jueves, octubre 18, 2007

Los neandertales tenían el gen del habla: FOXP2 modificado

Sabemos de sobra que en derredor de los Neadertales hay infinidad de polémicas. Una de ellas es si tenían un lenguaje o no. Ya vimos aquí en Mundo Neandertal que hay pruebas ya de sobra de que estaban posibilitados para el habla, y que tenían un comportamiento simbólico. Ahora un grupo de paleoantropólogos españoles habría descubierto que los neandertales europeos tenían unas mutaciones en el gen FOXP2, que está relacionado con el habla.

Los cambios en dos aminoácidos en el gen FOXP2, que son los que facilitan el habla, no se habían encontrado en ningún otro ser vivo del planeta, tan sólo en los Homo sapiens actuales. Hasta hace un año, se creía que este gen tenía una antigüedad de entre 100 y 200 mil años, pero un re análisis publicado en noviembre del año pasado, que cubrimos aquí, se cree que el orígen de este gen podría irse hasta 1.9 millones de años, fecha de aparición de los primeros Homo.

Antonio Rosas, paleobiólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), uno de los autores del trabajo publicado en Current Biology, dice: "Lo más posible es que esas mismas mutaciones las tuviera un antepasado común a neandertales y humanos modernos. Ello supone, al menos, 400 mil años de antigüedad y desmiente las estimaciones de los genetistas, que concluyeron que esta mutación tenía 200 mil años". Si bien, como ya vimos un estudio anterior ya la había desmentido.

Para este estudio paleogenético, los científicos utilizaron dos pequeños trozos de fémur de dos varones neandertales, de hace 43 mil años, hallados en la cueva asturiana de El Sidrón.

Los fósiles fueron recogidos con cuidados especiales para evitar la contaminación con ADN humano o ambiental que pudiera afectar a los resultados, el peor enemigo en este tipo de estudios.

Parte se envió al Instituto Max Planck, en concreto a Svante Pääbo; otra parte al experto español Carles Lalueza, de la Universidad de Barcelona; y una tercera a la Universidad de Lyon. "Buscábamos este gen específico porque sabíamos de su importancia para la comunicación y en los tres centros obtuvimos las mismas mutaciones", explica Lalueza.

En concreto, el gen FOXP2 es un interruptor genético que regula la expresión de otros genes implicados en áreas cerebrales. Las dos modificaciones específicas halladas en Homo sapiens y neandertales podrían haber posibilitado los movimientos orofaciales necesarios para articular un lenguaje, a la vez que desarrollaba áreas cerebrales específicas.

La importancia de este gen, que es sólo uno de los relacionados con el lenguaje, se descubrió hace cinco años tras la investigación sobre una familia británica que tenía alterada su capacidad de habla desde hacia tres generaciones. Los científicos encontraron que tenía el FOXP2 inactivo.

Así que esta es una prueba más a favor de que nada imposibilitaba hablar a los neandetales, tan sólo los prejuicios que se vienen acarreando sobre esta especie desde el siglo XIX.

Fuentes: Reuters, El Mundo

Publicar un comentario