viernes, agosto 31, 2012

Genoma completo de parientes asiáticos de hace 50 mil años

Artículo publicado en SinapSit:

Genoma completo de parientes asiáticos de hace 50 mil años

Hace dos años se dio a conocer que en una cueva remota de Siberia, había existido una especie humana diferente a la nuestra, y que no eran los neandertales tampoco. Se trataba de los hoy llamados denisovanos, por la cueva en la que fueron descubiertos, la cueva Denisova, ubicada en las montañas Altai, el sur de Siberia. Lo extraño fue que de los denisovanos apenas si se tienen dos dientes y un fragmento de dedo de unos 48 mil años. Pero eso bastó gracias a que se trató a los fósiles con sumo cuidado como para que se pudiese probar de extraer muestras de ADN fósil. Es algo difícil, ya que el ADN se degrada pronto y fácil, tienen que darse unas condiciones ideales para que esto no ocurra, como que no sea una zona cálida, ni húmeda. Esto ocurrió en Denisova, y permitió identificar a una especie que no era ni Homo sapiens (nosotros), ni Homo neanderthalensis, la otra especie humana que andaba rondando esa parte del mundo por aquellos tiempos.

molar denisovano Más en SinapSit

Artículos recomendados

jueves, agosto 23, 2012

Homo sapiens de 63 mil años en Sudeste Asiático

Se sabe que los primeros integrantes de nuestra especie Homo sapiens, aparecieron hace al menos unos 250 mil años en África. Podemos seguir su derrotero de expansión por el mundo a Medio Oriente hace unos 100 mil años y Europa hace unos 40 mil. Se asume que antes que a Europa, se deberían haber expandido por el resto de Asia, pero son muy pocas las pruebas que hay con restos fósiles. Ahora se ha descubierto un cráneo de Homo sapiens en el norte de Laos, en el Sudeste Asiático con una antigüedad de entre 46 y 63 mil años. Esto adelantaría en unos 20 mil años la fecha en que se creía que los humanos modernos habían llegado a la zona. image

El descubrimiento se anuncia en el último número de Proceedings of the National Academy of Sciences, pero el cráneo fue descubierto en 2009, en las montañas Annanite. En otra cueva cercana se habían descubierto varios huesos de Homo sapiens, pero de 16 mil años de antigüedad, los nuevos restos tienen una edad máxima de 63 mil años, y mínima de 46 mil.

Existen otros fósiles de una antigüedad similar en China y en las islas del Sudeste Asiático, pero no están bien datados, por lo que por ahora no son fiables, o porque no se pueden apreciar las características como para asegurar que se trata de Homo sapiens. Este nuevo cráneo ha sido datado con dos sistemas diferentes, y de forma muy fiable y presenta rasgos típicos de humano moderno, dicen los autores del estudio. Utilizaron el método de radiocarbono y luminiscencia, para determinar la edad de los estratos relacionados con los fósiles. El cráneo en sí se dató en Estados unidos por el método de uranio/torio, que aportó la fecha máxima de 63 mil años. Las rocas del estrato en el que fue encontrado fueron datadas por termoluminiscencia en 46-51 mil años.

No se han descubierto herramientas líticas asociadas a los restos fósiles, lo que sugiere que la cueva no era un lugar donde habitaban humanos, tampoco se cree que fuese un enterramiento. El cuerpo debe haber llegado la cueva por algún otro modo, como por alguna corriente de agua.

Este descubrimiento aportaría datos a la teoría que dice que los Homo sapiens siguieron las costas en su expansión por el mundo asiático, y luego fueron hacia el sur por las islas y a Australia. Esta cueva está bien al norte de Laos, en un terreno totalmente diferente al costero. Es muy probable que los humanos modernos hubiesen llegado allí antes, coincidiendo con la expansión que se nota por otras partes del mundo.

Artículos relacionados

martes, agosto 14, 2012

¿Tenemos o no tenemos genes neandertales?

Publicado en SinapSit:

¿Hubo cruza entre neandertales y Homo sapiens?

En 2006 comenzó el Proyecto Genoma Neandertal, con la meta de secuenciar el genoma completo de los neandertales. Para 2010 presentaron el primer borrador, en el cual se pudo descubrir que el genoma de los humanos actuales tiene entre un 1% y un 4% de genes neandertales. Pero si bien la mayoría de los científicos aceptaron estos descubrimientos, que se pudieron comprobar igualmente con otro grupo de genetistas, hubo quienes no estuvieron de acuerdo en cómo interpretar ese porcentaje. Los que realizaron los estudios lo interpretaron como una evidencia de que nuestros antepasados Homo sapiens tuvieron relaciones sexuales con los neandertales, y generaron descendencia, tanta como para dejar una marca en nuestro genoma. Pero un nuevo estudio pone sobre el tapete una discusión que venía dándose en los laboratorios de paleo genética, que dice que ese porcentaje debería interpretarse de otra forma, no cómo que hubo cruce entre estas especies, sino como proveniente de un ancestro común a las dos especies. Más en SinapSit

Artículos recomendados

Evidencias de que neandertales comían vegetales

EFE:

Demuestran que los neandertales eran omnívoros como los homo sapiens

Los paleoantropólogos que trabajan en el yacimiento arqueológico de la Sima de las Palomas, en la localidad murciana de Torre Pacheco, han descubierto pruebas que evidencian que los neandertales incluían en su dieta vegetales, y no solo carne, como se creía hasta ahora.

Así lo ha indicado el director de la excavación y catedrático de Antropología de la Universidad de Murcia, Michael Walker, que ha presentado hoy en Torre Pacheco los descubrimientos realizados durante la vigésimo primera campaña anual de excavaciones en esta zona, en la que se han encontrado restos humanos de hace al menos unos 50.000 años.

Se han encontrado rastros de fitolitos (pequeños elementos minerales que solo contienen las plantas) en el sarro de los dientes de los cráneos hallados en esa área, lo que demuestra que comían plantas, posiblemente semillas de gramíneas, según Walker.

Este año, los trabajos, en los que colaboran antropólogos y arqueólogos de las universidades de California, Indiana, San Luis, Miami, Rutgers, Carleton y Nueva York (Estados Unidos); Nottingham, Reading, Leicester y Cambridge (Reino Unido), Sidney (Australia), Oslo (Noruega) y Vancouver (Canadá), entre otras instituciones, se han hallado tres grandes cantos rodados con el tamaño y la forma de una patata grande, que podrían haber sido utilizados para triturar materia orgánica o minerales para fabricar pigmento ocre.

Estos restos redondeados, encontrados a mayor profundidad, son distintos a los encontrados en campañas anteriores, que tenían una forma más angulosa.

Se han hallado también útiles paleolíticos musterienses y abundantes restos de huesos de animales, tanto de fauna mayor como menor, con señales de alteración por combustión, en una capa profunda de sedimento, lo que evidencia que el fuego se utilizaba en esta zona para "alimentarse o calentarse", ha asegurado Walker.

Los restos arqueológicos fueron hallados casualmente en 1991, y un año después comenzaron los trabajos de investigación, pero fue a partir de la campaña de 2005 cuando comenzaron a encontrarse restos humanos.

Durante los siguientes cinco años, se descubrieron unos 300 restos humanos con conexión anatómica, incluidos cráneos y mandíbulas, pertenecientes a dos adultos y a un joven, que constituyen el más importante conjunto de restos fósiles de esa especie humana (Homo neanderthalensis) de todo el arco mediterráneo español.

Las investigaciones realizadas por este grupo de arqueólogos no descartan la posibilidad de que estos restos humanos, que se encontraron sepultados por piedras y lajas, fuesen cubiertos intencionadamente por quienes los enterraron, lo que podría evidenciar la existencia de ritos funerarios.

El primer esqueleto hallado estaba sobre una superficie que fue quemada previamente y en la que luego se colocó el cuerpo, que, como los otros restos humanos encontrados, no tiene señales de combustión.

jueves, agosto 09, 2012

KNM-ER 1470 tiene tres nuevos compañeros

Publicado en Sinapsit:

Nueva especie en la base de nuestro árbol familiar evolutivo

Hace 2 millones de años, África era un hervidero de especies de homínidos, esos primates que unos cuantos millones de años antes se diferenciaron del resto por caminar en dos patas. Una de esas especies era parte de nuestro género humano, el Homo habilis. Pero desde que fue descubierto ese pequeño habilidoso, en los años 60 del siglo 20, se dudó de que se tratase de una sola especie, e incluso de que pudiese formar parte de nuestro género Homo. Ahora acaban de anunciar en Nature el descubrimiento de tres nuevos fósiles que confirmarían lo que ya se suponía, hace dos millones de años las especies humanas eran tres. Más en: SinapSit.

Meave Leakey y Fred Spoor

Referencia: Meave G. Leakey, Fred Spoor, M. Christopher Dean, Craig S. Feibel, Susan C. Antón, Christopher Kiarie, Louise N. Leakey. New fossils from Koobi Fora in northern Kenya confirm taxonomic diversity in early Homo. Nature, 2012; 488 (7410): 201 DOI: 10.1038/nature11322

Artículos recomendados

viernes, agosto 03, 2012

Hoguera neandertal de hace 118.000 años

Fuente La Voz de Galicia:

Uno de los principales centros de atención de la nueva campaña estará en el rastro de una hoguera localizado con anterioridad en el llamado nivel 4, correspondiente al Paleolítico Medio. Las dataciones radiométricas han asignado a este nivel arqueológico una edad de entre 118.000 y 120.000 años, por lo que se trata de una de las hogueras más antiguas localizadas en toda la Península.

En la nueva excavación, los investigadores intentarán extraer más informaciones de este antiguo hogar, cuyo estudio se vio ralentizado por la gran cantidad de materiales arqueológicos acumulados en ese punto. Además de restos de madera carbonizados, en el lugar aparecieron muchas piezas líticas y huesos de animales consumidos presuntamente por los neandertales que encedieron el fuego.

Un uso ocasional

Aunque el estudio de estos restos es todavía muy limitado, los arqueólogos creen que corresponden a un hogar de pequeñas dimensiones que debió de utilizarse de una forma muy ocasional. «No nos parece que sea del mismo tipo, por ejemplo, que alguna de las hogueras localizadas en el yacimiento neandertal de Abric Romaní [en la provincia de Barcelona], que permanecían encendidas durante días enteros y alcanzaban unas temperaturas muy altas», señala a este respecto Arturo de Lombera.

El análisis de estos materiales puede proporcionar importantes informaciones sobre la organización espacial de la cueva en aquella época, sobre la dieta y el modo de vida de sus habitantes e incluso sobre el tipo de vegetación que rodeaba por entonces la gruta. Los investigadores, por otra parte, no descartan encontrar otros rastros de hogueras encendidas por los hombres de Neandertal al profundizar la excavación en ese mismo punto del suelo de la cueva -en tal caso, podrían corresponder a etapas algo más antiguas- o bien en otros lugares donde los sedimentos datan del mismo periodo cronológico.