miércoles, diciembre 09, 2009

Abric Romaní, y la vida cotidiana de los neandertales

A 50 kilómetros de Barcelona se encuentra Abric Romaní, un yacimiento que presenta evidencias arqueológicas de presencia neandertal en 14 estratos que cubren 20 mil años de historia de ocupación neandertal de esa cueva. Lo más importante que puede aportar son los fogones, que arrojan mucha evidencia sobre cómo vivían y organizaban el espacio los neandertales.

image

Abric Romaní es casi una Pompeya prehistórica, ya que allí se pueden ver fogones, herramientas líticas y otros artefactos que permiten reconstruir la vida de los neandertales que lo habitaron durante tantos años.

El yacimiento recientemente ha cumplido 100 años de su descubrimiento, y como parte del festejo se juntaron especialistas de todo el mundo allí para discutir sobre todos los aportes que ha brindado al estudio de la vida cotidiana de los neandertales.

Lo que más se discutió es la forma en que los neandertales utilizaban el fuego y cómo organizaban su espacio de habitación, gracias a la gran cantidad de datos que ha aportado Abric Romaní. Desde 1983 se han descubierto casi 200 fogones perfectamente preservados.

Gracias a este yacimiento se puede saber que los neandertales diferían poco de los sapiens en el uso del espacio. Se cree que los neandertales usaban el fuego para socializar alrededor de él, ya que era utilizado tanto como calefacción, iluminación y para cocinar carne y vegetales, o extraer grasa de los huesos. También como protección contra depredadores, e incluso para calentar herramientas de piedra y darles más dureza.

Se han identificado al menos unos seis tipos de fogones, incluyendo estructuras planas junto a la pared del abrigo rocoso, que se cree que serían fuentes de iluminación y calor cerca de las áreas para dormir. Había otros más grandes, ubicados más al centro, con evidencias de huesos animales y herramientas líticas que podrían representar los centros de actividad para la cocina y la manufactura de herramientas.

Se puede ver que en seis niveles consecutivos el ordenamiento del espacio era similar, a pesar que esos niveles cubren varios miles de años. Se ubicaban alrededor de un punto central.

Gracias a estudios microscópicos se pudo determinar la composición de los materiales quemados, identificando fragmentos de hueso, madera, plantas, pedernal y sedimentos de la cueva. Algo interesante es que descubrieron huesos que fueron calentados demasiado como para ser evidencia de comida cocinada, esto evidencia que se usaban huesos como combustible, aparte de la madera.

Este es un aspecto en el que recién se está empezando a trabajar, así que mucho más está por venir. También identificaron grasa, lo que sugiere que la carne cortada de los huesos se cocinaba en los fogones. Si bien esto siempre se asumió, no había evidencias directas, ahora sí.

Otro detalle es que los fogones muestran evidencias de que eran limpiados regularmente.

Fuente: “Better Homes and Hearths, Neandertal-Style”, Michael Balter. Science Vol 326 20 Noviembre 2009

Publicar un comentario