jueves, junio 07, 2007

Adornos corporales hace 82 mil años en el norte de África

Como habíamos adelantado en este blog, han encontrado cuentas hechas con conchas de 82 mil años de antigüedad, un indicativo de que el ser humano tenía pensamiento simbólico en África ya por aquellos tiempos.

Se trataría de unas conchas de la especie Nassarius que habrían sido modificadas con perforaciones para ser utilizadas como bisutería.

Evidencias similares de 100 mil años de antigüedad habían sido encontradas en el yacimiento Skhul, Israel, y en Oued Djebban, norte de África (ver en este blog), justamente también conchas perforadas. Objetos del mismo tipo fueron encontrados también en Blombos, Sudáfrica, con unos 75 mil años de antigüedad.

Este nuevo descubrimiento fue realizado en la cueva Grotte des Pigeons (de los cerdos) cerca de la villa Taforalt, en el este de Marruecos. Era la misma especie de concha marina que en los otros yacimientos, las Nassarius, y con perforaciones en el centro que son casi imposibles de encontrar en la naturaleza.

La cueva fue descubierta en 1908 y viene siendo excavada desde 1944. La investigación que se publica en el número de junio de PNAS, comenzó en 2003. En la cueva también se han descubierto herramientas líticas de la cultura levallois del Paleolítico medio.

El arqueólogo marroquí Abdeljalil Bouzouggar es el líder del grupo de científicos que estudió los restos culturales. “Los descubrimientos reportados aquí del yacimiento Grotte des Pigeons en el este de Marruecos completan todos los criterios y proveen evidencia indisputable del uso de ornamentos personales en el norte de África hace 82 mil años”, dicen los autores.

Según ellos los otros yacimientos que mencionamos no cumplen todos los criterios: una integridad en la estratigrafía del yacimiento para poder establecer justamente la antigüedad del estrato, y así poder utilizar múltiples métodos de datación, y el análisis de las conchas de forma tafonómica, morfométrica y microscópica. Todo eso se ha realizado en Grotte des Pigeons, por eso según los autores es la única evidencia indudable de “comportamiento puramente humano”, o sea pensamiento simbólico, que sería reflejado por la utilización de ornamento, y por la idea de crearlo.

Este descubrimiento también se relaciona con el del ritual más antiguo, de hace 70 mil años.

Publicar un comentario