jueves, mayo 31, 2007

Nuestros ancestros habrían comenzado a caminar primero en los árboles

Un estudio publicado hoy en Science defiende que los primeros homínidos que caminaron sobre dos patas lo hicieron en los árboles, y no al entrar en terrenos abiertos como se creía.

Al parecer un grupo de paleontólogos ingleses han estudiado la forma en que caminan los orangutanes hoy en día, y eso les sugirió que tal vez nuestros ancestros remotos también caminasen erguidos en los árboles. Al parecer no han realizado ningún estudio sobre fósiles homínidos.

Los dejo con la nota de EFE, abajo de todo hay enlaces a las fuentes en inglés.

(EFE).- Los primates que antecedieron al hombre moderno comenzaron a caminar en los árboles antes de hacerlo en suelo firme, según afirma un estudio de paleontólogos ingleses divulgado hoy por la revista 'Science'.

Las actuales teorías sobre la evolución de los homínidos señalaban que el bipedalismo, la característica que diferencia al hombre de sus parientes primates, comenzó cuando éstos descendieron de los árboles, no antes.

Y una de las explicaciones más socorridas ha sido que los ancestros de chimpancés, gorilas y, por último, del hombre descendieron de los árboles para desplazarse en cuatro patas. Con el tiempo, comenzaron a caminar apoyándose en los nudillos y después únicamente sobre sus extremidades inferiores, como los seres humanos.

Sin embargo, según los paleontólogos de la Universidad de Liverpool, ese razonamiento comenzó a complicarse cuando estudios recientes hechos a partir de fósiles mostraron que algunos homínidos, incluido el de Lucy ("australopithecus afarensis"), vivieron en bosques.

Al mismo tiempo, otras formas más primitivas como la del Hombre del Milenio (Orrorin) parece que vivieron en la copa de los árboles y se desplazaban sobre sus extremidades inferiores.

"Los resultados de nuestro estudio han confundido el panorama", señaló Robin Crompton, uno de los autores de la investigación. "Si estamos en lo cierto, esto significa que no se puede confiar en que el bipedalismo nos diga si estamos ante el ancestro de un ser humano o el de otro primate", indicó. Según el científico, "es cada vez más difícil decir qué es humano y qué es simio y nuestro trabajo lo confirma".

Crompton, Susannah Thorpe y Roger Holder, de la Universidad de Birmingham, llegaron a la conclusión sobre el bipedalismo arbóreo de los primates al observar orangutanes en Sumatra (Indonesia). Según señalaron, los orangutanes pasan la mayor parte de su vida en los árboles, lo que los convierte en modelos útiles para establecer cómo se desplazaron nuestros ancestros hace millones de años.

Debido a que esos ancestros comían frutas, habrían tenido que apoyarse en las ramas débiles en la periferia de la copa de los árboles. El hecho de caminar sobre sus extremidades inferiores y utilizar sus brazos para mantener el equilibrio les habría ayudado a desplazarse, según el estudio.

"Nuestros resultados sugieren que el bipedalismo se usó para recorrer las ramas más débiles, donde están las mejores frutas, y también para pasar de un árbol a otro", según Thorpe. Los científicos creen que al bipedalismo contribuyó un cambio climático registrado entre 5 y 24 millones de años atrás, cuando disminuyó la frondosidad de los árboles.

En un ambiente más árido, comenzaron a encontrar dificultades para pasar de un árbol a otro debido a la disminución de la espesura. Los ancestros humanos respondieron a este problema abandonando las copas de los árboles para llegar al suelo de las selvas, donde mantuvieron su bipedalismo y comenzaron a alimentarse en árboles más pequeños.

Los ancestros de chimpancés y gorilas se especializaron más en el ascenso vertical de los árboles y desarrollaron su forma de caminar sobre los nudillos. "Nuestra conclusión es que el bipedalismo arbóreo tuvo grandes beneficios adaptativos. Por ello no necesitamos explicar cómo nuestros ancestros pasaron de ser cuadrúpedos a bípedos", dijo Thorpe.
Extracto de la nota de BBC Mundo, donde hay más opiniones:

Daniel Lieberman, un antropólogo especializado en biología de la Universidad de Harvard, le dijo a la BBC que la teoría resulta interesante, aunque no es la última palabra en el tema.

"Creo que es un buen trabajo, es genial que la gente piense de manera creativa respecto al origen del bipedalismo humano, pero no va a ser lo último que se diga al respecto", comentó Lieberman.

Más comentarios para AFP:
'Si nuestro ancestro tenía una anatomía como la que permite a los orangutanes hacer lo que hacen, con manos y pies si bien adaptados a la escalada y a la suspensión, entonces era demasiado especializado para explicar lo que somos actualmente', considera la antropóloga francesa Yvette Deloison, en declaraciones a la AFP.


Más en inglés
-Eurekalert
-Science
-Nature
-New Scientist
Referencia
Thorpe S. K. S., Holder R. L. & Crompton R. H. Science, 316 . 1328 - 1331 (2007).

Spencer Wells: Venimos de una familia africana que vivió hace 60 mil años

En España está de visita el genetista y antropólogo Spencer Wells, presentando su proyecto de National Geographic para la búsqueda de los orígenes del hombre. En El Mundo le hicieron una interesante entrevista, los dejo con ella:

Hace 60.000 años, sólo 2.000 generaciones, un pequeño grupo de humanos africanos salió en busca de nuevas tierras y dio lugar a la gran diversidad física y cultural que hoy ha colonizado el planeta. Las pistas de este viaje al pasado se encuentran en el ADN y éste es el camino emprendido por el investigador norteamericano Spencer Wells.

De visita en España, ayer presentó en el museo Cosmocaixa de Barcelona su último libro, Nuestros antepasados (RBA), resumen de un proyecto que no sólo consiste en recoger ADN de los indígenas. Gracias a la venta de un kit, que permite a cada persona conocer de donde proviene su linaje, Wells –y con él National Geographic– recauda fondos para ayudar a preservar las culturas indígenas minoritarias. Wells tiene tarea hasta 2010.

Pregunta.– ¿En qué fase está el proyecto, que comenzó en 2005? Respuesta.– Hoy tenemos 10 centros en todo el mundo recogiendo ADN. Ha sido complicado hacer esta red, pero ya tenemos muestras de 25.000 indígenas de los 100.000 que queremos conseguir. También el público ha respondido y hemos vendido 210.000 kits. Gracias a ello, diponemos de 2,5 millones de dólares para un fondo que financiará programas de ayuda a los indígenas.

P.– ¿Qué nos dice este ADN?

R.– Mucho más que los fósiles, que sólo dicen que tuvimos antepasados en África y de repente aparecieron los humanos en todo el mundo. Pero, ¿cómo emigramos y nos diversificamos? La genética nos cuenta que provenimos de unos humanos que vivían en el este de África hace 60.000 años y emigraron hacia Asia, por la costa, hasta llegar a Australia hace 50.000 años. Otra oleada de emigración, de la que proceden también la mayoría de los africanos, viajó hace 45.000 años a Oriente Medio y Asia Central y, desde allí, unos fueron hacia Europa (hace unos 35.000 años) y otros a Siberia (hace 20.000 años), de donde cruzaron a América.

P.– Aquellos Adán y Eva africanos que dieron lugar a la Humanidad no coincidieron en el tiempo.

R.– Bueno, ellos fueron los que dejaron su linaje genético hasta hoy. Otros se perdieron. Nosotros estudiamos el cromosoma Y del hombre y el ADN mitocontrial que transmiten las mujeres. Fue así como llegamos a Adán y Eva, separados por 140.000 años. Esto se debe a que la velocidad a la que cambia el linaje genético varía según el tamaño de la población. En la mayoría de las poblaciones humanas hay menos hombres que mujeres.

P.– ¿Cómo se supone que eran?

R.– Muy parecidos a los africanos modernos actuales. A medida que dejaron África, la piel se aclaró, cambió el pelo... Con el tiempo variaron las características superficiales, pero por dentro somos iguales. Somos de la misma familia africana, hace 60.000 años.

P.– ¿Qué factores nos hicieron diferentes?

R.– El color de la piel se sabe que se aclaró en el norte porque, a medida que dejamos los trópicos, perdimos melanina para sintetizar la vitamina D. Otros rasgos pueden deberse a lo que Darwin llamó selección sexual: escoger personas para copular que resultan atractivas, y éste es un criterio que varía. Son decisiones locales que producen cambios en la apariencia de una población. Hay un pueblo en Rumanía donde todas las mujeres eran bigotudas y a los hombres les gustaban así y tenían más hijas y les transmitían este rasgo.

P.- ¿Por qué es tan interesante el ADN de los indígenas?

R.- Porque mantienen un vínculo con sus antepasados que nosotros hemos perdido. Hay personas que no se han movido en decenas de miles de años y mantienen una conexión con su pasado. Nos dan una visión más clara del aspecto que tenían los antepasados. Gracias a ellos podemos ver cómo se han movido por el mundo.

P.– ¿Cómo influyó la agricultura en este viaje de los humanos?

R.– La mayoría de los europeos, el 80%, tiene sus antepasados en el Paleolítico, en los cro-mañón, que son los que salieron en la segunda oleada de emigración de África y llegaron a Europa Occidental hace unos 35.000 años. Pero hay un 20% de las muestras genéticas europeas que procede de Oriente Medio hace sólo 10.000 años. Fue allí donde la gente comenzó a plantar y domesticar animales;ello les permitió producir más alimentos. Creció la población y necesitaron más espacio, así que divulgaron sus genes por el norte del África, el sur de Europa y Europa noroccidental. En otras zonas del continente, más que los genes se divulgó la cultura.

P.– El ADN puede explicar la diversidad física, pero ¿la cultural?

R.– El lenguaje también lo heredamos de nuestros padres, como la cultura: es el trazado de los patrones genéticos. Podemos comparar familias lingüísticas y son parecidas en el ADN en el 80% de los casos. Lo interesante es el 20% diferente porque nos dice que la cultura evoluciona. Un caso es la aparición de la agricultura en las islas británicas, adonde no llegó desde Oriente Medio. Eso nos dice que aquellos cazadores de hace 5.000 años vieron que en Francia había cultivos y decidieron imitarles.

P.– ¿Se puede saber cuándo apareció el lenguaje?

R.– No, pero lo que sí hay es arte de hace 60.000 años en África. Es la esencia del pensamiento abstracto que es el que utilizamos para transmitir ideas complejas. Quizá el lenguaje surgió como respuesta a un cambio climático. Se vivía la última fase de la Edad de Hielo, había sequía en África y la población bajó a 2.000 personas. Es posible que el lenguaje nos permitiera sobrevivir porque pudimos informar a otros de las innovaciones.

P.– ¿Es difícil convencer a los indígenas de que participen?

R.– No, porque tienen un contacto claro de unión con sus antepasados. Conocen hasta 10 generaciones. Nosotros les decimos que eso es el ADN y se entusiasman.

P.- ¿Hay algunas regiones más interesantes de investigar?

Cada una es fascinante. Nos hemos centrado en África, donde hay más diversidad que en ningún otro continente, estos últimos años. Hice un muestreo de los toubou, en Chad, que llevan allí 30.000 años viviendo. También estudiamos los chukchi, en Siberia, descendientes directos de los que poblaron América, etcétera. Ellos tienen las claves de nuestro viaje por el mundo.

P.– ¿Cuál es el mensaje que está llegando a través de este proyecto científico?

R.– Que todos los seres humanos somos primos y estamos conectados por los antepasados. Es importante saber que las razas no existen.

martes, mayo 29, 2007

Encuentran posibles evidencias de sacrificios rituales en el paleolítico

Habrían encontrado evidencias de sacrificio ritual en antiguas tumbas múltiples de los cazadores recolectores de Europa en el Paleolítico Superior. Un artículo que será publicado en la edición de junio de Current Anthropology explora la posibilidad de que se realizaran sacrificios humanos rituales como una práctica.

Debido a la cantidad, el estado de preservación y riqueza de los entierros del Paleolítico superior (28 mil y 8 mil años antes del presente) representan una fuente importante de información en cuanto a las creencias ideológicas que podrían haber influenciado las costumbres funerarias.

Vincenzo Formicola, de la Universidad de Pisa, Italia, ha realizado un análisis del registro arqueológico europeo, y apunta a la frecuencia alta con que son encontrados entierros múltiples, comúnmente atribuidos a muertes simultáneas por causa de algún desastre natural o enfermedad.

Pero Formicola dice que si se presta atención a la composición de las tumbas, se puede ver que los entierros múltiples eran selectivos. Los esqueletos de estas tumbas no sólo varían en cuanto al sexo y edad, sino que las tumbas más espectaculares incluyen individuos muy deformados, con condiciones patologías que aparentemente podrían ser de nacimiento, como por ejemplo el enanismo o el arqueado congénito de los huesos.

Estas tumbas también están ricamente ornamentadas y en lugares elegidos. Por ejemplo los restos de un adolescente enano en la cueva de Romito, en Calabria, Italia, yacen junto a los de una mujer bajo un elaborado grabado de un toro. En el entierro doble de Sunghir, Rusia, el esqueleto de un preadolescente varón y el de una niña están rodeados de objetos de marfil, incluyendo 5 mil cuentas, cada una de las cuales llevaría bastante trabajo realizarlas.

“Estos descubrimientos apuntan a la posibilidad de que el sacrificio humano fuese una parte de la actividad ritual de estas poblaciones y provee pistas sobre la complejidad y el simbolismo que impregnaba las sociedades del Paleolítico Superior, así como también en la percepción de la diversidad y sus lazos con las creencias magicoreligiosas”, dice Formicola en el artículo. “Estos indivíduos podrían haber sido temidos, odiados o reverenciados”.

Referencia

Vincenzo Formicola, "From the Sunghir Children to the Romito Dwarf: Aspects of the Upper Paleolithic Funerary Landscape." Current Anthropology 48:3.

Vía | Eurekaler

lunes, mayo 28, 2007

Descubren el cráneo de homo sapiens más antiguo encontrado in situ

Reproduzco una noticia que leí en La Gaceta y en La Nación, pero no pude descubrir más datos, si alguien tiene más información, comparta :)

Un equipo internacional de paleoantropólogos y arqueólogos afirma haber descubierto recientemente en Marruecos el más antiguo cráneo de homo sapiens del mundo encontrado in situ.

"Ha habido otros descubrimientos de cráneos de homo sapiens, pero lo que es muy importante es que éste es el más antiguo descubierto in situ", afirmó Abdelwahad Bencer, investigador del Instituto Nacional Marroquí de Ciencias de la Arqueología y del Patrimonio.

Bencer dirige, junto con el francés Jean-Jacques Hublin, profesor de antropología evolutiva en el Instituto Max Planck de Leipzig, el equipo que hizo el descubrimiento a principios de abril en el sitio de Jbel Irhud, en la región de Safi, a 400 km al sur de Rabat.

"El cráneo parcial fue encontrado en un nivel estratigráfico definido con exactitud y data de al menos 160.000 años", agregó con entusiasmo.
Otros dos cráneos de homo sapiens fueron encontrados a finales de los años 60 en el Jbel Irhud y uno de ellos se encuentra expuesto en el museo de arqueología de Rabat. (AFP-NA)

Homo antecessor, a diez años de su descubrimiento

Han pasado diez años desde el descubrimiento del Homo antecessor, y diversos medios españoles se han hecho eco de la noticia. Primero publicaremos una reseña que publicó el periódico ABC, y le seguirá un artículo que escribió José María Bermúdez de Castro, co director de Atapuerca, en el mismo periódico:
JOSÉ MANUEL NIEVES. MADRID.
Hace diez años, el hallazgo en el yacimiento de Gran Dolina, en Atapuerca, de los restos fósiles de seis individuos con más de 800.000 años de antigüedad despejó de un solo golpe muchas de las preguntas que los paleontólogos se formulaban sobre el origen de nuestra propia especie.
Homo antecessor. Fue así como sus descubridores decidieron bautizar el nuevo y revolucionario descubrimiento. Antecessor en el sentido latino del término: el que va primero, el explorador, el pionero. El mensaje de Atapuerca, también aquella vez, como ya había sucedido con los restos de otra treintena de individuos encontrados años antes en la Sima de los huesos (Homo heidelbergensis, 350.000 años) fue meridiano: se equivocaban quienes creían que el europeo más antiguo no tenía más de medio millón de años; se equivocaban quienes habían creido ver, en una mandíbula encontrada en Alemania (la mandíbula de Máuer), los rasgos del antepasado común entre sapiens y neandertales; se equivocaban quienes no querían aceptar el hecho de que también el hombre moderno, y no sólo los primeros homínidos de hace cuatro millones de años, surgió, se desarrolló y vivió en África, desde donde se extendió después al resto del mundo.
Los fósiles que sirvieron a los investigadores para describir la nueva especie aparecieron durante las campañas de excavación de 1994 y 1995. Cerca de ochenta fragmentos de no menos de seis individuos.
La mandíbula 113
Hoy, el número de piezas encontradas ha aumentado hasta casi ciento veinte. Entre ellas, tres mandíbulas en un excelente estado de conservación. La primera, la de 1994, es el holotipo de toda la especie, es decir, la que define una a una las características de la misma. La segunda fue descubierta en 2003 y publicada en 2005. Y la tercera, la mandíbula 113, apareció durante la pasada campaña de excavación, en verano de 2006, y está siendo actualmente estudiada. Las conclusiones, aún no publicadas, verán la luz en el prestigioso «Journal of Human Evolution». La imagen que acompaña estas líneas es, por tanto, la primera que se hace pública de esa extraordinaria pieza.
La mandíbula 113, mayor que las otras dos, perteneció a un adulto (como revela la presencia de un tercer molar), probablemente del género masculino. Y procede de una zona de apenas ocho metros cuadrados, situada en el nivel TD6 del yacimiento de Gran Dolina, un estrato que se encuentra muy por debajo del nivel en el que trabaja actualmente el grueso del equipo, el TD10.
El yacimiento de Dolina, de unos dieciocho metros de profundidad, está dividido en «capas» o estratos que se encuentran uno encima del otro como las hojas de un libro. Y los paleontólogos no tienen más remedio que armarse de paciencia e ir trabajando «por extenso» capa a capa, hoja a hoja, sin precipitarse y sin saltarse ninguna. Cosas del rigor y del método científicos. Algo especialmente difícil, además, si tenemos en cuenta que los restos de Homo antecessor encontrados hace una década aparecieron en el nivel TD6, al que los investigadores pudieron acceder gracias a una pequeña «cata» o prospección de apenas unos metros. Pero faltan años para que las excavaciones puedan explotar plenamente este nivel. Mientras, y aún sabiendo que el «tesoro» está más abajo, todos deben conformarse con ir arañando, año tras año, en los niveles superiores, más estériles.
Pero una casualidad, en forma de explosión en unas viejas maniobras militares, dejó al descubierto, milagrosamente, una pequeña zona de TD6, apenas ocho metros cuadrados que los explosivos no consiguieron derrumbar. Y de ahí proceden precisamente los hallazgos de los últimos años. «Cuando por fin consigamos llegar a TD6 y excavarlo a conciencia -asegura José María Bermúdez de Castro, co director, con Juan Luis Arsuaga y Eudald Carbonell, de los yacimientos de Atapuerca- entonces encontraremos más fósiles de antecessor, y seguramente alguna otra sorpresa».
Antepasado común
Homo antecessor posee los rasgos necesarios para ser considerado el auténtico antepasado común entre Homo sapiens sapiens (nosotros) y Homo sapiens neardenthalensis. Su cara, en especial la de los individuos infantiles, es sorprendentemente parecida a la nuestra, aunque también tiene rasgos que lo emparentan sin lugar a dudas con nuestros «primos» neandertales.
Su origen, aunque todavía no existe registro fósil suficiente, se encuentra en Africa, aunque se postula también una posible procedencia euroasiática, a partir, por ejemplo, de homínidos de más de un millón y medio de años como los encontrados en Dmanisi, en Georgia. Los ancestros de antecessor que quedaron en el continente negro bien pudieron evolucionar a su vez hasta convertirse en Homo sapiens sapiens, nuestra propia especie, que en una nueva oleada migratoria penetró en Europa hace alrededor de cincuenta mil años, donde se encontró con unos neandertales ya perfectamente diferenciados y a los que finalmente sustituyó. Ese es el legado que nos deja este descubrimiento. Los próximos años, sin duda, cuando se llegue por fin a TD6, traerán nuevas e inesperadas respuestas.

(Director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, Burgos)
En Ciencia no existen dogmas ni verdades inmutables, sino hipótesis que pueden ser refutadas por las evidencias o permanecer vigentes con el paso del tiempo.
Cuando en mayo de 1997 la revista Science publicó nuestra propuesta de una nueva especie del género Homo sabíamos que el tiempo sería un juez implacable para la aceptación o el olvido de Homo antecessor.
Han pasado ya diez años desde entonces y ningún científico ha publicado datos que permitan refutar la realidad de esta especie. Por el contrario, los nuevos fósiles humanos encontrados en este nivel de excavación durante los últimos años han ido definiendo cada vez mejor los rasgos de los adultos de Homo antecessor.
Así, hemos podido observar diferencias muy importantes entre los homínidos de TD6 y los encontrados hace más de 50 años en el yacimiento argelino de Tighennif, que son de la misma época y que algunos colegas han querido asimilar a los fósiles de Gran Dolina.
Todo apunta a que los fósiles de Tighennif podrían ser nombrados como la especie Homo mauritanicus, o tal vez como una subespecie de Homo ergaster. Además, y gracias al hallazgo de un par de mandíbulas de adulto, ahora podemos confirmar que los homininos de Gran Dolina tenían una construcción cráneo-facial y un semblante muy distinto al de Homo heidelbergensis, la especie europea del Pleistoceno medio.
Ya pocos dudarán de que en Gran Dolina se encontró en los años noventa del siglo XX un homínido diferente y que, por derecho propio, Homo antecessor debe tener un hueco en la filogenia humana. Otra cuestión es su origen y su destino, temas en los que los científicos de Atapuerca no dejaremos de investigar.

sábado, mayo 26, 2007

Charla de Gustavo Politis avances en arqueología y en etnoarqueología de cazadores-recolectores

"De selvas y llanuras : avances en arqueología y en etnoarqueología de cazadores-recolectores"
Dr. Gustavo POLITIS

Miércoles 6 de Junio 19hs Aula 131
Facultad de Filosofía y Letras
Puan 470

La SEUBE y la REVISTA DE ARQUEOLOGÍA HISTÓRICA
ARGENTINA Y LATINOAMERICANA lo invitan a participar
del Ciclo de Charlas "Nuestros científicos y la
sociedad: investigaciones recientes en las Ciencias
Sociales"

Se entregarán certificados de asistencia.
Inscripción: charlasinscripcion@gmail.com (Nombre y
Documento)

martes, mayo 22, 2007

Entrevista al descubridor de la niña australopiteca de Dikika

Al parecer el descubridor de la niña Australopitecus afarensis de Dikika ha sido invitado a Barcelona y El País le ha realizado una entrevista que reproducimos a continuación porque es muy interesante. Otros medios han escrito sobre la visita de Zeresenay Alemseged a España: El Periódico y La nueva España.

La portada de la revista National Geographic con una niña peluda como un mono pero sonriente como cualquier hija de vecino dio la vuelta al mundo en septiembre pasado. Tras esa reconstrucción virtual de una pequeña Australopitecus afarensis que vivió hace 3,3 millones de años hay una larga historia que ha revolucionado la paleontología mundial: el hallazgo en 2000 del fósil más antiguo de un homínido joven, una chiquilla de tres años de edad, en una remota región del noreste de Etiopía llamada Dikika. Su cráneo y los huesos de la parte superior de su cuerpo estaban prácticamente completos, lo que ha dado un volumen de información inusitado sobre su especie. También se ha hallado su pie, cuyo análisis ha certificado que era bípeda. Los detalles de cómo fue encontrada encenderán más de una vocación entre aquellos que creen que la paleontología todavía puede ser una disciplina teñida de aventura. El autor del hallazgo, Zeresenay Alemseged (Axum, Etiopía, 1969), ha hablado de ello en Barcelona invitado por la Obra Social La Caixa.

Pregunta. ¿En qué circunstancias se produjo el hallazgo de la niña de Dikika, que usted bautizó como Selam (Paz en amárico, lengua oficial de Etiopía)?

Respuesta. Yo era el único científico en la expedición y tenía que ocuparme de todo: paleontología, arqueología, geología y hasta climatología... Sólo me acompañaban tres personas más: un representante del Gobierno y dos soldados, porque Dikika es una zona de frontera entre dos grupos étnicos rivales y se dan enfrentamientos violentos.

P. ¿Por qué decidió hacer una prospección allí?

R. Porque está rodeada por tres grandes áreas de conocida riqueza para la paleontología: al norte, Hadar, donde en los años setenta se encontraron los restos de Lucy, la famosa hembra adulta también de la especie A. afarensis; al oeste Gona, donde han aparecido las herramientas de piedra más antiguas conocidas; y al sur, Middle Awash, que ha dado muchos fósiles importantes de homínidos. Como hay cierto peligro por los enfrentamientos, los científicos no se arriesgan a ir. Incluso mi familia se extrañaba de que fuera, pudiendo trabajar en Francia o en EE UU. Pero yo tenía informes geológicos que indicaban la presencia en Dikika de sedimentos anteriores a los de Hadar, así que fui allí, pensé que alguien tenía que hacerlo, era un reto personal.

P. ¿Es una zona de muy difícil acceso?

R. Se encuentra a 470 kilómetros de Addis Abeba. Los primeros 440 kilómetros pueden cubrirse en coche en seis horas, pero para los 30 últimos... ¡son necesarias cuatro horas! ¡Fui la primera persona en ir en coche a Dikika!

P. ¿Y cómo se produjo el descubrimiento?

R. Mi objetivo era trabajar en la etapa previa a Lucy (3,18 millones de años). Había seleccionado un emplazamiento con cenizas volcánicas datadas en 3,4 millones de años. A las tres semanas de estar excavando decidimos inspeccionar una ladera y el mismo día que empezamos aparecieron los restos de Selam. Recuerdo la hora: eran las cinco de la tarde. El fósil se situaba justo encima de las cenizas, por lo que enseguida estuvo claro que tenía que ser muy próximo en el tiempo a ellas.

P. Fue todo muy rápido.

R. Encontrar un fósil tan completo es algo increíble, sobre todo si lo comparas con tantos colegas que han de emplear toda su carrera para dar quizá con unas pocas piezas dentales. Selam contiene todo lo que la paleontología puede pedirle a unos huesos: información sobre la anatomía, el comportamiento, la locomoción y el desarrollo de su especie.

P. Halló a Selam en 2000 pero no lo anunció hasta 2006. ¿Por qué tanto tiempo?

R. Porque los huesos estaban completamente pegados a un amasijo de restos de piedra y arena, que era como cemento. Hemos tenido que separar la tierra de los huesos grano a grano, con una precisión casi de dentista. Algunos huesos tardamos cuatro años en poder reconocerlos.

P. ¿Era capaz de hablar esa niña?

R. Podemos analizar cómo debía de ser su voz gracias a que uno de los huesos hallados fue el hioides (encima de la laringe), del cual hasta ahora sólo tenemos un par de ejemplos más, muy posteriores, en neandertales. El hioides de Selam tiene una cavidad en su base, igual que los chimpancés, que sirve como saco de aire; en nuestro cuerpo, en cambio, ese hueso es plano. Si la oyéramos hoy, la voz de Selam se parecería más a la de un chimpancé.

P. ¿Y su cerebro? ¿Qué grado de diferenciación tenía respecto al de un chimpancé?

R. La arena y la piedra se han moldeado tan bien en torno a la cavidad de su cráneo que es como si tuviéramos una impresión de su cerebro, algo similar a la conservación de las víctimas de Pompeya. El cerebro de Selam era más reducido que el de un chimpancé de su misma edad. Esto no significa que fuera más retrasada, sino al contrario, que era más humana. Somos la única especie que tiene un desarrollo lento de su cerebro: el cuidado de nuestros padres completa su formación. Así que Selam debió de tener atenciones y mimos. Ésta es una información decisiva para entender los orígenes de los comportamientos de paternidad, de cuidado de nuestros hijos, y también la infancia tal y como la concebimos, algo único en la naturaleza. Así que los A. afarensis eran muy humanos en ese sentido.

P. ¿Qué opina sobre el hombre de Flores, cuyo pequeño cráneo ha generado una gran polémica?

R. Creo que es una especie aparte. En un encuentro en Filadelfia en marzo pasado se presentaron resultados convincentes sobre la ausencia de rasgos morfológicos que indicaran que era un Homo sapiens afectado de microcefalia, una de las principales tesis contrarias. Además, se presentó otro estudio sobre los huesos de su muñeca que muestra que su estructura es muy similar a la de los primates africanos y de los A. afarensis, adaptada para subirse a los árboles, alejada del tipo de muñeca hacia la que evolucionarían después los neandertales o los sapiens.

P. ¿Va a volver al yacimiento de Dikika?

R. Iré en noviembre, pero voy a concentrarme en el periodo de tiempo entre hace 3 y 2,7 millones de años. Es cuando surgen los primeros representantes del género Homo. De hecho, en 2005 localizamos una pelvis de homínido que está en estudio. La ventaja de Dikika es que cubre un periodo de tiempo muy amplio de la historia de la evolución humana que llega hasta hace 500.000 años.

P. ¿Ha cambiado mucho su vida desde el hallazgo de Selam?

R. Soy investigador en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva [Alemania] y el presidente de todos los Max Planck, al que no conocía y que es alguien casi tan importante como Angela Merkel, pone a la niña de Dikika en sus conferencias como ejemplo del impacto ideal a conseguir por un científico. En efecto, ha sido algo que ha ido más allá de la ciencia, ha alcanzado a todos los ciudadanos.

viernes, mayo 18, 2007

Descubren siete dientes neandertales de 90 mil años

Un nuevo estudio métrico de siete dientes humanos encontrados en la cueva Tabun, en Israel, descubren que formarían parte de la dentadura superior de un único individuo, que sería neandertal (TabunBC7). Fecharon el esmalte de los dientes y tendría una antigüedad de entre 80 y 90 mil años.

Fue difícil encontrar la afinidad de estos dientes porque los valores de mediciones caían en los rangos tanto de los neandertales como de los sapiens arcaicos de el Levante. Pero luego de dos análisis exhaustivos ambos identificaron a Tabun BC7 como un neandertal.

El estudio fue publicado en el último número del Journal of Human Evolution firmado por Alfredo Coppa, Franz Manni, Chris Stringer, Rita Vargiu y Francesco Vecchi.

martes, mayo 15, 2007

Primitivo ancestro tenía el cerebro más pequeño de lo pensado

El más grande exponente en tamaño cerebral de nuestra familia fueron los Neandertales, y hoy en día nosotros somos los que tenemos el cerebro más grande. Un nuevo estudio sobre un cráneo de Aegyptopithecus zeuxis, de 29 millones de años, nos muestra que tenían un cerebro diminuto, incluso más pequeño que el de un lemur actual.

"Esto significa que los simios de grandes cerebros los desarrollaron en un punto posterior en el tiempo", dijo Elwyn Simons, primatólogo de la Duke University y autor del estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Hasta ahora los científicos habían asumido que el tamaño del cerebro había jugado un papel importante para definir a los grandes primates, una categoría que incluye a los humanos, monos y simios.

El Aegyptopithecus zeuxis se cree que es un ancestro común de los humanos y a los simios actuales que vivió hace unos 30 millones de años. Este cráneo estudiado pertenece a una hembra, y el cerebro es tan pequeño que cabe en la palma de una mano.

Se cree que tenían un tamaño parecido al de un gato actual, y habitaba en una región de bosque lluvioso tropical, en lo que hoy es Fayum, Egipto.

El cráneo fue descubierto en 2004 en una cantera llamada Jebel Qatrani en Egipto. Estaba tan bien preservado que el equipo realizó una micro tomografía computada para recrear el interior del cráneo y calcular las dimensiones del cerebro que una vez estuvo dentro.

"La razón por la que Aegyptopithecus es tan importante es porque es la base del árbol familiar de los primates del Viejo Mundo, el grupo dentro del cual nos encontramos", dijo Simons a LiveScience.

En 1966 se había encontrado un cráneo similar, que comparándolo con el actual se cree que se trataba de un macho, porque es de un tamaño bastante mayor. Esto evidencia un dimorfismo, o sea una diferencia en el tamaño entre los machos y hembras, que según Simons indica a la vez que estos primates eran grupos sociales, que podrían juntar de a 15 y 20 individuos.

"También descubrimos que el cortex visual era grande, lo que quiere decir que como muchos otros primates, esta especie podría haber tenido una visión muy aguda", dijo Simons en ScienceDaly. "Así que el sentido visual, que es considerado como una de las características muy importante de los antropoides, o grandes primates, ya se había expandido". También creen que eran animales diurnos porque la forma de las cuencas oculares así lo atestiguan, al contrario de muchos monos actuales como el lemur.

Editado luego de leer El Mundo, los colegas españoles opinan:

Manuel Domínguez-Rodrigo, paleontólogo de la Universidad Complutense de Madrid que trabaja en la Garganta de Olduvai (Tanzania), destacaba ayer la importancia de estos hallazgos: "Es el antepasado común más antiguo de todos los monos, simios y humanos y este análisis ha detectado que los primates, en su origen no tenían un cerebro grande, sino que éste fue un desarrollo posterior, al margen de la adaptación a los árboles y al cálculo de las distancias. Hace 20 millones de años, ya había primates con grandes cerebros, luego algo debió de ocurrir y pudo ser el procesamiento de información que precisa el saltar de un árbol a otro", argumenta.

Su colega Jordi Agustí, investigador en el ICREA del Instituto de Paleoecología Humana de Tarragona, cree que Simons y sus colegas han dejado abiertas varias preguntas. "La especie tenía el lóbulo frontal pequeño y un cráneo que lo aproximan a los lemures, luego entre este grupo y sus sucesores (hace 23 millones de años) hay un vacío evolutivo y morfológico. Además, significa que los cerebros de los monos de Sudamérica y Africa aumentaron de forma independiente", asegura. Agustí también cree que algo pasó en el Mioceno para que el cerebro comenzara a crecer. "En Africa pudo ser el choque en la plataforma de Eurasia o un cambio en el clima, pero nos faltan fósiles de hace 28 millones para poder saberlo con certeza", concluye.

Más para leer en inglés

National Geographic


Museo del Neandertal en Piloña, España

En Asturlink nos cuentan de un Museo Neandertal que crearán en Asturias:

El Presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, anunció hoy la construcción de un museo del Neandertal en el concejo de Piloña.

La base de este equipamiento, tal y como explicó Areces en una rueda de prensa celebrada en Infiesto, serán los restos neandertales hallados en el yacimiento piloñés de El Sidrón, para el que anunció un nuevo convenio de colaboración con la Universidad de Oviedo que permitirá prorrogar durante otros cuatro años las investigaciones arqueológicas.

Tras afirmar que "está prácticamente cerrado un acuerdo" respecto a la ubicación del futuro Museo del Neandertal, el presidente del Principado evitó concretar ese emplazamiento.

"Por sentido de la responsabilidad, manifestó Areces, no lo voy a decir ahora en este momento. Sí voy a comprometerme en decir que lo haremos y lo financiaremos nosotros con todas las consecuencias", añadió Tras afirmar que anunciará el acuerdo sobre los terrenos del museo "cuando pueda anunciarlo porque es verdad que todavía no está firmado", Álvarez Areces sí aseguró que en ese momento se verá "que es el mejor sitio que pudiera uno imaginarse".

Por su parte, la consejera de Cultura, Ana Rosa Migoya, que compareció junto al presidente en la rueda de prensa aseguró que las gestiones para la consecución de los terrenos se hayan "prácticamente finalizadas".

"Superado este trámite, encargaremos el proyecto arquitectónico y el discurso museográfico", anunció Migoya.

A su vez, la consejera de Cultura explicó que, de cara a la puesta en marcha del Museo del Neandertal, el Principado creará un comité científico y asesor.

Ana Rosa Migoya aseguró que, en la medida en que vayan siendo estudiados, los restos neandertales localizados en la cueva del Sidrón pasarán a formar parte de los contenidos del museo, junto a elementos interactivos, de recreación virtual de la vida del hombre del Neandertal.

"Yo creo que se convertirá en el segundo equipamiento en importancia dentro del proyecto Paraíso Rupestre del Oriente de Asturias", comentó la consejera, quien sin ofrecer más pistas sobre su posible ubicación, no dejó de reconocer que el museo irá en un lugar "bien comunicado y de fácil acceso".

Durante su visita a Infiesto, y tras recorrer el mercado semanal acompañado por Migoya y por el candidato socialista a la alcaldía de Piloña, Camilo Montes, Álvarez Areces aprovechó su comparecencia ante los medios de comunicación para anunciar un proyecto para la recuperación de la antigua piscifactoría de Infiesto, que incluiría equipamientos como un nuevo centro piscícola con capacidad para 4 millones de alevines de trucha y salmón, un centro de pesca fluvial, así como la recuperación de las antiguas balsas de piedra de la piscifactoría y la recuperación de su jardín botánico.

En la misma rueda de prensa, Álvarez Areces hizo un balance de las inversiones realizadas por el Principado en Piloña a lo largo de la legislatura y que cifró "en cerca de 30 millones de euros".

jueves, mayo 10, 2007

Una mutación genética vinculada con la cognición sólo se encuentra en los humanos

Vía Axxón nos enteramos de esta noticia interesante para al paleoantropología, se cree que la mutación habría aparecido hace menos de 5 millones de años:

Los genomas del humano y del chimpancé difieren sólo en 1,2%, sin embargo hay una diferencia considerable en capacidad mental y lingüística entre las dos especies. Un nuevo estudio mostró que cierta forma de neuropsina, una proteína que juega un rol en el aprendizaje y la memoria, está explícita sólo en los sistemas nerviosos centrales de los humanos, y que se originó hace menos de 5 millones de años.

El estudio, que también demostraba el mecanismo molecular que creaba esta nueva proteína, será publicado en línea en Human Mutation, la revista oficial de la Human Genome Variation Society (sociedad de la variación del genoma humano). La revista está disponible en línea vía Wiley InterScience aquí.

Dirigidos por el Dr. Bing Su de la Chinese Academy of Sciences (academia china de ciencias) en Kunming, China, los investigadores analizaron el ADN de humanos y de varias especies de simios y monos. Su trabajo previo había mostrado que la neuropsina de tipo II, una forma más larga de proteína, no está explícita en el córtex prefrontal (CPF) de los simios menores ni en los monos del Viejo Mundo. En el presente estudio, analizaron la expresión del tipo II en el CPF de dos especies de grandes simios, chimpancés y orangutanes, y descubrieron que no estaba presente. Ya que estas dos especies se bifurcaron muy recientemente de los antepasados humanos (aproximadamente 5 y 14 millones de años respectivamente), esta conclusión demuestra que el tipo II es una forma específica humana que se originó recientemente, hace menos de 5 millones de años.

La secuenciación genética reveló una mutación específica de los humanos que provoca un cambio en el patrón de empalmes del gen neuropsina, creando un nuevo sitio de empalme y una proteína más larga. Al introducir esta mutación en el ADN de un chimpancé resultó en la creación de neuropsina de tipo II. "Por lo tanto, la mutación específica humana no sólo es necesaria sino también suficiente para crear la nueva forma de empalme", afirman los autores.

Los resultados también mostraron un efecto debilitante de un diferente sitio de empalme de tipo I específico y una significativa reducción en la expresión de la neuropsina de tipo I en humanos y chimpancés, cuando se comparan con el macaco de rhesus, un mono del Viejo Mundo. Este patrón sugiere que antes del surgimiento de la forma de empalme de tipo II en el humano, el debilitamiento del sitio de empalme de tipo I ya existía en el antepasado común de los humanos y chimpancés, implicando un proceso de múltiples pasos que llegó al cambio dramático de patrones de empalme en los humanos, señalan los autores.

Identificaron una región en la secuencia del chimpancé que tiene un efecto debilitante sobre el sitio de empalme que también probablemente es aplicable a los humanos. "Es probable que tanto la creación de una forma nueva de empalme como el debilitamiento del enlace constitutivo contribuyan a que el patrón de empalme cambie durante la evolución del primate, sugiriendo un proceso de múltiples pasos que conduce eventualmente al origen de la forma tipo II en el humano", afirman los autores.

Señalan que estudios posteriores deberían explorar la función biológica de la neuropsina de tipo II en los humanos, ya que los 45 aminoácidos adicionales en esta forma podrían causar cambios estructurales y funcionales en la proteína. Señalan que para comprender la base genética que subyace bajo las características que ponían a los humanos lejos de los no-humanos primates, los estudios recientes se han concentrado en identificar genes que han sido seleccionados positivamente durante la evolución humana. Concluyen, "Los presentes resultados subrayan la importancia potencial de la creación de nuevas formas de empalme en el sistema nervioso central al emerger la cognición humana."

Fuente: Terra Daily. Traducido por Graciela Lorenzo Tillard

miércoles, mayo 09, 2007

Carbonell en Buenos Aires, asistimos a la conferencia sobre poblamiento de Europa

Ayer pude asistir a la conferencia que dio Eudald Carbonell en la Universidad de Buenos Aires. Sin duda excelente, y me agradó mucho poder escuchar a semejante eminencia en el mundo de la paleoantropología.

La conferencia versó sobre “El poblamiento del continente Europeo: primeros habitante”, pero por suerte el paleoantropólogo español no se quedó con ello y nos relató su extensa experiencia alrededor del mundo, nos contó sobre todos los yacimientos que ha visitado y debatió con los catedráticos argentinos sobre temáticas tales como la hominización, la humanización y el canibalismo ritual.

Me gustaría compartir con ustedes algunas frases que dijo Carbonell y que me han gustado. Vi que la conferencia estaba siendo grabada, espero hacerme con una copia para compartirla con ustedes luego.

La conferencia se abrió con la idea que tiene Carbonell de las ciencias, hay que "romper el tabique entre las ciencias y entre el pasado, presente y futuro", dijo. Y con referencia a la divulgación que está realizando por todo el mundo con sus viajes, dijo "dejé de creer para pensar y pensar es compartir", que se une a lo que dijo casi al final de la conferencia: "cuanto más viajo más igual veo todo".

Nos contó que para él "el tiempo es el verdadero rector del conocimiento" y que "hay que entender los procesos", los procesos culturales y biológicos, pero él se refirió a que "empezamos a generar transformación cultural cuando teníamos el mismo cerebro que los monos".

Otro tema interesante que se tocó en la conferencia, es justamente por el cual Mundo Neandertal lo entrevistó hace unos meses, el canibalismo de Atapuerca.

Nos contó que los restos pertenecen a 11 individuos que en su mayoría son infanto juveniles, todos pertenecientes al TD6 de Gran Dolina. "No es un evento, es un proceso, de cientos de años", dijo. "Es cultural". Y contó sus impresiones al respecto, que debatió con algunos catedráticos argentinos, ya que asistieron a la conferencia los catedráticos y profesores de las materias Fundamentos de Prehistoria, Prehistoria del Viejo Mundo, y Antropología biológica y paleoantropología de la carrera de Antropología de la Universidad de Buenos Aires.

Si están en Buenos Aires, no se pierdan la siguiente conferencia que será este viernes, lees más aquí.

lunes, mayo 07, 2007

Los primeros pobladores australianos llegaron directo de Africa

Los primeros pobladores de Australia no procederían de sucesivas migraciones de la India como se creía, sino que habrían llegado directamente desde África hace unos 40 mil años. Serían parte del linaje de Homo sapiens que comenzó el éxodo de África hace entre 50 y 70 mil años.

Así lo manifestó a EFE uno de los responsables de esta investigación, el español Juan J. Sánchez, biólogo molecular de Genética Forense de la Universidad de La Laguna (Tenerife), quien explicó que este estudio desvela que las líneas genéticas de los australianos, una rama completamente "ancestral", tienen "un punto común" con las poblaciones iniciales que salieron de África.

El estudio, que se publica en el último número de la revista 'PNAS', incluye también a científicos de varios centros de investigación de Estonia, Reino Unido y Alemania.

Para esta investigación han sido utilizadas técnicas multiplex, que permiten "la detección de muchos marcadores simultáneamente con muy poca cantidad de ADN", y se tomó de base un muestreo de "unas 500 muestras del cromosoma "Y" y un centenar mitocondrial de poblaciones modernas de toda Australia".

Los resultados del estudio desvelaron una ausencia de variaciones genéticas específicas de la India entre los australianos, y sólo se detectó la base genética común a todas las poblaciones.

Los Homo sapiens se originaron en África hace unos 150 mil años, y salieron de allí hace entre 70 y 65 mil años. Luego se establecieron en Medio Oriente, desde donde se fueron trasladando a diversas partes del mundo. Los australianos se creía que habían llegado desde la India en sucesivas oleadas, pero este estudio echa eso por tierra y ofrece en su lugar la idea de que llegaron desde Nueva Guinea (mucho más al este) en una única oleada pobladora y luego quedaron aislados.

Y los análisis no encontraron evidencias de linajes arcaicos en las poblaciones australianas, o sea que no hay rastos de que desciendan de los Homo erectus asiáticos, sino que tienen una linea directa con los Homo sapiens de origen africano.

Sánchez dijo a EFE que no hay evidencias sólidas de recientes migraciones hacia Australia, desde la separación del continente de Nueva Guinea al final de la última edad de hielo; no obstante, "anteriormente" a esa fase, el flujo genético entre Australia y la vecina Nueva Guinea parece que fue escaso.

Cambios culturales en los últimos seis mil años en Australia, como el desarrollo de nuevas tecnologías o la introducción del Dingo (un animal al que se relaciona con perros salvajes de Asia suroriental), no parecen debidos a migraciones "significativas" desde otros lugares, añadió el científico.

Todo apunta a que después del asentamiento de los primeros pobladores en Australia apenas hubo inmigración perceptible desde fuera del continente.

Se entiende del artículo que estos Homo sapiens originarios de los australianos, no pasaron por la India sino que fueron parte de la oleada que llegó al este Asiático y que luego pasó a las islas del sudeste.

Vía | El Mundo, The New York Times y The Times

viernes, mayo 04, 2007

La piel blanca de los europeos sería muy reciente, según un estudio genético

Según un reciente estudio genético el color de piel de los europeos fue adquirido recientemente, entre 6 mil y 12 mil años antes del presente.

La genetista Anne Gibbons dio a conocer sus estudios en el encuentro de la American Association of Physical Anthropologists que fue llevado a cabo entre el 28 y el 31 de marzo de este año.

Gibbons calculó el rango de mutación del gen SLC2445, un gen que no causa la piel pálida. De allí concluyó que habían pasado al menos 18 mil años desde que el alelo para la piel clara haya aparecido en los europeos. También descubrió que los europeos que ya tienen el alelo ese tienen muy poca diversidad, señal de un cambio genético muy reciente, porque no han pasado suficientes mutaciones. Así que en total, con todos los estudios que realizó, cree que el cambio debe haber ocurrido hace unos 5300 a 6300 años, aunque debido a las imprecisiones podría llegar a 12 mil años.

Es interesante sin duda este estudio, ya que de ser cierto estaríamos en el período en que terminaron las glaciaciones, el comienzo del Holoceno, y final del paleolítico.

Referencia: "Euoprean Skin Turned Pale Only Recently, Gene Suggests", Ann Gibbons. Reporte de la Amer. Assoc. of Physic. Anthropol. Science 316: p. 364

miércoles, mayo 02, 2007

La Boella, yacimiento español de más de un millón de años

En El Mundo se informa del descubrimiento de un mamut de un millón de años de antigüedad, pero lo que más nos interesa a nosotros es lo que se cuenta de refilón sobre las posibilidades del yacimiento español La Boella:

Un equipo de arqueólogos ha localizado en la finca de La Boella, situada entre La Canonja y Tarragona, una defensa o colmillo de mamut que podría otorgar al yacimiento un millón de años de antigüedad.

[...]

Por encima del nivel donde ha aparecido el mamut se han encontrado herramientas de sílex que "avalarían la presencia humana en estos parajes hace más de medio millón de años", y un foso agrario relleno con algunos materiales cerámicos romanos.

El hallazgo del mamut y las industrias líticas son "muy importantes" para profundizar en el conocimiento de las primeras dispersiones humanas que, procedentes de África, llegaron a Europa hace más de un millón de años, según Josep Vallverdú, responsable de la excavación y miembro del IPHES-URV.

De esta manera, La Boella "se sitúa en la misma línea de investigación, y en una edad similar, de yacimientos como Atapuerca y Orce", pese a que hasta hace 10 años se consideraba que en Europa no había habido población humana antes de hace 500.000 años.