz sobre la capacidad que el Homo Heidelbergensis tenía para utilizar el fuego.

yacimiento vasco

Según ha explicado el director de estas excavaciones Álvaro Arrizabalaga, se trata de una pequeña estructura circular claramente ''intencionada'' de aproximadamente un metro de diámetro, con componentes de basalto y otro tipo de minerales que tienen cualidades refractarias, lo que los hace idóneos para aprovechar el calor del fuego.

Algunas de estas piedras aparecen ''intensamente quemadas'' y su posterior análisis permitirá hacer una datación más rigurosa sobre el momento en que fueron utilizadas.

Además los restos se encuentran cerca de otra estructura que podría haber sido utilizada como ''paravientos'' o como parte de una choza, una ubicación adecuada para mantener vivas las llamas de una fogata.

Las investigaciones han desvelado que estos seres humanos estuvieron acudiendo a este lugar durante ''milenios'' por alguna razón concreta sobre la que cabe especular con las ventajas que ofrecía este paraje para cazar o con su riqueza en materias primas.

El Homo Heidelbergensis es un antepasado del hombre de Neandertal, de modo que nuestra especie no desciende de él aunque los expertos lo consideran un ser humano.

El reducido número de miembros que integraban sus clanes les permitía trasladarse varias veces al año y montar campamentos provisionales en zonas que conocían y en las que sabían que las condiciones de cada estación les brindaban mayores oportunidades para conseguir alimento, su objetivo principal.

Ahora comienza una larga tarea de laboratorio que puede alargarse más de un año con el fin de analizar detenidamente los hallazgos y llegar a conclusiones más precisas sobre hasta qué punto esta especie dominó el fuego.

Publicar un comentario