lunes, noviembre 30, 2009

30 mil años atrás un super río separaba a Gran Bretaña del continente

Vía ABC

Un grupo de científicos ha encontrado la última pieza de un complicado rompecabezas geológico, la clave para descubrir cómo Gran Bretaña se separó de Europa y se convirtió en una isla. Los investigadores creen que un «super río» que se alimentaba de las aguas del Támesis y del Rin fue el culplable de aislar a los británicos hace 30.000 años, antes de la formación del canal de la Mancha.

image Los investigadores de la Universidad de Cambridge, que publican su estudio en la última edición de Quaternary Science Reviews, han llegado a esta conclusión tras analizar unos sedimentos hallados en el fondo del Golfo de Vizcaya que, al parecer, pertenecían a ese gigantesco canal de agua dulce.

Hace medio millón de años, Gran Bretaña estaba conectada a Europa a través de una serie de colinas bajas entre Weald, en el sudeste de Inglaterra, y Artois, en el norte de Francia. Muchos de los principales ríos europeos, como el Rin y el Támesis, desembocaban en el Mar del Norte y no podían cruzar la barrera natural de las colinas de roca caliza.

Sin embargo, durante los períodos de glaciación, un enorme lago glacial del mar del Norte se desbordó y los ríos le siguieron provocando una «mega inundación» prehistórica que ocupó la cuenca existente entre Gran Bretaña y Francia.

Así se formó el «super río», que existió en tres diferentes edades de hielo, hace 450.000, 160.000 y de 90.000 a 30.000 años. Para cuando finalmente se derritió el hielo y el mar se elevó, el agua cubrió el área definitivamente. Gran Bretaña quedó a su suerte.

Hasta la fecha, los científicos sólo disponían de depósitos sedimentarios del Canal de la Mancha y de la costa francesa para probar la existencia de ese antiguo río, pruebas que resultaban muy incompletas debido a la erosión del terreno. Sin embargo, las capas de sedimentos del Golfo de Vizcaya han permanecido inalteradas durante miles de años, así que constituyen una buena prueba para confirmar la existencia del enorme cauce.

Charla sobre el paleolítico del sudeste Europeo en Buenos Aires

El próximo jueves 3 de diciembre, a las 18 hs, el Dr. Pablo Arias Cabal, de la Universidad de Cantabria, dará una conferencia con el título: “La Garma, un viaje al Paleolítico del sudoeste de Europa”.

Se enfocará principalmente el Magdaleniense y su arte rupestre.
Será en el Museo Etnográfico, Moreno 350, Ciudad de Buenos Aires.

sábado, noviembre 28, 2009

La última Era de Hielo enfrió todo en tan sólo unos meses

No se pierdan este artículo que escribí para Página 12:

La última Era de Hielo enfrió todo en tan sólo unos meses. Página/12 :: futuro:

"Hace 13 mil años, un lago descomunal que se había formado en Canadá, producto de los deshielos, se desbordó y la inundación que produjo en la Corriente del Golfo afectó el clima de toda Norteamérica y de Europa, produciendo una edad de hielo en tan sólo unos meses. Y las consiguientes extinciones, incluso de humanos."

lunes, noviembre 23, 2009

Alimentación de los Australopitecos, investigación española

Vía El País

Los Australopithecus afarensis, homínidos que vivieron en África hace entre unos 2 y 4 millones de años, se alimentaban preferentemente de frutos ricos en azúcares, pero en las épocas desfavorables no hacían ascos a semillas, raíces, tubérculos o cortezas, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), dirigido por Alejandro Pérez-Pérez y publicado en la revista Journal of Human Evolution.

El hallazgo se basa en el análisis de las microestrías de los dientes fósiles de esta especie africana, cuyo más famoso representante es el esqueleto casi completo de Lucy, una hembra, de hace unos tres millones de años.

Durante el proceso de masticación, explican los investigadores en un comunicado de la UB, se raya el esmalte de los dientes por la abrasión de elementos estructurales de los vegetales que, además, a menudo llevan tierra. Son estrías características que los científicos también han comparado con dientes de primates actuales.

"El patrón de microestración de A.afarensis muestra claras similitudes con los de especies (Hominoidea) actuales, como los gorilas de Camerún", explica Ferran Estebaranz, uno de los autores de la investigación.

Estos australopitecos vivieron en ambientes diferentes del continente africano, sin embargo el patrón de su alimentación parece ser uniforme, "lo que indica que estos homínidos eran capaces de buscar y seleccionar los recursos favoritos en diversos entornos ecológicos, explican los científicos. Además, la dieta de A.afarensis no varió a lo largo del tiempo pese a que el territorio del Este africano se hizo cada vez más árido hace entre 3 y 4 millones de años.

El trabajo de los investigadores de la UB se inscribe en un proyecto amplio de caracterización de la dieta y las adaptaciones ecológicas de los homínidos del Pleiostoceno en el Este de África.

¿Fue un accidente la desaparición de los neandertales?

El periódico Times Online le preguntó a dos paleoantropólogos famosos y muy metidos en el tema de la extinción de los neandertales, qué opinaban sobre el tema, más exactamente ¿Fué un accidente que los neandertales se extinguiesen y los humanos sobreviviesen?

Clive Finlayson respondió que sí, y Chris Stringer que no. Ambos argumentaron a favor de su respuesta. Les voy a traducir las partes más interesantes.

Antes una breve presentación. Finlayson viene estudiando desde hace mucho un reducto en Gibraltar que se cree podría haber sido el último refugio de los neandertales, y se ha especializado en el estudio del paleoclima de la península Ibérica y de Europa en general, escribiendo sobre los profundos cambios climáticos que ocurrieron en la época previa a la desaparición de los neandertales.

Stringer es uno de los principales abanderados de la teoría de Fuera de África, que dice que los sapiens salieron de África y reemplazaron a todas las especies arcaicas, pero en los últimos años ha ido moderando su postura a la luz de las evidencias.

Veamos qué dicen:

Clive Finlayson

“Las especies pueden desaparecer por un amplio rango de razones, la competición por el ambiente es sólo una”.

“La historia está repleta de ejemplos de reemplazo de una cultura por otra, generalmente más avanzada tecnológicamente. Es como si el resultado del reemplazo de una población humana por otra siempre hubiese sido el resultado de una diferencia tecnológica. Así es que no cuesta mucho hacer el salto mental y aplicar esta lógica a la prehistoria, especialmente cuando nuestra visión de los humanos prehistóricos ha sido coloreada por el prejuicio de la mala ciencia”.

“La distorsionada imagen del neandertal simiesco, basada en una reconstrucción incorrecta de un individuo con artritis cien años atrás, ha permanecido en nuestras mentes. La historia tiende a ser escrita por los victoriosos y la prehistoria sigue esa tendencia. Nosotros estamos aquí hoy en día y por eso habremos sido victoriosos. Nosotros somos los humanos modernos y derrotamos a los brutos neandertales. Así una conclusión posterior a los hechos se convierte en dogma”.

“El dogma nos dice que nuestros ancestros entraron en Europa desde Medio Oriente hace unos 45 mil años y reemplazaron a los neandertales. Dependiendo si se toma un acercamiento duro o blando, se ha argumentado que el neandertal sufrió de genocidio, fueron superados en competencia o fueron absorbidos dentro de un pool genético mayor. Pero la evidencia simplemente no está allí”.

“¿Entonces qué le pasó a los neandertales? Eran un linaje de humanos inteligentes, con cerebros incluso más grandes que los nuestros. Tenían muchos recursos: cazadores grandes y duros que evolucionaron así para dar caza a animales que vivían en los bosques abiertos de Eurasia. Pero el clima tomó un giro brusco, los bosques euroasiáticos fueron reemplazados por estepa y tundra. Poblaciones de especies animales, no sólo los neandertales, sino elefantes, rinocerontes lanudos y otros, se volvieron fragmentados. Se volvieron especies en peligro de extinción, y como podría pasar con los pandas hoy en día, sucumbieron”.

“Nuestros ancestros sapiens eran corredores de maratones, evolucionaron en las planicies de África para correr a sus presas y ganarles por cansancio, no por velocidad. Luego de muchos milenios en la puerta de Eurasia hicieron su entrada en Europa, justo cuando el clima había cambiado y se encontraron con la estepa-tundra, y los neandertales ya se habían ido”.

“Si el cambio climático y ambiental habría sido lento, los neandertales podrían haberse adaptado. Pero el cambio fue rápido y no hubo tiempo para ajustes. La ruleta de la vida favoreció a una de las especies y no a otra en un lugar y un tiempo en particular. Un pequeó cambio en el tiempo, en el lugar, en el clima o la fortuna, y un neandertal podría estar escribiendo estas líneas”.

La postura de Stringer es contraria.

Chris Stringer

“Los neandertales fueron uno de los últimos experimento evolutivos en cómo ser humano. Nosotros autollamados humanos modernos somos los únicos supervivientes de esos experimentos. Esto nos lleva al quid de la cuestión: ¿fue el Homo sapiens responsable de la extinción de otra de las especies supervivientes como los neandertales?

“A inicios de los 90 había dos visiones sobre el destino de los neandertales. Una sugería que habían sobrevivido y dado lugar a los humanos modernos de Europa. La otra visión, hoy predominante, era que los humanos modernos se originaron en África y se esparcieron por el mundo reemplazando especies que evolucionaron en otro lado, como los neandertales.

“Yo solía creer que la expansión de los humanos modernos, con su adaptación superior, lenguaje complejo, etc, era un factor crítico en la desaparición de los neandertales. Pero la extinción del neandertal fue un proceso complejo que ocurrió sobre un amplio rango de tiempo y terreno. La razón de por qué desaparecieron de Siberia es diferente a por qué lo hicieron en Gibraltar.

“El período de superposición potencial de estas especies (30.000-45.000 en Europa) fue uno de gran inestabilidad climática. Si los humanos modernos tuvieron mejores formas de enfrentarse a este cambio climático rápido (ropa cosida, mejor aislamiento, técnicas de recolección más eficientes) era más factible que sobreviviesen.

“¿Así que cuanto tiempo convivieron y cómo interactuaron si es que se encontraron? A pesar de recientes reclamos de que los lanceábamos e incluso los comíamos, se necesitan más datos para llegar a una conclusión. Dado que apenas si eran algunos miles la población total de cada especie, puede ser que incluso no se hayan encontrado.

“Recientes dataciones confirman que los humanos fósiles y el arte paleolítoco sofisticado (atribuido a los sapiens) datan de hace 35-40 mil años en Europa, mientras los neandertales persistían en lugares como Gibraltar hasta hace unos 30 mil años. Deben haberse encontrado al menos ocasionalmente.

“Es provable que se haya dado una cruza entre ambas especies. Algunos científicos ven evidencias de esto en los fósiles. Si bien la genética no ha descubierto evidencias de esto. Pero es posible que hubiese ocurrido antes del 30 mil antes del presente y que la evidencia se hubiese perdido durante los picos de caída de la población durante el pico de frío de la última edad de hielo. Con todo el genoma de los neandertales disponible dentro de poco, es mucho lo que se responderá en los próximos años”.

 

Es interesante el intercambio. Stringer sigue asumiendo muchas cosas sólo porque sí, sin prueba alguna. Ha cambiado y moderado su postura, pero sigue viendo al neandertal como inferior, sin reconocerle muchas cosas que se han descubierto en los últimos tiempos. Sigue estando, desde donde yo lo veo, obnubilado por el mito del neandertal tonto, y el mito del super Homo sapiens.

La exposición de Finlayson por el contrario es mucho más clara y se sostiene con evidencias. ¿Qué opinan ustedes?.

viernes, noviembre 20, 2009

Los neandertales de El Sidrón tenían el cráneo más corto y ancho

Publicado en La Nueva España:

Los neandertales de la cueva de Sidrón eran de cabeza y cara ancha y más corta que otros individuos de la misma especie. Ese retrato anatómico del linaje asturiano forma parte de las conclusiones obtenidas por los investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que estudian los fósiles de la cueva piloñesa.

image Con este trabajo, que acaba de ser publicado en la prestigiosa revista científica «Journal of Human Evolution», se da un paso más en el conocimiento de las singularidades anatómicas del esqueleto craneal, al tiempo que permite estudiar la variación dentro del mundo de los neandertales, y constatar la existencia de diferentes tipos de poblaciones.


Para llegar a esta información se han centrado en el estudio del hueso occipital (cráneo) y para ello han contado con tres huesos procedentes de la cueva, dos de individuos masculinos jóvenes y uno de un niño. Lo primero que se ha observado es que su morfología tiene las características típicas de la especie neandertal.

También ha servido para corroborar que los individuos de esta especie morían jóvenes. En el caso de los dos adultos a los que pertenecen los restos estudiados se ha comprobado que pertenecían a dos jóvenes que fallecieron poco después de la adolescencia.


Los estudios centrados en la anatomía son cruciales para obtener información del desarrollo evolutivo de la especie, y para conocer las diferentes líneas evolutivas que desarrolla en función del espacio geográfico donde vive. En anteriores trabajos, los expertos ya avanzaron la posibilidad de que existieran diferencias entre las poblaciones neandertales del Norte y del Sur de Europa.


El paleoantropólogo Antonio Rosas no se decide aún a vincular los rasgos de cabeza más corta y ancha de los individuos de la cueva asturiana con rasgos característicos de poblaciones del Sur. No hay información suficiente para suscribir esa teoría.

Además tampoco descarta que esta sea «una singularidad única de la especie asturiana». «La respuesta no la tenemos clara, pero lo que si hemos podido observar es que los caracteres son de aspecto primitivo y los occipitales también lo parecen».


Cuando los expertos hablan de primitivos quieren decir que aparentan más años de los que los análisis cronológicos les atribuyen. En el caso de Sidrón, las dataciones le asignan una edad algo superior a los 43.000 años, pero desde un principio los investigadores encontraron rasgos arcaicos propios de fósiles más antiguos.

Algo de eso pasó con el estudio de las dos primeras mandíbulas realizado por Emiliano Aguirre y Antonio Rosas poco después de que se conociera la existencia de los fósiles. En aquellos primeros momentos, ambos aconsejaron la realización de dataciones pero ya subrayaban su aspecto primitivo.

La comparación con otras mandíbulas procedentes de otros yacimientos europeos les inclinó a incluirlas dentro del grupo de los neandertales clásicos, es decir, consideraron que podían pertenecer a individuos que vivieron hace 100.000 años. Después las dataciones contradijeron lo que el aspecto decía y su edad se rebajó.


Con la publicación de este trabajos, las investigaciones dan un paso más para que la cueva de Sidrón siga siendo un referente en el conjunto de estudios de la especie neandertal. «Se trata de un trabajo más de una serie que espero que sea larga y que deberá centrarse en todos los elementos anatómicos del hombre de Sidrón», afirma Rosas.
Su intención es llegar a publicar estudios de todos los huesos, una forma más de ir completando las muestras y con ellas los esqueletos de cada uno de los individuos que formaron el grupo que habitó en la falda del Sueve.

Serán trabajos de especialidad y de detalle de cada una de las regiones anatómicas del cuerpo que irán acompañados de los de morfometría geométrica y antropología virtual.


Para llegar a conocer la estructura anatómica de la especie hace falta un proceso laborioso como el que se ha dado en este caso. El hueso occipital más completo de los localizados en la cueva, el conocido como SD-1219, tuvo que someterse a minuciosos trabajos de consolidación y restauración, a los que siguieron los estudios comparativos y anatómicos que permitieron conocer bien sus características.

Gracias a ese conjunto de actuaciones hoy podemos saber que los individuos de la cueva de Sidrón tenían características peculiares y diferentes de otros neandertales.


Un hueso celebrado
El occipital es un hueso de la base del cráneo que los arqueólogos localizaron hace algunos años en la cueva de Sidrón (Piloña). El hallazgo produjo gran satisfacción entre los investigadores por la menor presencia de restos del cráneo que habitualmente y debido a su fragilidad se localizan en las excavaciones.


El fósil fue presentado con todo lujo y asistencia de políticos en la propia entrada de la cueva. Era su primer acto público pero no el último. Su presentación definitiva acaba de celebrarse con la publicación de su más completo estudio en la revista científica «Journal of Human Evolution». Entre una y otra puesta de largo hay un serio y laborioso estudio realizado por los investigadores del CSIC.


Los resultados de ese trabajo dan a conocer nuevos datos de los neandertales que vivieron en Piloña, como que morían jóvenes y que tenían la cabeza y la cara más ancha y corta que otros neandertales.

miércoles, noviembre 04, 2009

La dieta del Hombre de Neandertal

Les recomiendo esta entrada de nuestro lector y comentarista asiduo Millán Mozota, que hace un buen resumen de lo que se sabe hoy en día y se barajó en el pasado sobre la alimentación de los neandertales.

El Neandertal tonto ¡qué timo!: La dieta del Hombre de Neandertal: ¡Vuelve a haber pescado en el menú!:

"El estudio de la dieta neandertal, de lo que comían, es una parte fundamental de la investigación para reconstruir sus modos de vida. También nos puede dar pistas sobre los cambios que experimentan las sociedades neandertales en el tiempo. La imagen construida a partir de las evidencias, sobre este tema, ha cambiado mucho a lo largo de los últimos treinta años.

Hemos pasado de percibir a los Neandertales como devoradores de carroña en los márgenes del ecosistema, a considerarlos eficaces cazadores y, por fin, comprender que no eran demasiado distintos de los sapiens. Voy a tratar de hacer un breve resumen de algunos hitos importantes de la investigación."

lunes, noviembre 02, 2009

Descubren mandíbula de Homo sapiens en China datada en 110 mil años

Descubrieron una mandíbula inferior de lo que parecería ser un Homo sapiens de 110 mil años de antiguedad en China, en la región de Guangxi Zhuang.

mandíbula de guangxi Los científicos chinos aducen que se trata de un sapiens, lo que sería un hallazgo muy importante, ya que la visión que prevalece hoy en día es que los Homo sapiens poblaron el mundo recién hace unos 50 o 60 mil años, saliendo de África. Se acepta que hubo salidas anteriores, ya que hay pruebas en Medio Oriente de poblaciones de sapiens, pero hasta ahora se creía que no habían prosperado, y no habían ido más lejos.

El hallazgo chino iría contra esa visión, y es por eso que otros expertos toman con pinzas este descubrimiento que recién fue dado a conocer la semana pasada, pero sin presentación mediante artículo científico todavía.

La postura de la mayoría de los científicos chinos es que allí hubo una continuidad con hibridación, o sea que los Homo erectus asiáticos derivaron en una especie intermedia que se encontró e hibridó con los sapiens provenientes de África.

Según el descubridor de la mandíbula de Guangxi, el paleoantropólogo chino Jin Changzhu, este fósil sería una evidencia fuerte para apoyar esa hipótesis de poblamiento de China.

Pero los defensores del Fuera de África, no están tan de acuerdo. Tim White dijo “Esta publicación inicial hace anuncios rimbombantes basados en preconcepciones más que en análisis de rigor”. White es paleoantropólogo estadounidense, famoso por el descubrimiento de Ardipithecus ramidus.

Pero si la datación se sostiene no será prueba de continuidad con hibridación, pero sí de que hubo una salida de África muy anterior a la que se aceptaba hasta ahora.

También estaría en consonancia con restos de Homo sapiens chinos descubiertos en Liujiang de 67 mil años de antigüedad, y herramientas líticas de 75 mil años en India.

El asunto es que la mandíbula descubierta en Guangxi no es del todo sapiens, ya que tiene un mentón más sobresalido que Homo erectus, pero menos que en el típico H. sapiens. Los descubridores ven esto como una hibridación de ambas especies.

Fue datada indirectamente mediante isótopos de uranio en la Universidad de Minnesota, Estados unidos, y le dio una antiguedad de 110 mil años al estrato donde fue encontrada. El paper donde se dan los detalles de esta datación saldrá este mes en Chinese Science Bulletin.

Referencia

Signs of Early Homo sapiens in China?, Richard Stone. Science, October 30, 2009.