jueves, febrero 28, 2008

El cráneo de Toumai sería aceptado en la familia de homínidos

Hace 7 años, en el 2001 se descubrieron los restos de un primate de 7 millones de años de antiguedad, el cráneo de Toumai. Levantó un debate que siguió hasta hoy, ya que sus descubridores ejemplar los paleoantropólogos franceses dirigidos por Michel Brunet, defienden que se trata de un homínido, mientras que otros expertos dicen que la capacidad craneal de Toumai es muy pequeña.

En un nuevo estudio que se publicará próximamente en PNAS, Brunet ofrece nuevos datos que apoyan su hipótesis. Si se confirma que Toumai merece ser aceptado en la familia humana, el Sahelanthropus tchadensis –nombre propuesto por el investigador para la especie– sería el homínido más antiguo jamás hallado, ya que el análisis de datación le atribuye una edad de entre 6,8 y 7,2 millones de años.

El nuevo trabajo de Brunet y sus colaboradores ha consistido en completar una reconstrucción digital en 3D del cráneo, que muestra claras diferencias con los de chimpancés y gorilas. Según el científico, esto indica que Toumai era bípedo.

Las implicaciones son enormes. Si Toumai es homínido, la separación entre la rama humana y la de los simios no habría tenido lugar hace unos cinco o seis millones de años, como hasta ahora se aceptaba, sino mucho antes, entre siete y ocho millones de años atrás.

Fuentes: Castellano e Inglés

martes, febrero 26, 2008

Yacimiento humano de 150 mil años en el Golfo Pérsico

Un equipo de arqueólogos del departamento histórico de Abu Dhabi, descubrió un yacimiento arqueológico en ese emirato árabe con restos líticos de hace 150 mil años.

“El descubrimiento incluye un buen número de artefactos líticos Levallois”, dijo Mohamed Khalaf Al-Mazrouei, director general del Departamento de Cultura de Abu Dhabi.

El método Levallois de trabajado de las herramientas líticas se encuentra hacia fines de la industria lítica Achelense, y se desarrolla por completo en el Musteriense.

El Dr Ghanim Wahida, especialista en el tema, fue invitado por el gobierno de Abu Dhabi para evaluar los artefactos descubiertos, y según él pertenecen el período de de Edad de piedra intermedia, o sea hace unos 150 mil años. Según Wahida los artefactos encontrados son hachas de mano realizadas con una técnica conocida como percusión directa, que utilizaba un martillo pequeño para moldear las herramientas.

El yacimiento, ubicado en Jebel Barakah, ya era conocido como un sitio paleontológico, en el oeste de Abu Dhabi.

Este descubrimiento es muy importante, ya que desde principios del siglo 20 se creía que el Golfo Pérsico no había sido habitado por humanos hasta hace unos 7500 años.

Más detalles en inglés.

viernes, febrero 15, 2008

Los H. sapiens reunían en rebaños a los renos hace 60 mil años

Un antropólogo estadounidense ha creado un método para analizar los huesos de renos de hace entre 65 mil y 12 mil años, un logro que permitirá que los científicos comprender mejor los hábitos alimenticios de los antiguos humanos.

J. Tyler Faith descubrió que los humanos arcaicos juntaban a los renos en rebaños. “Podemos ver un incremento constante en la abundancia de renos, asociado con declives en las temperaturas de los veranos”, dice Faith en GWHatchett, periódico de la universidad de George Washington.

Faith analizó los huesos de Grotte XVI, un yacimiento arqueológico ubicado en el sur de Francia. Allí quería comprender la relación entre los humanos y los animales, y cómo esto se veía afectado por cambios en el medio ambiente.

Según dice Faith este descubrimiento ayuda a comprender las diferencias entre los neandertales y los humanos modernos. Según él, las diferencias en el comportamiento de caza no pueden explicar por qué los neandertales dejaron de existir hace entre unos 40 mil años.

“Variaciones en los tipos de animales cazados y en las partes de esos animales que eran explotadas y procesadas por los sapiens y los neandertales que ocuparon Grotte XVI puede explicarse largamente por el cambio medioambiental, más que por una diferencia de comportamiento o tecnológica”, dice Faith.

En una entrevista con Discovery News Donald Grayson, investigador de Grotte XVI y profesor de la Universidad de Washington, dijo que el estudio de Faith era importante, incisivo y innovador.

Faith ya había estado trabajando en desarrollar un método para medir cuantitativamente los cambios en cómo los humanos carneaban y transportaban a los restos de animales grandes.

Incluso realizó estudios de campo en el sur de Kenya para estudiar los huesos de los animales y la forma en que vivían. Su disertación es sobre grandes mamíferos extintos del sur de África. Espera determinar si los la caza humana o cambios en el medio ambiente contribuyeron a la extinción de los grandes mamíferos.

Este estudio saldrá publicado en el Journal of Human Evolution.

Fuente GWHatchett

Conferencia sobre neandertales en Valencia

Me enteré por El Pakozoico que la Universitat de València realizará unos actos por el Día de Darwin los días 20 y 21 de Febrero. Los temas parecen muy interesantes, sin duda el que más me llama la atención es este: "¿Es mi novio un Neandetal?" con la participación de Carles Lalueza (Universitat de Barcelona), Ignacio Martínez Mendizábal (Universidad de Alcalá de Henares y Proyecto Atapuerca) y Valentín Villaverde (Universitat de València.

Por favor, si alguien puede ir a la ponencia, ¡que luego comente por acá!

miércoles, febrero 13, 2008

Los primeros americanos esperaron 20 mil años en Beringia antes de entrar en América

El Poblamiento de América es un debate que ya tiene siglos de antigüedad, pero siempre hay algo nuevo para aportar. Un nuevo estudio genético dice que los primeros americanos provenientes de Asia, antes de entrar en América permanecieron 20 mil años en Beringia, la tierra que hoy en día está bajo agua en el estrecho de Bering, pero que hace miles de años era una estepa como cualquier otra.

El equipo de investigadores, de la Universidad de Florida, combinó estudios de ADN con evidencia arqueológica y datos provenientes del estudio del paleoclima y de la geología de la zona.

La teoría que proponen es que la gente que dejó Asia Central, pasó de forma “rápida” por Siberia y luego permanecieron en Beringia. En aquella época, de las glaciaciones, el nivel del mar era mucho más bajo que el actual, porque el agua estaba congelada en los glaciares de las regiones polares. Así que en lo que hoy es el estrecho de Bering existía tierra emergida.

Según los investigadores los asiáticos se quedaron allí durante 20 mil años, hasta que hace unos 15 mil años los glaciares de América del Norte comenzaron a derretirse y dejaron pasos abiertos por los cuales entraron en el nuevo continente.

Para el rastreo genético utilizaron ADN mitocondrial de asiáticos y descendientes de nativos americanos. El ADN mitocontrial se pasa de madre a hijo casi sin alteraciones, y las pequeñas mutaciones que se descubren pueden ser utilizadas como un reloj genético para rastrear hacia el pasado a la descendencia y el tamaño de las poblaciones.

“Luego de un período de poco cambio en el tamaño de la población en Beringia, los amerindios se expandieron rápidamente por América hace unos 15 mil años, ya sea por un camino interior a través de los corredores abiertos entre los glaciares, o por un camino costero”, escribieron en el artículo.

Estas son las dos teorías vigentes de cómo fue el poblamiento de América. Son dos también las teorías sobre cuándo ocurrió. Una dice que fue antes de que se cerrara el paso por los glaciares, hace unos 40 mil años, y la otra dice que fue luego, o sea hace unos 15 mil años.

“La rápida colonización del nuevo mundo fue logrado por un grupo fundador con una población efectiva de entre mil y 5400 individuos”, dicen los investigadores.

La espera de 20 mil años se evidencia, dicen, porque en el ADN se nota un período en que las generaciones pasaron y los cambios genéticos se acumularon. “Mirando al tipo y frecuencia de las mutaciones en las poblaciones modernas, podemos tener una idea de cuando aparecieron esas mutaciones y cuanta gente había para tenerlas”, dijo Michael Miyamoto, uno de los investigadores.

Según ellos creen, esta gente iba en continua expanción y llegaron hasta Beringia, donde ya no podían ir más al este porque los pases estaban cerrados por los glaciares, así que permanecieron allí durante 20 mil años, y cuando los pasos se abrieron siguieron camino, hacia tierras mejores.

Fuentes EurekAlert y Reuters

martes, febrero 12, 2008

Feliz Cumpleaños Darwin y mi amor a la paleoantropología

No creo que lector alguno de Mundo Neandertal no esté familiarizado con una personalidad tan importante como Charles Darwin. Pero así y todo aprovecho esta fecha, que es el cumpleaños de Darwin, para contarles un poco sobre este sujeto y yo. (imagen: caricatura hecha por Thomas Nast, delHarper's Weekly, 19 agosto, 1871)

Antes que nada, gracias al Paleofreak, que por él me enteré del festejo.

Gracias a Darwin comenzó mi amor por los orígenes del hombre y por la paleoantropología. Cuando iba a la escuela aprendí lo que era la evolución, y me gustó. Tanto que en unas vacaciones vi una biografía de Charles Darwin y me entusiasmó la contratapa. La compre, en oferta, y me la leí en un par de días.

Apenas si tendría unos 15 años. Pero tanto me entusiasmé que a todo el mundo le hablaba de Darwin de acá, y Darwin de allá. Así fue que para mi cumpleaños mi madre me regaló lo primero que encontró de Darwin, sí El origen de las especies. Fue duro, pero me lo leí todo. Me costó, ya que no tenía nada de conocimientos por aquella época. Luego me compre y leí El origen del hombre. Y ya no paré, compre toda la revista y libro que podía encontrar sobre el tema, y en cuanto terminé la escuela me anoté en la carrera de Antropología de la Universidad de Buenos Aires sólo por mi fascinación con la paleoantropología.

Así fue que entre luego en el periodismo científico y aquí estoy con este blog. Todo gracias a esa biografía de Charles Darwin, que dicho sea de paso es la que escribió un nieto de Thomas Henry Huxley, no la tengo ahora a mano, pero creo que era Leonard Huxley.

lunes, febrero 11, 2008

Lewis Binford en la Argentina - entrevista

Lewis Binford es uno de los arqueólogos más famosos, estuvo de visita en Argentina por el XVI Congreso Nacional de Arqueología Argentina, donde dictó una conferencia en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Jujuy. Yo estudié su Nueva Arqueología cuando era un estudiante hace ya muchos años, y veo que sigue aportando a la arqueología.

Binford es uno de los que aportó mucho para quitar al Neandertal de su antigua posición de bruto, en su famosa lucha teórica contra François Bordes, donde justamente ya se comenzaba a debatir un tema que hablamos hace unos días, el de la movilidad neandertal.

En la revista Ñ publicaron una interesante entrevista.

sábado, febrero 09, 2008

Los neandertales tenían más movilidad de lo que se pensaba

El análisis de un diente de hace 40 mil años descubierto en Grecia, sugiere que los neandertales eran más móviles de lo que se pensaba. (imagen: AP)

Hay un debate de hace años sobre si los neandertales tenían una movilidad extensa o por el contrario tenían un rango geográfico limitado. Otros dicen que su movimiento era estacional, y que se quedaban en lugares acotados durante toda su vida, y sólo se movían para cazar.

Aquí vimos un artículo de 2006 que hablaba de lo poco sociables que serían los neandertales, ya que en un yacimiento del Cáucaso descubrieron evidencias de que no hacían viajes largos, sino restringidos.

Un grupo de paleoantropólogos del Max Planck Institute, con Michael Richardsa y Katerina Harvati a la cabeza, publicaron un artículo en el Journal of Archaeological Science, sobre la movilidad de los neandertales.

En su estudio analizaron la movilidad del Hombre de Neandertal a través de la medición de los rangos de estroncio en el esmalte dental de un molar neandertal descubierto en Grecia. El estroncio es un metal que se encuentra en la comida y en el agua, y sus niveles varían según las zonas geográficas.

El diente, un tercer molar, fue descubierto en 2002 en el yacimiento Lakonis, una cueva costera al sur de Grecia, con unos 40 mil años de antigüedad. Es el primero y único yacimiento neandertal descubierto en Grecia.

Lo que hicieron fue medir el esmalte utilizando un láser para remover el material. Allí pudieron medir el isótopo de estroncio, y por los valores que descubrieron se puede saber que en esmalte no se formó en ese mismo ambiente donde fue descubierto, o sea el ambiente costero, sino que se formó cuando el individuo residía en una zona de roca volcánica. Creen que al menos creció a unos 20 kilómetros de donde murió.

Hasta ahora para evaluar la movilidad neandertal se basaban en evidencia indirecta, como el uso de materiales líticos para fabricar sus herramientas. Pero Harvati dice para AP: “Nuestro análisis es el primero que aporta evidencia a partir de un fósil neandertal”.

Los científicos concluyen en el artículo que “la evidencia del isótopo de estroncio indica que este neandertal se movió a lo largo de un rango geográfico amplio en el período total de su vida”.

“Nuestros descubrimientos prueban que sus redes de asentamiento eran mucho más amplias y organizadas de lo que se creía”, le dijo a AP Eleni Panagopoulou, paleoantropóloga griega que también participó en el estudio.

En AP publican la opinión de Clive Finlayson, experto neandertal que descubrió a los neandertales más recientes en Gibraltar. “Yo me habría sorprendido si los neandertales no se hubiesen movido al menos 20 kilómetros a lo largo de su vida, o incluso en un año... estamos hablando de humanos, no de árboles”, dijo Finlayson.

Y yo la verdad que estoy de acuerdo, es un buen estudio y un descubrimiento interesante, que prueba algo, pero es algo que ya se suponía, si bien está bien tener pruebas. Lo bueno de este caso es que se trata de un individuo puntual, que alternaba entre territorios interiores y costeros, es algo que a partir de ahora se podrá hacer para cada individuo neandertal descubierto.

Editado:

El paleoantropólogo John Hawks opina en su blog sobre el tema. Está de acuerdo con Finlayson, en que no es muy novedoso saber que tenían movilidad. Hawks se pregunta por qué hay tanta controversia sobre el tema, si casi todo animal cazador suele moverse bastante. Y habla sobre las evidencias más indirectas como artefactos musterienses que se descubrieron a 250 kilómetros de la fuente del material.

viernes, febrero 08, 2008

Los Australopithecus afarensis tendrían un amplio dimorfismo

Uno de los debates más importantes sobre los Astrualopitecos es el nivel de dimorfismo que había entre ellos, o sea la diferencia de tamaño entre machos y hembras. Esto tiene directamente que ver con su comportamiento social, así que no es una cuestión de tamaños nomás.

En el American Journal of Physical Anthropology se publicó un artículo sobre el dimorfismo en Australopithecus afarensis. Allí los paleoantropólogos llegan dicen que los afarensis tenían un dimorfismo similar al de los gorilas y orangutanes, y mucho más grande que en humanos modernos y chimpancés.

Los investigadores Adam D. Gordon , David J. Green y Brian G. Richmond de la Universidad de Washington, USA, utilizaron dos nuevos métodos para tomar muestras.

Ellos dicen en el estudio que “la mayoría de los estudios anteriores analzizaban la variación del tamaño en variables simples o en variables múltiples tomadas de elementos simples”. Opinan que estos acercamientos tienen la contra de que utilizan muestras de tamaño pequeño, lo que hace que no sea muy confiable.

El método utilizado por ellos tomó las medidas de fémures, tibias, húmeros y radios de Australopithecus afarensis, de humanos modernos, chimpancés, gorilas y orangutanes.

Comparando a los primates actuales, se puede inferir que los afarensis tenían costumbres de apareamiento diferentes a las de los homínidos más actuales como nosotros o los neandertales. Ya que un amplio dimorfismo va asociado a los harenes, al macho que domina un gran número de hembras. Este comportamiento está atestiguado en los Paranthropus robustus, como vimos aquí en Mundo Neandertal.

miércoles, febrero 06, 2008

Cómo el hueso hioides cambió nuestra historia

Un pequeño hueso con forma de herradura suspendido en los músculos del cuello cambió la historia del género humano. Se trata del hueso hioides, único hueso del cuerpo que no está conectado a otro, es el responsable del lenguaje hablado, descubierto tan sólo en los Homo sapiens y en los neandertales. (imagen)

Otros animales tienen versiones del hueso hioides, pero sólo los humanos lo tenemos ubicado en la posición ideal para que pueda trabajar al unísono con la laringe y la lengua y así permitirnos ser los únicos animales habladores con vida. Si no fuese así todavía estaríamos gruñendo como nuestros primos los chimpancés.

Se cree que el género humano tiene la capacidad de hablar, de forma similar a como lo hacemos hoy en día, desde hace 300 mil años, según aportan datos de huesos hioides fosilizados.

Pero no es sólo ese huesito el responsable del habla, sino que para la misma época otro cambio anatómico nos dio las bases del habla, y eso es cuando la laringe bajó.

En los niños humanos la laringe está ubicada en la cavidad nasal, eso hace que los bebés puedan tomar líquido y respirar al mismo tiempo, como los monos. Pero alrededor de los tres meses de edad, la laringe cae más abajo en la garganta, haciendo que sea más fácil atragantarse pero haciendo posible el habla.

Ningún otro animal tiene la laringe tan baja para producir sonidos tan complejos como los humanos venimos haciendo desde hace miles de años.

La evidencia más antigua de un hioides tan bajo como el nuestro viene de la mano del Homo heidelbergensis, relacionado tanto con los neandertales como con los Homo sapiens. La posibilidad de un habla compleja como la nuestra estaba dada, ahora si tuvieron un lenguaje como el nuestro no se sabe. Pero el simbolismo, y seguramente un lenguaje complejo recién llegaron hace unos 100 mil años en los neandertales, y más atrás en el tiempo para los Homo sapiens.

Fuente LiveScience

lunes, febrero 04, 2008

El comportamiento simbólico en el Hombre de Neandertal

Desde hace unos cuantos años ya, se ha abandonado el mito del neandertal bruto, al menos en el mundo académico y entendido, a la luz de numerosos descubrimientos que lo fueron poniendo en situación. Igualmente el tema de si tenían o no un pensamiento simbólico es un debate casi constante. El problema es que hay poca evidencia y la que existe se desestima por diversas causas, incluso a veces se dice que lo copiaban de los Homo sapiens, o directamente que pertenecían a Homo sapiens.

Y el tema es que hay pocos artefactos que sugieran un comportamiento simbólico, y los que existen están plagados de ambigüedades. Julien Salvatore escribió un interesante artículo sobre el tema en su blog, así que lo seguiremos a él con algunos aportes de MN.

En los últimos años, el uso de pigmentos se aduce como diferenciador de la capacidad simbólica del Homo sapiens de la aducida a los neandertales, y como uno de los elementos definitorios del comportamiento moderno. Por eso es que se le dio tanta importancia y pompa al descubrimiento, el año pasado, de muestras de utilización de pigmento en Sudáfrica hace 167 mil años.

La idea básica es que el propósito de recolectar y formar bloques de material para colorear es un indicativo de comportamiento en el cual el color es utilizado para transmitir información socialmente.

Pero sí hay evidencia convincente que demuestra comportamiento simbólico entre los neandertales, especialmente en sus últimos tiempos. Pero sobre el uso de pigmentos hay muy poco publicado sobre el tema antes del Chatelperroniense.

Pero un artículo reciente de Marie Soressi y Francesco d’Errico (gratis online) presenta evidencia convincente sobre el uso de pigmento en neandertales al menos hace 60 mil años.

Allí los autores hacen un raconto de toda la evidencia que hay para el comportamiento simbólico en el Hombre de Neandertal. Y lo interesante es que tiene una sección especial sobre cómo identificar el uso de pigmento en el Paleolítico Medio Europeo. Hay 70 bloques de material para colorear (la mayoría de color negro dióxido de manganeso). También hay herramientas que se utilizaban para el procesamiento de pigmentos, como por ejemplo morteros y piedras de amolar.

Este estudio es tan detallista que puede servir para comparar luego cualquier otro, y saber así si se está o no ante evidencias de uso de pigmentos. Y en este caso es doblemente importante porque provee evidencias certeras y objetivas de neandertales utilizando pigmentos en el yacimiento de Pech de l’Azé.

Este es ya una evidencia que no puede desestimarse por ambigua o lo que sea, es una evidencia de uso de pigmento, lo que define el comportamiento moderno. Los neandertales lo hacían, y por ende tenían un pensamiento simbólico y un comportamiento moderno.

Vía A Very Remote Period Indeed

Más en el blog de John Hawks

Referencias

d’Errico, F . 2003. The invisible frontier: A multiple-species model for the origin of behavioral modernity. Evolutionary Anthropology 12:188–202.

d’Errico, F., C. Henshilwood, G. Lawson, M. Vanhaeren, A.-M. Tillier, M. Soressi, F . Bresson, B. Maureille, A. Nowell, J. Lakarra, L. Backwell, and M. Julien. 2003. Archaeological evidence for the emergence of language, symbolism, and music: an alternative multidisciplinary perspective.
Journal of World Prehistory 17:1–70.

d’Errico F., and M. Soressi, 2006 Des hommes en couleurs. Les Dossiers de la Recherche 24: 84-87.

Marean, C. W., M. Bar-Matthews, J. Bernatchez, E. Fisher, P. Goldberg, A. I. R. Herries, Z. Jacobs, A. Jerardino, P. Karkanas, T. Minichillo, P. J. Nilssen, E. Thompson, I. Watts, and H. M. Williams. 2007. Early human use of marine resources and pigment in South Africa during the Middle Pleistocene. Nature 449:905-908.

Soressi, M., and F. d’Errico. 2007. Pigments, gravures, parures: Les comportements symboliques controversées des Néandertaliens. In Les Néandertaliens. Biologie et cultures (B. Vandermeersch and B. Maureille, eds.), pp. 297-309. Editions du CTHS, Paris.

viernes, febrero 01, 2008

Buscando los orígenes del trueque

Durante miles de años los seres humanos han realizado el trueque de productos como algo esencial en sus vidas. Ese comportamiento permitió profesiones especializadas, al hacer que individuos se dedicaran a ciertos productos para así conseguir otros diferentes. Pero es poco lo que se sabe sobre cómo evolucionó este comportamiento tan importante para la civilización.

Para saber cómo se comportaron nuestros ancestros, los primeros humanos, investigadores de Georgia State University, de la Universidad de California, Los Angeles, y el U.T. M.D. Anderson Cancer Center, examinaron las circunstancias bajo las cuales los chimpancés intercambiarían algún producto valuable, una manzana, por ejemplo, a cambio de otro producto valuable, por ejemplo uvas.

Los científicos creen que los primeros humanos deben haber comenzado así, intercambiando productos comestibles que ellos mismos recolectaban.

La especialización económica no se ve en otros primates más que en el Homo sapiens, y el intercambio de productos es uno de los más básicos precursores de esta especialización.

Lo que descubrieron los investigadores es que los chimpancés no intercambian comida de forma espontánea, sino que necesitan un entrenamiento por parte de los humanos para hacerlo. Pero con entrenamiento y todo, es muy difícil que los chimpancés intercambien un producto tan valuable como ser un trozo de manzana, ya que se los ve reticentes a sacrificar algo tan valorado por ellos incluso sabiendo que van a recibir algo igualmente valioso a cambio, o a veces más valorado como las uvas.

De la misma forma, cuando les ofrecían un trueque que no les convenía, rechazaban la propuesta, señaló en el informe del estudio, Sarah Brosnan de la Universidad Estatal de Georgia.

Según la primitóloga, ese comportamiento es razonable porque los chimpancés no tienen normas sobre la propiedad.

Por ello es que, en estado salvaje, no atesoran alimentos y después de consumirlos, por supuesto, no tienen oportunidad de intercambiarlos, según los científicos.

"Esta renuencia a participar en una operación de trueque parece estar enraizada en la mente de los chimpancés. Son capaces de llevar a cabo un trueque, pero no de una forma en que sus ganancias sean máximas", añadió.

"Este problema es similar al del huevo o la gallina", manifestó Brosnan: "no realizan el trueque porque carecen de instituciones formales para asegurar su propiedad o carecen de propiedad porque no la necesitan ante la ausencia del trueque".

Fuentes EurekAlert y El Mundo