jueves, noviembre 22, 2007

Un híbrido neandertal sapiens que no lo sería tanto

Hace unos meses les presentamos el caso de un híbrido neandertal sapies, de la cueva de Cioclovina en Rumania, con 32.500 años de antigüedad. Un nuevo artículo publicado en el Journal of Human Evolution concluye luego de muchos estudios, que no sería un híbrido sino un Homo sapiens 100 por 100.

El estudio fue realizado por Katerina Harvati, Philipp Gunz y Dan Grigorescu. Harvati y Gunz son reconocidos como paleoantropólogos contrarios al cruce entre neandertales y sapiens, todos sus artículos fueron siempre para probar lo contrario, como hemos visto aquí.

El espécimen en cuestión es Cioclovina 1, que fue descrito por Erik Trincaus el pasado julio. Trinkaus es un paleoantropólogo que justamente se inclina por la teoría contraria a la de Harvati, que cree que los neandertales desaparecieron por una hibridación con los sapiens, que fueron absorbidos por estos últimos.

El debate actual sobre el origen del hombre moderno se centra justamente en la posibilidad de si hubo un cruce entre los sapiens que salieron de África con las otras poblaciones del resto del mundo, los neandertales en Europa.

Según Harvati “evidencias de tal cruce tiene que ser vista en los fósiles más antiguos de humanos modernos fuera de África, ya que son esas las poblaciones que habrán encontrado y posiblemente se hayan cruzado, con los homínidos que poblaban esas regiones”.

Según Harvati muchos de esos posibles híbridos se han eliminado porque las nuevas técnicas de datación los eliminaron de la competencia. Pero algunos tienen fechas que coinciden con la entrada de los sapiens en Europa. Uno de ellos es el que fue descubierto en Cioclovina.

Harvati y colegas dicen “Este individuo es de mucha importancia para comprender los orígenes de los humanos modernos en Europa, y recientemente ha sido propuesto como representante de híbrido neandertal sapiens”. En su estudio presentan una descripción y un análisis morfométrico y geométrico tridimensional de los restos, que luego compararon con una “amplia muestra” geográfica de homínidos fósiles de Europa, África y de Medio Oriente, a fin de establecer afinidades y evaluar su morfología en busca de evidencias de mezcla entre neandertales y sapiens.

Y los científicos concluyen que “Nuestros resultados muestran que Cioclovina 1 es completamente moderno en su forma cranial, y no apoyan a la hipótesis de que representa un híbrido”. Y dicen en las conclusiones del artículo: "El espécimen no exhibe ninguno de los patrones morfológicos predichos para un híbrido. [...] Cioclovina es un humano moderno completo en todos los aspectos examinados y analizados y no hay ni una pista en su anatomía que pueda ser de un híbrido neandertal sapiens".

Veremos que tiene que responder Trinkaus a este estudio, y cómo sigue el debate. Por ahora no hay ningún híbrido aceptado por toda la comunidad antropológica.

Publicar un comentario