jueves, mayo 19, 2011

Neandertales de 31 mil años en el Círculo Polar Ártico

Pareciera que esta noticia sale para contradecir la de la semana anterior, que decía que los neandertales desaparecieron hace 40 mil años, basándose en el sitio ruso Mezmaiskaya.

Esta vez no se trata de restos fósiles de neandertales, sino de la tecnología lítica conocida como Musteriense, asociada a estos parientes nuestros. Se trata de 313 herramientas descubiertas en el yacimiento ruso de Byzovaya, ubicado dentro del círculo Ártico, y con una antigüedad de 28500 años C14. El hallazgo lo dan a conocer científicos franceses, rusos y noruegos, en la revista Science.

Esto abogaría por la presencia neandertal en algunas regiones aisladas hasta fechas tempranas y lo que esto trae aparejado, o sea una convivencia con los sapiens que llegaban a Europa. Pero también implicaría que los últimos reductos neandertales no sólo eran zonas meridionales, como Gibraltar, sino en zonas climáticas tan duras como el círculo Ártico.

En el yacimiento se han descubierto herramientas y más de cuatro mil restos fósiles animales, como mamuts, rinocerontes lanudos, osos, lobos, y zorros. Todos con marcas de corte que atestiguan que se trataba de las presas de los dueños de las herramientas de piedra.

Se trata de una cueva ubicada en los montes Urales en el norte de Rusia, región ubicada dentro del círculo polar Ártico. Los restos descubiertos allí se han datado con carbono 14 y técnicas de estimulación óptica. Se dataron tanto los sedimentos como los restos fósiles, en 28500 años carbono 14, que calibrados dan una antigüedad de 31 a 34 mil años.

El arqueólogo Enrique Baquedano, director del Museo Arqueológico de Madrid y de las excavaciones en el yacimiento de neandertales en Pinilla del Valle (Madrid), comenta en El Mundo que, con estas investigaciones, se pone de manifiesto que la desaparición de aquellos humanos no se debió a un solo factor, como el cambio del clima, sino a factores de distinta índole "como la falta de diversidad genética, el mismo problema con el que se encuentra ahora el lince ibérico".

miércoles, mayo 11, 2011

¿Desaparecieron los neandertales antes del 40 mil AP?

Una redatación de fósiles neandertales provenientes de la cueva Mezmaiskaya, en el Cáucaso, podría cambiar la visión que se tiene actualmente del encuentro entre neandertales y Homo sapiens.

Según un nuevo estudio publicado en PNAS los neandertales no habrían sobrevivido en la cueva de Mezmaiskaya más allá del año 39 mil antes del presente. También analizaron restos y fechados de otros sitios, y con eso los autores del estudio llegan a la conclusión de que el año 40 mil antes del presente es la fecha límite, no hay neandertales, ni evidencias suyas, más actuales, para el oeste de Eurasia.

Esto no sólo habla de la extinción de los neandertales, sino que indicaría que pudo no haber un encuentro entre sapiens y neandertales, ya que esa es la misma fecha de llegada de los sapiens a la región.

Los restos de la cueva rusa del Cáucaso se pensaba que eran 10 mil años más recientes, un número que cambia mucho la situación. Antes se pensaba que en esa zona los sapiens y neandertales habrían compartido tiempo y espacio miles de años. Pero con la nueva datación se pueda descubrir que tal ves nunca se vieron, y si lo hicieron habría sido por unos cientos de años.

Un nuevo sistema de datación, más confiable, está aportando fechas más antiguas, e indicando que las dataciones anteriores podrían haber estado contaminadas por material posterior. Esto lleva a los autores del estudio a dudar de todas las dataciones posteriores al año 40 mil antes del presente, para toda Europa.

Pero si la región por la que habrían entrado los sapiens a Europa tiene evidencias de que no hubo coexistencia entre las dos especies, entonces lo mismo cabría esperar del resto de Europa, ya que en los yacimientos se ve una oleada de desaparición de neandertales de este a oeste, con los últimos bastiones en España. Al mismo tiempo se ve un avance de los sapiens en las regiones abandonadas por los neandertales.

Igualmente estamos hablando de la región oeste de Europa, únicamente, ya que en Medio Oriente habrían convivido durante decenas de miles de años, con evidencias genéticas de cruce de especies.

Lo que postulan los autores es que, o bien los neandertales se extinguieron justo antes de la llegada de los sapiens, que avanzaron fácil por la falta de un competidor; o bien los sapiens extinguieron a los neandertales a una velocidad mucho mayor de lo que postulaban quienes abogan por que la causa de su extinción somos nosotros los sapiens.

Según el paleoantropólogo John Hawks, “No hay, realmente, un desafío a la idea de que los neandertales hayan existido en el oeste de Europa más allá de 40 mil años atrás”. O sea, que hay que dejar en claro que esto habla de la región del Cáucaso, y por más que los autores duden de las dataciones de fósiles más recientes de toda Europa, no sólo de fósiles neandertales se nutre la idea de una presencia más reciente de esta especie en Europa, sino que se vale de la fauna que cazaban, los yacimientos que ocupaban, y la tecnología que utilizaban.

Clive Finlayson, director de la campaña en Gibraltar, opina en una nota de Michael Balter, que las fechas de 32 mil años que él y su equipo consiguieron para las cuevas de Gibraltar, que no se basan en datación directa de fósiles, no se encuentran discutidas por este paper. "Este paper es un típico ejemplo", dice, "de extrapolación especulativa que los arqueólogos y antrpólogos suelen hacer. No quiere decir que los neandertales no hayan sobrevivido en otros sitios, especialmente en los refugios sureños".

Hace falta bastante más trabajo para aclarar cómo fue ese período clave del encuentro o desencuentro de sapiens y neandertales a lo largo de Europa.

viernes, mayo 06, 2011

H. heidelbergensis, último ancestro común de neandertales y Sapiens

El último ancestro común entre los neandertales y Homo sapiens sería Homo heidelbergensis, según un nuevo estudio, publicado en PLoS One, que analizó cientos de fósiles en comparación con el Hombre de Ceprano.

Ceprano Por más de una década, los restos fósiles descubiertos en Ceprano, cerca de Roma, Italia, apoyaban la visión de que los homínidos en Europa eran mucho más antiguos que 500 mil años. Junto con los restos de Atapuerca, apoyaban la visión de un poblamiento antiguo de Europa, ya que se creía que el Hombre de Ceprano tenía entre 800 y 900 mil años. Pero estudios recientes han redatado el yacimiento, dándole una fecha de entre 430 y 385 mil años antes del presente.

El fósil Ceprano tiene una forma peculiar, sin equivalente en Europa, ni en ningún lado, por lo que su adscripción a una u otra especie fue materia de controversia, algunos decían que era un Homo erectus tardío, otros que un Homo antecessor, o una nueva especie llamada Homo cepranensis.

Pero esta confusión provenía también de la falsa datación, por lo que bien podría tratarse de un Homo heidelbergensis, y ser uno de los representantes de la especie o grupo ancestral de neandertales y Homo sapiens.

“Nosotros argumentamos que la morfología de Ceprano, en vistas de la nueva cronología, podría ayudar a una mejor evaluación de la significancia de Homo heidelbergensis en la evolución humana. Por ello, nuestra intención es reconsiderar a Ceprano en una amplia comparativa”, dicen los autores en el estudio.

Han comparado a Ceprano con 42 fósiles de África y Eurasia de entre 1,8 millones de años y 12 mil años atrás, y 68 fósiles de humanos modernos del holoceno.

Lo primero que pudieron probar es la adscripción de Ceprano como un Homo heidelbergensis. Pero también descubrieron similitudes notables con otros fósiles humanos de Europa, y con los primeros sapiens africanos. Por eso los autores del estudio creen que H. heidelbergensis era una especie que estaba esparcida por Eurasia y África hace 780 mil años.

“Podemos hipotetizar que condiciones ambientales particulares durante el Pleistoceno Medio podrían haber favorecido la expansión de Homo heidelbergensis y los contactos entre poblaciones”, dijo Silvana Condemi, co autora del estudio. “El flujo genético no fue nunca totalmente detenido entre las poblaciones del Viejo Mundo”.

El famoso paleantropólogo británico Chris Stringer, co autor de un libro con Condemi, estuvo de acuerdo con las conclusiones del estudio, le dijo a Dsicovery: “Hace tiempo que argumento que Homo heidelbergensis representa nuestro ancestro común con los neandertales hace unos 400 mil año, y el fósil de Ceprano, con su nueva datación, está bien situado cronológicamente para se parte de ese grupo acestral”.

Ian Tattersall no está tan de acuerdo, opina que si bien está bien que se adscriba a Ceprano como H. heidelbergensis, no podría ser ancestral, dice, ya que el linaje que llevaría a Homo neandethalensis es contemporáneo con el fósil italiano.

martes, mayo 03, 2011

Paranthropus boisei no comía nueces, sino juncos

El cascanueses, o Paranthropus boisei, anteriormente considerado un australopiteco robusto, se hizo famoso justamente por su poderosa mandíbula, y sus grandes y fuertes dientes. Se pensaba por ello, que este homínido que vivió hace unos 2 millones de años comía frutos duros como las nueces.

Pero un nuevo estudio de científicos de la Universidad de Utah, Estados Unidos, y del Museo Nacional de Kenia, han descubierto que en vez de frutos duros, comía hierbas, posiblemente algún tipo de junco.

El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, se basa en análisis de isótopos de carbono en los 24 dientes de 22 indivíduos que se tiene de esta especie que vivió en África entre 1,4 y 2 millones de años atrás.

Los Paranthropus se cree que son una rama especializada de homínidos que se separaron de los australopitecos, y terminaron extinguiéndose. Hasta ahora se creía que esa especialización era en alimentarse de frutos duros, pero ante el reciente análisis podría ponerse en duda.

El análisis de los isótopos de cabono en el esmalte dental permite a los científicos identificar qué comía el dueño de esos dientes. Todos los isótopos de carbono tienen seis protones en sus átomos, pero difieren en cuantos neutrones tienen en sus núcleos, por ejemplo, el carbono 12 tiene seis, mientras que el carbono 13 tiene siete. El método residen en el tipo de carbono utilizado en la fotosíntesis, el proceso por el cual las plantas transforman el dióxido de carbono, el agua y la luz solar en comida.

Por ejemplo, los árboles y sus hojas, nueces y frutos que produce, así como arbustos, hierbas y pastos, todos utilizan el tipo de fotosíntesis conocido como C3, que utiliza carbono 12, mientras que las hierbas tropicales y juncos, realizan la fotosíntesis conocida como C4, que utiliza isótopos de carbono 12 y 13.

No se descubrieron evidencias de que se alimentasen de nueces, ni de ningún otro fruto duro como se creía, sino que según este estudio, el 77 por ciento de los alimentos de esos 22 Paranthropus boisei comían juncos.

También se analizaron los isótopos de oxígeno para conocer qué tipo de hábitat era el que alojaba a los Paranthropus boisei, y descubrieron que predominaban las sabanas semi áridas con tierras boscosas junto a lagos y ríos.

Este descubrimiento lleva a pensar que otros homínidos también podrían tener una dieta predominantemente vegetariana. Al parecer, los dientes y mandíbula del Paranthropus boisei estaban adaptados a masticar mucho, del mismo modo que lo puede hacer una vaca, ya que para poder aprovechar las hierbas que consumía, debía comerlas en gran cantidad y masticar mucho.

Fuente: ScienceDaily