viernes, septiembre 14, 2007

Las manos de los homínidos de Atapuerca eran fuertes, robustas

Estamos de parabienes esta semana. La agencia EFE distribuye una noticia en la que se dice que las manos de los homínidos que habitaron Atapuerca hace entre unos 800.000 y 350.000 años eran tan hábiles como las nuestras, aunque más robustas, más fuertes y más capacitadas para agarrar objetos con fuerza.

Aunque a lo largo de la evolución humana, las manos, igual que el resto del cuerpo de los humanos actuales, se han hecho más gráciles, debido a los cambios de hábitos, la alimentación y el clima, los homínidos de Atapuerca tenían las mismas habilidades que los actuales para manipular objetos y también disfrutaban del mismo repertorio de movimientos manuales.

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio inédito del investigador Carlos Lorenzo, del Área de Prehistoria de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, y miembro del equipo de Investigación de Atapuerca, que es además el trabajo más completo realizado hasta ahora sobre la evolución de la mano humana a lo largo de la historia.

Este estudio se incluye concretamente en una tesis del investigador Carlos Lorenzo (Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 1997), dirigida por uno de los codirectores del Proyecto Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, que será presentada mañana en la Universidad Complutense de Madrid.

En el marco de este estudio, que se basa sobre todo en los fósiles de la mano encontrados en la Sierra de Atapuerca, exactamente en los yacimientos de Gran Dolina y la Sima de los Huesos, se han estudiado cerca de 500 restos de mano de diferentes especies de homínidos.

Para llevar a cabo el análisis comparativo se analizaron a fondo la variación y morfología de cerca de un centenar de manos humanas actuales.

Además, para valorar la posición evolutiva y la anatomía de los fósiles de Atapuerca, en el material comparativo se incluyeron restos de las manos de homínidos encontrados hasta la actualidad desde los primeros Australopithecus hasta la especie Homo sapiens.

En Gran Dolina, hasta ahora, se han recuperado 12 huesos de mano, en un nivel 6, en donde apareció Homo antecessor, con una antigüedad de 800.000 años; aunque pocos, son los más antiguos de Europa correspondientes a esta parte del cuerpo y permiten conocer cuál era la anatomía de las primeras poblaciones del continente europeo.

En la Sima de los Huesos se han estudiado 518 fósiles de mano, que representan el 34 por ciento de los huesos de esta parte del cuerpo de los 28 individuos identificados en este yacimiento a partir de los análisis de los dientes.

Estos restos tienen al menos 350.000 años de antigüedad y han sido asignados a Homo heidelbergensis, especie antepasada de los Neandertales.

Según Lorenzo, “las manos de Homo heidelbergensis tienen una morfología general fuerte, robusta y son relativamente más anchas que las de los humanos actuales, pero al mismo tiempo son similares a las de los Neandertales”.

Publicar un comentario