lunes, enero 28, 2008

Primera evidencia de industria achelense en Anatolia

Un artículo reciente, publicado en el Journal of Human Evolution, da cuenta de un yacimiento en Turquía que sería el más grande de Anatolia y el primero en tener industria achelense.

Se trata de Kaletepe Deresi 3, yacimiento ubicado en la provincia central volcánica de Anatolia y que fue descubierto en el verano de 2000 y desde aquel tiempo viene siendo excavado. La actividad volcánica de la región generó intrusiones de obsidiana, la roca que los humanos utilizaban para sus herramientas, por ende que lo que atrajo a los humanos a esa región.

La estratigrafía del yacimiento Kaletepe Deresi 3 tiene 7 metros de profundidad, que cubren un período del Paleolítico inferior y medio, períodos que van desde hace unos 2 millones de años a hace unos 30 mil años, por lo que los restos líticos podrían pertenecer a algún Homo erectus. La industria achelense tiene una antiguedad de 1.6 millones de años a 100 mil años, así que es un rango amplio hasta que sean datados con precisión los restos.

La industria lítica descubierta allí cubre un amplio rango de comportamientos tecnológicos, y también aporta buenos datos sobbre la explotación del material base y la manufactura de los artefactos a lo largo del Paleolítico.

Predmostí, yacimiento checo de sapiens arcaicos

Un nuevo estudio arroja luz sobre el yacimiento Predmostí, en la región Moravia de la República Checa, uno de los más importantes y con una colección más grande de restos óseos de Homo sapiens arcaicos.

Predmostí fue excavado por J. Wankel en 1884, K.J. Maška en 1894, M. Kříž en 1895, y K. Absolon en 1928 (y probablemente en 1930). Pero desgraciadamente muchos de los fósiles allí descubiertos fueron destruidos en 1945. Recientemente, en 2006, fue vuelto a excavar y arrojó nuevos restos.

En total el sitio, de no más de 2 metros por 4, arrojó 20 individuos con esqueletos parcialmente completos. La mayoría son jóvenes, uno sólo se lo considera viejo con una edad estimada de 40-50 años, y otro de unos 35-40, los otros seis adultos eran mujeres. De los jóvenes siete son menores de 10 años.

Desgraciadamente toda la colección se quemó junto con otros descubrimientos paleolíticos de Moravia en el insendio del castillo Mikulov, en 1945. Igualmente ahora entre 2000 y 2006 se encontraron más individuos, las mejores son dos mandíbulas.

Ahora un estudio, publicado por Jirí A. Svoboda en el Journal of Human Evolution, hace un raconto y una puesta en contexto de todos los restos humanos descubiertos en Predmostí. Y nosotros aprovechamos para tener un informe sobre semejante yacimiento.

Hay dos hipótesis que explican la acumulación de cuerpos de Predmostí, una dice que se trata de un enterramiento contemporáneo consecuencia de un evento catastrófico, y la otra dice que se trata de una acumulación gradual de cuerpos humanos.

La primera hipótesis está apoyada por la estructura demográfica del grupo enterrado, que incluye adultos y niños. Y la segunda está basada en la estratigrafía y el análisis tafonómico del área del enterramiento.

Svoboda cree que Predmostí no es el centro del asentamiento de este grupo humano, sino que es una zona periférica y un área de trabajo. Cree que la localización de la zona de enterramiento se debe a la roca Skalka, un acantilado que asoma directamente sobre el yacimiento. “Una tendencia a largo plazo de ubicar a los muertos debajo de la roca”, dice Svoboda, “podría haber generado la acumulación de restos humanos en un único lugar, con fragmentos dispersos por la zona aledaña”.

Los restos fueron protegidos por el limo que los cubrió y por escápulas de mamut, pero fue alterado también por actividades de predadores y de humanos incluso.

viernes, enero 25, 2008

Top 10 de recomendadores

Leyendo The Beagle Poject Blog me gustó su idea de hacer un Top 10 de los blogs que les arrojan visitas, así que se me ocurrió hacer un Top 10 de los últimos 6 meses según Google Analytics. Así que estos son los 10 sitios que más aportaron visitas a Mundo Neandetal (sin contar a Google, por supuesto que es quien aporta la mayoría de las visitas):

1-Wikipedia (principalmente desde la entrada de los neandertales)

2-El Paleofreak (desde su blogrol y algunos artículos)

3-Evolucionarios

4-Barrapunto (principalmente desde http://ciencia.barrapunto.com/ )

5-El blog de John Hawks

6-Menéame

7-El Resumidor Científico (sí, es mío también, pero bueh)

8-Historiador.net

9-La página del saber (u sí, también mío)

10-Equilicua

jueves, enero 24, 2008

Hace 40 mil años ya usábamos zapatos

Hace 40 mil años ya había gente usando zapatos en China, según han descubierto arqueólogos de la Universidad de Washington. (Imagen: Discovery)

Erik Trinkaus y Hong Shang tomaron medidas de la forma y la densidad de dedos fósiles de 40 mil años de edad descubiertos en Tianyuan, una cueva cercana a Beijin, China. Luego los compararon con otros de pies de humanos del siglo 20 y de nativos americanos prehistóricos, y también de esquimales prehistóricos.

Los zapatos alteran la forma de los dedos, ya que alteran también la forma de caminar de la gente. Una suela rígida hace que los dedos gordos se curven menos que al caminar con el pie descalzo, ya que es menor la fuerza que se le aplica al hueso.

Según el estudio, publicado en Journal of Archaeological Science, hay diferencias notables entre las tres poblaciones analizadas. Trinkaus dijo: “Los americanos modernos que usaban zapatos tenían dedos pequeños. Los nativos americanos que caminaban descalzos tenían dedos largos y fuertes. Los esquimales que también usaban zapatos estaban en medio de los otros dos”.

Y dijo en Discovery: "Cuando caminas descalzo, tu dedo medio se dobla hacia el suelo para darte tracción mientras empujas. Si usas zapatillas regularmente, u otro tipo de zapatos, terminas presionando sobre el dedo gordo, con menos fuerza luego hacia los dedos medios".

Y los arqueólogos descubrieron que los dedos de Tianyuan eran más similares a los de los esquimales, lo que indica que usaban zapatos de forma regular.

Fuente: UK Press

Descubrieron un cráneo de 100 mil años de antigüedad en China

Arqueólogos chinos descubrieron los fósiles de una calavera humana con 100.000 años de antigüedad.

Fueron encontraron a unos cinco metros de profundidad el mes pasado en Xuchang, en la provincia de Henan, donde el equipo de arqueólogos trabajaba desde hace dos años y medio. (Imagen: Reuters)

Los restos hallados consisten en 16 piezas de una calavera casi completa que posee unas cejas prominentes y una pequeña frente. Fueron encontraron a unos cinco metros de profundidad el mes pasado en Xuchang, en la provincia de Henan, donde el equipo de arqueólogos trabajaba desde hace dos años y medio.

Sin embargo, según subrayó el director del grupo de arqueólogos que trabaja en la excavación, Li Zhanyang, "lo más sorprendente es que la calavera aún conserva una membrana fosilizada en su parte interior, lo que permitirá que los científicos puedan estudiar el sistema nervioso de los antepasados del Paleolítico".

Los restos hallados se fosilizaron porque quedaron enterrados a cinco metros de profundidad, cerca de un manantial cuyas aguas contienen altos niveles de calcio.

Además de los restos de la calavera humana, un total de 30 mil fósiles de animales y de artefactos realizados con huesos y piedra han sido hallados en la zona del yacimiento en los dos últimos años. Este es un descubrimiento muy importante, ya que hay pocos cráneos de ese período en esa zona.

Fuentes: El Universal, BBC

miércoles, enero 23, 2008

Descubren el fósil de un primate de 10 millones de años

Descubrieron en en Etiopía los fósiles de un primate que vivió hace entre 10 y 10,5 millones de años, que podría revelar que la división entre la rama evolutiva de los seres humanos y la de los gorilas fue muy anterior a lo que se pensaba y a lo que han señalado los estudios moleculares del ADN de ambas especies. (Imagen: AFP)

Un equipo de paleontólogos de la Universidad de Tokio y el Ministerio de Cultura etíope descubrió, en el último año, un canino y nueve muelas de una especie desconocida de primate al que han bautizado con el nombre de Chororapithecus abyssinicus, por el nombre del yacimiento Chorora, en la región de Afar, donde se localizó. Por las fechas en las que se han datado los dientes, podría ser el primate más antiguo encontrado hasta ahora que está relacionado con los grandes simios africanos. Los investigadores creen que las piezas corresponden al menos a seis ejemplares de esta desconocida especie, que es muy similar a los gorilas actuales. Es más, se cree que podría ser un antepasado de esta especie, hoy en peligro de extinción en el centro de África.

El japonés Gen Suwa, que ha dirigido la investigación, publicada en Nature, destaca en un comunicado que estos restos echan por tierra la hipótesis de que los primeros primates aparecieron en Eurasia. También retrasan de ocho a más de 13 millones de años el momento de la separación de la rama que llevó al Homo sapiens y la de los gorilas. "De hecho, si el linaje del orangután estuvo presente en África antes de la primera migración hacia Eurasia de primates, entonces la fractura con esta otra especie se produjo hace 20 millones de años", argumenta Suwa. Posteriormente, hace seis millones de años, nos separamos del chimpancé.

"Cuando en marzo vi el primer molar, fue una gran sorpresa. Esperaba ver un antepasado de un pequeño homínido, pero fue feliz tener delante este proto-gorila", señala el etíope Yonas Beyene.

Los dientes muestran que la dieta de estos primates se componía de alimentos fibrosos, como los de gorilas a los que tanto se parecen. El entorno en el que vivían, hoy semi-desértico, eran valles boscosos con ríos que fluían hacia un lago.

Fuente El Mundo (estoy de vacaciones, ya volveré la semana que viene)

lunes, enero 14, 2008

Restos humanos asociados a pinturas rupestres de hace 27 mil años

En la edición de diciembre del Journal of Human Evolution, se publica el descubrimiento de una nueva cueva cerca de Vilhonneur, Francia, con arte parietal estilo gravetiense y un esqueleto parcial humano.

El descubrimiento arroja también datos sobre la relación entre el arte parietal y las prácticas funerarias. Francia tiene una gran riqueza en cuanto a cuevas decoradas del período gravetiense. Pero restos humanos de esa época (28-21,000 años antes del presente) son muy raros.

Dominique Henry-Gambier y colegas dicen en el artículo: “Consecuentemente, el descubrimiento de restos humanos y de hienas en un sistema de cuevas decoradas en "Les Garennes" cerca de la villa de Vilhonneur (Charente), a sólo 500 metros de la bien conocida cueva Placard (Clottes et al., 1991), es extraordinario”.

Lo interesante es que se podrá saber más sobre la biología y comportamiento no sólo de los humanos en este período sino de las hienas que desaparecieron para esa época de la zona.

En una de las cámaras de la cueva el arte decorativo son puntos rojos, barras negras y varias trazas de color y una “muy bien ejecutada plantilla de mano” (ver imagen arriba). También descubrieron unas líneas negras que podrían evocar un rostro. Allí cerca fue descubierto el esqueleto parcial que consiste en costillas, vértebras, sacro, y ambas tibias y fémures. Según estimaciones se trataría de un adulto joven macho. Los restos estaban dispersos a lo largo de la superficie de la cueva. El cráneo fue encontrado en una pequeña y baja galería abierta justo debajo de una pintura.

El esqueleto fue datado por radiometría en 27 mil años antes del presente. Unos cuantos hueso de hiena tuvieron una tatación de 1500 años más antiguos, si bien fueron descubiertos en otra parte de la cueva. Se cree que son miembros de uno de los últimos grupos sobrevivientes de hienas europeas.

Los autores no se arrojan de lleno a decir que es un enterramiento, pero lo dejan entrever. Por ahora es el primer informe de este descubrimiento, veremos qué nos arroja futuros estudios.

Vía John Hawks Blog

Referencias:

Henry-Gambier D, Beauval C, Airvaux J, Aujoulat N, Baratin JF, Buisson-Catil J. 2007. New hominid remains associated with Gravettian parietal art (Les Garennes, Vilhonneur, France). J Hum Evol 53:747-750. doi:10.1016/j.jhevol.2007.07.003

miércoles, enero 09, 2008

La controversia por el Homo floresiensis llega a España

Leo en Aragosaurus una nota de prensa del Institut Català de Paleontologia sobre un artículo que han publicado Meike Köhler y Salvador Moyà en 'Trends in Ecology and Evolution'.. En él se afirma que el Homo floresiensis, el famoso Hobbit de la Isla de Flores no tiene una morfología fruto de una adaptación a la insularidad.

Ya vimos hace unos días un estudio genético a favor de que se trata de un individuo con problemas genéticos. En este caso se trataría de un individuo con malformaciones.

En ambos casos se centran en el individuo tipo el LB1, pero se olvidan de los otros siete, ¿eran una población deforme?

El 'Hombre de Flores' tenían un metro de altura, fabricaban herramientas de piedra, y se cree que cazaban elefantes enanos hace 18 mil años. Lo más extraño es el cerebro del único cráneo encontrado, que resulta sumamente pequeño. Fue descubierto en la cueva Liang Bua, de la Isla de Flores, en Indonesia. El LB1 data de 18 mil años antes del presente, y los otros restos de un rango de entre 93 mil y 13 mil años.

Los dejo con la nota de prensa:

Los restos del polémico 'Hombre de Flores' (Homo floresiensis) aparecidos en la isla de Flores, en Indonesia, el año 2004, pertenecen a un individuo con malformaciones, y en ningún caso son de un individuo enano de una nueva especie como se ha venido afirmando.

Los investigadores del Institut Català de Paleontologia (ICP), Meike Köhler y Salvador Moyà, afirman en un artículo aparecido en la revista científica Trends in Ecology andEvolution, que las características del esqueleto aparecido en Flores no siguen el patrón propio de las especies de mamíferos adaptadas a vivir en islas. Homo floresiensis es el nombre que reciben los restos fósiles de un grupo de individuos aparecidos en la isla de Flores con un cuerpo y un cráneo extraordinariamente diminutos (un metro de alto y 25 kilos de peso en los adultos) que habría sido contemporáneo de los humanos modernos (Homo sapiens) hace 18.000 años.

Según sus descubridores, sus dimensiones reducidas se explicarían como una adaptación a la vida insular. Köhler y Moyà niegan ésta posibilidad y argumentan que entre las adaptaciones que presentan los mamíferos a la vida insular y a su escasez de recursos, se observan tres características básicas:

1)Una reducción de los órganos sensoriales y motores y de sus áreas relacionadas. Por ejemplo, los ojos y órbitas son más pequeños de lo que correspondería a un animal de dimensiones normales. Éste no es el caso del hombre de Flores, que mantiene el rango de dimensiones propio de Homo sapiens. Es decir, tiene los ojos pequeños de acuerdo con sus dimensiones reducidas.

2)Los huesos del hombre de Flores muestran características que dificultaban su movilidad, como por ejemplo poco desarrollo muscular, un húmero y una tibia con malformaciones, y asimetrías entre las partes izquierda y derecha del cráneo, entre otras. Éstas características no son adaptaciones a la vida insular, sino malformaciones que, además, no le permitían ser un buen cazador - recolector, como sugerían sus descubridores basándose en los restos arqueológicos hallados en el yacimiento.

3)Para asegurar que el hombre de Flores es un enano, se ha utilizado el argumento que un elefante enano del género Stegodon apareció también en ésta isla de Indonesia, pero según Köhler, Stegodon se conoce de yacimientos más antiguos y se extinguió hace 800.000 años. Hasta ahora no se ha publicado ninguna prueba que demuestre que existía un Stegodon enano hace 18.000 años. Por otro lado, hace 18.000 años tuvo lugar la última gran glaciación que ocasionó una disminución del nivel de los océanos y por tanto, el hombre de Flores con casi total seguridad no estaba completamente aislado. Así, el argumento que su extraña morfología sea fruto de una adaptación a la vida insular no tiene fundamento.

viernes, enero 04, 2008

El Hobbit de Flores ataca nuevamente

No sé ustedes, pero yo me cansé un poco de las idas y vueltas de las hipótesis a favor o en contra de que el Hobbit descubierto en la Isla de Flores, el Homo floresiensis (clic en enlace para ver aquí todas las noticias relacionadas), es o no es una nueva especie del género Homo. Ahora un estudio genético produce sensación en la prensa, a pesar de no aportar mucho al debate, pero para un análisis concienzudo los dejo con el artículo del Paleofreak.

Cocinar la comida habría originado nuestro gran cerebro

Nuestros ancestros homínidos no podrían haber comido suficiente comida cruda para poder soportar su amplio cerebro hambriento de calorías, según Richard Wrangham. Según él el secreto de nuestra evolución es la comida cocinada, dice.

Richard Wrangham viene estudiando a los chimpancés de Uganda durante 20 años, y al analizar su dieta a fondo llegó a la conclusión de que ningún ser humano podría sobrevivir a semejante dieta. Ya que nos dejaría mal gusto, y nuestras mandíbulas son débiles para los frutos que ellos comen, nuestros dientes pequeños, y no podríamos procesar suficientes calorías de esos frutos para poder soportar nuestros cuerpos, y en especial nuestro gran cerebro.

Wrangham entonces comenzó a estudiar cuan grande sería la diferencia de la comida cocinada. Como sabemos la comida cocida es más fácil de digerir, se puede consumir más rápido y nos insume menos gasto de energía.

Nuestros intestinos son pequeños en comparación con los de un chimpancé, Wrangham cree que cuando comenzamos a consumir comidas cocidas nuestro intestino se fue achicando, y la energía destinada a semejante órgano se fue destinando a otros, y podría haber sido la chispa que nos llevó a un cerebro más grande, y a un cuerpo más grande también.

El uso del fuego controlado está datado en no más de 500 mil años en el registro arqueológico. La teoría de Wrangham requiere que su utilización para cocinar sea muchísimo antes en la evolución de los homínidos.

Según Wrangham el gran paso lo dio el Homo erectus, hace entre 1.6 y 1.9 millones de años, ya que en esta especie es en la que se evidencia un gran cambio en cuanto al tamaño del cerebro, y una reducción en el tamaño de los dientes.

Pero la mayoría de los paleoantropólogos creen que el desarrollo cerebral y la disminución del tamaño de los dientes no se debe a la comida cocinada, sino al aumento de productos animales ricos en energía, eso debido a la caza y al carroñeo.

Entonces Wrangham investigó entre grupos modernos de cazadores recolectores de todo el mundo y descubrió que ninguno comía toda su comida cruda. Las frutas y tubérculos crudos no proveen suficientes calorías para nuestro cuerpo.

Wrangham y colegas calcularon que el Homo erectus debe haber necesitado unos 5 kilogramos de vegetales crudos al día, o 3 kilos de vegetales y carne cruda, para conseguir las calorías suficientes para sobrevivir. Eso equivale a unas 6 horas de estar masticando por día para satisfacer las necesidades diarias de energía. Así que si se pasaban unas 4 o 5 horas al día consiguiendo comida, el resto lo debían pasar masticando.

Si la comida estuviese cocida les ahorraría mucho tiempo de masticado, ya que sería más sencillo de masticar, de digerir y deberían conseguir menos alimentos.

El problema es que no existen evidencias de control del fuego más allá de 500 mil años atrás. Pero Wrangham apunta a unas evidencias descubiertas hace poco en Koobi Fora, en Kenya, que presentan muestras de tierra quemada de hace 1.6 millones de años, que según parece contienen una mezcla de maderas quemadas, lo que podría indicar un propósito de quemarlas y no una casualidad.

Otros científicos, como Leslie C. Aiello, apuntan que no es la comida cocida lo que ayudó a desarrollar nuestro cerebro y cuerpo, sino la ingesta de tejidos ricos en calorías como el tuétano, el ceso y la materia cerebral de los animales.

Fuente: ScientificAmerican

Las sociedades del Paleolítico en la región cantábrica

Les dejo una entrevista bastante interesante publicada en El diario montañés (me gustaría hacerme con ese libro):

Muchas cosas cambiaron en la cornisa cantábrica desde la primera ocupación humana de la que hay constancia hasta que apareció la agricultura, hace unos 6.500 años. El prehistoriador Miguel Ángel Fano, ex docente de la Universidad de Cantabria y actual profesor de la de Deusto, es el coordinador de 'Las sociedades del Paleolítico en la región cantábrica', una obra en la que diecinueve investigadores arrojan luz sobre esa historia que se lee en las piedras y los huesos.

-¿Quiénes fueron los primeros habitantes de la cornisa Cantábrica?

-Las pruebas más antiguas datan de hace unos 400.000 años y probablemente correspondan a 'Homo heidelbergensis', los mismos homínidos de la Sima de los Huesos de Atapuerca. Pero esa fecha es provisional porque en Atapuerca, que está ahí al lado, hay restos de hace más de un millón de años. Después vinieron los neandertales y los 'sapiens', nosotros.

-¿Hay alguna continuidad en esos 400.000 años protagonizados por tres especies?

-Sí. Que todos son humanos. Los 'H. sapiens' más antiguos datados en Europa tienen unos 34.000 años. La historia de esos 400.000 años en el Cantábrico ha estado protagonizada por humanos, aunque durante la mayor parte del tiempo no de nuestra especie. El caso más conocido es el de los neandertales.

Revisión de la Historia

-A los que se pintaba hace décadas como hombres-bestia.

-Hasta hace un par de décadas, se consideraba que hace unos 40.000 años había habido en Europa una sustitución cultural y biológica: desaparecían los neandertales y su cultura, al mismo tiempo que aparecían los humanos modernos, nosotros, y una serie de innovaciones tecnológicas. Se pensaba que el adorno, los nuevos modos de trabajar la piedra y las organizaciones de los campamentos complejas correspondían únicamente a los humanos modernos.

-Que a los neandertales no les daba la mente para tanto.

-Efectivamente. De hecho, se consideraba que los neandertales contaban con ciertos hándicaps anatómicos. Se les veía como unos homínidos que estaban peor adaptados que nosotros. Hoy, sin embargo, yacimientos como el de la cueva de El Castillo, en Cantabria, apuntan a que es posible que los comportamientos humanos modernos sean en parte una aportación de los últimos neandertales.

-Afirman en el libro que la región cantábrica es «uno de los puntos neurálgicos del Paleolítico a nivel mundial». ¿Por qué?

-Porque se ha investigado mucho más que en otras partes y porque los restos son espectaculares. Ahí está el arte rupestre... Nace en el Paleolítico Superior, cuando ya están los humanos de nuestra especie en Europa. Son ellos quienes lo hacen. Hasta hace poco, se consideraba un arte propio de parte de Francia y el Cantábrico, del que en el resto de la Península Ibérica había algunas muestras, pero no demasiadas. En los últimos años se ha constatado, sin embargo, la existencia de arte paleolítico importante en la región levantina, en las dos mesetas, en Portugal y en Andalucía.

El arte rupestre

-¿El arte es sólo nuestro?

-El gran arte paleolítico -Altamira, Lascaux...- parece exclusivo de nuestra especie. Sin embargo, en los últimos años están apareciendo piezas con decoraciones rudimentarias en niveles de hace 50.000 años, cuando no había humanos modernos en el Cantábrico. La primera evidencia de arte mueble naturalista data de hace unos 38.000 años y es posible que fuera obra de un neandertal.

-Eso significa que los neandertales tenían arte.

-No es el gran arte...

-Pero sí tenían capacidad simbólica, ¿no?

-Yo no negaría esa posibilidad. Eran humanos de una especie distinta. Ahora sabemos, gracias a fósiles de Atapuerca, que los 'heidelbergensis' -son preneandertales- tenían un aparato fonador similar al nuestro y su aparato auditivo estaba adaptado a la percepción de las frecuencias en las que se produce el lenguaje humano. El estudio de los restos de neandertal del yacimiento israelí de Kebara apunta en la misma dirección.

-¿Por qué se extinguieron los neandertales poco después de encontrarse con los 'sapiens'?

-Se extinguen, pero antes las dos especies convivieron durante muchos milenios. Los últimos restos de neandertales, localizados sobre todo en las grandes penínsulas del sur de Europa, datan de hace 28.000 años y tenemos pruebas de la presencia de humanos modernos en Europa hace unos 34.000 años.

-Son 6.000 años de convivencia, mil más que los que han pasado desde la aparición de la escritura.

-Sí, pero mucho antes las dos especies ya se habían encontrado en Oriente Próximo. Los neandertales perdieron a los puntos. No fue un KO, como se creía antes. Fueron unos cazadores muy eficaces durante miles de años. Los primeros aparecieron hace unos 200.000 años.

-¿Y eso que vivieron en una Europa congelada?

-Se ha dicho que una de sus adaptaciones para sobrevivir fueron sus inmensas fosas nasales, que se relacionan con la regulación de la temperatura corporal, como ocurre en algunos animales.

-¿Cómo eran las sociedades de cazadores-recolectores de 'sapiens'?

-Se organizaban en bandas muy móviles formadas por un centenar de individuos como máximo, en las que los lazos de parentesco eran los fundamentales. Es una sociedad bastante igualitaria. Todo eso se rompe con la producción artificial de alimentos -la agricultura y la ganadería-, durante el periodo que conocemos como Neolítico. El proceso culminará durante el Calcolítico, cuando en las llamadas sociedades complejas vamos a encontrar diferencias de rango y de riqueza entre las personas que se van a comprobar en los enterramientos. Es un cambio trascendental que marca lo que va a ser la Historia humana.

-¿Y marca el paso definitivo de una Humanidad pequeña a una de miles de millones de individuos?

-Lo que la agricultura y la ganadería proporcionan es la capacidad para alimentar a más gente. Está demostrado que los últimos cazadores tenían una alimentación más saludable, trabajaban menos y vivían mejor que los primeros campesinos.

-¿Cómo? ¿Pero si tenían que salir a buscarse la vida a diario!

-Gracias a investigaciones etnográficas, sabemos que la actividad laboral diaria de una sociedad de cazadores-recolectores es de no más de dos o tres horas. La mayor parte del tiempo se dedica al ocio. La nuestra es una sociedad estresada. Vivimos bastante peor. Ellos no tenían nuestras capacidades culturales ni nuestra esperanza de vida, pero el sistema era más saludable. ¿O no lo es trabajar dos o tres horas y dedicar la mayor parte del tiempo a aquello que nos hace específicamente humanos?

miércoles, enero 02, 2008

¿El Homo sapiens evolucionó del Hombre de Neandertal?

Un nuevo estudio hace un par de sugerencias más que llamativas, en estos tiempos: los Homo sapiens no se expandieron por Europa desde África, sino que evolucionaron desde los homínidos anteriores, en este caso los Homo neanderthalensis.

Esto va contra casi todas las teorías en boga sobre el tema de la extinción neandertal, como hablábamos en una noticia pasada. La más aceptada dice que los Homo sapiens evolucionaron en África y desde allí colonizaron el mundo reemplazando-extinguiendo a las especies locales de Homo, en Europa a los neandertales. La que se ubica en la esquina contraria dice que los neandertales y los sapiens tuvieron un encuentro más amistoso, y que los neandertales terminaron siendo absorbidos por los sapiens y eventualmente desaparecieron como especie, o sea que hubo un cruce entre especies.

Pero ahora el antropólogo Eugène Morin, profesor de antropología en la Universidad Laval (Quebec, Canadá), dice que hay que revertir estas posturas, y volver a las que se tenía hace unos 50 años, que decían que los neandertales eran ancestros de nuestra especie. Morin dice que nosotros emergimos de los neandertales. “Parece que los neandertales no fueron borrados por completo”, dijo Morin en el estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Morin examinó los huesos de animales descubiertos en el sitio arqueológico de Saint-Cesaire, Francia, y determinó que el consumo de reno aumentó del 30% al 87% en la dieta del hombre cavernario hace unos 35.000 a 40.000 años. Y como se encontró un patrón similar en los huesos de mamíferos menores, como ratones, Morin concluyó que un cambio climático "relativamente rápido" llevó a una reducción drástica de las manadas de caballos y bisontes en la región.

Morin agrega que es más probable que los neandertales evolucionaran como resultado de estos cambios climáticos que redujeron drásticamente la diversidad y accesibilidad de animales para cazar. "Si los Neandertal ya tenían problemas, ¿cómo sería posible que otra población sobreviviera?", se preguntó. "Aunque (los recién llegados) tuvieran una ventaja selectiva igual enfrentarían las condiciones climáticas (...) y competirían con los neandertales que ya estaban adaptados al lugar", aseguró Morin.

“Durante este período de 5000 años, el paisaje cambió de un clima norteño frío a un clima sub ártico”, dijo.

Con su supervivencia dependiendo de las inestables manadas de renos, la densidad poblacional de los neandertales en la región cayó dramáticamente, concluyó Morin. Esto generó un "cuello de botella poblacional" en el que la diversidad genética de los neandertales se redujo, permitiendo extrañas mutaciones, agregó.

También es posible que las duras condiciones forzaran a los neandertales, cazadores y recolectores, a deambular más lejos en busca de comida y para extender sus redes sociales por protección. Esto también podría haber ayudado a extender las tendencias genéticas encontradas en los humanos modernos y el uso más complejo de herramientas y pinturas rupestres. "Sigue siendo un misterio por qué todos estos cambios ocurrieron al mismo tiempo, pero no creo que ocurrieran como resultado de una migración del hombre moderno", dijo Morin a la AFP.

Así Morin concluye que algunos grupos neandertales comenzaron a evolucionar hacia humanos modernos mientras que otros no lo hicieron y desaparecieron.

EDITADO (luego de leer el artículo):

Morin dice en el artículo "Asumiendo que la relación ecológica descubierta entre la densidad en cazadores recolectores y la diversidad de especies mamíferas se extiende al pasado, la reducción de la diversidad de especies en el Paleolítico superior temprano de Saint-Cesaire debe haber resultado en cambios significativos en la demografía prehistórica".

O sea que Morin asume una baja en la población neandertal por la baja en la diversidad de especies aptas para la caza. Hasta aquí hay un acuerdo generalizado en la paleoantropología: los neandertales se redujeron antes del inicio del máximo glacial que comenzó hace 27 mil años y tuvo su pico más frío hace 18 mil años. Pero Morin ya asume de entrada que los neandertales son una sub especie del Homo sapiens, son sapiens arcaicos para él. Para él la "evidencia" comentada antes es suficiente para echar por tierra la hipótesis del reemplazo de los neandertales por los Homo sapiens que ocurrió entre hace 40 mil y 30 mil años.

Según él "los datos de Saint-Cesaire sugieren que el deterioro climático durante este período impulsó una contracción del nicho humano. En este contexto, la probabilidad de que haya ocurrido una expansión a gran escala hacia un territorio ocupado y que haya sido exitosa parece muy baja".

Morín acepta que pueda haber ocurrido algún cruce entre algunos migrantes de África, pero los Homo sapien modernos evolucionaron, según él, “en un escenario de cuello de botella, deriva génica, y flujo génico”. “Este cuello de botella recurrente”, sigue diciendo en sus conclusiones, “puede explicar la pérdida progresiva de los rasgos arcaicos en la población local”.

O sea en resumen, toda la hipótesis de Morin se basa en una asunción de que la baja en la diversidad de la fauna de caza creó el cuello de botella. Morin basa todo en la evidencia faunística de Saint-Cesaire. Creo que es muy poco para todo lo que dice, que no es más que lo que se decía hace ya varias décadas. Lástima que en PNAS no haya comentarios de colegas, pero con los que hay aquí en Mundo Neandertal sobra, creo yo.

Fuentes: PNAS, Theglobemail (inglés), AFP (no recomendable, ya que es bastante lamentable lo poco que sabe el redactor sobre el tema)