miércoles, julio 12, 2006

El mito del Eslabón Perdido

Escribí un artículo sobre el famoso Eslabón Perdido, para la Wikipedia, los invito a leerlo y a colaborar en su ampliación o corrección, lo pego acá tal cual lo publiqué allí:

Se llama eslabón perdido al hipotético espécimen que uniría a los humanos actuales con el antepasado común que tenemos con los simios.

Es un eslabón que no existe como tal, ya que no hay uno, sino muchos y justamente no son eslabones de una cadena sino partes de un arbusto (ver Evolución humana).

Todo comenzó cuando Charles Darwin lanzó en el tapete científico la Teoría de la evolución de las especies en 1859. Darwin no habló de la evolución humana hasta mucho tiempo después, cuando publicó su libro La descendencia del hombre, en 1871. Pero los seguidores de Darwin sí comenzaron a aplicar la teoría al ser humano. Thomas Huxley publicó en 1863 el libro Evidences as to Man's place in Nature (Evidencias del lugar del hombre en la naturaleza), en el cual decía, tras hacer un estudio de anatomía comparada, que el lugar del hombre estaba en estrecha relación con los grandes monos, particularmente los africanos. Y de Huxley fue la idea de que el Homo sapiens había evolucionado a partir de un antepasado simiesco. Entonces los escépticos pidieron que si el hombre había evolucionado de los primates que les mostraran el eslabón perdido entre los monos y el ser humano.

Uno de los grandes buscadores fue Eugène Dubois, que entre 1886 y 1895 descubrió restos que él mismo describía como "una especie intermedia entre los humanos y los monos". Lo llamó Pithecanthropus erectus (hombre mono erecto en griego), hoy clasificado como Homo erectus.

La patraña del hombre de Piltdown (1912) contribuyó mucho al mito del eslabón perdido, ya que fue elaborado con todo lo que se quería encontrar en ese añorado eslabón.

Desde aquellos años los medios de comunicación vienen anunciando el encuentro del eslabón perdido en cada descubrimiento de homínido fósil. Lo hicieron con el Hombre de Neandertal en 1865, con los australopithecus en 1925, con el procónsul, el ramapithecus, con el Homo erectus y hasta hoy en día lo siguen haciendo.

3 comentarios :

Memecio dijo...

Alguien dijo, con toda la razón, que por cada eslabón perdido que deja de serlo por haber sido encontrado, se crean otros dos eslabones perdidos, otors dos vacíos evolutivos, el anterior y el posterior al encontrado.

O sea, que en casos de evolución gradual hay tantos eslabones perdidos como individuos.
Fue una bonita y útil metáfora cuando no se disponía de fósiles transicionales. Ahora rebosamos de ellos.

Anónimo dijo...

muy buena la explicacion. lamentablemente hoy en dia encontramos eslabones perdidos de todo tipo de especies.
Como bien se dijo: "El mito del eslabon perdido". justamente estaba estudiando este tema... y he encontrado muchas teorias al hallazg de este eslabon y al vinculo que hay entre el hombre y mono. deberia haber una solucion en particular.

Anónimo dijo...

A menudo los antievolucionistas (que por cierto no son científicos) desechan las formas de transición entre distintos grupos argumentando que no corresponden al "eslabón perdido" porque asumen que éste presenta todos sus caracteres a nivel intermedio entre ambos grupos. La falacia de ese argumento es que la evolución biológica no es un proceso continuo que modifique simultáneamente todas las estructuras, como tampoco es unidireccional. Vale decir, los "eslabones perdidos" solo existen en la mente de los ignorantes...