sábado, mayo 24, 2008

El Australopithecus afarensis se adaptaba a todo tipo de condiciones ambientales

Algo muy importante a la hora de conocer cómo eran nuestros antepasados homínidos y para saber los por qué de la evolución humana, es conocer cómo eran los climas, la flora, la fauna, en suma, la ecología de la época en que vivieron todas esas especies que se extinguieron o fueron dando lugar a otras mediante la especiación.

Dentro da la paleoantropología, el estudio de los paleoclimas es importante, entonces para comprender los mecanismos involucrados en las extinciones y en los eventos de especiación. Es crítico identificar los factores causales a nivel local, regional y pan africano, ya que todos estos diferentes niveles podrían haber afectado la separación de poblaciones de una misma especie.

Kaye E. Reed publicó un artículo muy interesante sobre el tema en Journal of Human Evolution. En él presenta un estudio que realizó sobre la paleoecología de Hadar y la formación Busidima de esa región que está datada entre 3,8 y 2,35 millones de años. Allí estudió la flora y la fauna descubiertas.

“El paisaje estuvo dominado por hábitats con una densidad media de árboles y arbustos a lo largo de la mayoría del período temprano de la Formación Hadar”, dice la autora.

Pero el paisaje de la región fue cambiando desde bosques cerrados, a planicies de pastos con muchos bóvidos, luego a paisajes áridos hace unos 3 millones de años. Después bosques abiertos.

A todo esto, los Australopithecus afarensis, habitaron todos estos ambientes, por lo que si se compara toda la formación de Hadar con Laetoli, se puede descubrir que los afarensis eran una especie que se adaptaba a diferentes condiciones ambientales.

Referencia

-“Paleoecological patterns at the Hadar hominin site, Afar Regional State, Ethiopia”. Kaye E. Reed. Journal of Human Evolution, Volume 54, Issue 6, June 2008, Pages 743-768.

Publicar un comentario