martes, enero 16, 2007

Los primeros europeos tendrían características neandertales

"Los humanos continuaron evolucionando mucho después de que se establecieran en Europa, y se cruzaron con los neandertales mientras se asentaban a lo largo del continente, de acuerdo con un nuevo estudio publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) USA."

Así comienza el comunicado de prensa de la Universidad de Bristol, Gran Bretaña. El artículo trata sobre un nuevo estudio del cráneo Oase 2, recuperado en la cueva Pestera cu Oase, al suroeste de Rumania. Relacionado con otra cueva rumana: Pestera Muierii, de la cual hablamos el pasado noviembre. (imagen: Creditos Erik Trinkaus. Cráneo Oase 2)

El trabajo de campo fue dirigido por Erik Trinkaus, de la Universidad de Washington y Joao Zilhao, de la Universidad de Bristol. Entre el 2003 y 2005 encontraron un grupo de fragmentos craneanos (32) que luego de reconstruidos formaron el sujeto Oase 2 (imagen), que tiene una antiguedad de unos 35 mil años. Antes se había descubierto una mandíbula (Oase 1), en el mismo sitio, de 40 mil quinientos años.

Los humanos modernos surgieron hace uno 150 mil años en Africa, recientes estudios suponen que en el África subsahariana, y habrían llegado a Europa hace unos 40 mil años. El cráneo estudiado representa a los Homo sapiens que habitaron la zona de los Balcanes en los primeros 5 mil años de ocupación.

El estudio fue liderado por Helene Rougier, con un amplio grupo de colegas. Los científicos compararon el cráneo Oase 2 con otros de su misma época y, no tiene características neandertales exactas, pero presenta una combinación de rasgos modernos y arcaicos que pueden ser utilizados como argumento para demostrar un grado de mezcla entre los neandertales y los humanos modernos. El cráneo, que perteneció a un adolescente, tiene un rostro amplio, con frente huidiza, grandes molares superiores, y una leve protuberancia posterior del cráneo (moño occipital) típica neandertal, también encontrada en sitios como Mladec y Pestera Muierii. (en el artículo original pueden verse abundantes fotos) .

Conjuntamente con este estudio salió publicado esta semana el del famoso cráneo de Hofmeyr, de Sudáfrica, con 35 mil años de antigüedad y con rasgos plenamente sapiens, muy diferente al Oase 2.

"Yo creo", dice Trinkaus en Eurekalert, "que lo que este descubrimiento realmente muestra es la naturaleza constante de la evolución humana. Técnicamente, este cráneo es de humano moderno, pero los humanos como los conocemos hoy en día evolucionaron considerablemente desde entonces". Trinkaus quiere decir que los humanos no aparecieron así como somos hoy hace 150 mil años en África y reemplazaron a todos los otros homínidos del resto del mundo. Sino que fueron evolucionando y cambiando en las zonas a las que llegaron, incluso adquiriendo algunas características de los homínidos locales, como sería el caso europeo.

En El Universal se dice: "Joao Zilhao, paleontólogo de la universidad de Bristol en Inglaterra, consideró que el descubrimiento podría resultar de una regresión de la evolución de los humanos o reflejar un vacío en las muestras paleontológicas de la diversidad humana del paleolítico medio".

En Eurekalert Zilhao dijo con respecto a la cruza entre neandertales y sapiens: "Este fósil es una suma muy grande al corpus de evidencia, en crecimiento, de fósiles, genética y arqueológico indicando niveles imporantes de interacción biológica y cultural entre los humanos modernos y las poblaciones anatómicamente arcaicas (incluidos los neandertales) que ellos conocieron a lo largo del camino mientras se esparcieron desde África a Eurasia".


Referencia:

"Pestera cu Oase 2 and the cranial morphology of early modern Europeans" by Helene Rougier, Stefan Milota, Ricardo Rodrigo, Mircea Gherase Laurentiu Sarcina, Oana Moldovan, Joao Zilhao, Silviu Constantin, Robert G. Franciscus, Christoph P. E. Zollikofer, Marcia Ponce-de-Leon and Erik Trinkaus http://www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.0610538104

Publicar un comentario