martes, octubre 10, 2006

Noti: Neandertales y sapiens interactuaron en paz

Un nuevo estudio aduce que los neandertales y los sapiens arcaicos no compitieron, ni lucharon por un espacio, sino que interactuaron. Según los autores la industria auriñaciense habría sido creada por los neandertales, y los Homo sapiens habrían ido llegando de a poco, siendo bienvenidos por los pobladores originarios de Europa.

Acaba de salir publicado el libro When Neanderthals and Modern Humans Met editado por N. J. Conard. En él se publica el artículo “A Cantabrian Perspective on Late Neanderthals” (Una perspectiva cantábrica sobre los últimos neandertales), firmado por Victoria Cabrera Valdés, J. M. Maillo Fernández, Anne Pike-Tay, M. D. Garralda Benajes y Federico Bernaldo de Quiros.

Los autores realizaron un estudio y relevamiento de los últimos cinco años de excavación en Cueva del Castillo, y reexaminaron otros yacimientos como Cueva de Morín en la España cantábrica. Estos estudios los llevaron a la conclusión de que el modelo de la invasión por extranjeros (los Homo sapiens arcaicos) para explicar la introducción del auriñaciense en Europa, ya no es sostenible. (Imagen: de Jay Matternes)

En excavaciones recientes del yacimiento El castillo se han encontrado elementos característicos del auriñaciense en períodos musterienses, que continúan su desarrollo a través del período auriñaciense, propiamente dicho. Confirmando de esta forma una transición local del musteriense al auriñaciense, sin influencias exteriores, en la región cantábrica de España.

A raíz de este descubrimiento los autores se permiten hipotetizar que eso mismo ocurrió a lo largo de Europa. Como pareció ocurrir con el Chatelperroniense, según reciente estudio. Los científicos proponen que las industrias líticas transicionales en las que las características auriñacienses y del Paleolítico Superior aparecen en lugares datados en 50 mil y 35 mil años, reflejan la ampliación de las comunicaciones y de las redes de contacto de los grupos indígenas. Esto llevó a una homogeneización del auriñaciense, que lo convertiría en la primera cultura pan-Europea, alrededor del 35 mil antes del presente.

En otras palabras, los autores atribuyen la cristalización del auriñaciense clásico a una crisis en las culturas indígenas, o sea los neandertales. Una crisis que respondería a cambios en el medioambiente, y a un influjo inmigratorio de menor grado, pequeño pero constante, de los Homo sapiens arcaicos en Europa. La primera aparición de esta especie en Europa (originaria de África) está datada en 33 mil años antes del presente. Esto está en contraposición, dicen los autores, de lo que se viene pensando: una gran invasión desde el este por parte de los sapiens, quienes eran portadores de una tecnología más sofisticada que les permitió sobreponerse a los neandertales.

Los autores argumentan que los neandertales, población indígena de Europa, eran los que mejor preparados estaban con las fluctuaciones de los recursos y territorios locales. Por lo que reaccionaron consolidando las profundamente enraizadas redes de comunicación; y dándoles la bienvenida a los sapiens forasteros. Niegan una competencia, y un choque entre ambos grupos.


Relación entre los Neandertales y los humanos modernos

Entender el carácter de la relación entre neandertales y Homo sapiens es un aspecto clave en la comprensión de la prehistoria europea. Mucha tinta corrió sobre este tema, se escribieron gran cantidad de teorías para explicar el encuentro entre estas dos especies, y el por qué de la desaparición de los neandertales. Las teorías van desde un choque violento hasta un entrecruzamiento en el que el pool genético de los neandertales se habría ido diluyendo. Pero los autores del presente artículo dicen que la realidad habría sido más compleja. Dicen ellos: "En muchos casos, los investigadores tienden a representar un punto de vista en el cual se consideran a ellos mismos, como humanos modernos, los vencedores del conflicto".

"Debemos tomar en cuenta que no había diferencias culturales extremas entre los neandertales y los humanos modernos", dicen en el artículo. Ya soy varios los autores que están cuestionando la interpretación standard del registro arqueológico. En Medio Oriente los dos grupos convivieron casi por 50 mil años, usaron tecnologías similares y casaron las mismas presas. "Hasta enterraron a sus muertos de manera similar", dicen los autores. "Su cultura material es tan indistinguible que sólo la presencia de restos fósiles nos permite conocer quién las realizó".

También hay que tomar en cuenta, dicen los autores, que los humanos encontraron un territorio al cual no estaban para nada acostumbrados, cuando llegaron a Europa vía las sabanas africanas y el Medio Oriente. Europa, a la llegada de los humanos modernos, estaba ocupada desde hacía casi un millón de años. "En el continente europeo", dicen, "había numerosos grupos de neandertales que llevaban viviendo y casando con éxito en el área por más de 300 mil años". Conocían el territorio, sus recursos, dónde obtener el material para hacer sus herramientas líticas, dónde las presas podían encontrarse y cuándo eran las mejores temporadas de caza. "Ellos tenían un conocimiento perfecto de sus alrededores". Esto está probado en muchos de los yacimientos neandertales.

"Por el otro lado", aducen los autores, "los humanos modernos que vinieron de lugares muy lejanos, de terrenos diferentes, arribaron a un mundo completamente nuevo".

¿Cómo fue el contacto, entonces? Los autores del artículo dicen: "Nuestras investigaciones muestran que el comportamiento de 'humanos modernos' ya había sido descubierto por los neandertales. También, las dataciones de fósiles modernos muestran que el único grupo humano presente en Europa entre los 40 y 35 mil años antes del presente, eran los neandertales". La suma de todas esas circunstancias les hizo cuestionar seriamente la tradicional interpretación transicional.

"Nosotros proponemos", dicen en las conclusiones del artículo, "la hipótesis de la bienvenida. En nuestra visión, los humanos modernos necesitaban la ayuda y el conocimiento de los neandertales para poder sobrevivir en el mundo nuevo para ellos. Ellos estaba necesitados de información para encontrar material de trabajo, para cazar animales desconocidos como el bisonte, los renos y el mamut, o para sacarle ventaja a los alimentos vegetales del bosque.

"[...]

"La principal razón para explicar la desaparición de los neandertales no es tan fácil de encontrar y percibir en el registro fósil. La posición desde la cual nosotros discutimos esta desaparición es viendo dos procesos paralelos no necesariamente causales. La transición cultural del paleolítico medio al superior, y la sustitución de los neandertales por los humanos modernos. Desafortunadamente, es fácil argumentar desde ambas posiciones, pero las evidencias sugieren que la cultura no puede ser equiparada con la biología. La competencia entre grupos humanos es un problema biológico. Es en ese punto en el cual debemos intensificar las investigaciones. La cultura es externa a la anatomía humana, y pertenece a la sociedad. Cuestiones sobre el destino de los neandertales y el arribo de los humanos modernos deben estar basados en argumentos anatómicos, no vínculos especulativos entre artefactos y taxones humanos".

Con esto, los autores, quieren decir que basta de especular si tales o cuales industrias líticas pertenecían a neandertales o a humanos modernos, sino que vayamos a lo seguro: Al vínculo con fósiles. Esto lo dicen por la práctica común, en muchos arqueólogos, de vincular tecnología avanzada con humanos modernos a pesar de no haber encontrado fósiles que así lo atestigüen, y por el contrario vincular las tecnologías menos avanzadas a los neandertales.

Publicar un comentario