Ir al contenido principal

Los neandertales tenían unas bocas muy grandes

Según un nuevo estudio, los neandertales tenían una boca de un gran tamaño que podían abrir mucho, mucho. Repriman las bromas y los malos pensamientos, que es un estudio serio.

Yoel Rak, profesor de anatomía de la Universidad de Tel Aviv, Israel, y William Hylander, experto en biomecánica de la Universidad Duke, presentaron su estudio en las reuniones de la Paleoanthropology Society que se llevaron a cabo el mes pasado en Vancouver, Canadá.

Los autores realizaron un análisis de la estructura facial neandertal, y descubrieron una combinación entre la estructura misma, los molares posicionados hacia adelante y un espacio inusualmente grande entre las partes verticales de la parte trasera de la mandíbula. Esto les permitía a los neandertales abrir la boca casi de par en par, los autores no pudieron medir con exactitud cuanto la podían abrir.

Compararon esta cualidad con humanos actuales y con Homo sapiens arcaicos, y ninguno tiene este rasgo.

“Esta habilidad está conectada con el largo de las fibras musculares, las cuales, por supuesto, no tenemos”, dijo Rak.

Según Rak y Hylander el gran espacio detrás de los molares en los neandertales creaba una geometría que les permitía dar unas mordidas muy grandes. Según opinan ellos, esto puede llegar a ser una adaptación al tamaño de la comida neandertal. Si bien ponen un manto de cautela, ya que la verdadera razón es un enigma, dicen. “Es algo que sólo una máquina del tiempo podría decirnos”, dijo Rak a National Geographic.

Como vimos aquí en Mundo Neandertal, los neandertales comían mucha carne, y de la mejor, pero también comían pescado y se comprobó hace poco que comían vegetales. No se me ocurre qué de todo eso podría ser tan grande como para que su mordida se adaptase a ser tan amplia, realmente, no creo que esté por allí la respuesta a esta habilidad. Ya que no es que se anduvieran comiendo a los renos de un bocado, sino que utilizaban su tecnología lítica para trozar la carne, y luego cocinarla.

Según Alan Mann, paleoantropólogo que no participó del estudio, pero opina sobre él en National Geographic, una estructura bucal grande no sería exclusiva de los neandertales, sino también de otras especies de homínidos anteriores. Él cree que no se debe a hábitos alimenticios, sino a la evolución del cráneo, el tamaño del cerebro creció y la cara se movió debajo. Dice que la arquitectura facial cambió en los humanos modernos haciendo que la caja craneal y el rostro tuvieran una relación estructural diferente, lo que hizo que cambiara la forma en que abrimos nuestra boca.

Comentarios

Anónimo dijo…
Hace no mucho (pero no sé quién lo había escrito, ni dónde, ni si lo leí en español o en inglés) al hilo de la utilización del fuego, leí que quizás los neandertales no lo utilizaron para cocinar los alimentos. El argumento era el patrón de fractura ósea para la obtención del tuétano. Se decía que ese patrón había cambiado del Pal. Medio al Pal. Superior. Durante el segundo los huesos, se decía, se fracturaban transversalmente, lo que significa que sólo puedes acceder al tuétano si está cocido (sorbiéndolo), en tanto que en el Medio las fracturas son longitudinales. ¿Tu sabes dónde he podido leer eso?
Bigoc dijo…
La verdad que no lo conozco, pero hay evidencias de utilización del fuego y de huesos quemados.
Anónimo dijo…
Me parece que podría deberse a una evolución de tipo sexual (enseñar los dientes) que a menudo no son fáciles de entender en términos de utilidad práctica.

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re

MIS OIS, Los estadios isotópicos marinos

Los estadios isotópicos marinos o MIS por su nombre en inglés, marine isotope stages , son períodos alternativos de frío y calor en el paleoclima de la Tierra. Anteriormente eran llamados OIS ( oxygen isotope stages ). Sirven para deducir la temperatura y el clima del mundo en un determinado período del pasado, utilizando para ello los datos de los isótopos de oxígeno tomados de muestras de fondo marino, suficientemente profundas y grandes como para ver los estratos. Cada estadio es un período de más o menos temperatura medidos en decenas de miles de años, o cientos de miles o incluso millones. Un estudio completo de estos estadios isotópicos revelan el avance y retroceso de los hielos durante las últimas glaciaciones , y el aumento o disminución del mar. Así se pueden unir a glaciaciones o a períodos intermedios entre las glaciaciones. Estos ciclos se ven alimentados también por las muestras de hielos antiguos, de polen antiguo, etc. Cada estadio isotópico representa un