viernes, mayo 28, 2010

Ardipithecus ramidus genera polemica

Se acuerdan de Ardi, Ardipithecus ramidus que llegó a patear el tablero de la evolución humana a fines del año pasado y que incluso fue elegido como noticia científica del 2009.

image Pero ahora un par de comentarios científicos publicados en Science ponen en duda varios de los supuestos del grupo descubridor de Ardi, como el de Thure Cerling y colegas que dice el paleoambiente de Ardi no fue boscoso, como argumentaban White y colegas en 2009.

O el de Esteban Sarmiento que dice que no pertenecía a nuestra subtribu hominina, porque el reloj molecular ubica la divergencia humano-chimpancé entre 3 y 5 millones de años atrás, muy reciente como para que Ardipithecus ramidus pertenezca a nuestro linaje, ya que tiene 4,4 millones de años.

Cerling es un geoquímico de la Universidad de Utah, que junto con colegas geólogos y antropólogos utilizaron los mismos datos publicados por White y colegas en Science en 2009 para analizar el paleoambiente en el que vivió Ardi hace 4,4 millones de años.

Luego de analizarlo no apoyan la interpretación del grupo descubridor, para ellos no vivía en un bosque tupido. Por el contrario, para ellos vivía en la sabana arbustiva con parches de árboles que se viene interpretando desde hace años como el ambiente en el que vivieron casi todos estos homínidos del pasado, y que según una de las teorías que Ardi había echado por tierra, habría posibilitado el caminar erguido de nuestro linaje.

Pero White ha respondido al comentario técnico de Cerling y colegas en el mismo número de Science. En él dice que estos críticos ignoran la totalidad dela evidencia fósil, geológica y geoquímica presentada en los papers originales. Él dice que había pastizales, es cierto, pero la abundancia de fósiles de mamíferos adaptados a la vida boscosa indica que no era un ambiente de savana abierta, sino un bosque cerrado.

El siguiente comentario, tal vez el más lapidario, fue el de Esteban E. Sarmiento, zoólogo especializado en vertebrados de la Fundación Evolución Humana, quien dice que Ardi no tendría que estar ubicado en nuestro linaje.

Según opina Sarmiento, aspectos primitivos del esqueleto de Ardi y el reloj molecular sugieren que Ardipithecus ramidus es anterior a la divergencia que llevó a la separación actual entre nosotros y los chimpancés.

En su respuesta, el equipo de White dicen que las fechas del reloj molecular no son confiables, y que hay fósiles que han empujado esa divergencia mucho más atrás, hace 6 millones de años. También que Sarmiento no reconoció la gran cantidad de características craneales, dentales y esqueléticas que alinean a Ardi con los homínidos posteriores.

Ardi llegó para patear el tablero de la evolución humana, por lo que no va a ser un camino de rosas aceptar todo lo que vino a cambiar de lo que se creía hasta la fecha.

Mayoritariamente se pensaba que ese antepasado común no habría sido muy diferente de los chimpancés actuales, lo que ha llevado al error popular de asumir que descendemos de un mono como los de hoy en día. El Ardipithecus ramidus echa por tierra esa visión, ya que es uno de los más antiguos y más cercanos al antepasado común, y no tiene absolutamente nada que ver con un chimpancé actual.

¿Qué nos dice esto? Que el nuevo fósil era más arbóreo que los monos actuales, que se caracterizan por ser más terrestres, al igual que nosotros y nuestros antepasados del género Homo. Esto permite imaginar que el ancestro común habría sido del todo arbóreo, y habría dado lugar a dos líneas evolutivas diferentes, pero ambas terrestres: una caminó sobre sus dos patas, y la otra no. Ardipithecus caminaba en dos patas, pero no de la forma que lo hacían los australopitecos y nosotros.

Referencias

Science 28 May 2010:
Vol. 328. no. 5982

4 comentarios :

Maju dijo...

Decir que la divergencia Pan-Homo es de sólo 5-3 millones de años me parece una burrada. En general se suele aceptar 5.5-8 millones de años pero hay evidencia a través de la divergencia chimpancé-bonobo que la cifra de 8 millones (o quizá) mayor es la correcta.

Es en cualquier caso absurdo imaginar a Pan-Homo divergiendo sólo 3 millones de años atrás cuando ya hay especímenes de Homo hace 2 millones de años y cuando la divergencia bonobo-chimpancé es de al menos 1.3 millones de años.

Aunque los autores citan varios estudios de referencia, yo nunca antes de ahora he visto esa cifra tan corta, que es claramente absurda. Estamos hablando de dos géneros diferentes y además hay toda una cadena de fósiles intermedios (Australopithecus) que claramente se superponen a esta cronología ultra-corta y ya andaban de pie.

Por lo demás, no me posiciono sobre si "Ardi" está en la línea humana o no pero los australopitecinos en general sí que lo están y son de esas fechas y bípedos.

El PaleoFreak dijo...

Una fecha de divergencia Homo/Pan de unos 3 millones de años deja fuera también al pobre Australopithecus anamensis, que ronda los 4 ma. Y a otras formas bípedas más controvertidas.
Si la fecha está tirando más hacia 5 ma que hacia 3, entonces no es absurda. Me parece que ha salido así en más de un estudio. Por otra parte, si la divergencia es hace 5, no hay demasiado problema con Ardi, que aún tendría seiscientos mil años (se dice pronto) para evolucionar. Eso suponiendo que Ardi descienda del ancestro común Homo / Pan, que eso aún no ha sido confirmado por un buen análisis filogenético.

LaBaracA dijo...

Ya lo dijo Tim White:

«En “Ardipithecus” tenemos una forma no especializada que no ha evolucionado mucho en la dirección de “Australopithecus”. Por lo que cuando vas de la cabeza a los dedos del pie, lo que ves es una criatura mosaico, que no es ni chimpancé, ni es humano. Es “Ardipithecus”».

Aparte en su estudio indica que en los yacimientos donde se encontraron los fósiles, se encontraron 2 ecosistemas, uno perteneciente a pastos y sabana y otro más arbolado, todos los fósiles de Ardiphitecus aparecen en las zonas con más arbolado...

SAludos

Nayus dijo...

Eso del reloj molecular no deberia ser tomado como algo exacto, ademas el ardipiteco esta en sus limites normales, el que si se acerca polemicamente a ellos es el toumai. Sobre lo de la sabana o bosque pues creo que no ha de haber sido ni lo uno ni lo otro porque alguna cosa de diferente ha tenido que haber para que los ardipitecos sean distintos a los chimpances, diferencias que pueden ser desde estrategias por el alimento hasta por la reproduccion. Por supuesto, varios cientificos aun creen en la sabana arbolada pero quiza ese terreno complemento no necesariamente origino el bipedismo.