jueves, septiembre 20, 2007

El Sidrón: ¿Cómo terminaron nueve neandertales en este agujero?

Tomado de LNE. Científicos se reúnen en El Sidrón, al parecer National Geographic prepara un especial sobre este yacimiento neandertal:

Nunca antes la cueva de Sidrón había vivido un despliegue científico como el que ayer se dio cita en la antesala y en la propia galería del Osario. Mientras los arqueólogos habituales -comandados por Javier Fortea y Marco de la Rasilla- se volcaban en las catas, brocha en mano, a la espera de algún indicio que anunciara la aparición de un nuevo fósil, paleoantropólogos, geólogos y genetistas llegados de distintos puntos de España revisaban materiales y examinaban el terreno en busca de la gran respuesta: ¿cómo terminaron nueve neandertales en este agujero?

Antonio Rosas, paleoantropólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), tiene claro que ése es uno de los puntos oscuros del Sidrón, un misterio cuya resolución contribuirá a entender muchos aspectos de la vida de los neandertales.

Sobre esa misma línea de trabajo gira la investigación en los últimos años, pero eso no impide que por el camino se vayan alcanzando otras conclusiones cruciales, como las que ha aportado la obtención de material genético.

Sidrón es ya una referencia internacional para el estudio de los neandertales, y ayer se podía ver en la cueva la expectación y el interés que despiertan sus huesos. Junto a los antropólogos del CSIC -Antonio Rosas, Antonio García Tabernero y Almudena Estalrrich-, visitó ayer el yacimiento el genetista Carles Lalueza, profesor de la Universidad de Barcelona y uno de los mayores expertos en genes neandertales. La parte geológica, fundamental para indagar en la morfología del complejo cárstico de Sidrón, era ayer especialmente activa. Enrique Martínez -de la Universidad de Oviedo-, Juan Carlos Cañaveras -de la Universidad de Alicante- y Sergio Sánchez -del CSIC- revisaban, medían y analizaban estratos y fisuras, en un intento de comprender la formación original del yacimiento, que permita situar la procedencia de los fósiles.

Mientras la respuesta llega, la extracción continúa y los restos óseos siguen apareciendo. Entre los veintiséis que se han localizado en lo que va de campaña, algunos tienen especial interés. Rosas cita un sacro -hueso que se encuentra encima del coxis- perteneciente a un adolescente que puede servir, unido a alguno de los huesos de la cadera ya existentes, para comenzar a formar una cadera y poder así calcular el peso de los individuos de la especie neandertal.

A los antropólogos también les resulta especialmente interesante el hallazgo de una cabeza de fémur, dos huesos del codo y un fragmento de hueso largo del brazo con marcas de corte. Además, han localizado un incisivo y trozos de cráneo y de costillas. En total, 26 piezas que en cualquier yacimiento neandertal suponen un tesoro excepcional. Junto a los restos humanos hay restos de industria lítica. Javier Fortea está especialmente satisfecho con la aparición de una punta de tayac, tipología que define, sin lugar a dudas, la cultura musteriense, propia de los neandertales.

Otros huesos de fauna cierran hasta el momento el montante de hallazgos: una rótula de gran bovino -toro o bisonte-, una mandíbula de corzo y un metacarpo de oso.

Carles Lalueza espera que en lo que queda de mes se encuentre algún hueso que pueda ser extraído con el protocolo anticontaminación. El objetivo es mejorar el porcentaje de ADN neandertal y disminuir el bacteriano; para ello han ideado un sistema de congelación in situ.

Publicar un comentario