jueves, noviembre 30, 2006

El ritual más antiguo descubierto

Un nuevo descubrimiento en Botswana muestra que los Homo sapiens arcaicos realizaban rituales en África hace 70 mil años, sería el ritual más antiguo conocido. Esto sería 30 mil años antes de los más antiguos descubiertos en Europa.


El descubrimiento llega a través del la revista noruega Apollon, de la Universidad de Oslo. El reporte técnico saldrá en algún momento del año que viene. La descubridora es la profesora y arqueóloga canadiense Sheila Coulson, investigadora de la Universidad de Oslo.

Coulson realizó el descubrimiento cuando estaba estudiando el origen del pueblo San (bosquimanos del Kalahari) en cooperación con la Universidad de Tromso, Noruega, y la Universidad de Botswana. Un grupo de este pueblo vive actualmente en la región del noroeste de Botswana conocida como Ngamiland.

La arqueóloga estaba buscando artefactos líticos del Paleolítico Medio en las únicas colinas que se pueden encontrar en la zona en cientos de kilómetros a la redonda. Este grupo de pequeños picos cercanos al desierto del Kalahari son conocidos como Tsodilo Hills. Son consideradas sagradas hoy en día por los San, las llaman "Montañas de los dioses" y "la roca que susurra".

La serpiente pitón es uno de los animales más importantes entre los San, y según su mitología la humanidad desciende de ella. Coulson descubrió que esta gente tenía un ritual en un área específica relacionado con la pitón. Era llevado a cabo en una pequeña cueva de las Tsodilo Hills. La cueva, escondida y difícil de acceder, fue descubierta por los arqueólogos recién en los 90. En ella hay dos pinturas en un lado de la cueva, y del otro lado se ve una roca con gran cantidad de hendiduras.

Coulson estuvo este año en la cueva y descubrió que la roca parecía la cabeza de una pitón gigante. Tenía seis metros de largo y dos de alto, con unas cuatrocientas hendiduras que, según la arqueóloga, sólo podrían haber sido hechas por el hombre. "Se puede ver la boca y los ojos de la serpiente, lucía como una pitón de verdad", dijo Coulson en LiveScience. "El juego de la luz solar sobre las perforaciones le dan una apariencia de piel de serpiente. Por la noche, la luz del fuego le da a uno la sencación de que la serpiente realmente se mueve".

Los arqueólogos realizaron una zanja de prueba justo frente a la roca en cuestión, y al fondo de la misma encontraron 13 mil artefactos líticos, algunos con más de 70 mil años de antigüedad, dicen. Casi todas eran puntas de lanza, y "más coloridas y mejor hechas que las que podrían encontrarse en esa zona para la misma época".

También descubrieron una cámara secreta detrás de la roca que semeja una pitón. Coulson cree que podría haber sido un lugar donde el chamán se escondía.

"La gente de la edad de piedra tomó estas puntas de lanza coloridas", dice Sheila Coulson, "las llevaban a la cueva, y terminaban enterrándolas allí. Sólo una punta de lanza roja estaba quemada. Era un ritual de destrucción de los artefactos. No hay evidencias de que hubiesen habitado allí de forma normal. No fueron encontradas herramientas ordinarias en el yacimiento. Nuestros descubrimientos indica que los humanos estaban más organizados y tenían la capacidad de pensar en abstracto mucho antes en la historia de lo que previamente se creía.

"Todo indica que Tsodilo fue conocido por los humanos, por al menos 100 mil años, como un lugar muy especial en el paisaje prehistórico".

"No quemaron las cabezas de lanza por casualidad. Las llevaron desde cientos de kilómetros de distancia y las quemaron de forma intencional. Tiene que representar un ritual", concluye Coulson. "Y esto indicaría que muchas de las prácticas culturales de los humanos modernos estaban presentes en África mucho antes de que ellos llegaran a Europa". (Imagen: excabación realizada frente a la pitón)

"Las excavaciones no están terminadas, hay mucho trabajo por hacer todavía", dijo Torfinn Ørmen, zoólogo noruego del Museo de Oslo. "Los 13 mil artefactos que han encontrado son del metro cuadrado que excavaron y todavía ni siquiera han llegado al fondo de los depósitos". Ørmen también dijo en comunicación con Mundo Neandertal: "70 mil años es una fecha estimativa del estrato en el cual se detuvieron las excavaciones este año. Se sospecha que los estratos podrían llegar a más de 100 mil años. Pero hasta ahora las dataciones se basan en tipología". O sea en la forma de los artefactos líticos encontrados. Al parecer el año próximo irá al yacimiento un equipo de especialistas para realizar dataciones absolutas.


Más en inglés

- Comentario crítico del paleoantropólogo Julien Riel-Salvatore
- Scienceblog
- ScienceDaly
- Eurekalert
- LiveScience
- Yubanet.com
- Reuters

domingo, noviembre 26, 2006

Carbonell viaja por hispanoamérica haciendo divulgación

Noticia publicada en Mundo Hispano, sobre la divulgación que está realizando el paleoantropólogo español Eudald Carbonell por varios países de hispanoamérica:

México, 26 Nov (Notimex).- Especializado en Geología del cuaternario, el español Eudald Carbonell dio a conocer aquí algunos de los descubrimientos arrojados a lo largo de 30 años de investigación en la Sierra de Atapuerca, España, donde halló evidencias de evolución humana de más de un millón de años.

En la charla "Un Millón de Años de Evolución Humana en Europa", en el Museo Naciional de Antropología, el investigador refirió que el mayor descubrimiento de su equipo es el de una nueva especie de homínido, llamado Homo antecesor, que data de un millón de años.

De hecho, destacó, los estudios en Atapuerca, provincia de Burgos, son la evidencia de la evolución biológica, técnica y modos de subsisetencia de los seres humanos más remota que se tiene a la fecha.

Nacido en España, con estudios en Girona, Barcelona y París, Carbonell recordó que los hallazgos de Atapuerca han conmocionado a la comunidad de prehistoriadores y paleontólogos, especilmente en lo que se refiere en la evolución de la técnica lítica detectada en los distintos yaciemientos de esta provincia: Grandolina, Galería, Cueva del Elefante, Cueva Mayor y Cima de los Huesos.

En Grandolina, refirió, encontraron los restos del primer europeo que llegó hace cerca de un millón de años (Homo antecesor), especie humana anterior a la del Homo sapiens y el Hombre de Neanderthal).

En Cueva del Elefante se encontraron huesos fracturados con marcas de corte lo cual demuestra que los utilizaban como herramienta para curtir pieles.

Al analizar los fragmentos craneales y postcraneales, dijo, el equipo de investigación encontró en el 60 por ciento de los cráneos fracturas hechas con piedra, acciones que para ellos significan "eran actos de carnicería o de canibalismo".

No obstante, acotó, según sus deducciones "no se trata de un canibalismo alimenticio sino de canibalismo de competencia, es decir sólo se comían a las crías, para evitar controlar a los grupos y evitar la competencia, lo que no se sabe es quién se comió al Homo-antecesor".

Por lo que hace a la zona de la Galería, añadió, se identificó un conjunto de hachas de mano y restos de huesos que muestran mordeduras de perros posteriores a los marcas de corte, lo cual genera la hipótesis de que los perros cazaban junto a sus amos, "esto probablemente es muestra de una domesticación canina".

El yacimiento la Cima de los Huesos muestra restos completos de huesos de la especie Homo-haderbegesis, con los cuales han completado 30 esqueletos y llegaron a la conclusión de que dicha especie media 1.90 metros de altura y pesaba mas de 100 kilos.

Otro de los descubrimientos ha sido el de restos de oído medio, junto con una estructura compuesta por frecuencias de audición parecidas a las nuestras, "lo cual quiere decir que pudia comunicarse al igual que nosotros", abundó.

Los restos encontrados, expuso Carbonell, son de individuos que tenían entre 3 y 20 años de edad, aún no han encontrado neonatos.

De esos 30 años de trabajos y estudios, el equipo que dirige el español presume que la tasa de mortalidad era mayor en el número de mujeres de entre 15 y 17 años de edad, esto debido a "la crisis por la que pasaban las mujeres en su primer parto y dejaban a las crías en manos de sus otros parientes".

Para que el público conozca dichos descubrimientos, el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), de Tarragona, España, que encabeza Carbonell impulsa la la creación de una red científica hispanoamericana que divulgue la información sobre el estudio y la evolución del hombre.

Con ese propósito, el IPHES firmó un convenio con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que a partir de la semana pasada trabaja de manera coordinada para la conformación de esa red que permita sistematizar y homogeneizar ciertos criterios en las investigaciones en la materia.

Tras su visita a México, Carbonell viajará a otros países como Cuba, Chile y Guatemala, y se espera que en los primeros meses de 2007 visite Colombia, Argentina y Perú, en busca de fomentar la Red Científica Hispanoamericana, con objetivos similares a la que ya existe en Asia.

sábado, noviembre 25, 2006

Mudanza de lista de correos

Hola!
Por problemas con el anterior servidor (elistas), que nos reunió durante algo más de 5 años, cambié la lista de correos. Ahora está en yahoo: http://ar.groups.yahoo.com/group/neandertal/
Si quieren suscribirse deben enviar un mensaje a: neandertal-subscribe@gruposyahoo.com.ar, o me escriben a mí, y yo los suscribo.
Para los que no saben de qué estoy hablando, les cuento que este blog nació en la primitiva lista de correos Hombre de Neandertal, en la cual venimos compartiendo información y discusiones desde hace 5 años. E-listas parece que deja de existir, así que no sé cuanto tiempo más queden allí nuestros mensajes, pero ahora está este Blog, y la carpeta donde compartimos material (ver Mundo Neandertal comparte).
Así que si están interesados en formar parte de la lista, adelante, es abierta.

viernes, noviembre 24, 2006

La niñez neandertal sería igual a la nuestra

Publico una noticia del periódico Prensa Latina (con pequeñas correcciones mías), es sobre un avance enviado como correspondencia a Nature:

Londres, 23 nov (PL) Los neandertales y humanos posiblemente alcanzaban la madurez física a una misma edad, según los resultados de un estudio británico difundido hoy en la edición impresa de la revista Nature, que pone en duda los de otro anterior.

Investigadores de la University College de Londres llegaron a esas conclusiones tras el análisis de dos molares de un ejemplar de Homo neanderthalensis, concentrados en el sudoeste de Francia.

El estudio computarizado de las piezas dentales comparadas con la de humanos modernos mostró que esa especie de homínido y el homo sapiens, llegaban a la adultez a una edad similar.

Tales conclusiones contradicen las de un estudio publicado en Nature en 2004, por expertos del Instituto de Investigaciones CRNS, el cual concluyó que los neandertales llegaban a la madurez a los 15 años, en vez de a los 18 como los humanos.

Aquella investigación, desarrollada por Fernando Rodríguez Rossi y José María Bermúdez de Castro, sugirió que los neandertalensis tenían un desarrollo dental más corto y la corona dental se formaba un 15 por ciento con más rapidez que el hombre moderno.

Según ese equipo, el rápido desarrollo de los hombres del Neandertal, podía deberse también a que su alta tasa de mortalidad, por el medio hostil en que se desarrollaron los obligó a madurar con rapidez.

Sin embargo, el nuevo estudio dirigido por Christopher Dean, puso en duda esos resultados y sugiere que los neandertales y sapiens llegaban a la madurez casi a la misma edad.

Otro estudio desarrollado el año pasado por un equipo internacional de expertos también contradijo los resultados de Rossi y Bermúdez de Castro.

Más en inglés:

- Science Now

- Blog del paleoantropólogo Julien Riel-Salvatore

- El paleoantropólogo John Hawks toma con pizas esta noticia

- Yahoo news



jueves, noviembre 23, 2006

Somos más iguales a los neandertales de lo que pensamos

El periódico argentino La Nación publica una noticia que podría arrojar luz sobre cómo entender ese 99,5% de similitud entre el genoma neandertal y el de los humanos modernos. En ella se dice que anteriormente se creía que la variación entre humanos era de un 99,9% entre dos personas cualquiera, pero ahora se cree que es un 99,7%, e incluso puede llegar a un 99,0 %. Yendo a conclusiones podríamos entonces decir que somos muy parecidos, genéticamente, a los neandertales. Igualmente recordemos que con los chimpancé compartimos el 96% del genoma, algunos pocos genes pueden hacer la diferencia del fenotipo.

Otros medios que se hicieron eco de la noticia:
-El Mundo
-BBC Mundo

- Artículo original de Nature (ultimamente está abriendo gratis varios artículos, buena señal)

miércoles, noviembre 22, 2006

El Sidrón y la genómica neandertal

El periódico español La Nueva España habla sobre el yacimiento neandertal El Sidrón y su relación con las recientes noticias sobre el genoma neandertal:

Las publicaciones «Nature» y «Science» hacen referencia esta semana en sendos estudios a la investigación de los restos óseos asturianos

Oviedo, M. S. MARQUÉS

«Estamos en la pomada». Con esta frase definía Antonio Rosas hace sólo unos días el lugar que ocupan actualmente los fósiles de Sidrón en el estudio mundial de la evolución humana. Después de unos comienzos difíciles, con investigadores que incluso llegaron a cuestionar la pertenencia al linaje neandertal de los restos óseos de Piloña, hoy la colección de huesos neandertales más completa de la península Ibérica va viento en popa. La pureza del material genético extraído de los restos de Sidrón convierten a este yacimiento en uno de los puntales del proyecto «Genoma neandertal», en el que trabaja el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva junto a científicos estadounidenses de la compañía 454 Life Sciences.


Ambos grupos están inmersos en descifrar el genoma del neandertal, la especie extinguida hace unos 30.000 años y predecesora del hombre moderno en Europa. Contra todo pronóstico, la empresa parece viable, y así lo pusieron ayer de manifiesto los avances publicados en las dos revistas científicas más prestigiosas del mundo, «Science» y «Nature».

El Max Planck realizó una serie de análisis de fragmentos neandertales procedentes de diferentes yacimientos de Europa para elegir la muestra que reuniese las mejores condiciones genéticas para la investigación. La que presentó menores niveles de contaminación con ADN moderno fue la procedente del yacimiento croata de Vindija, que resultó la elegida para un primer ensayo que probara la idoneidad del experimento. Eso es lo que recoge la revista «Nature».

Pero en esa carrera emprendida para averiguar las claves de la evolución de nuestra especie, Sidrón puede tener la última palabra. Las cosas no han hecho más que empezar y el patrimonio fósil neandertal asturiano gana por goleada al croata. De ello son conscientes los científicos alemanes con los que la pasada semana se ha reunido el profesor de Paleogenética de la Universidad de Barcelona, Carles Lalueza, uno de los responsables de las investigaciones de Sidrón.
Frente a Vindija, que solamente puede ofrecer un fragmento de fósil recuperado hace más de veinte años -aun así, el menos contaminado de todos los analizados en una primera vuelta-, Sidrón procede de un yacimiento en plena ebullición: miles de restos óseos frescos y un protocolo de extracción que permite conservarlos en condiciones óptimas. El material genético neandertal conseguido el año pasado a partir de un diente de Piloña reveló una contaminación del hombre moderno del 25 por ciento, pero Lalueza está seguro de que el que se extrajo este mismo verano está en condiciones óptimas para formar parte del estudio. Así parecen haberlo entendido también Svante Pääbo, director de la investigación, quien al observar las muestras comentó que eran las mejores que había visto hasta ahora.
El material ya esta en Leipzig (Alemania). El siguiente paso será someterlo a un test que verifique que su aspecto se corresponde también con su pureza. Si se confirma, Sidrón será el yacimiento que permita descifrar el genoma neandertal, y con él conocer las variaciones que se produjeron tras la divergencia de especies para que el hombre moderno alcanzara las funciones que le han permitido desarrollar el cerebro y hablar, entre otras capacidades.

Lalueza está convencido de que los científicos necesitan los fósiles asturianos para desarrollar el proyecto. «La de Vindija es una muestra pequeña y no tiene material para llevar a cabo todo el trabajo». Está seguro de que «muestras mejores que las de Sidrón es imposible encontrarlas en ningún yacimiento». «Las de Vindija se extrajeron hace 26 años y las nuestras son frescas y sacadas utilizando un protocolo anticontaminación que incluye trajes especiales y máscaras». Esa indumentaria, que se utilizó este verano por primera vez en Sidrón, tal como recoge una fotografía publicada en la revista «Science», será en adelante la que se imponga para este tipo de campañas.

Otra ventaja de Sidrón sobre Vindija es la edad. Los fósiles croatas tienen 38.000 años, y en esa época los humanos modernos ya estaban en Europa, lo que hace más factible la posibilidad de que hubiera algún tipo de intercambio genético. No así en los fósiles asturianos, cuya datación está por encima de los 43.000 años, un momento anterior a la aparición del Homo sapiens. Sidrón cuenta con esa baza a su favor: vivió en unos años en los que es imposible que hubiera precontacto.

El ensayo realizado con el fragmento croata parece indicar la existencia de un flujo genético entre neandertales y sapiens. Hasta ahora esa presencia no se había detectado en los análisis de ADN mitocondrial, precisamente porque éste sólo reconoce la herencia femenina, y los cruces pudieron darse entre Homo sapiens y mujer neandertal. Por todo eso, la aportación de Sidrón será crucial para el «proyecto Neandertal».

En principio se verá que si las pruebas con estos fragmentos sugieren el mismo flujo que aparece en Vindija, cuando ya los científicos había descartado el cruce entre ambas especies.

martes, noviembre 21, 2006

Tumbas de bebés de hace 27 mil años

Descubren en Austria las tumbas de tres bebés de hace 27 mil años. Dos de ellos enterrados juntos decorados y ornamentados con diferentes objetos.

El equipo, que publicó sus hallazgos en un breve comunicado a la última Nature, descubrió los esqueletos en dos pozos separados. Uno de ellos desenterrado el año pasado que contiene dos niños lado a lado, de nueve a diez meses de edad; aparentemente gemelos, según opinan los científicos. Un segundo pozo fue descubierto este año, a sólo un metro del anterior, que contenía los restos de un niño de unos tres meses de edad.

"Los gemelos estaban protegidos de los implementos del clima por un hueso de mamut y estaban muy bien preservados", dijo Christina Neugebauer-Maresch, miembro del equipo descubridor, de la Comisión de Prehistoria de la Academia Austriaca de las Ciencias, en Viena. (Imagen: los "gemelos". Scientific American)

En los pozos se pudieron encontrar muchos trazos de las prácticas funerarias de la época. Todos los restos de los niños estaban cubiertos por un pigmento rojo, y más de 30 cuentas de marfil fueron encontradas junto a la pelvis de uno de los gemelos. El esqueleto encontrado solo tenía un broche de marfil que podría haber sujetado un envoltorio de cuero o piel, según los científicos.

Los arqueólogos encontraron los restos en un yacimiento de 18 metros cuadrados en Austria, cerca de donde el río Krems se encuentra con el Danubio. Allí también se encontraron artefactos bien preservados de la característica cultura gravetiense, incluyendo una pieza de barro quemado que contiene una huella dactilar humana. (Imagen: niño de 3 meses. Scientific American)

Los enterramientos de estos niños son similares a los observados en otros yacimientos gravetienses para adultos, los cuales solían tener huesos de mamut y joyería, dijo la antropóloga Olga Soffer, de la Universidad de Illinois. "Lo que es inusual es la extrema juventud de estos", dijo Soffer. "El esfuerzo que se tomaron en enterrar y decorar los restos implica que estos niños o sus familias eran tenidos en alta estima dentro del grupo, opina la antropóloga.

Referencias

- Nature

-- Imágenes suplementarias

- Scientific American

lunes, noviembre 20, 2006

¿Un campamento musteriense de cacería de renos?

Los neandertales realizaban planes a largo plazo, y aprovechaban por completo las oportunidades que les brindaba su entorno, según un estudio reciente; que aporta evidencias de que los neandertales podían ser cazadores especializados.

Según el estudio, publicado en el Journal of Anthropological Archaeology , el yacimiento de Les Pradelles, en Francia, sería aportaría firmes evidencias sobre la forma de vida de los neandertales. “La baja densidad de artefactos líticos”, dicen los autores, “así como de restos de reses abandonadas por neandertales apuntan a una ocupación humana de corto plazo”.

Las evidencias del material encontrado en dos estratos diferentes, o sea dos períodos de ocupación, indican que los neandertales realizaban un uso estructurado del espacio regional en el cual los recursos (animales y minerales) eran muy bien conocidos, y su potencial y límites calculados con precisión, dicen los autores.

La introducción en este yacimiento de herramientas terminadas, construidas con pedernal de buena cualidad no local, junto con gran cantidad de pedernal local “sugiere una locación especializada en un tipo de trabajo, y con un patrón de baja movilidad. Las muestras de fauna grande (mayormente renos) subraya la preponderancia de actividades de caza. Un amplio rango de actividades de carnicería fueron realizadas en el lugar, y la abundancia de marcas de corte podrían indicar el procesamiento de carne para transportarla a otros asentamientos”.

En Les Pradelles los científicos pudieron advertir que los neandertales realizaban siempre el mismo patrón estacional y de procesado de restos animales. Esto indica, según los autores, que los neandertales seguramente habrían utilizado la estrategia de interceptar la migración de renos del otoño en esa región.

“No hay evidencia”, dicen, “de una explotación del reno durante todo el año por los homínidos de Les Pradelles. Durante el resto del año, estos grupos bien podrían haber cazado diversos tipos de animales, de acuerdo con los recursos disponibles”.

Referencias

“Les Pradelles (Marillac-le-Franc, France): A mousterian reindeer hunting camp?” Sandrine Costamagno, Liliane Meignen, Cédric Beauval, Bernard Vandermeersch and Bruno Maureille. Journal of Anthropological Archaeology 25(2006): 466-484.

jueves, noviembre 16, 2006

Compartimos el 99,5% del genoma con los Neandertales

El hombre de neandertal y los humanos modernos comparten el 99,5% del genoma, pero ambas especies se habrían separado hace entre 465 y 569 mil años, según nuevos estudios genéticos. Los estudios fueron publicados al mismo tiempo uno en Nature y otro en Science (PDF).

El estudio de Nature está firmado, entre otros, por el famoso genetista que persigue conseguir el genoma completo de los neandertales que es Svante Pääbo. En este estudio consiguieron secuenciar un millón de pares de bases de ADN nuclear. Al parecer Science se puso celosa y publicó un estudio de James Noonan (ver sobre él en este blog) y otros (entre ellos Svante Pääbo), en el cual se dan a conocer los resultados de la secuenciación de los primeros 65,250 pares de bases. (Imagen: el neandertal nos mira, esperando que nos demos cuenta de algo)

Si se está preguntando qué significa secuenciar: determinar el orden exacto en que se encuentran dispuestos las bases químicas o nucleótidos del ADN. Hay cuatro tipos de bases o "letras químicas" de la vida: A (adenina), C (citosina), G (guanina) y T (timina). En el hombre suman 3.000 millones de pares de bases.

Ambos equipos realizaron sus estudios sobre muestras del mísmo individuo Vindija (Vi) 80, por lo que ambos analizan el mismo genoma. La diferencia entre ambos estudios es el método que utilizaron para secuenciar ADN.

La noticia tuvo una importante cobertura en español, así que voy a hacer un colage con esas notas (no lean la de BBC que da pena). Es raro, al parecer a los medios sólo les interesan estos temas de ADN, porque a las importantes noticias que estuvimos publicando en este blog durante los últimos dos meses no las publicó nadie.

Comenzamos con el resumen publicado en La Nación:

PARIS (AFP).- Los ancestros del hombre de Neandertal se separaron de nuestros antepasados hace medio millón de años, concluyeron dos equipos de científicos que analizaron el material genético de un hueso que tiene unos 38.000 años.

Los dos estudios, realizados a partir del ADN de un fósil hallado en 1980 en la gruta croata de Vindija, cerca de Zagreb, llegan a conclusiones similares. Publicados en las revistas Nature y Science , coinciden en afirmar que no se ha detectado mestizaje entre nuestra especie y la suya, uno de los temas de discusión preferidos durante los últimos años entre los científicos.

Según uno de los equipos, el divorcio entre el Neandertal y el Homo sapiens tuvo lugar hace 465.000 a 569.000 años, mientras que el otro lo sitúa entre 120.000 y 670.000 años atrás y se inclina por una estimación de aproximadamente 370.000 años. El primer grupo, constituido por investigadores alemanes, estadounidenses y croatas, analizó por secuenciación directa el ADN nuclear, el de los núcleos celulares, de este hombre prehistórico. El ADN nuclear se usa por oposición al ADN mitocondrial, ausente en los núcleos y esencialmente transmitido por la madre, motivo por el que pierde interés para los estudios sobre la evolución. El segundo equipo, germano-estadounidense, recurrió a la metagenómica, que permite comparar varios genomas entre sí.

Seguimos con El Mundo:

Hasta la actualidad, los estudios del ADN de neandertales estaban limitados al mitocondrio de la célula, que es únicamente transmitido por la madre y es menos útil que el ADN nuclear para estudiar cuestiones evolutivas. Para acabar con este vacío de información, científicos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, en Alemania, han logrado secuenciar fragmentos de ADN nuclear extraído de un hueso de neandertal de hace 38.000 años proveniente de un yacimiento de Croacia.

Tras analizar más de 70 muestras de distintos yacimientos -entre otros, el de la cueva de El Sidrón, en Asturias (ver en este blog)-, los científicos decidieron estudiar el fósil de un neandertal de la cueva de Vindija que estaba "excepcionalmente libre de contaminación de ADN del hombre moderno", señaló el genetista Svante Paäbo (El de la imagen).

Los expertos analizaron más de un millón de parejas de bases de ADN, que suponen sólo un 0,3% de los 3.200 millones que componen el genoma completo del neandertal, y posteriormente compararon los resultados con la secuencia genética del ser humano actual y del chimpancé.

Según el estudio (de Science), el ancestro común más reciente de humanos modernos y neandertales vivió hace 706.000 años, y las dos poblaciones se dividieron en especies separadas hace 370.000 años.

Seguimos con un poco de El País:

Según el estudio (de Nature), si el momento en que se produjo la separación entre los ADN de los humanos y los chimpancés se considera que se produjo hace 6,5 millones de años, el que corresponde a la divergencia entre la secuencia genética de humanos modernos y neandertales se cree que tuvo lugar hace una media de 516.000 años, ya que oscilaría entre hace 465.000 y 569.000 años. Ese divorcio entre los linajes del homínido y el hombre moderno depende, a juicio de los científicos, de la separación evolutiva entre el chimpancé y el ser humano, "que es una fuente de incertidumbre mucho mayor". El estudio indica que las poblaciones de neandertales pueden haberse expandido desde poblaciones de pequeño tamaño, al igual que ocurrió con el hombre moderno.

Terminado en dos años

"Esto puede ser una diferencia entre los homínidos y los simios, que no se expandieron de la misma forma a partir de pequeñas poblaciones", explica Paabo. Los autores del estudio se proponen descifrar por completo el código genético del Neandertal y esperan tenerlo listo dentro de dos años. "Esto nos permitirá, para cada secuencia diferente entre los genomas de los chimpancés y los humanos, decir si ocurrieron antes o después de que nos separáramos de los neandertales. Además, podremos ofrecer un catálogos de todos los cambios que son únicos del hombre moderno", indicó Paabo.

Richard Ed Green, otro de los científicos que ha participado en el estudio, destacó, por su parte, la importancia de lograr el genoma completo del Neandertal. "Podremos comparar las secuencias genéticas de los neandertales y los humanos para aislar los cambios genéticos que ocurrieron en los últimos cientos de miles de años de la evolución humana, que son los responsables únicos de los últimas modificaciones evolutivas del hombre moderno", explicó. Por ejemplo, "esos cambios podrían sustentar aspectos como la increíble capacidad que tenemos los humanos para transmitir información culturalmente", indicó.

Ahora vamos a recoger algunos comentarios de científicos de renombre, publicados en los medios.

El profesor Chris Stringer, del Museo Natural de Londres, dijo que los resultados "confirman lo diferentes y especiales que son los neandertales, y apoya las estimaciones previas del momento de divergencia. Los estudios se extenderán ahora a completar el genoma completo de los neandertales y a examinar la variación en el tiempo y espacio para compararlos con nosotros".

El líder del equipo que publicó en Science, Edward Rubin, director de las divisiones de Genomics de JGI y Berkeley Lab, dijo: "Predecimos que en el futuro cercano los antropólogos podrán realizar hipótesis sobre nuestros ancestro extintos a través del escaneo de miles de millones de pares de bases de ADN secuenciados que estarán disponibles en la web, en vez de sólo poder estudiar un limitado número de restos óseos y artefactos asociados que son de difícil acceso en colecciones de museos o en yacimientos".

Sigue Rubin: "Todavía no podemos concluir si ocurrió un mestizaje entre ambas especies humanas ocurrió, el análisis del ADN nuclear de neandertal sugiere que la pequeña chance de que haya ocurrido no podría verse a un nivel apreciable".

Los autores de Science dicen en el paper: "Si la mezcla con neandertales realmente ocurrió, entonces debería manifestarse en nuestros datos como una abundancia de alelos derivados de baja frecuencia en europeos y que los alelos derivados coincidan con los neandertales. En los datos no parece haber nada de este tipo". Sin embargo Jonathan Pritchard, profesor de genética humana en la Universidad de Chicago, y también responsable del artículo de Science, dijo: "Nosotros no excluímos la posibilidad de niveles modestos de mestizaje en el genoma".

José María Bermúdez de Castro, director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, dijo en El Comercio: «Como se trata de una comparación con los genomas del chimpancé y el ser humano, no me extrañaría que nuestro parecido acabara siendo del 99,7 ó 99,8%».

Erik Trinkaus, experto en neandertales, y profesor de la Universidad de Washington, dice en Scientific American que él cree que los resultados obtenidos por los equipos de Rubin y Pääbo no excluye su hipótesis (ver noticia reciente en este blog). Dijo que hay dos preguntas concernientes al cruce de poblaciones: ¿Ocurrió hace 40 mil años? y ¿Poseen los europeos del siglo 21 genes distintivos de los neandertales?. "Ellos (los genetistas) están tratando de responder la segunda pregunta y hacen inferencias de estadísticas a la primera pregunta", explicó Trinkaus.


(imagen: Cuadro publicado en The New York Times)







Más en inglés:

- El paleoantropólogo John Hawks explica las dirferencias entre los dos estudios.

- Página muy completa de Nature sobre el tema, con videos, sonido, etc.

- Eureka alert

- Eureka 2

- LiveScience

- The New York Times

- Scientific American



Los neandertales de El Sidrón

Mientras preparo una nota extensa sobre los nuevos datos de ADN Neandertal, los dejo con esta entrevista sobre los restos de El Sidrón, España. Publicada en el diario El Comercio:

ANTONIO ROSAS, INVESTIGADOR DEL MUSEO DE CIENCIAS NATURALES DEL CSIC
«El Sidrón nos hará entender el mundo espiritual del neandertal»
Los investigadores españoles trabajan junto al instituto Max Planck en la extracción conjunta de ADN nuclear de los fósiles hallados en la cueva piloñesa

Es cauto. No habla más de la cuenta porque espera que las publicaciones en revistas científicas permitan dar a conocer al gran público el éxito de sus investigaciones en la cueva del Sidrón (Piloña) muy pronto. De momento se han obtenido dos secuencias genéticas mitocondriales de neandertales que han aportado luz sobre los linajes y han vinculado los restos asturianos con los hallados en Alemania y Croacia. Antonio Casas, investigador del Museo de Ciencias Naturales del CSIC y uno de los responsables de las excavaciones del yacimiento asturiano, estuvo ayer en Oviedo para hablar de la evolución humana. Fue en el edificio histórico de la Universidad y en el marco de la Semana de la Ciencia que organiza la institución.

-El Sidrón es un gran almacén genético que aportará mucha luz sobre el pasado en un futuro cercano. ¿Cuándo sabremos más?

-Pronto, sin duda. Pero no sé cuando.

-¿Habrá más secuencias con ese material genético?

-Sí, pero lo que ocurre es que la publicación de nuevas secuencias en ADN mitocondrial ya no resulta noticia internacional. Ahora lo que nos interesa es recopilar varias y hacer análisis conjuntos. La sensación de la primera vez en conseguirlo con la nueva técnica ya está agotada, ahora nuestro trabajo es más pausado, de ir recopilando nuevas secuencias y ver qué se puede ir sacando de la distribución geográfica de las poblaciones neandertales que habíamos empezado a entrever.

-¿Qué va a salir de ahí? ¿Qué más vamos a saber por ejemplo del grado de parentesco de los ocho individuos de la cueva? ¿Sobre la vida de entonces?

-No hay relación sobre la información que podemos obtener desde el ADN mitocondrial sobre la vida de los individuos, pero sí nos habla de las relaciones de descendencia entre las poblaciones neandertales, sobre si unos eran los antepasados de los otros. Nos permite reconstruir la historia de las poblaciones.

-¿Cuál es el siguiente paso en la investigación?

-El siguiente reto en el estudio de las poblaciones neandertales es el ADN nuclear. Estamos en contacto con los investigadores del Max Planck, del instituto de evolución humana, y se está viendo la posibilidad de explorar conjuntamente la extracción de ADN nuclear.

-¿Y eso qué va a significar?

-Nunca se ha extraído hasta la fecha ADN nuclear de un neandertal. En los animales en su conjunto, hay dos tipos de ADN. Uno está en el nucleo de las células, que es donde se halla toda la información, los genes que nos dan el color del pelo, el carácter, el comportamiento... Es la información genética y está en el núcleo. Luego hay alrededor del núcleo, lo que se llama el citoplasma de la célula, el mitocondrio, donde también hay ADN, pero que se transmite sólo por vía materna, porque va en el óvulo, el espermatozoide no lo lleva. Nos permite reconstruir la historia de las poblaciones.

-¿Podría ser también el Sidrón pionero en esto?

-Estamos en ese empeño y también otros grupos que van más a la cabeza. Pero el Sidrón muy posiblemente podrá contribuir en esto.

-La investigación del Sidrón tiene gran repercusión internacional.

-Mucha, y la que tendrá. Nosotros estamos trabajando y abriendo diferentes frentes, el más llamativo es el ADN fósil porque es la primera vez que se ha hecho en España... Pero nos quedan muchas cosas por investigar sobre el comportamiento, las enfermedades, el crecimiento, la forma de vivir, su alimentación, el canibalismo, que también hay en el Sidrón, y cómo puede contribuir todo eso a formular el modelo de evolución de los neandertales y, por ende, nuestro propio modelo de evolución. En definitiva, la repercusión internacional se produce tanto por la calidad del yacimiento como por los restos que aparecen y por el esfuerzo del grupo de investigación, que estamos intentando aportar información sólida para comprender un poco más de nuestro origen.

-Es como completar un puzle.

-Sí, van apareciendo fragmentos que van saliendo en una y otra campaña y a veces esperamos cuatro años para hacerlo.

-Y todas esas líneas de investigación serán las que aporten pronto novedades incluso más interesantes que las que llegan de la mano del ADN

-Por lo menos igual de interesantes. Pronto saldrán publicadas varias cosas en las revistas científicas.

-Y toda esa información que va aportar, ¿servirá para resolver la gran incógnita de cómo se extinguieron los neandertales?

-Quizá sea un poco mucho pedir. Hay una paradoja con los neandertales. Así como en otros fósiles siempre se dice 'el mío es el más antiguo', con los últimos neandertales ocurre lo contrario. Lo que más farda es decir mi neandertal es el más moderno, porque es el último, y eso es más importante. El estudio de esos últimos es el que más nos ayudaría a entender la extinción, y resulta que el Sidrón es un poco más antiguo. Dicho de otra forma, cuando los neandertales del Sidrón vivían en Asturias todavía no habían llegado los sapiens. Sidrón nos hará comprender dentro de un tiempo algo del mundo espiritual de los neandertales.

-¿Por qué?

-Buena parte del yacimiento del Sidrón obedece al propio comportamiento de los neandertales. A saber: las pautas de canibalismo que se han dado. Estamos estudiándolo y cuando lo tengamos un poquito más maduro podremos aproximarnos a saber primero cómo practicaban estas pautas y por lo menos plantearnos la pregunta del porqué. El Sidrón encierra tantos enigmas que hace que sea muy particular

-En resumen, en un par de años sabremos mucho más.

-Yo confío en que sí.

miércoles, noviembre 15, 2006

Charlas de prehistoria para españoles

Quienes vivan cerca de Llerida, lean esto (publicado en el periódico La Mañana):

La UdL organiza unas jornadas para divulgar la investigación prehistórica

Lleida - Francesc Guillaumet 2006-11-15

Con el objetivo de acercar al público la investigación científica sobre los primeros humanos, el Grup d’Investigació Prehistòrica de la Universitat de Lleida (UDL) ha organizado la primera Setmana de la Prehistòria, un certamen que combina conferencias, talleres y cinefórums y que se celebrará desde hoy hasta el próximo 22 de noviembre.

El ciclo, coordinado por Natàlia Alonso, comenzará esta tarde a las 20.00 horas en la Biblioteca Pública con la conferencia La mujer en el “origen del hombre”, una charla que irá a cargo de Maria Àngels Querol, catedrática de Prehistoria de la complutense de Madrid. Para mañana se ha programado un taller de talla de instrumentos líticos, mientras que el viernes será el profesor de la Rovira i Virgili Robert Sala, que forma parte del proyecto científico de Atapuerca junto con Eudald Carbonell, quien hablará sobre los primeros europeos.
Las conferencias continuarán el lunes con una conferencia de Rafael Mora y Jorge Martínez sobre los asentamientos paleolíticos en el Pirineo catalán. Mora y Martínez, profesores de la UAB, excavan desde hace años el yacimiento paleolítico de la Cova Gran de Santa Linya y la Roca dels Bous de Sant Llorenç de Montgai, un enclave ocupado por el hombre de neandertal.
El martes día 21 el ciclo dedicará su atención a los hallazgos realizados en Orce. El ciclo culminará el miércoles 22 de noviembre con un cinefórum basado en La Odisea de la especia. El debate contará con la presencia del decano de Letras de la UdL, Emili Junyent, Assumpció Malgosa, de la UAB, y Robert Sala /URV).
Un ciclo para divulgar la investigación
El decano de la Facultat de Lletres de la UdL, Emili Ju- nyent, explicó que esta inciativa, que se enmarca dentro de los actos de la Setmana de la Ciència, pretende hacer difusión de la investigación realizada durante los últimos años en el ámbito de la prehistoria.
Junyent argumentó que para tal fin se han programado estas jornadas, que cuentan con el apoyo del Ministerio de Educación y Ciencia y del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, con la voluntad de hacer llegar todas estas investigaciones al gran público de forma clara, rigurosa y actualizada.

lunes, noviembre 13, 2006

¿Paralaje Neandertal o Neanderthal?


Empecé a leer la novela Homínidos, de Robert J. Sawyer (foto). Que trata sobre una realidad alternativa en la cual los neandertales fueron los que prosperaron y no los Homo sapiens. Todavía no avancé mucho, así que la crítica la voy a dejar para cuando la termine, pero quería comentarles lo bien fundado que parece estar, miren nomás los agradecimientos, figuras de primer nivel, y muchos expertos en neandertales que al menos los conocerán de verlos nombrados en este mismo blog:

Por sus consejos antropológicos y paleontológicos, doy las gracias a: Dr. Jim Ahren, Universidad de Wyoming; Shara E. Bailey, Univer­sidad Estatal de Arizona: Dr. Miguel Bombín, médico, Universidad Laurentian; Dr. Michael K. BrettSurman y Dr. Rick Potts, ambos del Museo Nacional de Historia Natural, Instituto Smithsonian; Dr. John D. Hawks, Universidad de Utah; Christopher Kuzawa, Universidad Emory; Dr. Philip Lieberman, Universidad Brown; Dr. Jakov Radov­cic, Museo de Historia Natural de Croacia; Dr. Robin Ridington, pro­fesor emérito, Universidad de Columbia Británica; Gary J. Sawyer (ninguna relación con el autor) y Dr. Ian Tattersall, ambos del Museo Americano de Historia Natural; Dra. Annemarie Tillier, Universidad de Burdeos; Dr. Erik Trinkaus, Universidad de Washington en Saint Louis; y Dr. Milford H. Wolpoff, Universidad de Michigan.

Pero más que nada quería pegarles la introducción que hace el autor, que está muy interesante:

¿Es Neanderthal o Neandertal?

Ambas grafías son correctas, y ambas son de uso común, incluso entre los paleoantropólogos.

El fósil que da nombre a este tipo de homínido fue hallado en 1856, en un valle cercano a Düsseldorf. El lugar se llamaba entonces Nean­derthal: thal significa «valle» y Neander es la versión griega de Neu­mann, el apellido del tipo que dio nombre al valle.

A principios del siglo XX, el Gobierno alemán regularizó la grafía de toda la nación, y «thal» y «tal», ambos en uso en diversas partes del país, se convirtieron solamente en «tal». Así que está claro que el lugar que antes se llamaba Neanderthal ahora sólo se escribe correctamente como Neandertal.

¿Pero qué hay del fósil del homínido? ¿Deberíamos por tanto lla­marlo también Neandertal?

Algunos dicen que sí. Pero hay un problema: los nombres cientí­ficos quedan tallados en piedra una vez que se acuñan y, para siempre jamás, este tipo de homínido será conocido en la literatura técnica con «th», bien como Homo neanderthalensis o como Homo sapiens nean­derthalensis (dependiendo de si se clasifica como una especie distinta a la nuestra o solamente como una subespecie). Resulta extraño escribir algo distinto a «Neanderthal» en los nombres científicos.

Mientras tanto, aquellos que están a favor de escribir «hombre de Neandertal» guardan silencio cuando se trata del tema del hombre de Pe­kín: no hay ningún movimiento para cambiarlo a «hombre de Beijing», aunque el nombre de la ciudad siempre se escribe Beijing hoy en día.

He comprobado las últimas ediciones de seis importantes diccio­narios ingleses: The American Heritage English Dictionary, The Encarta World English Dictionary, MerriamWebster's Collegiate Dictio

nary, The Oxford English Dictionary, Random House Webster's Una­bridged Dictionary y Webster's New World Dictionary. Todos aceptan ambas grafías.

¿Y qué hay sobre la pronunciación? Algunos puristas dicen que, con independencia de cómo se deletree -tal o -thal, hay que pronun­ciarlo con un sonido fuerte de T, ya que ambos t y th siempre han sonado así en alemán.

Tal vez, pero he oído a varios paleontólogos decirlo con un sonido como el de la th del inglés (como en thought). Y en los seis dicciona­rios que he consultado, todos excepto el Oxford English Dictionary (OED) permiten ambas pronunciaciones (el OED sólo acepta tal).

Al final, todo se reduce a una cuestión de opción personal. En la extensa recopilación de material de investigación que consulté para la creación de este libro, la grafía thal supera a la tal en más de dos a uno (incluso en la literatura técnica reciente), así que he optado por la grafía original: Neanderthal, que puede usted pronunciar como quiera.

Ya les contaré cuando la termine de leer a ver que tal.

-

domingo, noviembre 12, 2006

Muestra sobre el origen del hombre en Albacete, España

«El origen del hombre», un recorrido a través de 7 millones de años
La muestra, organizada por «Maravillas de la naturaleza», se puede visitar hasta el 22 de noviembre en el Centro Comercial Los Llanos

V. MOLINA

La exposición itinerante sobre «El origen del hombre» llega a Albacete procedente de Madrid, donde fue inaugurada el pasado octubre, según nos revelaba Fernando Béjar, comisario de la misma y presidente de la empresa organizadora, «Maravillas de la naturaleza». «El objetivo de la muestra -comentaba- es claramente divulgativo y didáctico, buscamos sensibilizar a la población sobre el dilatado proceso evolutivo de la especie humana, un recorrido por los últimos 7 millones de años».

A través de más de un centenar de réplicas de fósiles de diversas especies (Australopitecus, Homo Erectus, Neanderthal...), herramientos y útiles, armas, esculturas, distribuidas en doce vitrinas, el espectador puede aproximarse a las distintas etapas evolutivas del ser humano.

«La ciencia -asegura Fernando Béjar- ha aportado respuestas novedosas sobre el origen y evolución del hombre gracias al trabajo multidisciplinar de paleontólogos, geólogos, arqueólogos, químicos, paleobiólogos, médicos, genetistas..., son precisamente los estudios genéticos lo que nos desvelan una de las mayores paradojas: ¿cómo es posible que una divergencia genética tan exigua entre el hombre y el chimpancé, sólo un 1 por ciento del genoma, pueda dar lugar a diferencias tan asombrosas?»

TEMAS. El comisario de la exposición nos explicaba que seis son los temas más interesantes de la misma:

I. Armas prehistóricas: Su empleo adquiere un doble significado, actividad guerrera y actividad cazadora, clave de la subsistencia del hombre prehistórico. Se analizan desde las primeras hachas o lanzas en piedra hasta utensilios en huesos o madera endurecida por el fuego: mazas o venablos.

II. Utensilios primitivos: Desde la invención de los primeros bifaces y buriles, hasta la elaboración de las primeras agujas y sierras en el Magdaleniense (14.000 a 8.000 a. C.)

III. Arte rupestre: Representado en los magníficos conjuntos rupestres hallados en cuevas y abrigos de Francia, España o Italia, preservadas por las buenas condiciones de oscuridad y humedad, confeccionadas con pigmentos animales, vegetales y minerales; también hay ejemplos de pequeñas esculturas relacionadas con los ritos de fecundidad o piezas cerámicas profusamente decoradas.

IV. El alba de la religión: Ritos y ceremonias, vinculadas con el anterior apartado, y que hace aparecer la figura de los primeros chamanes que tratan de favorecer las relaciones entre el hombre y los poderes invisibles de los espíritus.

V. Primeros homínidos: Repaso de las distintas especies de homínidos desde la aparición de nuestros primeros ancestros: Ramipithecus, Oreopithecus, Gigantopithecus, Australopithecus, Homo Erectus... hasta la aparición del primer Homo Sapiens, con una capacidad craneal de unos 1.200 c.c.

VI. La evolución del hombre: El ser humano es la criatura dominante en la Tierra porque en su larga escala evolutiva nunca se especializó, sino que siguió siendo un «animal generalizado» desde que adquirió la vital capacidad de caminar erguido. El Homo Sapiens durante los tiempos paleolíticos llegó a ser un experto cazador y guerrero, pero también un consumado artista, desarrollando el lenguaje para transmitir conocimientos.

viernes, noviembre 10, 2006

¿Lenguaje hace 1.9 millones de años?

El gen FoxP2, el único que se conoce relacionado con el lenguaje, podría ser mucho más antiguo de lo que se pensaba.

Hasta ahora se creía que tenía una antiguedad de entre 100 y 200 mil años, sin embargo esa fecha está basada en un análisis con una técnica imperfecta. Según un nuevo estudio, presentado el 7 de noviembre en las conferencias en Stellenbosch, Sudáfrica, el origen del gen podría ser hace 1.8 o .1.9 millones de años, fecha de aparición de los primeros Homo.

Los argumentos técnicos no fueron dados a conocer todavía, pero el abstract de la conferencia puede leerse aquí (pdf). El estudio fue realizado por Karl Diller y Rebecca Cann, representantes de la Escuela de Medicina de la Universidad de Hawaii.

Esto llevaría el origen del lenguaje a los comienzos de nuestro género Homo, y no los inicios de nuestra especie, como se creía. Va a haber mucho para discutir, y mucha teoría que modificar. (Imagen: Homo habilis)

jueves, noviembre 09, 2006

El P. robustus no tendría una dieta tan especializada

El Paranthropus robustus no tendría una alimentación tan especializada, como se creía. Y no se habría extinguido por culpa de esa especialización.

Science publica esta semana un artículo, por Matt Sponheimer y colegas, en el cual se da a conocer un estudio que utilizó una nueva técnica laser para analizar los dientes de estos homínidos. Con esta nueva técnica pudieron descubrir la variedad que este tenía en su dieta.

El P. robustus vivió en la sabana africana entre los 2.4 y 1.4 millones de años antes del presente. Esta noticia está relacionada con otra que dimos a conocer esta misma semana.

Los dejo con la nota del periódico La Crónica:

El estudio, publicado por la revista Science, pone en tela de juicio la idea de que su extinción se debió a que tenía costumbres alimentarias muy selectas.

Por el contrario, la dieta del "Paranthropus robustus" consistía en diversos tipos de pastos, semillas y, posiblemente, animales, señala el estudio.

"Al analizar el esmalte de los dientes, descubrimos que comían diferentes tipos de cosas y que éstas cambiaban en el curso del año", según Ben Passey, coautor de la investigación.

Los científicos utilizaron una técnica llamada "ablación de láser" para examinar la dentadura de cuatro individuos recogidos en Sudáfrica, que contenía isótopos de carbono absorbidos del alimento durante la vida de cada uno de esos homínidos.

Debido a que los árboles, arbustos y yerbas producen señales isotópicas diferentes, los científicos pudieron determinar que el Paranthropus alteraba su dieta de manera considerable en períodos que iban desde algunos meses hasta años.

"El método demostró que sus dietas eran extremadamente variadas. Una posibilidad es que emigraran estacionalmente desde hábitats de mayor vegetación hacia otros más abiertos, como las sabanas", señala Passey.

Según Thure Cerlin, profesor de geología y biología de la Universidad de Utah, el estudio de esa especie extinta es importante porque demuestra que la variación de la dieta humana está "en la familia" desde hace mucho tiempo.

"Es esta variación la que permite que los seres humanos consuman alimentos de todo el mundo", indica.

El Paranthropus formó parte de una estrecha línea de parientes del ser humano conocidos como "australopitecinos", entre los que se incluye a "Lucy", el fósil de un ser que vivió hace tres millones de años y que muchos antropólogos consideran como un antepasado directo de los humanos modernos.

Según Matt Sponheimer, antropólogo de la Universidad de Colorado, una línea de los descendientes de "Lucy" llevó en última instancia a los seres humanos, en tanto que la otra terminó en un callejón sin salida de la evolución.

"Al haber demostrado ahora que el Paranthropus era flexible en sus hábitos de alimentación en intervalos cortos y prolongados, es probable que necesitemos observar las diferencias culturales o sociales para explicar cuál fue su suerte final", señaló.

Más en inglés:
- Eurekalert
- Scientific American
- National Geographic

miércoles, noviembre 08, 2006

¿Recibimos un gen neandertal?

Un gen que regula el crecimiento cerebral en los humanos modernos podría haber sido una donación de los neandertales, según un nuevo estudio.

Un grupo de genetistas del laboratorio de Bruce Lahn, de la Universidad de Chicago, reportan, en la última edición del Proceedings of the National Academy of Sciences, que al menos un gen habría cruzado el puente evolutivo que divide a las especies Homo sapiens y Homo neanderthalensis. El grupo analizó el orígen del gen llamado microcephalin, que está relacionado con el crecimiento cerebral.

El año pasado el mismo equipo había reportado que la variante de ese gen presente en el 70% de la población actual, tendría su origen hace unos 37 mil años. El gen se habría esparcido con gran velocidad a lo largo del globo, según dicen los científicos. La variante, conocida como haplogrupo D, fue favorecida por la selección natural, pero a la fecha nadie está seguro de su función.

En el estudio, los autores analizan genes microcephalin de 89 personas de diferentes partes del mundo. Descubrieron que el haplogrupo D difiere tantos aspectos de otras versiones del microcephalin que debería haber aparecido hace muchísimo tiempo, más de un millón de años, según sus estudios estadísticos. Si bien recién apareció en los humanos modernos hace unos 37 mil años.

El grupo de genetistas concluye entonces que el escenario más factible para su aparición habría sido un cruzamiento entre los primitivos Homo sapiens y algún otro homínido extinto que era portador del haplogrupo D, y el que se lleva los números sería el Hombre de Neandertal. Recordemos que para esa época, 37 mil AP, ambas especies se encontraban conviviendo en gran parte de Europa y Medio Oriente. Estudios recientes incluso ubican en esos años la posible cruza entre ellos.

“El haplogrupo probablemente era suficientemente benéfico como para esparcirse de forma rápida en las poblaciones de humanos modernos”, dice Lahn. También dijo que no saben que ventajas habría tenido, pero que podría haber hecho a los Homo sapiens más capaces de adaptarse a los medio ambientes de Eurasia, que los neandertales venían ocupando miles de años antes de los recién llegados.

El gen habría pasado de una a otra población por una forma de flujo génico llamada introgression. O sea cuando dos poblaciones relativamente aisladas tienen un intercambio de genes. La introgression implicaría un pequeño número de genes, al contrario de la hibridación, en la cual se intercambiarían muchos genes y características. En este caso los científicos llaman introgression adaptativa a lo ocurrido, ya que el gen se habría movido de una población a otra por sus ventajas selectivas.

Cito al diario español El País (que aporta algunos datos más):

“Lahn ha reparado en que el haplotipo D tiene una estructura muy extraña. Por un lado, todos los haplotipos D son casi idénticos en las personas que los llevan, como cabe esperar por su reciente propagación.

“Pero si uno lo compara con cualquiera de los otros 85 haplotipos existentes en la población actual, la diferencia es tan enorme que el haplotipo D parece pertenecer a una especie distinta: un homínido que llevaba separado de nuestro linaje un millón de años. Pero que se cruzó con él al menos una vez hace 37.000. El único que cuadra con esos datos es el neandertal, y eso es lo que proponen Lahn y su equipo en su último trabajo (PNAS, edición electrónica). ¿Quiere decir esto que los neandertales nos pasaron uno de los genes clave que dispararon el gran salto del Paleolítico Superior, la marca arqueológica de la creatividad humana?

"Nuestros datos indican que los neandertales u otra especie humana arcaica, nos pasaron una nueva variante del gen microcephalin" responde Lahn a EL PAÍS. "Teniendo en cuenta la función sumamente crítica que este gen tiene en el desarrollo del cerebro, es razonable proponer que esa nueva variante condujo a una función cerebral mejorada de alguna forma. La relación que pueda tener este acontecimiento con el gran salto del paleolítico superior es una cuestión especulativa, por supuesto. Pero no está fuera del abanico de posibilidades que aquel suceso genético y evolutivo contribuyera a la evolución cultural".

“Los resultados de Lahn recuerdan, en otra escala temporal, a los que obtuvo en mayo pasado un equipo de la Universidad de Harvard encabezado por David Reich. En aquel estudio se demostraba que la separación entre humanos y chimpancés no fue un episodio ocurrido hace siete millones de años, sino una era que se inició hace 11 millones, se prolongó al menos durante cuatro millones más y se vio puntuada por infrecuentes pero esenciales encuentros sexuales entre las dos especies, que han dejado grandes huellas en nuestro genoma. ¿Es lícito este paralelismo?

"Sí", responde Lahn, "lo que hemos encontrado puede verse realmente como un plano de detalle temporal del trabajo de David Reich sobre humanos y chimpancés. Tal vez la hibridación entre distintas especies haya sido más la norma que la excepción durante la evolución de los homínidos".

Sólo el 75% de los humanos actuales llevan el gen neandertal. ¿Se distinguen en algo medible de los demás? "Estamos buscando diferencias en alguna función cerebral, pero no tenemos resultados concluyentes".”

Más:

- La Nación (Argentina, traducción de The New York Times)

Más en inglés:

- Comunicado de prensa del Instituto Howard Hughes

- Opiniones del paleoantropólogo John Hawks

- Más de Hawks

Neandertales y hombres modernos cohabitaron pacíficamente en Gibraltar

El diario español El Mundo publica una interesante nota:

«Neandertales y hombres modernos cohabitaron pacíficamente en Gibraltar»

Por Joaquín Rodríguez Vidal Catedrático de Geodinámica Externa de la Universidad de Huelva, investiga sobre la Geología del Cuaternario

La paleoantropología ha avanzado mucho en el último siglo y, los restos fósiles nos han hecho entender que los homínidos hemos constituido especies distintas, correlativas en el tiempo. En muchos casos, hemos coexistido temporal y espacialmente; es decir, utilizando el mismo hábitat. De ahí que surjan ideas como la competencia interespecífica o la extinción (algunos sugieren exterminio) entre especies humanas contemporáneas.

El reciente hallazgo del Hombre de Flores, especie de talla enana, conviviendo en la misma isla con los humanos modernos, llegados tardíamente, ha roto muchos paradigmas. Pero el hombre de Neandertal es, sin duda, la gran incógnita por descubrir: tan cercano y tan desconocido. Coexistiendo, conviviendo, compartiendo su existencia con los modernos, o, por el contrario, compitien-do, recelando, esquivando… Tal vez, aniquilándose mutuamente. Las ideas mantenidas hasta ahora, no demostradas suficientemente, suponen la extinción de los Neandertales por causa directa de los Modernos; es decir, competición por el hábitat, por los recursos alimenticios, ¿por la supremacía entre especies?

La Cueva de Gorham’s, en el Peñón de Gibraltar, ha sido un interesante yacimiento de ocupación Musteriense (neandertales) desde que comenzaron sus excavaciones en la década de los 50. Es en este último lustro cuando un equipo interdisciplinar e internacional, liderado por el director del Museo de Gibraltar, Clive Finlayson, realiza descubrimientos sorprendentes sobre la vida de estos homínidos (Nature, 443, 850-853, 2006).

Esta cueva, situada casi al nivel del mar, contiene un registro continuo de unos 18 metros de espesor, donde se cuenta cómo y cuándo vivieron los nean-dertales en el sur de la península Ibérica y cuál era su hábitat. Lo más llamativo es, evidentemente, que vivieron aquí casi permanentemente durante varias decenas de miles de años, hasta los 28.000 y, probablemente hasta hace 24.000 años. Es, por tanto, la evidencia mundial más clara de los Neandertales tardíos, tal vez uno de los últimos grupos que habitaron este planeta. Pero este registro sedimentario nos cuenta también que, una vez desaparecida la ocupación neandertal de la cueva, ésta no albergó a los hombres modernos hasta unos 5.000 años después; es decir, no hubo competencia entre ambas especies y no hubo necesidad de habitarla hasta miles de años después. La comparación con el registro arqueológico de otros yacimientos costeros próximos indica que los grupos de ambas especies compartieron los mismos recursos alimenticios y el mismo territorio, pero la riqueza y variedad de estos recursos junto con la escasa densidad de población humana permitieron, posiblemente, que cohabitaran pacíficamente en el sur de la Península. Este territorio andaluz fue también un refugio climático para otras especies, que migraron desde el norte de Europa huyendo de las bajas temperaturas del último Periodo Glacial.

lunes, noviembre 06, 2006

Paranthropus robustus y H. erectus compartirían modo de subsistencia

No existía tanta diferencia de comportamiento entre el Paranthropus robustus (imagen) y el Homo erectus, según un nuevo estudio.

Estas dos especies coincidieron en espacio y tiempo entre los 1.8 y 1.5 millones de años antes del presente. El estudio, publicado en el South African Journal of Science, realiza una revisión de la adaptación alimenticia y el modo de subsistencia de estas dos especies homínidas (en el paper se llama Australopithecus robustus al Paranthropus, como era llamado antes). Según el autor, Travis Rayne Pickering, es difícil dar cuenta de donde comienza y donde termina el nicho ecológico de cada una de ellas.

Muchos de los datos que se tienen al presente provienen del análisis de huesos y dientes, que para el autor son datos ambiguos. "En suma, hay una considerable incertidumbre en atribuir rastros arqueológicos de cierta relevancia a una u otra especie", dice Pickering, del departamento de antropología de la Universidad de Winsconsin-Madison. "Y hay más", continúa, "la preponderancia de la evidencia actual no apoya la interpretación de J.T. Robinson, que propone que el P. robustus era un vegetariano estricto, que probablemente estaba especializado en comer raíces y tubérculos, o nueces y semillas. Es más plausible que, como el H. erectus, pero probablemente en menor cantidad, el P. robustus fuese un omnívoro generalizado".

En sus conclusiones el autor dice que la comida y los hábitos alimenticios son un factor crucial a la hora de modelar las estructuras sociales en organismos complejos como los primates, debido a que son un recurso limitante a la hora del éxito reproductivo. "Por ende", dice Pickering, "entendiendo las adaptaciones alimenticias de una especie homínida extinta, los paleoantropólogos logran la base para construir el modelo de su socioecología".

Y termina concluyendo que "Los paleoantropólogos se dan cuenta ahora que la separación ecológica entre las especies simpátricas P. robustus y H. erectus fue seguramente más matizada de lo que previamente se creía, probablemente involucrando más que un simple particionamiento del hábitat. Tiene que haberse dado un alto grado de coincidencia alimenticia y, ciertamente, es esperado basándonos en estudios de especies existentes de primates. Con al menos dos especies contemporáneas de cerebros grandes, homínidos omnívoros compartiendo el paisaje del valle de Sterkfontein entre los 1.8-1-5 millones de años, los desafíos de diferenciar su estilo de vida permanecen como algo desalentador pero vigorizante para los paleoantropólogos".

Referencias
"Subsistence behaviour of South African Pleistocene hominids". Travis Rayne Pickering. South African Journal of Science 102, May/June 2006.

domingo, noviembre 05, 2006

Más sobre los híbridos neandertales-sapiens

Más sobre los híbridos rumanos. El paleoantropólogo John Hawks opinó sobre el tema en su blog, luego de volver de un encuentro sobre neandertales. Él dice que casi todos los huesos de europeos del comienzo del Paleolítico superior tienen rasgos neandertales. "El número y frecuencia de esas características en estas muestras del Paleolítico superior temprano son mayores que en cualquier muestra posterior en el tiempo".

Y sigue: "Muchos rasgos neandertales son claramente más comunes en la gente del Paleolítico superior temprano que en los europeos posteriores, y muestran una tendencia unidireccional hacia unas frecuencias menores con el paso del tiempo". Más adelante opina en contra de lo que algunos dicen que podrían ser rasgos que trajeron consigo desde África los H. sapiens: "...en este punto, tenemos suficientes especimenes del Paleolítico Superior temprano con tales rasgos para notar algo realmente importante sobre ellos: especimenes diferentes tienen diferentes rasgos neandertales".

Y sigue: "Estas no son una o dos cosas apareciendo en paralelo, y no son semejanzas casuales en estas muestras, cuando casi todas declinaron sistemáticamente en muestras más tardías. Así que cuando vemos cada nuevo espécimen, como Muierii 1, mostrando no sólo rasgos neandertales, sino su propio set distintivo de características neandertales, eso enfatiza el rol temprano del cruzamiento completo de los genomas.

"Cada uno de estos rasgos son vistos en otros especimenes modernos, pero no en la misma combinación. Y cada otro espécimen del Paleolítico superior temprano con rasgos neandertales o arcaicos tiene una mezcla diferente de ellos. Si este fenómeno fuera el resultado de paralelismo en los humanos modernos entrando a Europa, o si fuese una consecuencia de rasgos retenidos de africanos arcaicos, no deberíamos ver esta amplia y cambiante mezcla de rasgos en especimenes diferentes".

Resumiendo, en el escenario veríamos lo siguiente: Los neandertales hacía miles de años que vivían en Europa y Medio Oriente, desde al menos el 250 mil antes del presente. Los Homo sapiens, humanos anatómicamente modernos, llegaron al Levante hace unos 40 mil años. Las dos especies no serían tan diferentes, ya que se cruzaron, y produjeron descendientes que muestran en el registro fósil (Mladeč, Lagar Velho, Pestera Muierii, Cioclovina, Oase, etc) un espectro de rasgos de cada una de las especies. El momento del encuentro fue una época de mucho frío y en la que los neandertales estaban en retirada de muchos de sus antiguos territorios. Eran pocos. Los sapiens llegaron desde África y los superaron en número. Con el tiempo los rasgos neandertales fueron desapareciendo al ser absorbidos por los sapiens, y con el tiempo dejaron de aparecer individuos con mezcla de ambas especies.

viernes, noviembre 03, 2006

Noti: ¿El humo de las cuevas mató al neandertal?

Según un nuevo estudio el Hombre de Neandertal podría haberse extinguido por la inhalación de humo.

Fredrik C. Størmer e Ivar Mysterud, médicos noruegos, escribieron una breve hipótesis que fue publicada como correspondencia en la revista Medical Hypotheses. Lo que hicieron estos científicos fue extrapolar los nuevos estudios que hay sobre cómo afecta el humo del cigarrillo a las personas, a la época de las cavernas. “Estudios recientes”, dicen los autores, “indican que fumar en la juventud podría influenciar la salud no sólo de quien fuma, sino también de sus hijos y de sus nietos”.

Según el nuevo estudio, dos mecanismos diferentes, por exposición prolongada a los contaminantes del humo en cuevas y abrigos rocosos, podrían ser de significancia medioambiental en la extinción de los neandertales: “Los fuegos abiertos liberan grandes cantidades de contaminantes, cenizas y humo al aire que puede producir, a corto y largo plazo, efectos en la salud humana, especialmente en niños, que respiran más rápido que los adultos, y absorben mucho más contaminación respirando el mismo aire. Las lesiones pueden variar desde irritación en ojos y piel, a cáncer de pulmón y enfisema. Puede afectar el cerebro, órganos y el desempeño del sistema inmunológico a medida que los niños se desarrollan y maduran”.

Pero algo que se olvidan los autores del estudio es que el Homo sapiens también prendía fuegos abiertos en cuevas y abrigos rocosos, y sin embargo aquí hay uno de ellos escribiendo la noticia, mas otro tantos leyendo.

El estudio está interesante, y podría explicar muchas enfermedades que habrían sufrido los cavernícolas (tanto neandertales como sapiens) pero de ahí a que sea la causa de la extinción de una especie completa, es un poco exagerado. Veremos si se publica más adelante un paper completo, ya que este era apenas una carta enviada a la revista, que no pasaba de una página y media.

Referencia

Fredrik C. Størmer and Ivar Mysterud, “Cave smoke: Air pollution poisoning involved in Neanderthal extinction?”, Medical Hypotheses (2006), doi:10.1016/j.mehy.2006.08.008

Este chiste gráfico puede explicar mejor la extinción de los neandertales, creo, ¿no? Je Je. (Tomado de EmpireWire)


jueves, noviembre 02, 2006

Noti: Industria lítica más antigua de Europa

Según un nuevo estudio, el testimonio humano más antiguo de Europa estaría en un yacimiento italiano, en el cual han encontrado restos de una industria lítica fechada entre 1.3 y 1.7 millones de años.

Los científicos italianos Marta Arzarello y colegas, han publicado un artículo en el la revista Naturwissenschaften en el cual dan a conocer una industria lítica compuesta por tres núcleos y algunas lascas, que fueron encontradas asociadas con fauna del Pleistoceno temprano en el yacimiento Pirro Nord, del sur de Italia.

Según los autores, a pesar que es poca, la industria lítica de Pirro Nord puede ser comparada con la de Dmanisi, Georgia; yacimiento en el cual se han encontrado restos humanos de 1.8 millones de años. También la comparan con Atapuerca, Trinchera Elefante, en España.

Este sería el evento más antiguo asociado al género Homo en Europa, ya que se le atribuye una cronología entre 1.3 y 1.7 millones de años. "Esto aporta a la hipótesis", dicen los autores, "que dice que el genero Homo, con la tecnología Olduvayense, se habrían extendido en Europa, probablemente desde el oeste asiático, durante la primera mitad del Pleistoceno reciente. El nuevo descubrimiento de Pirro Nord, cambia la cronología del primer arribo de homínidos a Europa y ofrece nuevas perspectivas al debate sobre la dispersión de los humanos en el Pleistoceno temprano".

Referencia

"Evidence of earliest human occurrence in Europe: the site of Pirro
Nord (Southern Italy) ". Naturwissenschaften,In Press, 24.October.2006. Marta Arzarello, Federica Marcolini, Giulio Pavia, Marco Pavia, Carmelo Petronio, Mauro Petrucci, Lorenzo Rook and Raffaele Sardella