martes, enero 17, 2017

¿Por qué tenemos remolinos de pelo?

Quién no ha sufrido alguna vez a su remolino del pelo. Tal vez al grado de hacerse la pregunta de por qué demonios nos complican la cabellera (si es que tenemos la suerte de contar con una). No es una pregunta ociosa, ya que como casi todo en este simio desnudo, necesita una explicación del Detective Evolutivo.


Si tenemos suficiente cabello como para que no nos llamen pelado por la calle, todos los seres humanos tenemos al menos un remolino en la parte de atrás de de la cabeza, tirando hacia el costado. En algunos se nota más que en otros, pasando inadvertido o complicándoles el peinado.

Lo interesante es que los expertos dicen que cada cabeza humana debe tener un remolino. Sí. Obligación matemática. Es que nuestra cabeza es una esfera, un tanto deformada, pero una esfera al fin. Es imposible cubrir una por completo con pelo sin que exista al menos un punto desde el cual se irradien todos los pelos.

Por eso es que la gran mayoría de la gente tiene un remolino, que gira como las agujas del reloj. Una minoría muy pequeña suele tener más de uno, y también son minoría los que tienen remolinos que van a contrarreloj.

Cerebros y remolinos

Si un científico extraterrestre se pusiese a mirar fotos de cada especie de primate de nuestro planeta, una lo sobresaltaría, no sólo por estar desnuda de pelo corporal, sino por el tamaño descomunal de su cabeza. Y sí, somos cabezones, ¡qué se le va a hacer!

Nuestra cabeza es proporcionalmente muy grande por culpa de ese enorme cerebro que tenemos, cuyo tamaño, si bien es menor al del de una ballena, en relación con nuestro cuerpo, es descomunal: somos los animales con el mayor cerebro en todo el reino animal y, al que nos sigue, le sacamos varios cuerpos de ventaja (el nuestro mide el triple).

Si vemos la forma de la cabeza de otros primates, nada tienen que ver con una esfera, como la nuestra que es tan redondeada, esto es porque nuestro cerebro fue convirtiendo nuestro cráneo en un globo a lo largo de los 2 millones de años en que la evolución lo fue ampliando hasta su estado actual.

¿Y qué tiene que ver el cerebro con los remolinos de pelo? Es que estos últimos aparecen muy temprano durante la etapa fetal, en la semana 16 ya es discernible, y se ubica en el punto focal donde la tensión del rápido crecimiento del cerebro es la más baja. Así es que la ubicación y la cantidad de remolinos, podrían tener relación con el desarrollo normal, o anormal del cerebro durante esa etapa en que nos la pasamos durmiendo dentro de la panza de nuestras madres.

Algunos científicos propusieron que los remolinos podrían aparecer en el lado dominante del cerebro, es decir, en el derecho si somos diestros, o en el izquierdo para los zurdos. Pero los estudios no han podido comprobar que esto sea cierto.

En otros estudios se propuso que la dirección en la que fluye el líquido amniótico durante el embarazo podría tener algo que ver con cómo se desarrollan los folículos de los cabellos, y el remolino en particular.

Según otros estudios, la dirección en la que crecen los pelos pareciera estar determinada por el estiramiento de la piel durante el crecimiento del cerebro entre las semanas 10 y 16 de gestación, que es también cuando crecen los folículos del cabello.

Según David W. Smith y Bradley T. Gong, de la Universidad de Washington, que estudiaron el desarrollo cerebral en niños, la forma y cantidad de remolinos está relacionada, y pueden ser utilizado como evidencia directa de la semana en la que la desviación comenzó en el desarrollo cerebral anormal del feto.

Desórdenes mentales y remolinos de pelo

Desórdenes mentales como la microcefalia, oxicefalia, trigonocefalia, síndrome de Down, y esquizofrenia están asociados a remolinos de cabello extraños y fuera de lo normal. Pueden aparecer más de uno, o ubicarse en lugares extraños como los costados de la cabeza, o el flequillo.

Al parecer, en esto no somos exclusivos. Si bien otros primates no tienen remolinos de pelo, sí se ve en algunos otros mamíferos, y también se ha descubierto que tienen algo que ver con los temas mentales. La famosa entomóloga Temple Grandin, registró la relación que existe entre las vacas con remolinos en la frente, y un mal temperamento.

Los remolinos de pelo están estrechamente relacionados con el cerebro, se desarrollan juntos, y al ubicarse en ciertos lugares especiales, donde el acelerado crecimiento del cerebro hace menos presión sobre la piel que lo recubre, pueden ser tomados como evidencia de que ocurrió alguna desviación en el desarrollo normal del cerebro.

Si bien hace décadas que se vienen estudiando estas relaciones, todavía no se ha podido generalizar al grado de que sea una ciencia exacta la interpretación de los remolinos, ya que no siempre se comportan como se esperaría.
---------------------------

Remolinos futurólogos en China

¿Querían más curiosidades sobre los remolinos de pelo? Incluso las tradiciones chinas, siempre tan sabias, tienen algo que decir. En la cultura popular china, existe una forma de adivinar el futuro que necesita que quien quiere conocer lo que le espera adelante, debe aportar su hora exacta de nacimiento, y como nadie se acuerda, el experto futurólogo lo deduce por la posición del remolino del cabello. 

Si bien, obviamente los científicos chinos buscaron probar que esto tenía algo de base científica, pero lo que comprobaron es que el remolino nada tenía que ver con el horario de nacimiento.


Otros Artículos sobre Evolución Humana



Publicar un comentario