Ir al contenido principal

El hobbit de flores era una especie aparte, según nuevo estudio

Hace unos días les informamos sobre unos descubrimientos que podrían desbancar al Hobbit de flores de su estatus de especie separada, Homo floresiensis, pero un nuevo estudio llega para ubicarlo nuevamente en su lugar.

El debate principal en torno al Hobbit es si era una especie diferente a la nuestra, o si era un Homo sapiens con alguna patología, se habló de microcefalia y de cretinismo, aunque hasta ahora ninguna de las dos se ha probado fehacientemente. Pero un nuevo factor se unió al debate: se trata de los homínidos enanos de Palau, que son muy similares al Hobbit de Flores, pero son Homo sapiens pigmeos, sano.

Pero un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, aboga en favor de que el Homo floresiensis sea una especie diferente de la nuestra.

El debate se centra en el cráneo del homínido de Liang Bua. El único ejemplar completo de Homo floresiensis es el LB 1 que tiene el cráneo completo. Para debatir si era o no un homínido enfermo se centraron en el endocráneo, en su forma y tamaño, sin prestarle mucha atención al resto de la evidencia morfológica que aporta el resto del cráneo del LB1 y el resto del cuerpo, casi completo.

Aquí vimos estudios sobre los fémures del Hobbit, y sobre su muñeca, que lo ubicaban en la posición de una especie característica, diferente de la nuestra.

Adam Gordon, Lisa Nevell, y Bernard Wood de la Universidad George Washington dicen en su estudio que no se han realizado estudios para analizar cómo afectaría comparar el diminuto cráneo Hobbit con el de un Homo sapiens sano, pero llevando al pequeño a escala, para que los dos estuviesen con el mismo tamaño. Lo compararon con 2524 humanos modernos y con 30 homínidos antiguos de diversas especies.

“Nosotros demostramos”, dicen los autores, “que a pesar de las razones que haya para el tamaño del cráneo, la morfología externa del cráneo del LB1 no se puede acomodar dentro de una gran muestra global de cráneos de humanos modernos normales. En cambio, la forma del LB1, que muestra a través de análisis multivariados que difiere significativamente de la de un humano moderno, es similar a la de un Homo erectus sensu lato, y, en menor cantidad, a un Homo habilis”.

Los resultados del estudio llevó a los autores a concluir con que son “consistentes con la hipótesis que sugiere que los especimenes de Liang Bua representan una población diminuta muy emparentada con los H. erectus recientes del este de África y/o Dmanisi o con H. habilis”.

“Esto es particularmente excitante”, dice Gordon en ScienceNow, “porque sugiere que realmente tenemos un linaje hominino que se separó del nuestro hace unos 1.7 millones de años, que persistió hasta el tiempo en que los humanos modernos comenzaron a poblar América”.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano . Se trata del hueso hioides , único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales . Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés. Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados. Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó. En los niñ

MIS OIS, Los estadios isotópicos marinos

Los estadios isotópicos marinos o MIS por su nombre en inglés, marine isotope stages , son períodos alternativos de frío y calor en el paleoclima de la Tierra. Anteriormente eran llamados OIS ( oxygen isotope stages ). Sirven para deducir la temperatura y el clima del mundo en un determinado período del pasado, utilizando para ello los datos de los isótopos de oxígeno tomados de muestras de fondo marino, suficientemente profundas y grandes como para ver los estratos. Cada estadio es un período de más o menos temperatura medidos en decenas de miles de años, o cientos de miles o incluso millones. Un estudio completo de estos estadios isotópicos revelan el avance y retroceso de los hielos durante las últimas glaciaciones , y el aumento o disminución del mar. Así se pueden unir a glaciaciones o a períodos intermedios entre las glaciaciones. Estos ciclos se ven alimentados también por las muestras de hielos antiguos, de polen antiguo, etc. Cada estadio isotópico representa un

El lugar de la mujer en la prehistoria, entrevista a Margarita Sánchez Romero

Las mujeres realizaban acometían labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo, desde las religiosas a las de caza. La arqueóloga española Margarita Sánchez Romero ha realizado investigaciones de identidad de género y edad en la Prehistoria que evidencia el importante papel femenino en ese periodo. Además de colocar a la mujer de la Edad de Bronce en el lugar que le corresponde, sus trabajos le han valido para obtener el premio a la trayectoria investigadora, que otorga el Consejo Social de la Universidad de Granada. Sigue una entrevista que le realizaron en el periódico Andalucía Investiga : ¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria? Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las llamadas actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del re