Ir al contenido principal

Conoce a tus fósiles: LB1, Homo floresiensis

Siguiendo con los artículos sobre los fósiles de Homínidos, hoy nos ocuparemos de uno de los más famosos que existen el LB1, más conocido como el Hobbit de Flores.

En este caso no es un fósil con todas las letras, sino que se trata de un subfósil, o sea un resto óseo cuya fosilización no se ha completado (o sea no se convirtieron en piedra).

Estos restos fueron descubiertos en la cueva de Liang Bua, de ahí las siglas de su nombre LB, en 2003, y fueron descritos por primera vez en octubre de 2004. La cueva está ubicada en la isla de Flores, en Indonesia. Fue datado en 18 mil años, y sus características tan distintivas hicieron que sus descubridores lo clasificasen como una especie diferente, el Homo floresiensis. Los descubridores fueron Peter Brown, Michael Morwood y colegas.

LB1 fue encontrado junto con otros 8 individuos (LB2-LB9), pero sólo LB1 fue el más completo de todos. Se cree que es el esqueleto de una mujer que midió un metro, pesó unos 25 kilogramos y tendría unos 30 años a la época de su muerte, hace 18 mil años. Consiste en un cráneo completo muy bien preservado con un tamaño de 380cc (entre un australopiteco y un chimpancé), con dientes modernos, pero sin mentón y con frente huidiza. Del resto del cuerpo se encontraron ambas piernas, partes de la pelvis, las manos con sus muñecas, los pies, y otros fragmentos.

Para conocer más detalles sobre los estudios realizados hasta la fecha en el LB1, vean los artículos que publicamos aquí en Mundo Neandertal.

Referencias

Noticias

-National Geographic (27/10/2004)

-Nota de prensa (28/10/2004)

-John Hawks Blog (31/10/2004)

-Scientific Américan (27/10/2004)

Papers

-Brown, P.; Sutikna, T., Morwood, M. J., Soejono, R. P., Jatmiko, Wayhu Saptomo, E. & Rokus Awe Due (October 27, 2004). "A new small-bodied hominin from the Late Pleistocene of Flores, Indonesia.". Nature 431. doi:10.1038/nature02999.

-Morwood, M. J.; Soejono, R. P., Roberts, R. G., Sutikna, T., Turney, C. S. M., Westaway, K. E., Rink, W. J., Zhao, J.- X., van den Bergh, G. D., Rokus Awe Due, Hobbs, D. R., Moore, M. W., Bird, M. I. & Fifield, L. K. (October 27, 2004). "Archaeology and age of a new hominin from Flores in eastern Indonesia.". Nature 431: 1087–1091. doi:10.1038/nature02956.

- Morwood, M. J.; Brown, P., Jatmiko, Sutikna, T., Wahyu Saptomo, E., Westaway, K. E., Rokus Awe Due, Roberts, R. G., Maeda, T., Wasisto, S. & Djubiantono, T. (2005-10-13). "Further evidence for small-bodied hominins from the Late Pleistocene of Flores, Indonesia". Nature 437: 1012–1017. doi:10.1038/nature04022.


Comentarios

Anónimo dijo…
¿Hay manera alguna de trazar un posible camino "natural" hacia la Isla de Flores que pudiera ser fácilmente cruzado por un homínido#?!, H. Erectus? y finalmente, más tarde por uno de los nuestros (supongo que ese sería el orden cronológico)? Porque la fauna de la Isla de Flores parece que nos está diciendo lo contrario. Piénsese en el Dragón de Komodo, aislado por fuertes corrientes marinas durante "algunos" millones de años en el estremo oeste de la Isla de Flores.
Porque, sin duda alguna, uno de los detalles más llamativos sobre el "hombre de Flores" es, precisamente, cómo llegaron hasta allí sus antepasados. Además de que debieron llegar los suficientes para que no desaparecieran nada más llegar.
El Homo Sapiens le costó un improbo trabajo llegar hasta lo que hoy conocemos como la Isla de Papua y de allí a Australia. Porque una gran hazaña humana sin duda es la de llegar hasta Australia alrededor de los 60.000/ 40.000 B.C.
No se han descubierto hasta ahora restos del H. Erectus al este de a línea de Wallace. Aunque si parece que se ha descubierto industria lítica relacionada con el H. Erectus en Flores.
Se puede pensar que el Homo Sapiens sólo llegó a Flores cuando domino los rudimentos de la navegación más esencial ya que, comparado con el el portentoso viaje a Australia, el de Flores sería aún más difícil.

Tengo entendido que, independientemente de las sucesivas glaciaciones con sus respectivos descensos del nivel del mar en el planeta, en las épocas en las que los homínidos se atrevieron a salir del contiente africano la Isla de Flores seguiría estando técnicamente fuera del alcance de cualquier "ser" con la capacidad para cruzar el mar de isla en isla, ya fuera un Homo Erectus o no lo fuera, tuviera el deseo de cruzar ese estrecho marítimo; o realizara dicho viaje por causa ajenas del todo a su voluntad.
Espero que alguna alma caritativa pueda aventurar alguna explicación plausible aparte de la socorrida analogía del grupos de "homínidos" o Homo erectus agarrados a una balsa de troncos y otros detritus flotantes restos de algún tifón primigenio navegando a la deriva cruzando la línea de Wallace y un insalvable brazo de mar al igual de como Darwin creía que habrían llegado las primeras iguanas verdes a las Islas Galápagos. (Darwin no sabía que había existido otras islas, actualmente sumergidas, que habían servido de puente entre el contiente y la posición actual de I. Galápagos)
Anónimo dijo…
Te invitamos, lo mismo que alos numerosos tectores de tu blog, a participar en nuestro concurso. Para profesionales como vosotros es fácil. Saludos.
Anónimo dijo…
Debería decir "a los" y "lectores", jeje.
Anónimo dijo…
Anónimo, los monos platirrinos colonizaron América (probablemente navegando desde Africa) unos cuantos millones de años antes que Colón.

No sé, creo que es una lección que nos dice que nunca debemos subestimar el poder potencial de un tronco a la deriva (y la buena suerte del organismo que lo tripulaba).

En estos casos lo importante no es lo fuerte que sea la barrera geográfica, sino las evidencias de si ha sido cruzada o no.

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

¿Cómo eran los neandertales?

Reconstrucción mujer neandertal, Neanderthal Museum, Alemania A pesar de que la designación hombre de Neandertal suele usarse en forma peyorativa como sinónimo poco elogioso de “bruto” o “incivilizado” (el mito del neandertal bruto ), en la actualidad se sabe que todos tenemos algo de él en nuestros genes. La visión que los científicos tuvieron de su relación con el Homo sapiens ha tenido muchas idas y vueltas a lo largo de la historia: cuando fueron hallados sus primeros fósiles se decía que tenía un aspecto simiesco muy diferente al nuestro ( ver nota ); un siglo después pasó a ser considerado una subespecie humana, nuestro hermano mayor, y por último terminó quedando relegado al papel de primo lejano y pasó a conformar una especie propia, el Homo neanderthalensis , que se pensaba que era tan distinta a la nuestra, que nuestros antepasados sapiens la aniquiló al expandirse por el mundo. Pero más de 160 años más tarde del descubrimiento del primer neandertal, sabemos tanto sobr