jueves, octubre 25, 2007

El amplio pecho neandertal era producto de altos niveles de actividad

Desde hace mucho los paleoantropólogos han notado el característico tórax en forma de barril de los neandertales, como se puede inferir de las costillas, clavículas y esternones descubiertos. Ya aquí en Mundo Neandertal, el nuestro primer post, comparamos ese tórax con los de los actuales habitante del altiplano andino. Ahora un estudio realiza esa comparación para llegar a dirimir el largo debate de si ese tórax amplio era una adaptación a climas fríos o a altos niveles de actividad.

El estudio fue publicado por Karen J. Weinstein en el Journal of Human Evolution. Allí la autora decidió comparar a los neandertales y sus contemporáneos Homo sapiens fósiles de la misma región geográfica, con humanos recientes que se sabe tenían pechos amplios. Comparó así la morfología de la caja toráxica de dos esqueletos neandertales del Medio Oriente (Tabūn C1 y Shanidar 3), y dos humanos modernos fósiles de la misma región (Skhūl IV y V), con cuatro muestras de humanos recientes de los Andes, estos últimos dos de la costa y dos de regiones con mucha altitud.

Los dos andinos recientes mostraron que el amplio pecho era una adaptación respiratoria a las elevadas cumbres en que vivieron, en especial una adaptación a la hipoxia.

Weinstein calculó el porcentaje de desviación de cada neandertal y los sapiens arcaicos con los cuatro humanos andinos usando las clavículas y el largo y curvatura de las costillas.

Shanidar 3 y Tabūn C1 exhiben costillas que son un poco más largas y menos curvadas que las muestras andinas”, dice Weinstein. “Esto indica una caja toráxica un poco más grande que los humanos modernos. Skhūl IV y V (sapiens arcaicos), tenían costillas significativamente más cortas con más curvatura sugiriendo tórax más reducidos”.

Y concluye que “la comparación con las poblaciones de los Andes sugiere que los pechos más grandes de los neandertales podrían reflejar altos niveles de actividad, sin embargo los resultados de este estudio no excluyen una adaptación al frío”.

O sea que al ser parecidos a los pechos andinos, que se agrandaron por el esfuerzo de tener actividades a tanta altura y con poco oxígeno, el de los neandertales sigue siendo un poco más grande, así que sólo evidenciaría una muy alta actividad en el Hombre de Neandertal que le haría necesitar tanto oxígeno.

Publicar un comentario