viernes, octubre 02, 2009

Ardipithecus ramidus, ha llegado a patear el tablero

Parecido en fanfarria y espectacularidad, a Ida, ha sido el lanzamiento conjunto de 11 estudios científicos, con documentales, y lanzamiento mundial conjunto en toda la prensa sobre el Ardipithecus ramidus.

¿Qué tiene tan de espectacular este homínido? En este caso es justificado el lanzamiento, no como en el caso del Darwinius que no era para tanto.

Reconstrucción de Ardipithecus ramidus El Ardipithecus ramidus fue descubierto hace 17 años, y desde aquella época los paleoantropólogos mundiales están esperando datos concretos sobre este antepasado que podría dar vuelta el tablero. Todo este tiempo se estuvo trabajando y estudiando sus fósiles, y fruto de ello son los 11 papers que se presentan esta semana en Science (que listamos abajo).

En resumen, lo que se ha descubierto es que este fósil de 4,4 millones de años es clave en la evolución humana. ¿Por qué? Porque descarta de una vez por todas esa visión que se tenía de que el antepasado común que tenemos con los monos actuales era simplemente como un chimpancé actual, no muy diferente. Ahora se ha descubierto gracias al Ardipithecus que no era tan así.

Se han descubierto 110 piezas fósiles pertenecientes a unos 35 individuos de esta especie, pero el más completo pertenece a una hembra de un metro veinte y unos 50 kilos, que han apodado Ardi (ARA-VP-6/500). Los restos fueron descubiertos en Etiopía, en una barranca del río Awash. La primera evidencia fue un molar descubierto en 1992.

¿Qué es tan distintivo del Ardipithecus?

La mandíbula inferior era menos protuberante que la de un chimpancé y no tenía incisivos filosos. La cara tiene una posición más vertical que la de los chimpancés actuales.

Tenía una base craneal corta, lo que es Restos fósiles de Ardi, Ardipithecus ramidusindicador de que la cabeza podía balancearse sobre la espina dorsal. Esto a su vez es indicador de que caminaban en dos patas. La forma de la pelvis también y de los pies de Ardi también ayuda a demostrar que eran bípedos, ya que estaban especialmente adaptados a ello.

Esto es algo muy novedoso, ya que no había en Ardi ninguno de los rasgos presentes en los pies de los monos actuales, sólo el pulgar oponible, que todavía le permitía agarrarse a las ramas de los árboles.

Así que se cree tanto nosotros como los chimpancés actuales habrían evolucionado a partir de alguna especie muy similar al Ardipithecus ramidus. En el camino los chimpancés habrían convergido con gorilas y orangutanes, que habrían evolucionado desde un antepasado diferente.

Todavía no pude leer los papers que recién han llegado a mis manos (virtuales), así que iremos conociendo más detalles luego.

+ Ardipithecus ramidus, y su relación con la familia

Unas palabras de los expertos recopiladas de aquí y allá:

"En el Ardipithecus tenemos una forma no especializada que no logró evolucionar mucho en dirección del Australopithecus", dice el profesor Tim White, de la Universidad de California, Berkeley, y uno de los principales investigadores. "Así que cuando la vemos de la cabeza a los pies, lo que observamos es una criatura mosaico, es decir, alguien que no es chimpancé, pero tampoco es humano. Es un Ardipithecus".

"Nos tomó mucho, pero muchos años limpiar los huesos en el Museo Nacional de Etiopía y después restaurar el esqueleto en sus dimensiones y forma original", dice White. "Y después lo estudiamos y lo comparamos con todos los otros fósiles que se conocen de África y otras partes".

“Estos artículos abren una ventana a un periodo de la evolución humana de la que hemos sabido poco, cuando los homínidos primitivos estaban estableciéndose en África, poco después de separarse del último antepasado que compartieron con los simios africanos”, señala Brooks Hanson, subeditor de ciencias físicas de Science.

"Una vez en cada generación, un fósil espectacular revela un capítulo entero de nuestra prehistoria”, escribe Ann Gibbons en un artículo que precede a la presentación de Science. “En 1974, fue el famoso esqueleto de Lucy, de 3,2 millones de años, que probó que nuestros ancestros caminaban erguidos antes de que hubieran desarrollado cerebros grandes."

"Creíamos que Lucy era el hallazgo del siglo, pero en perspectiva, no lo es", dice el paleoantropólogo Andrew Hill, de la Universidad de Yale, en la presentación de Science .

En La Nación recopilaron otras tantas opiniones interesantes.

Para leer más

Aquí en Mundo Neandertal:

En castellano:

En inglés:

Referencias

News Focus
Introduction & Video
Research Articles
Publicar un comentario