jueves, marzo 25, 2010

El genetista Carles Lalueza Fox opina de la Mujer X

A propósito del gran descubrimiento de un linaje genético hominino desconocido, Carles Lalueza Fox se prestó amablemente a conversar con nosotros, y nos dio su opinión sobre la famosa Mujer X. Lalueza-Fox es experto en paleogenética del Instituto de Biología Evolutiva (centro mixto del CSIC y la Universidad Pompeu Fabra).

¿Qué opinión le merece las conclusiones del estudio del fragmento de
hueso de Denisova?

image Es interesante por varias razones, empezando por ser una evidencia genética que sugiere un nuevo hominino y no un hueso que sugiere un nuevo hominino. Tiene la virtud también de sugerir un nuevo modelo de evolución humana basado en muchas salidas sucesivas de África, y en general, de una mayor complejidad de lo que se pensaba, una tradición iconoclasta que en cierto sentido ya empezó el hobbit de Flores.

Finalmente, nuevamente pone de manifiesto que la genética (o la paleo genética) es ahora mismo la herramienta mas potente de estudiar la evolución humanas, algo que también quedara claro en pocas semanas, cuando se publique el genoma neandertal.

¿Le parece que se puede descartar que sean descendientes de los H.
erectus asiáticos?

La verdad, pueden ser varias cosas. Podría ser que lo que llamamos normalmente H. heidelbergensis, y que normalmente esta referido a restos europeos, tuviera también poblaciones coetáneas en Asia (las llamemos como las llamemos).

Creo que dado el rango geográfico, estas poblaciones podrían estar estructuradas geográficamente, quizás en en oeste de Eurasia habrían dado lugar a los neandertales a través de sucesivos cuellos de botella demográficos (propiamente un evento de especiación) y en el este habrian quedado algunas de estas poblaciones hasta el limite del paleolítico superior.

Puestos a decir, podría tratarse también de un neandertal descendiente de una hibridación con un hominino más arcaico. Podría ser que su genoma (y su morfología, y su cultura), fuera esencialmente neandertal, pero que su mitocondrial fuera el de ese linaje mas arcaico, por la transmisión tan particular del mitocondrial. El mitocondrial no nos informa, por ejemplo, de cosas evolutivamente importantes como el flujo génico. Hay que recordarlo.

¿Es claro que no pertenece a nuestra especie, ni a la neandertal? ¿Al hablar de linajes genéticos no podemos asociarlos con especies en
el sentido morfológico?

Es una pregunta muy interesante y en el fondo es un debate de gran calado. No hay manera de asociar divergencia genética (o lo que los ingleses denominan gene tree) con diferencia de especies (species tree).

Es decir, el hecho de que un linaje mitocondrial sea muy divergente de los linajes neandertales, no excluye que este individuo no pueda ser un neandertal. Desde luego, Svante ha tenido el cuidado de no decir en ningún momento que se trate de una especie nueva (algo que los periodistas si han hecho).

Si tuviéramos información morfológica (como en el caso de humanos modernos y neandertales), podríamos hipotetizar si era otra especie, a partir de rasgos biológicos como la morfología, que pudieran estar relacionados con la filogenia. Parte de la problemática es que nuestra definición de especie esta basada en criterios de biología de la reproducción, y esto no es observable ni desde la genética, ni desde la morfología.

miércoles, marzo 24, 2010

Nueva especie de humano de hace 30 mil años identificada en Siberia

Cuando se dio a conocer en 2004 al Homo floresiensis, la especie humana diminuta de la isla de Flores, el mundo se sorprendió ante la aparición de otra especie humana que habría convivido con la nuestra, los Homo sapiens, hasta hace unos 15 mil años. La otra especie humana que convivió con nosotros, los Neandertales, son sin duda los más famosos del pasado. Por eso ahora sorprende nuevamente el descubrimiento de un nuevo linaje genético humano que habría vivido hace unos 30 mil años en el sur de Siberia.

Cueva de Denisova, Rusia En el verano de 2008, en una aislada cueva del sur de Siberia, Rusia, se descubrió un dedo humano.

La cueva, llamada Denisova, está ubicada a los pies de las montañas Altai, ya venía aportando herramientas líticas desde hacía más de diez años. Herramientas talladas con las técnicas Levallois del Musteriense. Razón por lo que se pensó que serían neandertales, la especie más asociada a este tipo de cultura lítica.

Al parecer la cueva estuvo ocupada intermitentemente por humanos durante 125 mil años, y el fragmento de hueso proviene de un estrato datado entre 48 y 30 mil años atrás.

Pero si bien el pequeño hueso no podía decirnos nada sobre la morfología del resto del cuerpo, la genética sí podía opinar. El fragmento de hueso le fue entregado a investigadores alemanes del Max Planck Institute de antropología evolutiva en Laipzig, al mando del famoso genetista Svante Pääbo.

Los científicos lograron extractar y secuenciar ADN del fósil, utilizando las mismas técnicas que usan para el proyecto Genoma neandertal. Así descubrieron que no era ni parecido a los neandertales, ni a los Homo sapiens. Publicado en Nature, el estudio muestra que el hueso en cuestión podría pertenecer a una especie hasta ahora no reconocida, una especie humana extinguida como los neandertales, o más claramente a un linaje genético hasta ahora desconocido.

Hasta la fecha es poco lo que se sabe de cómo evolucionó el Homo erectus en Asia y con quién se encontró el Homo sapiens cuando llegó allí. Los paleoantropólogos chinos opinan que el Homo sapiens se habría vinculado con los Homo erectus o sus descendientes, pero no se han descubierto buenos fósiles que evidencien un contacto, sino que sólo se ven Homo sapiens arcaicos y Homo erectus mucho mas antiguos que la época en que llegó el sapiens a Asia desde África.

Este nuevo descubrimiento podría aportar información sobre el humano que vivió en Asia hasta que los sapiens poblasen todo.

Según el estudio genético, la especie a la que pertenecería este fragmento de hueso, habría emigrado de África mucho antes que los Homo sapiens.

Igualmente hay que poner un manto de tranquilidad y cautela, ya que apenas es un único estudio de un único fragmento, por ahora no se puede asegurar que se trate de una nueva especie, se tiene que confirmar con más estudios.

Se han descubierto más fragmentos de hueso, pero ninguno lo suficientemente grande para identificar morfológicamente a la especie. Pero sí pueden servir para más estudios genéticos.

El equipo de Pääbo logró extraer ADN mitocondrial del dedo fósil. Lo leyeron 156 veces para comprobar que no estuviese contaminado, y luego lo compararon con el genoma de 54 humanos modernos, con el de un Homo sapiens de hace 30 mil años descubierto en Rusia, y con seis neandertales. No se parecía a ninguno, caía en una clase propia.

Para que se hagan una idea, sapiens y neandertales diferimos en las posiciones de 202 nucleótidos, que son las moléculas orgánicas que forman la cadena de ADN. El fósil de Denisova, apodado Mujer X, difiere en 385 posiciones con respecto a nosotros.

Esta diferencia implica que la especie siberiana a la que pertenecería la Mujer X se separó del árbol familiar humano hace 1 millón de años, mucho antes de que sapiens y neandertales tomaran caminos evolutivos diferentes. Si esto se confirma, la especie siberiana habría dejado Africa en una migración ubicada en medio de la de los Homo erectus, ocurrida hace 1,9 millones de años, y la de los Homo heidelbergensis, ancestros de los neandertales, que habría ocurrido entre 300 y 500 mil años atrás.

Según ha contado el director del estudio, Johannes Krause, actualmente están intentando conseguir ADN nuclear del fósil de Denisova, con la esperanza de secuenciar su genoma completo. Lo que les aportaría mucha mas información para proclamar el descubrimiento de una nueva especie, con nombre científico y todo.

El ADN mitocondrial secuenciado en el actual estudio no es prueba suficiente, ya que al ser heredado de las madres únicamente, es posible que pertenezca a algún neandertal o sapiens que vivía en Siberia y tenía un ADN mitocondrial inusual que podría deberse a una cruza anterior con los Homo erectus, o entre sapiens y neandertales, o con alguna especie de sapiens arcaica.

El asunto es que a tan sólo 100 kilómetros de allí, se han descubierto fósiles de neandertales probados. Así que faltan más estudios para asegurar que esta sea una especie distintiva.

También faltan más descripciones de los estratos donde fue descubierto el dedo fósil, y descripciones del dedo en cuestión. Ni siquiera se ha mostrado una foto.

Referencia

“The complete mitochondrial DNA genome of an unknown hominin from southern Siberia”. Krause, J. et al. Nature doi:10.1038/nature08976 (2010).

Lecturas recomendadas

Hobbit version 2.0: the undiscovered hominin, en el blog del paleoantropólogo John Hawk. La entrada de nuestro amigo Millán Mozota. Y la opinión del experto en genética español Carles Lalueza-Fox aquí en Mundo Neandertal, y en La Vanguardia. Opinión del paleontólogo Juan Luis Arsuaga en El Mundo. Imperdible también en inglés The Loom.

Opiniones de Expertos:

Clive Finlayson, paleoantropólogo del Museo de Gibraltar, afirma que la idea de que había sólo un puñado de homínidos que emigraron de Africa es una gran simplificación. "Probablemente hubo cientos o miles de migraciones desde Africa", dijo en La nación.

"Una criatura que no conocemos llevó este linaje desde África y lo hizo hace menos de un millón de años", explica Svante Pääbo en El País. "No podemos decir realmente cómo era esta criatura, ni si se conoce ya por fósiles hallados en otros sitios, pero nos da una nueva imagen, mucho más compleja, de nuestro pasado". Prudente, Pääbo se niega a hablar de "nueva especie".

"Los neandertales y los hombres modernos divergieron evolutivamente hace medio millón de años aproximadamente, y el ancestro común de los tres linajes, incluido el nuevo, data de un millón de años, así que estas criaturas están dos veces más distantes de nosotros que los neandertales", dice Pääbo.

El 62 rojo marca donde está la cueva de Denisova

sábado, marzo 20, 2010

Los neandertales estaban capacitados para el lenguaje

Copio un parte de EFE muy interesante, relacionado con el lenguaje en los neandertales. Al parecer es respuesta o contra a este otro comentado por el amigo Millán Mozota. No dicen nada nuevo, pero es es una lectura interesante igualmente.

EFE

Los hombres de neandertal tenían un sistema de comunicación oral muy "eficiente" y "rápido", según sostienen los prestigiosos paleontólogos Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez en un artículo publicado en el último número de la reconocida revista científica vasca "Munibe".

El codirector del equipo de investigaciones del yacimiento de Atapuerca Juan Luis Arsuaga y el profesor titular de la Universidad de Alcalá de Henares Ignacio Martínez defienden en este artículo que los neandertales ya tenían "un conjunto de adaptaciones anatómicas relacionadas con la presencia" de un lenguaje oral "muy eficiente".

Ambos científicos llegan a esta conclusión gracias a los descubrimientos e investigaciones practicadas en los últimos veinte años en el yacimiento de La Sima de los Huesos de la sierra de Atapuerca (Burgos), del que procede la mayor colección de fósiles humanos del género homo del planeta, atribuidos a las poblaciones antecesoras directas de los neandertales (homo heidelbergensis) y datados en más de 530.000 años.

Para esta investigación, publicada en la revista de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, Arsuaga y Martínez también han revisado diferentes fósiles de hombres de neandertal, así como restos humanos del Pleistoceno Medio procedentes de África y Europa.

En su estudio, ambos investigadores explican que dentro de las especies del género homo, al que también pertenecemos los humanos modernos (homo sapiens), tan sólo el hombre de neandertal y su predecesor el homo heidelbergensis "ofrecen el adecuado material fósil para estudiar la presencia o ausencia de los rasgos involucrados en la producción y percepción del lenguaje".

Señalan además que, "con las evidencias disponibles", no parece factible que ninguna especie de géneros más primitivos, como los austrolopitecos o los parántropos, "dispusiera de las adaptaciones relacionadas con el lenguaje hablado y, por lo tanto, lo más razonable es suponer que carecieron de él".

Sin embargo sí resulta posible, en su opinión, establecer que el linaje neandertal tuvo lenguaje, ya que esta especie presenta características "relacionadas con una alta eficiencia en la comunicación oral".

Entre ellas, los expertos citan su "elevada encefalización" y un desarrollo de las áreas de Broca y Wernicke (relacionadas con la producción y comprensión del lenguaje) "comparable" a las del homo sapiens.

Además, han constatado la presencia en el ADN neandertal de la variante humana del gen "FOXP2", "estrechamente relacionado con los procesos mentales involucrados en la producción del lenguaje".

Han comprobado asimismo que en los neandertales la distancia entre los huesos vómer y occipital -relacionados con el habla- es "acortada" como en los homo sapiens y que el hioides también corresponde al "tipo humano moderno, tanto métrica como morfológicamente", todo ello unido a un "patrón auditivo" similar al nuestro y que "permite un elevado flujo de información acústica".

El conjunto de estos indicios relacionados con la capacidad de hablar puede ser explicada, según Arsuaga y Martínez, recurriendo a diferentes hipótesis para cada uno de ellos" pero, a su juicio, resulta "más sencillo" admitir que tanto el hombre de neandertal como su predecesor, el homo heidelbergensis, "disponían de un sistema muy eficiente de comunicación oral".

No obstante, las diferencias físicas en las vías aéreas superiores de los neandertales respecto a los hombres modernos implicarían vocalizaciones distintas que, sin embargo, "serían de escasa magnitud" y no conllevarían variaciones "significativas" en la eficiencia de la comunicación oral.

El hombre de neandertal, que habitó Europa durante unos 300.000 años, coincidió en este continente con nuestra especie en un intervalo de unos 10.000 años hasta que finalmente se extinguió hace cerca de 30.000.

Entre otros aspectos, esta especie se diferenciaba del homo sapiens en su menor talla y mayor corpulencia, además de poseer un cráneo muy característico en forma de balón de rugby con ausencia de mentón y un arco óseo sobre los ojos muy marcado.

jueves, marzo 18, 2010

Antepasados del Hobbit de Flores habrían llegado hace 1 millón de años a la isla

Uno de los homínidos más famosos es el Hobbit de Flores, el Homo floresiensis. Se habla de él en todos los medios apenas tienen una excusa, si bien por lo general dicen cualquier cosa. Pero se mantiene tanto en los medios por algo, siempre está dando noticias. Ahora se ha presentado un nuevo estudio en Nature que dice que los antepasados del Hobbit estaban en Flores al menos desde hace 1 millón de años.

herramientas liticas isla de flores

Se sabe que los floresiensis vivieron en la isla de Indonesia hasta hace unos 17 mil años, y se especulaba que sus antepasados estaban en la isla al menos desde hacía 500 mil años. Todavía no se sabe quienes eran esos antepasados, ya que sólo se los conoce por las herramientas líticas que han dejado.

Antes de seguir, cabe aclarar que las barbaridades que se andan diciendo en algunos medios, de que el Hobbit hace tambalear la teoría de la evolución… es eso, una barbaridad periodística! Pero bueh, todo surge de una mala interpretación de que justamente este pequeño homínido lo que hace es modificar lo que creíamos hasta ahora de la evolución de nuestro géneo Homo, ya que el tener homínidos allí desde hace tanto tiempo indicaría que habrían salido antes de África, o que se podrían haber originado en Asia los primeros Homo.

Se cree que los antepasados de los Hobbit habrían llegado a la isla de Flores al menos un millón de años atrás.

“Sea la que sea la especie que logró llegar a la isla hace 1 millón de años, era probablemente un ancestro del Homo floresiensis”, dice William Jungers, de la Universidad de Stony Brook, y uno de los responsables del estudio.

A estos supuestos ancestros los podemos conocer por las herramientas simples que han dejado como evidencia. Pero lo que sorprende, es que para llegar a la isla, debían haber dominado aunque sea algún tipo de navegación rudimentaria, ya que grandes canales marinos separaron, siempre en todas las épocas, a la isla de Flores del continente.

Las herramientas son unas 45, y fueron descubiertas en un yacimiento, Wolo Sege, que pudo ser datado en 1 millón de años gracias a la capa volcánica que estaba justo debajo de ellas. Y el estrato está sobre el mismo en el que se habían descubierto antes herramientas en los yacimientos cercanos Mata Menge y Boa Lesa.

Lo interesante es que antes se creía que los primeros homínidos en la isla habían llegado hacía unos 880 mil años, y para esa época se nota la deaparición del elefante enano y de la tortuga gigante en la isla, por lo que podría estar asociado a la llegada de estos homínidos. Pero ahora se ve que fue mucho tiempo el que convivieron juntos, por lo que la razón debería ser otra.

Referencias

A. Brumm et al. Nature doi:10.1038/nature08844; 2010

mapa de la isla de flores, hobbit

martes, marzo 16, 2010

Nuevo yacimiento de 1 millón de años en España

Vía SINC

Hace un millón de años ya vivían seres humanos en la zona mediterránea de la península ibérica de Terrassa (Barcelona). Eso demuestra un estudio publicado en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences por investigadores del IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social) y del Área de Prehistoria de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona.

Descubrieron el yacimiento del Plesitoceno europeo en Vallaparadís con abundantes herramientas de piedra y de restos de fauna.

Fémur de hipopótamo descubierto de Vallparadis.

Según el estudio, subsistieron gracias a la “gran capacidad de adaptación al entorno, con una gran presencia de animales carnívoros como las hienas y jaguares, con quienes compitieron en su lucha por la supervivencia”.

La investigación, que se publica hoy en la revista Proceedings of the Nacional Academy of Sciences (PNAS), cubre un vacío cronológico en el estudio de las primeras poblaciones europeas y la adaptación exitosa de los homínidos europeos que precedieron a las conocidas poblaciones de la especie Homo antecessor de Atapuerca, hace 800.000 años, y sucedieron a su vez a las de Orce, hace 1,3 millones de años.

El tesoro de Vallparadís

Los restos arqueológicos estudiados se obtuvieron en las excavaciones realizadas entre los años 2005 y 2007, en la ciudad de Terrassa, donde a raíz de los trabajos de construcción de una estación de los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya, se puso al descubierto un nuevo yacimiento en la zona del antiguo torrente conocida como Vallaparadís.

Por esto motivo, el equipo del IPHES y de la URV realizó una excavación de urgencia, bajo la dirección de Joan García y Kenneth Martínez, investigadores del Instituto de paleocología catalán, y también directores de la nueva investigación, en la que también han participado otros miembros de este centro, como el propio director, Eudald Carbonell, Jordi Agustí, Hugo Blain, Francesc Burjachs, Isabel Cáceres y Rosa Huguet.

El yacimiento ha proporcionado “el mayor registro arqueológico y paleontológico del Pleistoceno inferior europeo”, hace aproximadamente un millón de años, una etapa clave en la primera ocupación humana de Europa. “Los estudios realizados refuerzan la propuesta de que los homínidos habitaron de forma continuada nuestro continente en esta época”, aseguran Joan García y Kenneth Martínez.

Las grandes pistas: herramientas y fósiles de micromamíferos

La cuantiosa industria lítica que aportó Vallparadís pertenece a la tecnología Olduvayense, que se caracteriza por presentar una escasa elaboración, sobre todo realizada sobre pequeños cantos de río con materiales autóctonos como el cuarzo, el sílex o la lidita, que sirvieron para confeccionar un instrumental lítico a partir de sencillas técnicas de talla.

La más común consistía en golpear los pequeños cantos sobre un yunque, que les permitía producir fácilmente objetos muy cortantes, útiles en las actividades de carnicería, lo que se conoce como técnica bipolar sobre yunque. Esta industria es similar a la encontrada en algunos yacimientos africanos contemporáneos.

Por lo que concierne a la fauna, los investigadores han hallado abundantes restos de macromamíferos, entre los que destacan herbívoros como los équidos, cérvidos o bóvidos, además de otras especies de gran tamaño como los hipopótamos, elefantes y rinocerontes, y diversos carnívoros como las hienas y jaguares.

“Algunos restos de herbívoros presentaban marcas de corte y fracturaciones antrópicas, demostrando así un acceso primario de los humanos a las carcasas de los animales en relación al resto de grandes carnívoros. Éste fue el elemento clave del éxito adaptativo de las primeras poblaciones ibéricas, puesto que les posibilitó obtener los recursos cárnicos necesarios para garantizar su subsistencia”, observan los codirectores de Vallparadís.

“El factor más determinante de la expansión y la adaptación de los homínidos fuera de África –prosiguen los investigadores del IPHES- fue probablemente el hecho de poseer una dieta carnívora que les permitía sobrevivir en un entorno ecológico diverso, como el de Vallparadís”

En este lugar, “aquellos especímenes –cuentan García y Martínez- tenían una capacidad adaptativa tan desarrollada que no fueron selectivos en el momento de escoger la presa que consumían o las materias primas utilizadas en los procesos de talla de los instrumentos”.

Esta estrategia de adaptación generalista supone que los homínidos no habrían requerido de una tecnología muy avanzada para explotar los recursos disponibles. Por lo tanto, “proponemos que estas primeras poblaciones europeas habrían sabido muy bien cómo sacar partido de los cadáveres de los animales encontrados en las zonas que bordeaban el río, convirtiéndose en los grandes depredadores, desplazando de la cúspide de la cadena trófica a los grandes carnívoros”, concluyen.

También han participado miembros del Museo de Historia Natural de Paris (Jean-Jaques Bain, Christophe Falguères), del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Mathieu Duval) y Manuel Gómez (Instituto Cartográfico de Cataluña).

-----------------

Referencia bibliográfica:

Martínez, K., Garcia, J., Carbonell, E., Agustí, J., Bahain, J.-J., Blain, H.-A., Burjachs, F., Cáceres, I., Duval, M., Falguères, Ch., Gómez, M. y Huguet, H. (2010). “A new Lower Pleistocene archeological site in Europe (Vallparadís, Barcelona, Spain)”, Proceedings of the Nacional Academy of Sciences (PNAS, USA).

Fuente: Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES)

image

martes, marzo 02, 2010

Huevos decorados de hace 60 mil años

Un nuevo estudio publicado en PNAS, aporta información sobre la aparición del comportamiento moderno en los Homo sapiens. Nuevamente relacionado con el complejo Howiesons Poort, se trata de 270 fragmentos de cáscaras de huevo de avestruz intencionalmente marcadas, con patrones que demuestran que ya existía el pensamiento simbólico para esa época.

image Los restos fueron descubiertos en el abrigo rocoso Diepkloof, en Sudáfrica, y es parte del complejo tecnológico cultural Howiesons Poort. Están datados en unos 60 mil años atrás.

Se cree que los fragmentos pertenecieron a huevos cascados utilizados como recipientes, que fueron grabados con patrones de líneas abstractas repetitivos. Se trata de motivos que se repiten, no son todos diferentes, lo que podría indicar que existía una representación simbólica colectiva, una identidad de grupo.

Estas evidencias demostrarían que en esa región se estaban dando cambios culturales importantes, ya que hay evidencias de esta misma época y más antiguas de ornamentación personal, como los casos de Blombos.

Fuentes: PNAS y Nature